Indignados se están armando

PAULINO CÁRDENAS

En el país están proliferando los grupos de autodefensa que se están armando a como dios les da a entender, para defenderse no solo de los cárteles de la droga y los grupos criminales que los acechan, los torturan, los secuestran, violan a sus mujeres y matan despiadadamente a quienes se oponen a sus designios, sino de las autoridades locales, estatales y federales.

Los hechos de hartazgo e indignación que se están dando en varios estados, los medios oficialistas los minimizan porque el gobierno no se atreve a ver ni reconocer la realidad. Lo hará cuando el pasto seco agarre fuego y será cuando la fórmula de un supuesto estatus democrático se convierta de la noche a la mañana en una dictadura militar.

Y el número de muertos de Peña hará crecer el saldo que tiene en su haber hasta ahora su gobierno, de por sí preocupante. Se habla que en los que va del sexenio van 60 mil muertos. La gente en muchos poblados donde priva la pobreza, está harta de tantos abusos de la delincuencia coludida con autoridades.

Por eso ha decidido tomar carta en el asunto por sí misma y desde hace ya meses comenzó a defenderse con armamento que no es por supuesto de alto calibre, pero que funcionan para hacerle frente a los delincuentes. Son grupos que ahí están, aunque el gobierno niegue su existencia.

Un ejemplo ya es un hecho en Veracruz. El líder de un decidido grupo de autodefensas, Román Vázquez González, ha dicho al reportero Oscar Balderas en una entrevista para Vice News en español: “Marca mis palabras: en Veracruz va a ser la siguiente gran revuelta nacional por la seguridad”. Esos grupos de autodefensa están brotando a paso veloz por todas partes del país, especialmente en las zonas más alejadas e inhóspitas.

Esa lucha en Veracruz es contra cárteles como los Zetas y el Cártel Jalisco Nueva Generación, pero en otros estados las autodefensas han frenado a Los Caballeros Templarios, La Familia Michoacana, el cártel de Sinaloa, el cártel de Tijuana, el cártel del Golfo, y el cártel de Juárez, entre otros. Las autodefensas han logrado disminuir los actos criminales que realizan en despoblado esas dos organizaciones delictivas.

Los líderes de esos grupos han señalado que no solo tienen que defenderse de los grupos criminales. También se tienen que cuidar de las policías locales, estatales y de la Policía federal, además de soldados y marinos que no respetan a los pobladores, que por vivir en la lejanía, aprovechan esa circunstancia para cometer toda clase de abusos contra gente inocente, a la par que los delincuentes.

Ha habido no solo abusos por parte de quienes deberían defender al pueblo, sino masacres a mansalva contra hombre, mujeres y niños sin que nadie los defienda. Por eso se han organizado y están ya en contacto con otros grupos en varios estados de la República.

Eso está sucediendo en zonas serranas y distantes de Michoacán, Guerrero, Oaxaca, Chiapas, Chihuahua, Coahuila, Tamaulipas, Veracruz y Jalisco entre otras entidades, donde se han integrado una suerte de patrullas ciudadanas para defenderse de la bestialidad de los cárteles de la droga y los grupos delincuenciales y de las mismas autoridades.

Los servicios de ‘inteligencia’ del gobierno saben bien que esos grupos existen y que han estado actuado contra distintos cárteles de la droga y los grupos criminales afines que les cobran ‘piso’, les roban dinero, secuestran, torturan, violan y matan a la gente para tener sometidas a comunidades enteras.

En varios estados de la República muchas comunidades le han puesto un “hasta aquí” a esos grupos y han optado por hacerse justicia por cuenta propia ante la negligencia y colusión gubernamental. Lo hacen basados en el artículo 10 de la Constitución, que les permite actuar en legítima defensa.

Las pocas entradas de dinero que tienen en esa zonas lejanas y olvidadas -producto de las cosechas son para su consumo que logran vender en los tianguis-, las familias las guardan en sus casa porque no hay bancos en esa zonas alejadas.

Eso lo saben los grupos criminales y por eso con armas en la mano van y saquean casas, se roban el dinero y aprovechan para llevarse a las jovencitas y violarlas, y quienes se oponen, los golpean o los matan. El secuestro y la tortura son los otras prácticas criminales para someter a gente inocente.

Un botón de muestra fue lo que recogió una investigación de Human Rights Watch y que luego dio a conocer en un informe. Refiere el caso de la matanza masiva sucedida en el Palacio Municipal de Apatzingán, Michoacán, el 6 de enero de 2015 en donde las autoridades cometieron ejecuciones extrajudiciales.

Aunque el presidente Peña Nieto asegura que las Fuerzas Armadas del país representan el pilar y el sostén del México institucional, la verdad es que también esas mismas fuerzas armadas son su sostén. A donde quiera que va es custodiado por aire, mar y tierra por el Estado Mayor y fuerzas especiales.

Por ello a las fuerzas armadas las consiente como a ningún otro sector y les concede prerrogativas, promueve galardones, anima a las nuevas generaciones y les otorga envidiables estímulos a los altos mandos, además de que les crea cada vez más recintos al Ejército y la Marina en todo el país.

Incluso ya tiene planes de promover la fabricación de armamento bélico propio, pese a que dizque viene tiempos de austeridad en el gasto del gobierno para 2017. La tendencia parece quedar clara: el país se está militarizando.

Si los levantamientos de las autodefensas cobran mayor fuerza y se empiezan a convertir en guerrillas, podría venir una cambio radical y terminar el sexenio con una dictadura militar. Los grupos de autodefensa que se están generalizando tienen razones de sobra para convertirse en levantamientos rebeldes.

Atenta Nota: ESCAPARATE cierra este día un ciclo de diez años de comentarios. Su autor agradece a quienes han seguido sus opiniones a lo largo de ese tiempo.

Anuncios

Comentarios desactivados en Indignados se están armando

Archivado bajo Indignados se están armando

Los comentarios están cerrados.