Repudio, por abusos y engaños

PAULINO CÁRDENAS

El repudio social contra Enrique Peña Nieto es por los engaños y abusos de poder. Por ello, una reciente encuesta reveló que el 63 por ciento de los mexicanos no quiere saber nada de él; esta cifra creció siete puntos en unos cuantos meses, y es probable que Ejecutivo federal puede llegar a las fiestas navideñas con una desconfianza social del 70 por ciento. El 84 por ciento asegura que los problemas del país han rebasado por completo al mandatario mexicano.

La encuesta es de El Universal publicada el lunes. Pareciera ser la radiografía de un muerto en vida señala un comentario interno de ese medio. Añade que el presidente de la República está acabado política y socialmente, y esto conlleva a pensar en una profunda crisis gubernamental en los meses que le quedan de gestión.

Los pronósticos se han cumplido dice el comentario: Enrique Peña Nieto, se colapsaría a mitad del sexenio. Ante la pregunta de qué es lo peor que ha hecho hasta ahora Peña Nieto, la mayoría de los entrevistados señaló que las reformas estructurales han sido la parte más negativa de su gestión. Este punto es relevante, porque Peña sigue presumiendo sus iniciativas.

Se cuestionó sobre qué porcentaje de acciones positivas y negativas veían los ciudadanos en el actual gobierno. La respuesta fue brutal: el 74 por ciento solo ve cosas negativas, y un 36 por ciento ve lo contrario.

Pregunta la encuesta: “¿Cree que el país va por muy buen camino, buen camino, mal camino, o muy mal camino?”. El 74 por ciento dijo que va por muy mal camino. Y un dato importante, es que el 84 por ciento asegura que los problemas del país han rebasado por completo a Peña Nieto.

Las estadísticas muestran a un presidente fuera de control, inseguro, inservible, incapaz, sin la menor idea de lo que es gobernar a un país. Los números de El Universal, impulsan el descontento social, y auguran la caída del Partido Revolucionario Institucional en las elecciones presidenciales de 2018.

Lo presentado por El Universal, puede hasta calificarse como “ligero”, ya que la mayoría de los mexicanos ven en Enrique Peña Nieto, y en su esposa, Angélica Rivera, el ejemplo absoluto de corrupción, enriquecimiento ilícito, y derroche de recursos.

El país arde, y la oposición empieza a fortalecerse en todo el país, señala el comentario de un diario que en términos generales ha sido generoso y complaciente con la actuación de Peña Nieto a lo largo del sexenio. Por eso extraña un tanto el comentario que señala “Enrique Peña Nieto es el peor presidente de México, ¿alguien piensa lo contrario?”.

Pero los hechos pesan más que la prudencia. Si el presidente de la República, está acabado política y socialmente y esto conlleva a pensar en una profunda crisis gubernamental en los meses que le quedan de gestión, hay razones y causas. Peña no solo tiene problemas de cara a los mexicanos, sino también dentro de la burbuja en que vive, en su búnker.

El mandatario mexicano vive conflictos internos de sus más cercanos. No es nuevo el dato. Desde hace tiempo que vienen dándose rivalidades entre el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong y el titular de Hacienda, Luis Videgaray Caso.

Éste último de veras se la creyó que será el sucesor de Peña Nieto. Por eso se ha encargado de despacharse con la cuchara grande haciendo nombramientos a modo. Son ‘suyos’ los que ha hecho en las personas de Aurelio Nuño, José Antonio Mede, Enrique de la Madrid, José Antonio González Anaya y Mikel Arriola e incluso el ex dietro de la CFE, Enrique Ochoa Reza actual dirigente del PRI.

Con el poder de cancelar presupuestos a las dependencias que le da la gana, eso ha hecho con las secretarías en las que Osorio Chong ha tenido injerencia directa como Comunicaciones y Transportes, Agricultura, Salud y Sedatu. Eso habla de la rivalidad que se traen Videgaray y Osorio Chong.

A este último, por cierto, ha trascendido que el presidente Peña Nieto ya no lo pela como antes. Una razón es que no se ha querido someter a lo que quiere que se somete Aurelio Nuño con el problema de la disidencia magisterial. Eso ha motivado muchos resquemores, no solo en la persona de Osorio Chong sino de muchos otros funcionarios.

En ese grupo de indignados y despechados es de donde, se dice, se está preparando un expediente muy bien documentado en el que se denuncia la serie de abusos de poder realizados precisamente por Peña Nieto y Videgaray antes de que finalice el sexenio. Son documentos que podrían ir a parar al tribunal internacional de La Haya, según ha trascendido con insistencia.

Ahí están los detalles, las llamadas telefónicas y documentos de las dos principales empresas consentidas del gobierno, Grupo Higa y OHL con sus filiales, en las que se evidencian las corruptelas -conflictos de interés les llaman- que realizan los funcionarios desde la más alta esfera del poder, evidentemente con cómplices.

Es decir, que la brutal caída en la imagen y preferencia de la figura presidencial, hay razones de peso que la han motivado. Lo cierto es que todo ese panorama tan negro repercute en el quehacer gubernamental, como los anuncios que acaban de hacer de incrementos en las tarifas de las gasolinas y diesel y las del servicio eléctrico doméstico e industrial, que desatarán una inflación sin precedente en lo que resta del sexenio.

Son medidas demenciales y por eso resulta urgente que Peña Nieto sea sometido a un examen psiquiátrico exhaustivo antes de que siga cometiendo más locuras que afecten a los mexicanos y al país.

paulinocardenas.wordpress.com

@Paulinocomenta

 

Anuncios

Comentarios desactivados en Repudio, por abusos y engaños

Archivado bajo Repudio por abusos y engaños

Los comentarios están cerrados.