Archivo de la etiqueta: Alfredo Castillo

¿Y después de ‘La Tuta’?

PAULINO CÁRDENAS

Monte Alejandro Rubido García, Comisionado de Seguridad Nacional, aseguró que las fuerzas federales tienen “cercado” a Servando Gómez alias “La Tuta”, y que en cualquier momento podrá ser atrapado, lo que culminaría un primer propósito en el combate al narcotráfico en Michoacán. Lo anterior lo habría dicho en la reunión que el funcionario sostuvo la semana anterior a puerta cerrada con legisladores integrantes de la Comisión de Seguridad Pública de la Cámara baja. Pero, ¿y después de ‘La Tuta’, qué? Porque esos cárteles son como la Hiedra de Lerna de la mitología griega: un monstruo de mil cabezas.

Como se sabe, Gómez Martínez asumió el control de La Familia Michoacana con Enrique ‘Kike’ Plancarte, luego de que Nazario Moreno, ‘El Chayo’, fue considerado muerto en 2010. De acuerdo con la PGR, en enero de 2011 Jesús Méndez Vargas, ‘El Chango Méndez’, quiso tener el control de La Familia; tuvo desacuerdos con ‘Kike’ y ‘La Tuta’, lo que provocó la ruptura entre ellos. Se creo así el cártel de los Caballeros Templarios que comandaba ‘El Chayo’, pero a su muerte ‘verdadera’, asumió el mando Servando Gómez. A los pocos días de que cayó Nazario, Plancarte murió en un enfrentamiento.

Se dice que varios grupos de las Fuerzas Armadas y de la Policía Federal en coordinación con corporaciones locales, tienen cercado en Michoacán a Servando Gómez Martínez, alias ‘La Tuta’, por lo que está próximo a ser capturado. Se supo que fuerzas del orden implementaron un cerco en forma “de herradura” para evitar que el líder de los Caballeros Templarios salga o entre por los estados de México y Jalisco. Sin embargo, hay versiones de que el principal capo templario pudo haber huido a Guerrero, o que incluso haya cruzado la frontera del sur del país para internarse en alguna nación en la que tiene contactos esa organización criminal como Guatemala.

En días pasados, Jiquilpan fue escenario de una serie de hechos violentos, entre ellos quema de vehículos y balaceras, luego de que presuntamente grupos de autodefensa ubicaran a ‘La Tuta’, en esa demarcación. Fuentes de la Comisión Nacional de Seguridad confirmaron la detención de seis presuntos sicarios, quienes dijeron trabajar para el capo. Se informó que para detener al líder templario se tiene desplegado un operativo en 26 de los 113 municipios michoacanos, con el cual han comenzado a neutralizar a los principales cabecillas de ese grupo criminal. Es lo que se dice.

Alrededor de un centenar de autodefensas armados a bordo de una veintena de camionetas ha estado peinando los municipios de Jiquilpan, Sahuayo, Villamar, Venustiano Carranza, entre otros colindantes con Jalisco, en busca de Servando Gómez. Uno de los líderes que se ha puesto al servicio del gobierno federal es a quien llaman ‘Papá Pitufo’, Estanislao Beltrán. Junto con el doctor José Manuel Mireles Valverde , son quienes han ido convenciendo a los suyos de ayudar al gobierno en su misión de desactivar a los Templarios.

Hasta hace no mucho, éste ultimo decía que los militares llegaban a los pueblos y no enfrentaban a los narcotraficantes a pesar de que los lugareños les decían en en dónde estaban las guaridas de los criminales. Hoy parece que es otro el sentir del líder de las autodefensas de Tepalcatepec. En los últimos días ha habido reuniones encabezadas por el comisionado plenipotenciario, Alfredo Castillo Cervantes, quien con un grupo de alrededor de veinte dirigentes que pertenecen al Consejo General de Autodefensas y Comunitarios de Michoacán, acordaron la limpieza conjunta total del estado y se libere a los guardias civiles detenidos que se calculan en alrededor de cien, a cambio de disolver a los grupos civiles armados, con fecha límite del 10 de mayo. Esa operación dio comienzo este lunes con el siguiente calendario:

Coalcomán, Parácuaro y San Juan Nuevo Parangararicutiro, 28 de abril; Chinicuila, Múgica y Uruapan, 29 de abril; Coahuayana, Apatzingán y Ziracuaretiro, 30 de abril; Aquila, Huacana y Taretan, 1 de mayo; Tepalcatepec, Tumbiscatío y Gabriel Zamora, 2 de mayo; Buenavista, Arteaga y Nuevo Urecho, 5 de mayo; Aguililla, Lázaro Cárdenas y Ario de Rosales, 6 de mayo; Los Reyes y Turicato, 7 de mayo; Peribán y Churumuco, 8 de mayo, y Tancítaro y Huetamo, 9 de mayo. Quiere decir, que según los cálculos del gobierno federal, el objetivo se logrará en cada municipio michoacano enlistado en ese proceso en las fechas previstas. Al menos Alfredo Castillo cree que así sucederá.

Ese estado de la República -como Tamaulipas y Coahuila entre otros- tiene más de doce años de estar bajo la bota, primero del cártel de la Familia y ahora de los Templarios, por las colusiones que lograron hacer sus dirigentes con funcionario del gobierno local, legisladores, con grupos empresariales y con policías corruptos. Toda una red de colusiones que muchos michoacanos creen que no se acabará en por lo menos dos años.

Incluso a algunos integrantes de las autodefensas tenían la idea de que, más que un acuerdo, era un ultimátum del gobierno federal de que habrán de desaparecer esos grupos de civiles que portan armas para defenderse de los Templarios. Tuvo que ser el propio secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, quien saliera al quite y afirmar que no era un ultimátum ni mucho menos; que había sido un acuerdo con las dirigencias del Consejo General de Autodefensas y Comunitarios de Michoacán. Por ahora todos los esfuerzos están concentrados en eliminar a ‘La Tuta’, pero el gobierno sabe que ese tipo de estructuras no acaban solo quitando al líder principal.

El propio vocero de ese Consejo, Mireles Valverde, dijo que el proceso de limpieza de templarios implicaría entrar conjuntamente con las fuerzas federales a ciudades como Morelia, Zamora, Uruapan y Lázaro Cárdenas, así como detener a todos los miembros de ese cártel que faltan; “no sólo a los líderes, sino también a los mandos medios”. Dijo que el propósito es que “los miembros de cualquier cártel que se trate, no vuelvan a invadir nuestra vida, nuestra propiedad ni a nuestra familia” . Dijo que él y los demás dirigentes de las autodefensas esperan que el gobierno cumpla lo prometido, de limpiar las plazas dominadas por los Templarios con la ayuda de las Fuerzas Armadas, la Policía Federal y las fuerzas estatales del orden. En tanto el gobernador Fausto Vallejo, sigue siendo figura decorativa.

 

 

Comentarios desactivados en ¿Y después de ‘La Tuta’?

Archivado bajo ¿Y después de 'La Tuta' qué?

Castillo recicla ‘alianzas’

PAULINO CÁRDENAS

Oootra vez, el comisionado plenipotenciario para Michoacán, Alfredo Castillo, retoma la idea de hacer alianzas con los grupos de autodefensa de ese estado y les vuelve a proponer lo mismo que hace unos meses: que registren y entreguen sus armas y se sumen a las tareas de vigilancia como policías comunitarios bajo las órdenes de las fuerzas militares del gobierno federal. Había trascendido que hubo acuerdos aberrantes como el de liberar a Hipólito Mora, dirigente del grupo de autodefensas de La Ruana, acusado de haber sido el autor intelectual del crimen de dos supuestos autodefensas de otro grupo, y a quien se le achacan diversos delitos como secuestro, extorsión y despojo entre otras chuladas. Mora fue detenido de manera por demás arbitraria y ahora ‘se acuerda’ su liberación. Lo mismo habría de suceder con el caso de Enrique Hernández Salcedo, preso por el presunto homicidio del edil de Tanhuato y quien fue detenido también de manera arbitraria como fue el caso de Hipólito, sin tener elementos para ello; hasta donde se sabe ambos fueron aprehendidos con información basada en chismes.

