Vinculan a Hillary con EI

PAULINO CÁRDENAS

A tres meses de las elecciones en Estados Unidos hay una información comprometedora contra Hillary Clinton dada a conocer por WikiLeaks que habla de una financiación secreta con la organización extremista Estado Islámico y el tráfico de armas en Siria por parte de la empresa líder mundial de construcción Lafarge de cuyo consejo de administración formó parte la candidata demócrata, señala un reportaje de RT News.

Por su parte, el influyente diario Le Monde también había publicado que Lafarge pagó impuestos a Estado Islámico en los años 2013 y 2014 para seguir operando en Jalabiya al norte de Siria, controlada por militantes de Estado Islámico. La compañía trató de continuar sus trabajos el mayor tiempo posible a pesar del ambiente peligroso e inestable.

Lafarge comenzó a trabajar en Siria en 2010, un año antes de que estallara la guerra civil. Le Monde dice que Lafarge hizo un trato con Estado Islámico y los terroristas permitieron a los franceses seguir operando en su territorio.

En febrero de 2015, la zona fue tomada por la milicia kurda YPG y ahora es utilizada como base para los Estados Unidos, las fuerzas especiales francesas y las británicas que soportan a los kurdos en su lucha contra los yihadistas.

Se sabe que la candidata del Partido Demócrata formó parte de la compañía desde 1990 hasta 1992; la empresa hacía venía donaciones a  la Fundación Clinton . La firma francesa donó hasta 100,000 dólares en 2015.

También figura en la lista en el primer trimestre de 2016. A finales de 1980, Hillary Clinton tuvo relación con la empresa cuando Lafarge apoyó a la CIA en su programa de armas secretas dirigidas a Saddam Hussein.

WikiLeaks señala por su parte que Lafarge habría llegado a un acuerdo lucrativo con la organización terrorista Estado Islámico, para maximizar las ganancias de sus operaciones locales de producción de cemento e incluso afirma que compró petróleo a los yihadistas a cambio de que les permitiera seguir operando en Jalabiya al norte de Siria.

Esta información ha hecho cimbrar a los seguidor de la candidata demócrata y no tardará Donald Trump en tomar esa bandera en contra de su adversaria antes de las elecciones del 8 de noviembre.

Esta información rebasa con mucho al escándalo que había colocado en el ojo del huracán a la señora Clinton sobre el Partido Demócrata cuando WikiLeakes hizo públicos cerca de 20,000 correos electrónicos que reforzaban la tesis de los partidarios del demócrata Bernie Sanders que se quejaban de que el partido favoreció a Hillary Clinton.

No es de dudarse que con ese nuevo escándalo, Donald Trump pudiera ser quien gane las elecciones del 8 de noviembre próximo. Lo locuaz de Trump estaría moderado por el Congreso norteamericano; pero con Hillary, que ha sido secretaria de Estado y ha participado en muy importantes decisiones del gobierno norteamericano, la cosa es muy diferente. Tiene virtudes, inteligencia y experiencia; pero tiene fama de manipuladora.

Haber aguantado vara con el escandaloso asunto de Mónica Lewisnky que le hacía sexo oral a su esposo en la Oficina Oval de la Casa Blanca en 1998 habla de su temple. La candidata demócrata tiene una impresionante carrera. Es la primera mujer aspirante a la presidencia de Estados Unidos. Es una mujer muy audaz. Hay quienes la comparan con el personaje de Claire Underwdood de la serie House of Cards.

Muchos norteamericanos se preguntan que haría si se tratara de decidir nuevas guerras contra el Islam o de tomar decisiones con respecto a la Unión Europea, a Rusia o China, ya que no se abstuvo de enviar de manera clandestina  correos electrónicos oficiales que puso a circular por vía de un servidor privado y los obstáculos que su equipo ha puesto a la candidatura del también demócrata Sanders.

Si de por sí había sentimientos aún de demócratas que ponían en duda que una mujer sea la que decida sus destinos como ciudadanos y como país, que enfrenta tantos obstáculos, tropiezos y descalabros en lo económico y en lo social con políticas erráticas de la administración que encabeza Barack Obama.

Esto incluye el fracaso de la ley que vendría a beneficiar a los migrantes y que ha sido frenada en el Congreso en diversas ocasiones precisamente porque la parte republicana no está de acuerdo -sobre todo el ala más radical- de que se le otorguen beneficios a millones de gentes que llegan como indocumentados a EU en busca del famoso ‘sueño americano’.

Ella insiste que lo logrará. Pero ella tendría que enfrentar otros problemas como son las constantes matanzas que realizan jóvenes armados contra gente inocente en la calle, en escuelas, contra policías, que nada tienen que ver con los problemas de ataques terroristas de grupos extremistas.

Quien llegue a la presidencia tendrá ante sí varios retos. Uno será tratar de reducir la violencia con armas de fuego de la ciudadanía. Otro es el problema de las drogas y el alcohol, ya que el consumo de ambos va en aumento en la Unión Americana y son causa de muchos crímenes.

Está el aumento de trasiego de drogas a su país por parte de cárteles mexicanos. Y está el gran problema que está enfrentando el país vecino que es el renacimiento de la discriminación racial. Cada vez son más constantes los crímenes de odio por esa causa.

La pregunta es si Hillary podrá con todo ese paquete de asuntos, sin contar los económicos, la amenaza de la recesión, y otros muchos factores que tendría que enfrentar… si es que llega a ganar. ¿Y si gana qué pasará con Enrique Peña Nieto al que no quiere?

paulinocardenas.wordpress.com

@Paulinocomenta

 

 

Anuncios

Comentarios desactivados en Vinculan a Hillary con EI

Archivado bajo Vinculan a Hillary con EI

Los comentarios están cerrados.