Suben los bonos de Osorio

PAULINO CÁRDENAS

Por supuesto que los hidalguenses están de plácemes, después de la sorpresiva renuncia de Luis Videgaray a la Secretaría de Hacienda, motivada por su fracaso como instrumentador de la visita del candidato republicano Donald Trump a México que fue el corolario de esa aberrante decisión presidencial; su otro alfil, Miguel Ángel Osorio Chong, titular de Gobernación, queda listo ‘para lo que venga’.

En virtud de que el presidente Peña Nieto prefería seguir apuntalando sus reformas ‘estructurales’ con su delfín favorito Luis Videgaray, que reforzar la gobernabilidad que ha venido haciendo agua sin poder resolver conflictos, se creía que lo más probable es que anunciaría que Osorio Chong, a quien tenía marginado, sería el sacrificado del gabinete.

Pero de pronto trascendió la noticia de que vendría a México el candidato republicano invitado por Peña Nieto, lo que fue un baño de agua helada para los mexicanos, ya que el magnate no había parado de insultar al país y a los mexicanos. Hubo un repudio unánime por esa invitación e incluso causó un desaguisado dentro del primer círculo en el que se vieron envueltos Claudia Ruiz Massieu y Osorio Chong.

Para hacer los arreglos de la visita a Videgaray no le importó pasar por encima de la autoridad de la canciller ya que esos asuntos internacionales le corresponde atenderlos a ella. Ni siquiera a la embajadora norteamericana Roberta Jacobson, se le tomó en cuenta, lo que en Washington fue tomado como una descortesía diplomática por parte del mandatario mexicano.

Y ni que decir de esa afrenta a Hillary Clinton, quien sintió que Peña estaba dispuesto a congraciarse más con Donad Trump ‘por si ganaba’. Por eso, por la manera en que fue recibido por el mandatario mexicano, por la actitud soberbia del republicano y por la sumisión del mexiquense, la candidata demócrata prefirió cancelar la visita que también le había turnado el jefe del Ejecutivo mexicano.

Al final esa absurda idea de haber traído a México a Trump acabó con la sorpresiva renuncia de Videgaray, el promotor. Lo sorpresivo fue que siendo el brazo derecho de Peña no solo para asuntos financieros y económicos sino políticos, la cabeza del llamado “hombre fuerte” del gabinete acabó rodando. No faltó quien dijera que esa decisión había sido un arrebato bipolar de Peña.

El primer sorprendido fue Osorio Chong, quien iba y venía con su renuncia bajo el brazo desde hacía meses porque Peña Nieto lo tenía marginado. Se dice entre otras cosas, que por no haber apoyado ‘con todo’ a Aurelio Nuño con el problema de la CNTE y que por eso Peña decidió que su compadre Luis Miranda se encargara de hacerlo ‘a su manera’.

Pues a pesar de que desde hace meses su jefe lo tiene marginado, la renuncia de Videgaray fortalece a Osorio Chong, ex gobernador de Hidalgo. Sus paisanos están felices porque creen que eso lo consolidará como aspirante a la presidencia de la República por parte del PRI.

Se dice que es el mejor calificado para ser el abanderado del priísmo, aunque sigue ocupando el tercer lugar en las preferencias de acuerdo a la última encuesta realizada por el periódico El Financiero. En la carrera por la Presidencia de la República en 2018 hay un ‘empate estadístico’ de los tres aspirantes.

Andrés Manuel López Obrador, de Morena, cuenta con 24 por ciento de la intención de voto, la panista Margarita Zavala, con 23 por ciento y el priísta Miguel Ángel Osorio Chong, con 22 por ciento. Para que esas cifras repunten a favor del titular de Gobernación, se ha comenzado a preparar una estrategia en su partido.

Para sus seguidores quedaron atrás la fuga del Chapo Guzmán que finalmente fue recapturado, la matanza de Nochixtlán de junio pasado y las pésimas estrategias para combatir la inseguridad en el país. Hoy sienten que eso es peccata minuta ya que al frente viene lo bueno para Osorio, al ya no tener de cuña Luis Videgaray.

Hasta ahí va la euforia de los hidalguenses con Osorio Chong. Sin embargo, hay otras posibilidades para lo que podría serle útil al sistema priísta. Se habla de que podría ser una especie de ‘comodín’ y si fuera necesario, ungirlo como presidente interino.

Si va en serio la exigencia popular de la renuncia del presidente Peña Nieto, que comenzaría formalmente el próximo 15 de septiembre con motivo del la ceremonia del Grito, y las presiones se multiplicaran por todo el país, cabría la posibilidad de un hecho sin precedente: su solicitud de licencia indefinida al Congreso.

Si Peña ya está ‘cansado’ de estar al frente del país en donde todo le ha salido mal, tendría escapatoria acogiéndose al artículo 84 constitucional si por voluntad propia decide dimitir al cargo.

El Congreso requiere de 60 días para nombrar a un Presidente sustituto, votado por dos terceras partes de ambas cámaras. Y no habría duda que Miguel Ángel Osorio Chong sería designado Presidente interino. Lo que sí es que ya no podría contender por ella en 2018.

No obstante, de pronto irrumpe en escena quien podría ser el verdadero “caballo negro” para la sucesión presidencial.

Ha ocupado las secretarías de Energía, de Hacienda dos veces, de Relaciones Exteriores y de Desarrollo Social. No está afiliado a ningún partido, tiene personalidad propia, es hombre de resultados, es de trato fino y es el que cuenta con mayor experiencia de los aspirantes del PRI, de Morena y del PAN.

Peña enfatizó que será con el tiempo cuando se comprendan las razones que motivaron la reunión con Trump y los cambios que acaba de realizar en su gabinete.

“Las decisiones en el orden político a veces también están sujetas a enorme polémica” (…) “quizá hoy no se terminen de entender, pero estoy seguro que llegará el momento que se comprenda el porqué de cada decisión tomada“.

paulinocardenas.wordpress.com

@Paulinocomenta

 

Anuncios

Comentarios desactivados en Suben los bonos de Osorio

Archivado bajo Suben los bonos de Osorio

Los comentarios están cerrados.