Quien había comentado que esos casos eran parte del acuerdo tomado con el comisionado, fue el doctor José Manuel Mireles Valverde, quien se ha autonombrado vocero único de los grupos de autodefensa y que de hecho se ostenta como líder del Consejo de Autodefensas de Michoacán (CAM). Eso fue desmentido ayer por la Comisión que encabeza Castillo. En un comunicado se precisó que es falso que exista algún acuerdo en beneficio de personas, miembros o líderes de autodefensas que enfrentan procesos por delitos graves, además de la portación de armas. Se dijo que los únicos acuerdos reconocidos por las partes son los anunciados el 14 de abril.Castillo expresó que lo acordado fue público y aceptado en votación unánime y democrática por lo que “aquellos puntos fuera de los enlistados, señalados por voceros o representantes de los mismos grupos, carecen de validez”. Aclaró que los compromisos que se hicieron públicos el pasado lunes y acordados con los líderes de grupos ciudadanos de veinte municipios, son los únicos reconocidos por todas las partes.

Lo anterior, dice el comunicado, ante versiones de que se habría negociado la libertad de Hipólito Mora, acusado de homicidio, y de otros procesados por delitos graves como parte del acuerdos para el desarme de las llamadas autodefensas y la institucionalización de las mismas.Se explicó que al día siguiente de que se realizó la votación, la Comisión empezó el cumplimiento del apartado de “Soluciones legales” mediante el cual el gobierno federal se compromete a “realizar las gestiones para lograr el traslado de todos los procesados integrantes de grupos de autodefensas, y que hayan sido detenidos por la portación de un arma, al Penal de Apatzingán”. Los individuos pertenecientes a grupos de autodefensas que están siendo procesados por otros delitos graves, además de la propia portación de arma, “seguirán su proceso penal conforme a derecho”. Tal es el caso, se precisó, de los señores Hipólito Mora Chávez y Enrique Hernández Salcedo, así como las personas que delinquieron con playeras y camionetas marcadas con leyenda de “Autodefensas” que pretendían despojar de caballos y bienes en un rancho el pasado 12 de marzo en el municipio de Álvaro Obregón.

Todo ello con tal de que las autodefensas dejen de andar armados y sueltos por las comunidades que defienden desde hace tiempo, a causa de que los gobiernos de Michoacán y el Federal dejaron al garete por mucho tiempo a miles de pobladores michoacanos que han estado bajo el yugo del cártel de los Templarios y de otros grupos criminales que se han dedicado a violar de manera flagrante los derechos de gente humilde que vive de su trabajo, así como comerciantes, agricultores y ganaderos que han sido obligados a pagarle cuotas por diversos conceptos a esas bandas que ambos gobiernos, de hecho, le han sacado la vuelta para no enfrentarlos directamente. Las declaraciones del comisionado Castillo del lunes y las aclaraciones que ha tenido que hacer apenas unas horas después para desmentir lo dicho por el doctor Mireles Valverde, de que los acuerdos no incluyen liberar a Hipólito Mora ni a Enrique Hernández Salcedo, es síntoma de que ese ensayo que el gobierno federal pretende repetir, de tratar de convencer a esos grupos civiles a que registren sus armas o y las de uso exclusivo del Ejército las entreguen, podría volver a quedar en el intento nuevamente.

Habrá que recordar que esta viene a ser la tercera vez que se intenta. Incluso esta vez el comisionado estableció el próximo 10 de mayo como fecha máxima para que las autodefensas de Michoacán queden desarmadas. ¡Vaya fecha que se escogió! Hay quienes dudan que eso vaya a suceder porque los integrantes de esos grupos civiles armados siguen sosteniendo que hasta que el gobierno federal no les garantice que tendrán paz en las comunidades en las que el cártel de los Caballeros Templarios han sentado sus lares, no dejarían las armas. Y no las dejarían porque ni el gobierno estatal ni el federal han demostrado voluntad política ni capacidad ni eficacia, para garantizarle a los michoacanos que el cártel dominante los deje de someter, sobre todo en las comunidades más apartadas del estado.

El nuevo llamado de Alfredo Castillo Cervantes a dizque ser amigo de las autodefensas, derivó porque al anunciarse hace unos días un ‘ultimátum’ de que o se desarmaban o el Ejército y la Marina lo harían, a lo que varios de ellos se opusieron porque, dijeron en voz de Mireles Valverde, quedarían nuevamente a expensas de los criminales a los que ni el gobierno estatal ni el federal, han querido someter. Dijeron que ‘preferían morir’ antes de entregar las armas. Eso preocupó en la oficina principal del antiguo Palacio de Covián, de donde salió la orden de volver a intentar hacer alianzas con los grupos civiles armados de Michoacán. Lo que sucede es que es un esquema que vuelve a reciclarse por tercera vez. A principios de este año, la orden había sido la de que el Ejército y la Armada desarmarían a las autodefensas porque andar cargando con armas a la vista ‘es inconstitucional’.

Luego de que hubo tres muertos durante la primera noche de ese intento, entre militares y autodefensas, Gobernación decidió ir por la suave y le ordenó a Castillo que anunciara que mejor sería que esos grupos civiles armados se sumaran a las tareas de las Fuerzas Armadas para ir, dizque, tras los principales cabecillas de los Templarios e invitando a los grupos civiles a integrarse a la policía estatal; algunos accedieron, otro no. Fue cuando comenzó la cacería de algunos dirigentes incómodos por parte del gobierno federal. Hubo hechos como el de la avioneta en la que viajaba Mireles Valverde y otros acompañantes, que cayó en un paraje. El líder de las autodefensas de Tepalcatepec quedó malherido, al igual que dos personas más que lo acompañaban y una cuarta resultó muerta. El accidente fue alrededor de las 20:30 horas del sábado 4 de enero pasado, en el poblado del Cháuz, donde la aeronave en la que iba el Mireles cayó repentinamente.

El problema de Michoacán es bastante más complejo que andar diciendo hoy que sí y mañana que siempre no, como La Chimoltrufia, con respecto a esos grupos civiles armados que solo han intentado defenderse por propia mano, en virtud de que el gobierno de Fausto Vallejo no da una, y el gobierno federal reaccionó demasiado tarde para ir en auxilio de los michoacanos sometidos por los Templarios. Con los raros acuerdos del comisionado y los malos entendidos de quien se ostenta como vocero único de las autodefensas michoacanas, las cosas en Michoacán no van a mejorar sino al contrario. Por cierto, ¿en dónde anda ‘La Tuta’? Unos suponen que está en su estado natal, Guerrero, aunque oficialmente se maneja como nacido en Arteaga, Michoacán; otros dicen que está refugiado en un país al sur de México en donde los Caballeros han tendido sus tentáculos. Otros más señalan que ‘ya está acorralado’ y que ‘pronto caerá’. ¿Será?

 

 

 

Comentarios desactivados en Castillo recicla ‘alianzas’

Archivado bajo Castillo recicla 'alianzas'

¿De veras “cueste lo que cueste”?

PAULINO CÁRDENAS

El presidente Enrique Peña Nieto dijo que la seguridad llegará a Michoacán “cueste lo que cueste” y “sin importar lo que se tenga que hacer para hacer prevalecer el estado de derecho”. Por lo pronto en Los Pinos comienza a preocupar el rechazo que las autodefensas han manifestado contra el comisionado plenipotenciario Alfredo Castillo Cervantes, pidiendo que salga del estado junto con otros funcionarios que llegaron del centro, ya que no han logrado los propósitos anunciados y que lejos de eso, ha comenzado una persecución contra miembros de las guardias civiles armadas que dizque eran aliadas del gobierno para perseguir criminales, en lugar de centrar sus esfuerzos para dar con los cabecillas de los Caballeros Templarios, y ahora de Los Zetas y el cártel del Golfo que han comenzado a llegar de nueva cuenta a la entidad, luego de que el gobierno federal anunció que las autodefensas serían desarmadas. Y ese desarme forzado podría costar sangre.

Si Peña Nieto sabe lo que dice, está consciente entonces del riesgo que conlleva el ‘cueste lo que cueste’, ya que podría significar el inicio de una guerra entre civiles y militares, mientras los cárteles se frotarían las manos porque aprovecharían ese entrampe a su favor. Se caería en lo mismo que cayó Felipe Calderón, que quiso apaciguar la violencia de los cárteles con más violencia. Solo que si se dan enfrentamientos entre autodefensas y fuerzas militares y navales, las cosas podrían salirse de madre, con el riesgo de que grupos civiles armados de otras entidades pudieran ir en apoyo de las autodefensas michoacanas. ¿Se habrá medido ese riesgo y las consecuencias que conlleva la orden de desarmar a las autodefensas? Por lo pronto el vocero de esos grupos, el doctor José Manuel Mireles Valverde, dijo que no están dispuestos a deponer las armas porque quedarían expuestos otra vez a la violencia de los cárteles.

