Peña insiste en lo mismo

PAULINO CÁRDENAS

Para Enrique Peña Nieto es algo “común y ordinario” que el empresario Ricardo Pierdant haya pagado el predial 2014 del departamento de su esposa Angélica Rivera en Miami por la cantidad de 29 mil 703.82 dólares. Pierdant aspira a ser proveedor del gobierno federal en puertos mexicanos a través de la SCT, según reveló el diario británico The Guardian.

En entrevista con Joaquín López Dóriga el mandatario mexicano rechazó que esto constituya un hecho ilegal y que en lo relativo a la Casa Blanca de Las Lomas tampoco se cometió ningún delito ni incurrió en conflicto de interés.

Peña Nieto se dedicó a reiterar lo que ha venido diciendo desde hace meses y semanas. Sobre el tema de la Casa Blanca insistió en que “no se trató de una ilegalidad”, aunque admitió que “generó percepción de que se había hecho algo equivocado” y que fue por esto que ofreció una disculpa. La segunda.

Calificó de “calumnia” la nota del diario británico The Guardian que reveló la existencia de otro departamento en Miami que también sería ocupado por la primera dama. Pero sí acepta que pagó el predial el empresario Ricardo Pierdant.

“Estoy muy consciente de esta percepción generalizada que hay en nuestro país de que tenemos un grave problema en materia de corrupción”, reconoció.

Sobre el pago del predial en 2014, consideró que se trató de un “favor común” entre vecinos y amigos: “Es un amigo que está allá y que efectivamente le hizo un favor, una equivocación de 11 años que tiene la propiedad, en una única ocasión porque mi esposa estaba aquí.

Según esto le dijo al empresario Pierdant: ‘Oye puedes cubrir el impuesto predial, yo te lo cubro aquí’ como de hecho ocurrió; me parece en una relación pues común y ordinaria que puede pasar entre quienes son amigos y vecinos pero que eso no suponga de ninguna manera un hecho ilegal o estar en falta”.

Aseguró que él mismo, desde su campaña, impulsó el combate a la corrupción y destacó que la aprobación durante este sexenio del Sistema Nacional de Transparencia y del Sistema Nacional Anticorrucpión “marcarán un antes y un después”, pues no sólo obligará al poder ejecutivo sino a todos los poderes e instancias que manejan recursos públicos a que informen en qué los aplican. Da la orden pero nadie la cumple.

Agregó que la corrupción no sólo se da en el ámbito gubernamental, sino también en el privado y ante ello indicó “hay un compromiso firme, decidido y comprometido de mi gobierno para hacerle frente y para combatirlo a partir de los elementos que nos da este nuevo marco legal”.

El mandatario atribuyó su baja popularidad no a los escándalos que ha enfrentado sino a las reformas estructurales aprobadas por su gobierno. Ante la insistencia de si esa histórica baja de popularidad no tiene que ver también con la Casa Blanca, los departamentos en Miami y la corrupción en general, Enrique Peña Nieto lo negó.

“Desde que asumí la responsabilidad de ser presidente de México tengo claro que no llegué aquí para ganar una medalla por la popularidad, si así hubiese sido entonces hubiese dejado de hacer los cambios, las transformaciones que el país necesita y que sé que le van a dar a México un futuro de mayor oportunidad para las nuevas generaciones y a lo mejor hubiese nadado de a muertito, hubiese decidido dejar las cosas como estaban, administrarlas, llevarlas y dejar de asumir los costos”.

Eso es parte del problema. Quiere hacer creer a los mexicanos lo que no es. Eso es lo que él cree; es su percepción de las cosas. En el caso de lo que publicó The Guardian, acusó al diario británico de querer sembrar la idea de que existe otra propiedad de Rivera en Miami:

“Lo que quiso dar esta nota, o hacer suponer esta nota es que mi esposa tenía otra propiedad, propiedad que no tiene, sólo tiene el departamento que ella había adquirido incluso antes de casarse y antes de que yo la conociera” dijo Peña.

Añadió: “Que alguna vez alguien lo haya ocupado es muy distinto a afirmar que esa propiedad sea de ella y eso es lo que quiso decir esta nota o eso fue lo que quiso insinuar, es completamente falso que mi esposa tenga otra propiedad en Miami.

Son varias las evidentes preocupaciones que martirizan al jefe del Ejecutivo federal. De ahí que sea tan reiterativo. Hubo momentos en la entrevista en que parecía que volvería a pedir perdón a los mexicanos. Pero no se atrevió. Se ve que ha venido repasando sus agobios en la intimidad de su soledad. Debe estar pasando por un periodo difícil.

Esa entrevista lo dejó entrever. Está como en una encrucijada. Lo que le comentó a López Dóriga será sin duda parte de lo que diga el 2 de septiembre en Palacio Nacional después que en la víspera sea entregado el informe de su cuarto año de gobierno.

Hay quienes dicen que podría anunciar cambios en su gabinete. Los tiempos obligan. Parece que no habrá sorpresas, pero… Algunos dicen que hasta podría anunciar una solicitud de licencia al Congreso porque ya está cansado. Empiezan tiempos de especulaciones.

Lo que parece ser un hecho es que su gobierno se endurecerá en los últimos dos años, con la ayuda policial y militar. Ya se lo advirtió a la CNTE. Lo que resta del sexenio será difícil para pueblo y gobierno.

paulinocardenas.wordpress.com

@Paulinocomenta

 

Anuncios

Comentarios desactivados en Peña insiste en lo mismo

Archivado bajo Peña insiste en lo mismo

Los comentarios están cerrados.