Un secuestro y una amenaza

PAULINO CÁRDENAS

El caso de Jesús Alfredo Guzmán Salazar alias ‘Alfredillo’, hijo del Chapo Guzmán, ‘levantado’ el lunes 15 por un comando en el restaurante La Leche de Puerto Vallarta, Jalisco, junto con otras cinco personas -entre las que presuntamente también se encontraba el otro hijo del líder del cártel de Sinaloa, Iván Archivaldo-, guarda todavía muchos misterios.

Las autoridades jaliscienses adjudicaron el secuestro al Cártel Jalisco Nueva Generación. Las primeras imágenes fotográficas de ese ‘levantón’ aparecieron en el portal elblogdelnarco.com que difunde videos de la guerra de los cárteles. El mismo portal dio a conocer una supuesta amenaza del Chapo al presidente Peña Nieto subido a YouTube.

Llamó la atención que la PGR se avocara de inmediato a investigar el plagio y que el Ejército, Marina y Policía Federal se apresuraran a buscara al hijo del capo sinaloense. ¿Por qué ese despliegue y ese desconcertante interés del gobierno de Peña Nieto por rescatar al hijo del Chapo? Las fiscalías de Jalisco y Nayarit también participaron en la búsqueda.

La Procuraduría de Jalisco informó en un comunicado que en la búsqueda era apoyada por elementos de la 41 Zona Militar de la Sedena y la Octava Zona Naval de la Marina, así como por elementos de la Policía Federal del destacamento de Vallarta.

En tanto la Fiscalía de Nayarit informó que se había reforzado la seguridad en los municipios Bahía de Banderas, Compostela, San Pedro Lagunillas, Ahuacatlán, Amatlán de Cañas e Ixtlán del Río.

“Son cerca de 300 los elementos que se avocaron a la zona sur de la entidad, sin descuidar el resto del estado; es el despliegue operativo en los municipios colindantes con Jalisco, principalmente”, se dijo.

Por otra parte, el director del semanario Ríodoce, Ismael Bojórquez, señaló que Ismael El Mayo Zambada habría participado en la negociación con el Cártel Jalisco Nueva Generación.

También señaló que aunque las autoridades sólo confirmaron el plagio de Jesús Alfredo, Bojórquez dijo que también el otro hijo del líder del cártel de Sinaloa, Iván Archivaldo, había sido ‘levantado’ en el restaurante La Leche, pues así se lo precisaron sus fuentes que informaron de la liberación.

No obstante, las autoridades de Jalisco señalaron que no había “indicios sustentables” que respaldaran esa teoría. Hay versiones de que Alfredo Guzmán y los otros cinco secuestrados ya habrían sido liberados y que el hijo del Chapo Guzmán podría estar en Sinaloa.

En medio de esa misteriosa historia hay cosas que checan y otras que no, la mayoría. Hay varias versiones de esos hechos. Autoridades de Estados Unidos por ejemplo, señalaron que en aquel país no hay cargos en contra de ‘Alfredillo’ Guzmán, en tanto la periodista Anabel Hernández afirma lo contrario.

Señala que tiene un proceso abierto y una orden de detención en su contra en Estados Unidos. De acuerdo con el expediente criminal radicado en una corte federal de Chicago, pese a su juventud realizaba desde hacía algunos años actividades importantes en el cártel liderado por su padre:

Tráfico y distribución de drogas en cuando menos ocho estados de aquel país, sobornos a funcionarios públicos, así como actos de intimidación y amenazas contra servidores públicos y miembros de cárteles rivales.

Y en medio de las diversas versiones encontradas sobre ese ‘levantón’ hecho sin activar armas ni violencia en el restaurante La Leche, surge una nota en el portal elblogdelnarco.com que revela que “hace apenas unas cuantas horas” había sido filtrado a Youtube un vídeo en el que aparentemente Joaquín Guzmán Loera amenaza a Enrique Peña Nieto con ‘vengarse’ si algo le pasaba a su hijo.

Y no solo eso, sino que también amenaza con revelar varios de los tratos entre el gobierno y el narcotráfico si Alfredo Guzmán era ultimado. Los audios fueron filtrados a la red luego de que se confirmara el secuestro del “Chapo” Guzmán.

Agrega la nota del mencionado blog: “Sin embargo, cabe destacar que pese a que estos fueron subidos de diversas cuentas, fueron borrados segundos después, por lo que no se han podido obtener fragmentos señala el mencionado portal. Y añade:

“Por otra parte, un portal estadounidense filtró documentos con parte de las conversaciones que fueron grabadas” y en donde se escucha la voz que utiliza Anonymous para mandar mensajes. Su autenticidad está en tela de juicio y por tanto el contenido de esa conversación no procede reproducirla textualmente.

El sábado, una fuente de información consultada por el semanario Proceso, señaló que desde el jueves pasado familiares de algunos de los plagiados recibieron llamadas telefónicas en las que se les pedía una fuerte cantidad de dinero a cambio de revelar el paradero de los seis hombres levantados.

En algún caso se pidieron hasta cinco millones de dólares. Y antes habían llegado llamadas anónimas a autoridades locales de Jalisco señalando que los seis “levantados” ya estaban muertos. Era parte de la desinformación.

Lo cierto es que el asunto de ese plagio en Puerto Vallarta, Jalisco, tiene un mar de fondo bastante turbio. ¿El secuestro ‘limpio’ habría sido una advertencia? ¿De parte de quién? ¿Para quién? No tardará en saberse.

paulinocardenas.wordpress.com

@Paulinocomenta

Anuncios

Comentarios desactivados en Un secuestro y una amenaza

Archivado bajo Un secuestro y una amenaza

Los comentarios están cerrados.