Se quejó de que ahora hay una especie de persecución enfermiza contra las autodefensas sobre las que han recaído diversas detenciones, comenzando por la de Hipólito Mora, dirigente de las autodefensas de La Ruana, a quien aprehendieron y encarcelaron acusado de crímenes que no cometió, basándose para ello las autoridades de procuración de justicia en señalamientos de enemigos del dirigente que sigue encarcelado. Otra de esas detenciones arbitrarias acaba de darse contra una veintena de miembros de una de las autodefensas, acusados de supuestamente haber participado en el asesinato de un edil. Piden que sean liberados, al igual que a Enrique Hernández, dirigente de las autodefensas de Yurécuaro, Michoacán -a quien las autoridades señalan como presunto autor intelectual del asesinato del presidente municipal de Tanhuato, Gustavo Garibay-, quien afirman que fue torturado para que confesara su presunta autoría. Hay rumores que otro miembro pudo haber muerto por la tortura a la que fue sometido para obligarlo a confesarse culpable. ¿Eso es hacer prevalecer el estado de derecho?

Ante ello, y después de que el pasado domingo comenzó de hecho la operación desarme por parte de efectivos de la Marina-Armada de México, el pasado martes el doctor Mireles Valverde encabezó un mitin en la glorieta de Cuatro Caminos, donde las autodefensas de Michoacán se manifestaron contra el desarme anunciado por el gobierno federal. Organizaron una caravana motorizada que avanzó más de 20 kilómetros de Apatzingán a Nueva Italia. Mireles declaró que el gobierno federal pretende desarmar a las guardias comunitarias como si fueran enemigos. En el mismo sentido, hoy habrá una marcha en el DF, en apoyo a las guardias comunitarias, la cual está programada a las 4 de la tarde del Ángel de la Independencia a las instalaciones de la Secretaría de Gobernación. Esa reacción de las autodefensas empieza a preocupar en esta dependencia y en la casa presidencial. ¿Por qué?

Porque las autodefensas fueron capaces de armarse ante la negligencia, omisión y valemadrismo del gobierno de Fausto Vallejo que nunca fue capaz de salir en defensa de la población civil acosada por los Caballeros Templarios y por lo los resabios que quedaron de La Familia Michoacana. Lo mismo sucedió con el nuevo gobierno federal encabezado por Peña Nieto, que desatendió las llamadas de auxilio de la población michoacana durante todo 2013 por andar concentrado en empujar las reformas que envió en paquete al Congreso. Ni Vallejo ni quien lo sucedió temporalmente en el mando del gobierno, Jesús Reyna, fueron capaces de mover un dedo para detener el avance de los cárteles que tenían sometidas a decenas de comunidades michoacanas, ya que al decir de las propias autodefensas, Reyna estaba vinculado con los Templarios, comenzando porque las esposas de éste y de Servando Gómez alias ‘La Tuta’, son hermanas; había pues un vínculo familiar ya que uno y otro son concuños.

No es creíble que el veterano gobernador priísta ignoraba los vínculos familiares de Reyna con ‘La Tuta’ desde que lo nombró subsecretario de gobierno, ni sus reuniones con él e incluso con Nazario Moreno alias ‘El Chayo’, cuando Reyna aspiró a la gubernatura del estado en 2007, siendo el ganador entonces el perredista Leonel Godoy Rangel. De hecho se sabe que el ex secretario de gobierno, ahora arraigado por sus vínculos con el crimen organizado, mantuvo buenas relaciones, no solo con Godoy, sino con su antecesor en la gubernatura, el también perredista Lázaro Cárdenas Batel. ¿Las indagatorias llegarán hasta ellos? Porque el titular de Gobernación dijo que las investigaciones irían tope con quien tope y que esta vez no será otro ‘michoacanazo’ como en el sexenio pasado. Otro que fue detenido y declara en la SEIDO es el ex diputado priísta José Trinidad Martínez Pasalagua, por presuntos vínculos con los Templarios.

Por lo pronto, lo que nadie descarta es que la sangre podría comenzar a correr por las comunidades michoacanas, si las autodefensas impiden ser desarmadas y los efectivos militares y navales proceden a cumplir la orden de desarme. Esa frase de “cueste lo que cueste” y “sin importar lo que se tenga que hacer para hacer prevalecer el estado de derecho”, para algunos parecen de un régimen autoritario, mientras que para otros es prueba de que ha habido más pragmatismo del gobierno peñanietista que un plan estratégico diseñado formalmente. ¿O sí se tiene y no ha querido ser aplicado? Como sea, el asunto no deja de ser preocupante para los michoacanos y para todos los mexicanos. Y habrá que ver si Castillo Cervantes aguanta la presión.

 

Comentarios desactivados en ¿De veras “cueste lo que cueste”?

Archivado bajo ¿De veras cueste lo que cueste?

Turbio ambiente en Michoacán

PAULINO CÁRDENAS

El gobierno federal tiene otro problema en Michoacán. Se trata de la orden que dio, nuevamente, de desarmar, ahora sí, a los grupos de autodefensa. Al principio del año esa había sido la intención, pero un enfrentamiento la primera noche de esa operación que dejó tres muertos, motivó que esa orden quedara sin efecto. Ahora nuevamente se busca desarmar a las autodefensas, lo que le da la razón a la panista Luisa María Calderón de que a esas guardias civiles armadas -armadas por necesidad de supervivencia-, el gobierno las agarró de ‘sabuesos’ para saber en dónde se ocultaban los criminales del cártel que por años dominó decenas de municipios e incluso obtener detalles de cómo operaban. Cuando ya no les sirvieron, los desecharon. Ahora van contra ellos. Esa ‘estrategia’ de prueba y error demuestra que el gobierno federal sigue dando tumbos para combatir la violencia y la inseguridad en Michoacán. La máxima hazaña fue haber matado al ‘Chayo’ Nazario Moreno. Pero eso no ha amainado las cosas. Y paralelo a ello hay temor entre varios alcaldes por lo que le sucedió a Jesús Reyna. Muchos voltean a ver también a Fausto Vallejo.

La percepción, hacia dentro y hacia fuera del país, de lo que ha sucedido en ese estado, es que no hay gobernabilidad, ni aún con el refuerzo que el presidente Enrique Peña Nieto ordenó ponerle al gobernador Fausto Vallejo, un Comisionado para la Seguridad y el Desarrollo integral en la persona de Alfredo Castillo Cervantes, ex procurador del estado de México, ex subprocurador en la PGR y ex titular de la Profeco. Es quien le dice a Vallejo lo que tiene que hacer y lo que no. Incluso le ordenó que nombrara a algunos de sus colaboradores en su gabinete. Por esos tumbos que ha venido dando el gobierno federal sin que se vean resultados concretos, es que las autodefensas, además de oponerse al desarme ordenado por el gobierno federal, quieren que Peña Nieto quite de comisionado a Castillo Cervantes. Si no lo remueven, las autodefensas lo tendrán en la mira. Lo traerán finto. Preguntarán si no le van a hacer nada por haberse reunido aquel 5 de febrero con ‘El Abuelo’, Juan José Farías.

Su designación como comisionado fue parte del apuro y preocupación del jefe del Ejecutivo federal, de querer solucionar cuanto antes los problemas de inseguridad y violencia en esa entidad, ya que esos dos flagelos, junto con las violaciones a los derechos humanos y los crímenes de lesa humanidad que ha venido cometiendo el cártel templario -y otros según empieza a trascender-, tiene preocupado a Enrique Peña Nieto y con toda razón, ya que son hechos que dañan la imagen no solo de Michoacán sino de México, ahora que su gobierno está en vísperas de abrirle las puertas a los emporios petroleros para que vengan a explorar, explotar y comercializar los hidrocarburos de nuestro país, una vez aprobadas las leyes complementarias de la reforma energética.

