Adjudicación directa, la clave

PAULINO CÁRDENAS 

The Guardian publicó esta semana que la primera dama, Angélica Rivera, esposa del presidente Enrique Peña Nieto, utiliza una propiedad de lujo en Florida, Estados Unidos, comprada por el Grupo Pierdant cuyo dueño, Ricardo Pierdant, espera obtener contratos lucrativos del Gobierno de México. Anda en busca de administrar puertos marítimos en el país.

Esto lo podría lograr por “adjudicación directa” que son los contratos otorgados por el gobierno federal que no pasan por concurso o licitación pública. Esto, derivado de lo que acaba de dar a conocer la Auditoría Superior de la Federación de que, en lo que va del sexenio, se ha duplicado el número de otorgamiento de contratos adjudicados de manera directa.

De acuerdo con la cadena estadunidense Univisión, Ricardo Pierdant, dueño del Grupo Pierdant, confirmó que sí prestaba el departamento a la esposa y familia de Peña Nieto, a quien conoció ‘desde su época estudiantil’ al coincidir en la Universidad Panamericana.

Pese al desmentido a The Guardian por parte de la oficina de la Presidencia, es de llamar la atención la ‘gentileza’ de Ricardo Pierdant dueño del departamento de prestar a la primera dama un departamento de superlujo en Key Biscayne.

Pierdant anda entusiasmado con obtener contratos de administración de puertos marítimos, los cuales podría lograr, no necesariamente a través de licitaciones, sino por adjudicación directa. Solo hay que ver lo que al respecto acaba de señalar la Auditoría Superior de la Federación.

La ASF dio a conocer que el número y el monto de adjudicaciones directas en la actual administración se ha duplicado. Además señaló que no hay manera de que el propio Estado ni los ciudadanos sepan si el contrato cedido tiene las mejores condiciones de precio-resultado para el erario público.

La Auditoría Superior de la Federación lo advirtió en su dictamen sobre la “política de adquisiciones” de la actual Secretaría de la Función Pública (SFP)

Señaló que no cuenta con una manera de saber si las decenas de miles de contrataciones de bienes y servicios públicos que realizan las dependencias de la administración federal “garantizan las mejores condiciones de compra para el Estado”.

Uno de los motivos, advirtió la entidad revisora, es la caída en el número de licitaciones públicas y un aumento en el de procedimientos de “adjudicación directa”.

Tan sólo en los cinco años analizados por la ASF, entre 2009 y 2014, las primeras decrecieron a un promedio anual de 12.6 por ciento mientras que las segundas –consideradas con mayor margen de discrecionalidad– aumentaron en casi la misma proporción: un 11.9 por ciento más cada año.

Estadísticas de la Secretaría de la Función Pública muestran, por separado, que en la actual administración del presidente Enrique Peña Nieto el número de adjudicaciones directas son ya casi el doble de las que había en los últimos años del anterior sexenio: 115 mil 309 procedimientos asignados sin licitación de por medio en 2015 frente a 58 mil 849 en 2011.

Resulta, pues, obvio, que Ricardo Pierdant pudiera salir ‘beneficiado’ con el otorgamiento de contratos por adjudicación directa, para administrar puertos marítimos y sumarse a la lista de proveedores consentidos del sexenio, como el Grupo Higa y OHL. ¿Quién lo va a evitar? ¿Función Pública? ¿El Congreso?

El diario inglés dice que Rivera -conocida en el medio artístico como La Gaviota-, “hace uso de una propiedad valuada en 2.05 millones de dólares en Key Biscayne, al sur de Miami Beach, con el permiso del Grupo Pierdant, que compite para administrar los puertos mexicanos”.

El periódico explica que La Gaviota ocupa la propiedad desde 2009, mucho antes de que contrajera matrimonio con el actual Presidente de México, con quien se casó en noviembre de 2010. También dice que Ricardo Pierdant busca contratos para desarrollar puertos marítimos, aunque no dice cuáles.

Gerardo Ruiz Esparza, secretario de la SCT, invitó a Ricardo Pierdant, junto con Juan Armando Hinojosa, de Grupo HIGA; Olegario Vázquez, de Prodemex, y el director de Puertos de la SCT,  Guillermo Ruiz de Teresa, a giras para presumirles proyectos de licitaciones de puertos en Altamira y Tuxpan, según consignaron columnas de negocios en su momento.

En junio de 2012, el diario Reforma informó que Peña Nieto admitió viajar con frecuencia a Miami, pero negó tener propiedades en esa ciudad, aunque reveló que su esposa sí era dueña de un departamento.

El sitio de internet “Peña Vuela” dio a conocer que entre 2010 y febrero de 2012, el entonces candidato presidencial del PRI realizó 31 viajes a Miami en jets privados, incluidos de la empresa Eolo Plus del empresario Juan Armando Hinojosa, dueño del Grupo Higa.

Habrá que recordar que, cuando a pedido de su esposo Enrique Peña Nieto, Angélica Rivera salió a explicar por televisión cómo había adquirido la casa de Sierra Gorda 150 en Las Lomas de Chapultepec, contigua a la ‘Casa Blanca’ de la pareja presidencial, dijo que también tenía un departamento en Miami.

Recientemente Peña Nieto pidió perdón por generar una mala percepción por la llamada “Casa Blanca” de Las Lomas. ¿Volverá a pedir perdón a los mexicanos con este otro asunto o pondrá de nueva cuenta a explicar lo inexplicable a su esposa en la televisión?

paulinocardenas.wordpress.com

@Paulinocomenta

 

Anuncios

Comentarios desactivados en Adjudicación directa, la clave

Archivado bajo Adjudicación directa la clave

Los comentarios están cerrados.