Para colmo del gobernador priísta, el pasado viernes recibió una llamada del procurador General de la República, Jesús Murillo Karam en Palacio de Gobierno, para decirle que quería hablar con Jesús Reyna, al tiempo que dos agentes se apersonaron en sus las oficinas del mandatario michoacano, quienes luego de colgar el teléfono rojo condujeron a la ciudad de México al secretario de gobierno, para ser ‘presentado’ en la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO). Fue detenido, pues. Fue hasta el pasado lunes cuando el titular de la PGR dijo que una de las causas por las que había sido aprehendido Reyna fue porque se había reunido con Servando Gómez, alias ‘La Tuta’, dirigente del cártel de los Caballeros Templarios. Esa relación de Reyna con dirigentes templarios venía siendo denunciada desde hacía tiempo, pero nadie la atendió.

Incluso se habla de que el ex secretario de gobierno se habría reunido también con Nazario Moreno, alias ‘El Chayo’, desde que quiso ser gobernador por el PRI en 2007. Vallejo declaró que lo había ‘sorprendido’ esa detención. Aunque el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, dijo que en contra del gobernador no había investigación alguna, se cree que al final sí tendrá que ser llamado a declarar, ya que no es creíble que no supiera en los pasos que andaba su segundo de abordo. Incluso el titular de la Segob dijo que el ex funcionario se había resistido a colaborar con el gobierno federal en su lucha contra la criminalidad organizada, cuando fue gobernador interino durante los seis meses que estuvo ausente Fausto Vallejo, se supone que por un trasplante de hígado que le hicieron en un hospital de Estados Unidos.

El caso es que en Michoacán, lejos de amainar la tempestad en la que ha estado envuelta esa entidad desde hace años, las cosas tienden a tensarse. Más ahora que las Fuerzas Armadas destacadas en ese estado tienen la orden de desarmar a los grupos de autodefensa. Al respecto, el doctor José Manuel Mireles, quien ahora se presenta vocero único de las autodefensas michoacanas, declaró en una entrevista para Radio Fórmula: “No nos vamos a desarmar, que quede bien claro; nosotros vamos deponer las armas cuando el gobierno federal y el del estado haya terminado el trabajo de limpiar el estado de Michoacán de criminales”. Dijo que no acaba de anunciar el gobierno federal lo del desarme, cuando empezaron a rondar por varias comunidades michoacanas grupos de hombres encapuchados y armados, que eran, dijo, no solo del cártel de los Templarios, sino de Los Zetas y del cártel del Golfo. Señaló que “no es posible que el mismo Gobierno nos quiera desarmar para darles acceso a los otros cárteles”. Y ayer remató: ¿Ahora hay que cuidarse, pero del gobierno federal”.

Reveló también que algunos miembros de las autodefensas están pidiéndole al gobierno federal la destitución de Alfredo Castillo como comisionado. Afirmó que la existencia de esos grupos criminales, comprueba que no se han cumplido totalmente los compromisos de las autoridades mexicanas para reducir la inseguridad en la región, y que hasta entonces no depondrán las armas. Reiteró que algunos miembros de las autodefensas están pidiéndole al gobierno federal la destitución del comisionado. Queda claro pues, que la violencia e inseguridad en Michoacán está lejos de comenzar a revertirse. Las cosas en esa entidad siguen enturbiándose más. Y lo peor es que pueden empeorar. ¿Qué va a pasar si las autodefensas se resisten a ser desarmadas? ¿Comenzaría una guerra entre civiles armados y tropas militares, mientras los cárteles se despachan con la cuchara grande?

 

Comentarios desactivados en Turbio ambiente en Michoacán

Archivado bajo Turbio ambiente en Michoacán

Narcoviolencia y megapetroleras

PAULINO CÁRDENAS

La violencia y los crímenes que siguen sucediendo en el país vinculados a los cárteles de la droga y a las mafias del crimen organizado, es una seria preocupación para la administración peñanietista con respecto a los emporios petroleros extranjeros que están por asentarse en México o que ya han empezado a hacerlo. De ahí que después de no hacer caso durante más de un año de lo que venía sucediendo en Michoacán desde el sexenio de Felipe Calderón, el presidente Peña Nieto optó por ordenarle al secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, entrarle al toro por los cuernos y asistir a un gobierno que no daba una, porque el mandatario Fausto Vallejo había sido rebasado por los problemas cada vez más intrincados, derivados del avance del cártel de los Templarios y otros grupos delictivos que tenían y siguen teniendo sometidas a muchas comunidades michoacanas, lo que estaba por poner peligrosamente en riesgo la gobernabilidad en ese estado.

Y para efectos de lo que viene en materia petrolera, la imagen negativa de Michoacán estaba siendo una apuesta demasiado riesgosa, ya que la imagen de lo que venía sucediendo de años atrás en la entidad, le había dado la vuelta al mundo varias veces. Cierto que no solo Michoacán padece ese problema de dominio de los cárteles de la droga. Siguen vivos casos similares en Baja California, Baja California Sur, Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Sinaloa, Durango, Zacatecas, San Luis Potosí, Veracruz, Nayarit, Jalisco, Colima, Aguascalientes, Estado de México, Morelos, Guerrero, Oaxaca, Chiapas y Quintana Roo. También el Distrito Federal tiene lo suyo, pese a que se insiste en que la capital del país está ‘limpia’ de ese azote. Sin embargo, Michoacán ha sido de lo más notable en materia de violencia, abusos y sangre derramada de gente inocente por parte de los cárteles de los templarios y otros grupos delictivos.

Por ello Peña Nieto quitó a su amigo Alfredo Castillo de la Profeco y lo mandó de comisionado plenipotenciario a esa entidad federativa, quien a decir verdad ha hecho lo que ha podido frente a la enorme complejidad del problema delictivo, social y económico que vive esa entidad, que como en otras, culpa en gran parte es de sus gobernantes que se han visto rebasados por la furia de los grupos delictivos que han impuesto su ley en muchas comunidades y municipios michoacanos sin que las fuerzas gubernamentales armadas los haya podido detener. En el caso michoacano, por esos factores de ineficiencia, ineficacia y valemadrismo gubernamental, es que fueron surgiendo los grupos de autodefensa en ese estado, los cuales han proliferado de un año a la fecha.

Ante ese panorama, Castillo Cervantes ha tenido que actuar a como dios le ha dado a entender, a veces de manera extraña por decir lo menos, como fue el  caso de haberse reunido con Juan José Farías alias ‘El Abuelo’ quien tiene antecedentes criminales, o haber detenido a Hipólito Mora sin más pruebas que los dichos de sus enemigos, pese a ser uno de los dirigentes más visibles de las autodefensas de La Ruana que se había sumado de buena fe a los propósitos del gobierno federal. La reunión que tuvo Castillo el pasado 5 de febrero con ‘El Abuelo’ desató una serie de críticas contra él, y cuando se le preguntó al funcionario por qué se había reunido a solas con el ex templario en una bodega de un paraje de Tepalcatepec, dijo que no sabía de quién se trataba, cosa que nadie le creyó.

El comisionado se había reunido ese día con ganaderos y dirigentes de autodefensas. Pero con Farías pareció una reunión ‘en lo oscurito’ como para buscar un pacto de no agresión con grupos delincuenciales, usándolo como intermediario. La reunión con Juan José Farías fue una casualidad, no fue una reunión ‘en lo oscurito’, afirmó. Lo que ha estado sucediendo en Michoacán con el comisionado plenipotenciario a algunos les parece de locos. Empezando porque en lugar de ir tras las cabezas principales de los templarios y otros cárteles, el gobierno federal dio la orden de ir contra los que se tienen que defenderse por sí mismos por las omisión y colusión del gobierno estatal con las mafias y porque el actual gobierno federal se hizo como que la virgen le hablaba durante más de un año, lo cual no tiene lógica.

En realidad lo que obligó a actuar al gobierno de Peña Nieto fue la presión derivada de la reforma energética, que implica la inminente llegada de las grandes empresas petroleras que vendrán a extraer hidrocarburos bajo nuevas reglas de juego que ya les  permite la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. La actuación de Castillo Cervantes ha estado preñada de actitudes que no corresponden a una gente con su supuesta experiencia de ex procurador. Se ha dejado llevar más por los chismes y diretes de la gente, que por los hechos. Caso concreto es el de Hipólito Mora, a quien le endilgaron la complicidad en dos crímenes y le encaramaron 35 acusaciones proveniente de gente de muy dudosa honorabilidad.

En una reciente entrevista para la radio señaló que había rumores de que los ‘iniciados’ templarios, realizaban sacrificios humanos, cuyo corazón se tenían que comer, obligados por ‘El Chayo’, como prueba de lealtad a esa agrupación. Dijo que un criminal recién detenido, Manuel Plancarte Gaspar -sobrino de  Enrique ‘Kike’ Plancarte, uno de los principales líderes de los templarios-, había confesado esa condición de antropofagia para los iniciados templarios que les imponía ‘el más loco’, mientras Plancarte Gaspar y otros, se encargaba de secuestrar niños y extraerles sus órganos para ser vendidos. Es decir que a Castillo Cervantes lo convencen más los dichos de gente de dudosa reputación, que los hechos. Toda esa prisa es por el apuro que hay de las megapetroleras que vienen.

Si el presidente Peña Nieto quisiera resolver de manera integral el gran problema global de la criminalidad en México que heredó de la ineficaz guerra contra el narcotráfico de Felipe Calderón -que dejó un saldo de más 80 mil muertos aunque algunos hablan que pudieron ser de más de 150 mil-, entonces tendría que enviar un comisionado a cada una de las 24 entidades señaladas por la PGR en el mapa de la criminalidad que hay en el país para someter a los nuevos 80 cárteles surgidos durante el sexenio pasado, incluido el Distrito Federal. De manera que México se convertiría, metafóricamente hablando, en una Nación de Castillos, con todo y los bemoles del comisionado. Ojalá esa fuera la solución.

Comentarios desactivados en Narcoviolencia y megapetroleras

Archivado bajo Narcoviolencia y megapetroleras

Puede haber reacción violenta

PAULINO CÁRDENAS

Pese a que un grupo de unas veinte personas afines al grupo que encabezaba Hipólito Mora Chávez -detenido el martes por la Procuraduría General de Michoacán por presunta culpabilidad  e incluso la sospecha de haber sido el autor intelectual de los crímenes cometidos el pasado 8 de marzo  contra  Rafael Sánchez Moreno alias ‘El Pollo’ jefe de otro grupo similar también de La Ruana, y José Luis Torres Castañeda de quien se dice era colaborador de la senadora perredista Iris Vianey Mendoza y quienes aparecieron calcinados en una camioneta-, decidió entregar sus armas al Ejército en el rancho Los Palmares en la comunidad de La Ruana, municipio de Buenavista Tomatlán, continúa la tensión y el temor de que haya una reacción violenta por parte de los seguidores del ex líder del grupo de autodefensa más relevante de esa comunidad aprehendido en ese municipio.

Incluso el comisionado plenipotenciario para la Seguridad y el Desarrollo Integral de Michoacán, Alfredo Castillo Cervantes, declaró que hay indicios ‘muy importantes’ de que Hipólito, con quien se reunió varias veces igual que con otros lideres de autodefensas dizque para que les ayudaran a acotar al cártel de los Templarios,  pudo tener conocimiento de los crímenes y más aún, que incluso haya dado su consentimiento para cometerlos “o dado la instrucción” para realizarlos, con lo que se convierte en virtual autor intelectual de los asesinatos. Por lo pronto, el grupo comandado por Hipólito Mora, nombró a un jefe y dos auxiliares; en tanto, la Policía Federal fijó plazo para que se desarmen los comunitarios, siendo los primeros una veintena de seguidores de Mora Chávez.

Los grupos de autodefensa nombraron a tres líderes interinos. Como jefe fue designado Jesús Gutiérrez Torres y como auxiliares José Antonio Cabrera Domínguez y Samuel Gómez Bastida. Pese a que un pequeño grupo accedió a dejar sus armas en manos del Ejército y abandonar el rancho Los Palmares, otros se resisten a hacerlo. Ante esa negativa, la Policía Federal les dio un ultimátum de 48 horas para que los civiles aún resguardados en el rancho entreguen las armas y salgan del predio. Los guardias comunitarios aseguraron que si dejan las armas, serán un blanco fácil para el grupo que encabeza Luis Antonio Torres, alias ‘Simón El Americano’, por lo que temen por sus vidas y se niegan a ser desarmados.

Con este último, Hipólito Mora venía teniendo una serie de discrepancias porque dijo que quería asumir el liderazgo de las autodefensas de La Ruana, pero que él no lo aceptaría porque sabe de los vínculos de ‘El Americano’ con los Templarios, quien también tiene cientos de civiles armados como sus seguidores. El plazo para el desarme y retiro del rancho por parte de los seguidores de Mora, vence hoy a las 18:00 horas, como parte de los acuerdos que el comisionado Alfredo Castillo, habría logrado ayer, tras sostener diversas reuniones por separado, tanto con Luis Antonio Torres “El Americano”, como con su tocayo Luis Torres, hijo de uno de los autodefensas asesinados y según se dice colaborador cercano de la senadora Iris Vianey Mendoza.

Como se sabe, ella acaba de regresar al Senado después de solicitar una licencia de 30 días para que la PGR la investigara por presuntos vínculos con la delincuencia organizada. Todo porque apareció en una foto con Melissa Plancarte, hija de uno de los líderes de los Caballeros Templarios. Tras la difusión de esa foto, la senadora negó cualquier relación con la cantante y aseguró que era una fiesta como muchas en las que Plancarte había participado en Michoacán. La senadora por Michoacán decidió entonces solicitar una licencia y pedir al Senado la presentación de una denuncia de hechos ante la Procuraduría General de la República para que se le investigara. Salió limpia y regresó al Senado de la República.

Volviendo al tema, de acuerdo con algunas versiones, a Sánchez ‘El Pollo’ Moreno lo habían visto viajar en la camioneta Frontier  junto con Nino Torres, padre de quien fue identificado como José Luis Torres, quien poco después fue hallado calcinado en la referida camioneta junto a ‘El Pollo’, quien, se dice, había participado en una reunión que el comisionado federal. Igualmente Alfredo Castillo sostuvo una reunión privada el pasado 5 de febrero en Tepalcatepec con Juan José Farías, alias ‘El Abuelo’, a quien la PGR lo acusa de tener vínculos con el narco y el crimen organizado, primero con el Cártel de los Valencia, después con Zhenli Ye Gon y también con Rubén o Nemesio Oseguera Cervantes alias ‘El Mencho’, capo del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) a cuyo hijo detuvieron hace poco.

Eso a Castillo Cervantes le valió varias críticas porque se vio como que venía sosteniendo reuniones en privado con varios lideres de autodefensa, para lograr un pacto de no agresión. Ahora, con el caso de la detención de Hipólito Mora, mucho de la confianza que había ganado entre los líderes de los grupos de autodefensa el comisionado para la Seguridad y el Desarrollo Integral de Michoacán, ha empezado a perderse. Algunos grupos incluso hablan de traición, pese a que muchos de ellos han tenido que ver antes de ser comunitarios civiles, con el cártel de los Templarios y otros que han pasado por Michoacán. Como sea, el caso es que hay tensión en La Ruana por el asunto de la detención de Hipólito Mora. La Procuraduría General del estado de Michoacán realizó la mencionada detención, después de recibir diversos testimonios sobre la presunta participación de Mora y sus allegados, en el doble homicidio.

Hipólito Mora y el otro líder de autodefensas, Antonio Torres apodado ‘Simón el Americano’, habían tenido fuertes discusiones, primero privadas y luego públicas, sobre el desarme de sus grupos y si había que acceder a lo que proponía el gobierno federal. Hipólito  acusó a ‘’El Americano’ de ser parte de las bandas criminales que actúan bajo las órdenes de los Caballeros Templarios. Cuando estaban en plenos dimes y diretes, fue cuando vino la orden de aprehensión contra Mora, lo que sorprendió y ha molestado sobremanera a muchos de sus seguidores. Habría que ver si no hay reacciones violentas por esa detención. Hoy por la tarde podría empezarse a verse si las cosas se calman o de plano de agravan.

Comentarios desactivados en Puede haber reacción violenta

Archivado bajo Puede haber reacción violenta

¿Quién sigue después del Chapo?

PAULINO CÁRDENAS  

¿Qué sigue después de haber sido detenido el Chapo Guzmán? ¿De veras irán ahora contra los capos que faltan, empezando por los socios del líder del cártel de Sinaloa, Ismael ‘El Mayo’ Zambada y Juan José Esparragoza Moreno, alias ‘El Azul’, un capo este último de bajo perfil y con amplia capacidad para negociar conflictos entre organizaciones rivales, quien fue una pieza clave para proteger a Guzmán Loera después de su fuga en enero de 2001? Incluso al ‘Azul’ se le atribuye la idea de formar La Federación de Narcotraficantes que habría quedado integrada entre 2002 y 2003, por varios cárteles de México y de otros países; se da por hecho que esa Federación ha sido la encargada de que el cártel del Pacífico como es conocido en EU el cártel de Sinaloa, tenga alianzas con capos de al menos 23 naciones para sus actividades de trasiego de drogas, en especial las anfetaminas con la que se produce la droga llamada cristal azul de alto consumo mundial y que le ha dejado ganancias multimillonarias a Guzmán Loera y sus socios.

Y si las autoridades mexicanas fueron capaces de detener al capo más buscado del mundo con la ayuda de la DEA –de quien ya reclaman su extradición en EU porque dicen que allá el ‘Chapo’ no escapará–, entonces el turno para su captura sería del capo guerrerense que encabeza al cártel de los Caballeros Templarios en Michoacán, Servando Gómez Martínez alias ‘La Tuta’, quien estaría resguardándose en algún lugar de su tierra natal. Siendo profesor decidió pasarse a las filas de la delincuencia organizada. Junto con Nazario Moreno González, ‘El Chayo’ y José de Jesús Méndez Vargas, ‘El Chango Méndez’, ‘La Tuta’ fue creador del cártel de la Familia Michoacana, organización considerada de las más criminales en México. Por desavenencias con la cúpula de La Familia, se separó de ese cártel para formar el cártel de los Caballeros Templarios. ‘La Tuta’ ha sido señalado como promotor financiero de políticos en Michoacán.

Un ex cómplice convertido en testigo protegido bajo el seudónimo de ‘Carlos’, reveló cómo Servando Gómez Martínez, a través de su hermano Luis Felipe, apoyó la campaña de Jairo Rivas Páramo alias ‘El Jairo’, para ocupar el cargo de alcalde en el municipio de Arteaga, su tierra natal y población en la cual logró ejercer un control absoluto sobre autoridades y policías. Lo mismo se habla de otras gentes que han llegado a escalar en la política michoacana. Igual que la Familia Michoacana, los Templarios son de las organizaciones criminales más peligrosas que operan en México, cuyos principales cabezas incluso se jactan de haber sacado de Michoacán a Los Zetas.  Con acciones asociadas al empleo del terror y la violencia los Caballeros Templarios han logrado penetrar en zonas cada vez amplias de Michoacán, Guerrero, Guanajuato, Hidalgo, estado de México e incluso el Distrito Federal.

La semana anterior, cuando trascendió a los medios la noticia de que la Marina andaba tras ‘El Chapo’ Guzmán e Ismael ‘El Mayo’ Zambada en Sinaloa, Tijuana y la sierra de Durango, operación que ese momento no logró su cometido, el comisionado para la Seguridad y el Desarrollo Integral de Michoacán, Alfredo Castillo, dijo que Servando Gómez, alias “La Tuta”, sería capturado, así como el resto de los cabecillas identificados del grupo delictivo de los Templarios que opera en la entidad. Dijo que su detención sería “la cereza en el pastel del operativo que inició hace poco más de un mes”.
 Reiteró que de acuerdo con la información de inteligencia, Servando Gómez se encuentra oculto y minado en su actuar. Se ha sabido que ‘La Tuta’ se halla refugiado en algún lugar de Guerrero de donde es oriundo. Y como si algo ya supiera el comisionado, declaró: “Sin embargo, la detención física de él y otras personas para que respondan ante la justicia no debe ser la única bandera de aliento por parte de la sociedad”.

Señaló que las fuerzas armadas y el CISEN han venido realizando un trabajo de inteligencia que les ha permitido poner a disposición del Ministerio Público a 532 presuntos responsables de algún delito, 227 de ellos relacionados con el fuero federal, además de que ya fueron aprehendidos los líderes templarios Jesús Vázquez Macías y Dionisio Loya Plancarte, alias ‘El Tío’, quien fue atrapado escondido en un clóset a finales de enero. Todo parecía ir muy bien en el encargo que le dio el presidente Peña Nieto a su amigo Alfredo Castillo, hasta que por algunas malas artes, en una de las reuniones de las que ha venido sosteniendo con los grupos de autodefensa, el pasado 5 de febrero tuvo un encuentro a solas con  Juan José Farías, alias “El Abuelo”, presunto líder del cártel del Milenio.

Castillo Cervantes dijo que no sabía quién era, en tanto que el propio secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio, declaró que de los dimes y diretes que desató ese encuentro con el que en evidencia al exhibir al funcionario con imágenes videograbadas como que estaría tratando de negociar en ‘lo oscurito’ una tregua con el narco, como parte de la difícil misión que le encomendó su amigo y jefe, el presidente de México, Enrique Peña Nieto. Obvio que alguien, o todo un grupo dentro del gabinete, quiere que el comisionado se vea mal ante la opinión pública. Lo cierto es que, pese a las aclaraciones de Osorio y del propio  Castillo de que la cosa no fue como fue, a éste lo ‘chamaquearon’. La intención era exhibirlo.

Por eso el titular de la Segob, Osorio Chong, le fue a expresar públicamente al comisionado plenipotenciario todo el respaldo del Gobierno federal a Castillo, luego de que el encuentro aparentemente fortuito que tuvo con un ex delincuente, motivó un escándalo mediático. Y la semana pasada, sobre ese mismo tema, el titular de la PGR, Jesús Murillo Karam, reveló que existe orden de aprehensión en  contra del ‘Abuelo’ desde el 20 de enero pasado. Se le acusa de delincuencia organizada, lavado de dinero y narcotráfico. Y a pesar de que un juez de Toluca se negó a ordenar su captura, el procurador General de la República declaró que la dependencia a su cargo apeló a esa resolución que el Sexto Tribunal Unitario del Segundo Circuito del estado de México deberá revisar hoy. Esto evidencia que no hay coordinación entre la PGR y el comisionado en Michoacán; peor aun, lo que resulta obvio es que hay serias diferencias entre ambos funcionarios.

 

Comentarios desactivados en ¿Quién sigue después del Chapo?

Archivado bajo ¿Quién sigue después del Chapo?

Michoacán; aflora factor religioso

PAULINO CÁRDENAS

En el caso Michoacán, México podría acabar viendo un enfrentamiento entre al menos dos grupos que tienen muy arraigada su fe religiosa. El movimiento civil anticrimen de autodefensas está cobrando un peligroso sesgo, ya que algunos de los comunitarios que se han reunido con el comisionado Alfredo Castillo, ahora portan camisetas blancas donde en color azul oscuro destaca en la parte posterior una cruz y al frente la palabra ‘CCRISTOS’ (sic), mientras que los Templarios tienen su propia vestimenta que utilizan en ceremonias de iniciación esotérica basado en un código con elementos místicos de la época de Las Cruzadas, cuyos principales símbolos son una cruz escarlata y una enorme espada de acero templado. Esa lucha entre las autodefensas y el cártel de los Caballeros Templarios, en la que empieza a aflorar el sesgo religioso, podría desembocar en algo insospechado.

Ante ello el Gobierno federal está quedando en medio; aunque no propiciando, un tanto soslayando el hecho al hacer como que no se da cuenta que ese tipo de rivalidades entre grupos que profesan su propia creencia en la fe cristiana, podría desembocar en una lucha de castas religiosas con tronco común, con el pretexto de unos defenderse de las vejaciones de los grupos criminales y estos de no cejar en su intento de recuperar los bastiones perdidos ante la llegada de las fuerzas federales a los municipios más conflictivos michoacanos. Aunque por otras causas y razones ese potencial peligro de que esa guerra se convierta en una lucha religiosa, hace recordar lo que sucedió en México entre 1926 y 1929 con los ‘cristeros’ y un gobierno ultra liberal que buscaba cobrarle impuestos a la Iglesia, recuperar tierras y propiedades que poseía la mitra como pago de diezmos de algunos fieles y dejar en claro que la educación en México debía ser laica.

Aquella lucha dejó mucha sangre derramada en diversos estados de la República, entre ellos Michoacán. No faltará quien ahora quiera romper ese fino hilo para que inicie una guerra intestina entre michoacanos, que tienen muy arraigadas sus creencias religiosas. La mecha puede encenderse en cualquier momento y con el pasto tan seco como está en esa entidad federativa, puede desembocar en algo más que una lucha de autodefensa civil contra los cárteles de la droga. Para colmo, ayer domingo, en la Catedral Metropolitana de la ciudad de México, después de la misa principal fue proyectado el cortometraje ‘Hermano narco 2’, cuyo mensaje conlleva a pedirle a los fieles de la Iglesia católica que perdone a los asesinos a sueldo que trabajan para los capos de la droga y del crimen organizado. Es el segundo documental que lleva la misma intención. ¿De qué se trata?

Por otra parte, siguen corriendo versiones que los Caballeros Templarios estarían por emprender una serie de embestidas con la ayuda de sicarios pertenecientes al Cártel del Golfo que ya se habrían desplazado desde Tamaulipas hasta Michoacán para reforzarlos, y que estarían apostados en diversos puntos estratégicos de Tierra Caliente, planeando tácticas con la intención de recuperar varios de los bastiones que les han sido arrebatados por las fuerzas gubernamentales armadas en las últimas semanas en diversos municipios de esa entidad, en la que el jefe del Ejecutivo federal tiene toda la intención de que las cosas se aquieten, la violencia disminuya y se inicie un ambicioso programa de ayuda multidisciplinaria que beneficie la economía del estado en su conjunto y la de sus habitantes, que incluye el reforzamiento de la seguridad, políticas de desarrollo integral y programas sociales de educación, culturales y deportivos.

Por lo pronto el gobierno peñanietista como que empieza a padecer el ‘síndrome García Luna’, de aprovechar a los medios para presentar cada noche en vivo y a todo color todo un show para la televisión, el tema de las autodefensas y la labor de convencimiento que viene realizando Gobernación para que los colectivos comunitarios civiles se sumen a la propuesta del gobierno federal de desarme de las autodefensas. En horario triple A se ve hasta el chacoteo que se trae el vicario de la Diócesis de Apatzingán,  Gregorio López, a quien le encanta el protagonismo, y en una escena se le ve colocándose un chaleco antibalas expresando al ponérselo: ‘!Vamos a la guerra¡’, mientras los comunitarios le celebraban la vestimenta al padre.

Es el mismo sacerdote que ha pregonado que está bajo amenaza de muerte por parte del crimen organizado y que incluso dijo haber sido ‘salvado’ por las autodefensas hace no mucho, de morir en un escarceo a tiros entre civiles armados y una célula criminal. Está convencido de que con el respaldado de la fe católica, los colectivos de autodefensa podrán salir triunfantes en su misión de defenderse y defender a los suyos, con el apoyo de las fuerzas militares y los policías federales, del crimen organizado y los sicarios al servicio de los capos de la droga que desde hace tiempo han tenido sojuzgados a miles de michoacanos.

Se dice que la palabra CCRISTOS que se lee en las camisetas blancas que comenzaron a usar algunos grupos comunitarios, corresponden a las iniciales de una organización no gubernamental; pero resulta obvio que es una deliberada contraposición visual a la cruz escarlata que utilizan en su vestimenta ceremonial los Templarios, cuyo símbolo bélico son la mencionada cruz y una espada de acero templado como la que usaban los caballeros de la Edad Media en la época de Las Cruzadas para defender el Santo Grial. El factor religioso ha estado siempre presente en Michoacán. Solo hay que recordar lo que sucedió con una escuela y un kínder en la Nueva Jerusalén, que fue quemada ‘por designios de dios’.

Fue en julio de 2012 el hecho que le dio la vuelta al mundo, cuando fanáticos católicos, adoradores de la Virgen del Rosario, en el municipio de Turicato, Michoacán, de la comunidad Nueva Jerusalén, también conocida como la Ermita, quemaron una escuela primaria y un kínder gritando que ‘la educación es el diablo’. Con picos y marros derribaron el inmueble señalando que era por una supuesta ‘orden celestial’. Pues ese tipo de cosas es en lo que puede desembocar la rivalidad religiosa entre las autodefensas y los Templarios. Habrá, pues, que ponerle mucha atención a ese factor que complicaría mucho más las cosas en Michoacán para el gobierno federal que, ahora sí, busca la paz en ese estado por la conveniencia de que México no tenga tan mala imagen en cuanto a inseguridad, ya que la llegada de capitales y emporios petroleros y la apertura a inversiones extranjeras en materia energética está comenzando.

Comentarios desactivados en Michoacán; aflora factor religioso

Archivado bajo Michoacán; aflora factor religioso

Apoyo obligado a Castillo

 PAULINO CÁRDENAS  

Corre la versión de que como respuesta ante la orden del jefe del Ejecutivo federal de ir en auxilio de Michoacán con todo, comandos del Cártel del Golfo estarían llegando a esa entidad a reforzar a los Caballeros Templarios, lo cual vendría a echar por la borda el tejido fino a favor de esa entidad y sus habitantes. En medio de esa versión no confirmada oficialmente, pero que ha encendido los focos de alarma entre las fuerzas castrenses destacadas en la entidad, se están dando visos de desorden en el equipo de primer nivel del presidente Enrique Peña Nieto. Hay evidencias de ciertas diferencias que no están acordes con sus instrucciones y que entre otras cosas atañen al comisionado para la Seguridad y el Desarrollo Integral de Michoacán, Alfredo Castillo Cervantes.

Por ello el titular de la Segob, Miguel Ángel Osorio Chong, le fue a expresar públicamente al comisionado plenipotenciario todo el respaldo del gobierno federal, luego de que el encuentro aparentemente fortuito que tuvo con un ex delincuente, motivó un escándalo mediático. Cuando se le preguntó sobre la reunión de Castillo con las autodefensas, en la que sostuvo un encuentro a solas con el ex presidiario Juan José Farías alias “El Abuelo”, el secretario puntualizó: “No hay ningún tipo de circunstancia; al contrario, ha sido perfectamente aclarado el tema del que se ha hablado”. Subrayó que Castillo Cervantes cuenta con todo el respaldo del gobierno federal: “Es nuestro representante”, dijo.

Nadie sabe por qué la ‘inteligencia’ del gobierno federal no pudo prever anticipadamente y alertar a Castillo de que entre los representantes de los comunitarios con los que estuvo hablando el pasado 5 de febrero en Tepalcatepec, habían ‘colado’ al ex capo apodado ‘El Abuelo’ y hacer que lo atendiera en privado en una bodega, para luego exhibir al funcionario con imágenes videograbadas como que estaría tratando de negociar en ‘lo oscurito’ una tregua con el narco, como parte de la difícil misión que le encomendó su amigo y jefe, el presidente de México, Enrique Peña Nieto. Obvio que alguien, o todo un grupo dentro del gabinete, quiere que el comisionado se vea mal ante la opinión pública. Lo cierto es que, pese a las aclaraciones de Osorio y del propio  Castillo de que la cosa no fue como fue, a éste lo ‘chamaquearon’. La intención era exhibirlo.

Y eso para efectos de imagen pública por supuesto que habría enojado a Peña Nieto, dándose cuenta de paso de que hay una ‘mano negra’ –o varias–, que no quieren que tenga éxito el ex procurador del estado de México, ex subprocurador de la PGR y ex procurador Federal del Consumidor, en la delicada misión que le fue encomendada por el Presidente de la República, para quien después de un año de inacción, Michoacán comenzó a ser prioridad y ha ordenado inyectarle más de 45 mil millones en recursos para mejorar la imagen de ese estado, la cual ha dado la vuelta al mundo como una entidad atrapada por el narco. Eso naturalmente que afecta los planes de que vengan a México los suficientes capitales extranjeros y se establezcan en nuestro país los emporios petroleros mundiales con motivo de la reforma energética.

Pareciera que desde ahora comienzan a surgir las rivalidades entre el grupo mexiquense y el hidalguense que está junto al Presidente, y hay prisa por desacreditar a algunos y abrirle espacio a otros, con miras a colocar gente en posiciones estratégicas, con la mira puesta en el futuro. Eso parece. Y en política, decía el maestro don Jesús Reyes Heroles, lo que parece, es. Uno de los que parecen ser blanco de las envidias es Alfredo Castillo Cervantes, a quien le quisieron tender una trampa en la que ingenuamente cayó, por lo que de inmediato su amigo el Presidente ordenó al secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong,  saliera disparado a Michoacán a darle todo su apoyo.

Otro miembro del gabinete que salió raspado en su visita a la capital de Michoacán fue el secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffett. Ahí también ‘falló’ la ‘inteligencia’ del gobierno federal al no advertirle –aunque él no lo ignoraba– que los integrantes del magisterio disidente repudiarían su visita. Integrantes de la CNTE apedrearon el convoy en el que viajaba el titular de la SEP y su comitiva, cuando participaba en el Centro de Información Arte y Cultura perteneciente a la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo en Morelia. Los docentes intentaron ingresar al lugar para sabotear el evento y elementos de seguridad cerraron las principales puertas de acceso al lugar y entre empujones contuvieron a la turba.

Resulta obvio que algo está fallando, no se sabe si deliberadamente o no, en el equipo de ‘inteligencia’ del gobierno federal, omisión que está dejando al garete a gente del primer equipo del presidente Peña Nieto. ¿Hasta cuándo? ¿Hasta que suceda un hecho lamentable? Además, entre los altos mandos de diversas dependencias del gabinete de seguridad también hay diferencias de opinión. Mientras que el procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, dijo tener informes de que el crimen organizado es el que estaba armando a las autodefensas, el secretario ejecutivo y vocero del Sistema Nacional de Seguridad Pública, Monte Alejandro Rubido, señaló que no había vínculo entre uno y otros. ¿Quién dijo la verdad?

Todo ello se suma a las renuncias o despidos habidos en esta semana, como el de quien fuera director de la CFE, Francisco Rojas Gutiérrez, quien ocupó el cargo desde el 1 de diciembre de 2012. En su lugar llegará Enrique Ochoa Reza, quien era subsecretario de Hidrocarburos de la Secretaría de Energía. También se dio la salida de Pemex de Carlos Morales Gil, considerado el hombre fuerte después de los titulares que tuvo de jefes durante diez años que fue director general de Pemex Exploración y Producción. Esta renuncia fue de la mano con el anuncio de la Secretaría de la Función Pública, de inhabilitar a la empresa Oceanografía, proveedora de Pemex, cuyos presuntos propietarios son los hijos de Martha Sahagún de Fox.

Comentarios desactivados en Apoyo obligado a Castillo

Archivado bajo Apoyo obligado a Castillo

Gobierno michoacano, ¿infiltrado?

 PAULINO CÁRDENAS

Al decir de muchos que han quedado a expensas de las células criminales del  cártel de los Caballeros Templarios, hay gente vinculada estrechamente con esa agrupación criminal que nació en marzo de 2011 al desprenderse una facción importante del cártel de la Familia Michoacana para formar esa nueva organización que ha tenido bajo su yugo a miles de ciudadanos, familias enteras, trabajadores, comerciantes y empresarios, que han llevado a Michoacán a una grave crisis económica, social y de seguridad. De hecho el Gobierno federal investiga a funcionarios del gobierno local y de varios gobiernos municipales en donde hay sospechas claras de esa relación místico-religiosa-militar que están a favor del cártel de los Templarios. Esas personas infiltradas habrían hecho un juramento para apoyar desde dentro del gobierno a ese cártel que se creó inspirado en los Caballeros Templarios de la época de las Cruzadas.

Desde finales del sexenio de Vicente Fox la Familia Michoacana se creó para ir en contra de Los Zetas que empezaban a dominar territorio michoacano. Al escindirse la dirigencia de la Familia y formar el grupo de los Templarios, a la gente se le dijo, a través de un folleto titulado ‘código de conducta’, que esa nueva agrupación velaría por el interés y beneficio de las comunidades de ese estado, emprendiendo acciones contra la pobreza, la tiranía y la injusticia. Muchos de los que fueron seguidores de la original Familia Michoacana, se pasaron a las filas de los Caballeros Templarios. Al poco tiempo los michoacanos se dieron cuenta de que eso era falso ya que el nuevo grupo empezó a cometer actos criminales de diversa naturaleza, incluidas ejecuciones, pago obligado de impuestos y de cuotas por derecho de piso y de paso carretero, caminos vecinales y brechas, y toda una serie de vejaciones contra miles de michoacanos.

Ante ese panorama de agobio y tiranía, las comunidades afectadas comenzaron a conversar sobre la posibilidad de crear grupos de autodefensa, en virtud de que las autoridades militares ni policiales estaban coludidas con los criminales o en el mejor de los casos no hacían nada para evitar los abusos, ataques, violaciones y asesinatos de gente inocente si se oponían a las exigencias del grupo delictivo de los Templarios. Ante esa serie de fenómenos ni el gobierno local ni el federal se ocuparon de ir en auxilio real de los cientos de michoacanos afectados por la criminalidad a todo lo largo de 2013. El gobierno federal por andar con la cantaleta de las reformas estructurales. El gobierno local porque, como es un secreto a voces en aquel estado, está infiltrado por los Templarios a nivel estatal y a nivel municipal.

Hay incluso declaraciones del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio, recogidas por el diario El Universal en un reportaje de Marcos Muedano aparecido en su edición de ayer, en las que el funcionario federal refiere que el Gobierno federal investiga la presunta relación familiar y fraternal que existe entre funcionarios municipales y estatales de Michoacán con el cártel de los Caballeros Templarios. Entre el personal que se investiga están alcaldes, síndicos, regidores, directores de área, personal de seguridad pública y procuración de justicia, así como notarios. Los municipios que están bajo investigación son los de Apatzingán, Parácuaro, Múgica, Huacana, Aguililla, Tepalcatepec, Tancítaro, Buenavista, Gabriel Zamora y Uruapan.

Entre los funcionarios que están bajo escrutinio de las autoridades del gobierno federal se encuentran Uriel Chávez Mendoza, presidente municipal de Apatzingán, quien es primo-sobrino de Nazario Moreno alias El Chayo, presunto fundador de la Familia Michoacana y de los Caballeros Templarios. Otra es Lilia Ceja Canela, síndica municipal, así como  Jaqueline López Cárdenas, hermana de una persona identificada con el apodo de El Tucán, quien presuntamente operaba en Antúnez. Otro que es investigado es Casimiro Quezadas, presidente municipal de Múgica, así como Teresa Bustos, síndica del municipio, quien es hermana de Nereyda Bustos, esposa de Enrique ‘Kike’ Plancarte, uno de los líderes del cártel de los Templarios.

Habría que recordar que en el sexenio anterior, en el 2008, el ex mandatario panista Felipe Calderón ordenó una ‘operación limpieza’ en su estado que se conoció como el ‘michoacanazo’, de funcionarios del gobierno estatal y de las presidencias municipales, y funcionarios diversos de los que había la sospecha de que estaban vinculados al crimen organizado que venía operando en esa entidad a favor de los cárteles. En una especie de redada fueron detenidos desde presidentes municipales hasta agentes del ministerio público, funcionarios de varios niveles de mando, así como jefes policiacos estatales y municipales. Cuando creyó que sería el gran golpe que terminaría con la violencia en Michoacán, después de un año todos los detenidos quedaron libres. Ese fue uno de los peores fracasos de Calderón propinado en su propia tierra.

Ahora el turno es del presidente Enrique Peña Nieto. Tiene todo el interés de que en Michoacán se arreglen las cosas y que la violencia y los derramamientos de sangre disminuyan. Para eso envió a Alfredo Castillo Cervantes como comisionado plenipotenciario a ese estado. Lo que habrá de verse es si este funcionario cuenta con el apoyo total de las demás autoridades cuya competencia incide de una u otra forma en el conflicto que vive Michoacán o, como comienzan a correr versiones, hay quienes dentro del propio gabinete de seguridad, quieren que el comisionado fracase en su difícil encomienda. Para efectos de obtener buenos resultados, los celos entre los grupos del primer círculo presidencial, no son buenos consejeros. Más bien podrían arruinar esa misión de por sí casi imposible. Y Peña quedaría igual que Calderón en el caso Michoacán.

Comentarios desactivados en Gobierno michoacano, ¿infiltrado?

Archivado bajo Gobierno michoacano ¿infiltrado?