Archivo de la etiqueta: Alfredo Castillo

Autoritarismo en Michoacán

PAULINO CÁRDENAS 

Otrora aliados, hoy acérrimos enemigos, habrá que ver hacia dónde avanza cada uno de los procesos divergentes, el del comisionado plenipotenciario de Michoacán, Alfredo Castillo Cervantes, de desaparecer las autodefensas de ese estado, y el de José Manuel Mireles con su propósito de crear un Movimiento Nacional de Autodefensas. No bien acababa de anunciar el médico de Tepalcatepec su separación del programa del gobierno federal y de lanzar una convocatoria para crear un movimiento de unión de comunitarios en todo el país, que el comisionado en esa entidad en declarar que el ahora ex vocero del Consejo General de las Autodefensas de Michoacán, está siendo investigando por un presunto multihomicidio. En esa guerra de declaraciones, Mireles dijo que el accidente que sufrió el pasado 4 de enero la avioneta en que viajaba del que milagrosamente salvó la vida, pudo ser provocado por Gobernación, ya que en la víspera había tenido un fuerte altercado con el titular del Cisen.

Sobre las sospechas de que el precursor de las autodefensas comunitarios en Michoacán, tuvo que ver con cinco homicidios, Castillo señaló que esas acusaciones habrán que sustentarse con hechos, aunque el funcionario adelantó que hay fotografías donde el médico aparece sosteniendo una cabeza supuestamente de uno de los cadáveres. Entre los integrantes de esos grupos civiles de autodefensa -que no están de acuerdo en la estrategia del gobierno de querer desarmarlos con el pretexto de registrar su armamento porque quedarían a expensas nuevamente de los Caballeros Templarios-, se comenta que el comisionado designado por el presidente Peña Nieto empieza a dar signos claros de autoritarismo, ya que a quienes no están de acuerdo con sus dictados, les inventa acusaciones para sacarlos de la jugada. Por supuesto que el gobernador Fausto Vallejo sigue siendo un cero a la izquierda.

Una acusación similar a la que se le quiere imputar al médico de Tepalcatepec, tiene en la cárcel a Hipólito Mora, otro dirigente de autodefensas que fue aprehendido sin más pruebas que los chismes de sus enemigos. Mora, fundador de los grupos de autodefensa en Michoacán, fue detenido a principios de marzo pasado, por su presunta participación en el asesinato de dos integrantes de ese movimiento armado. Como sea, el caso es que el propio médico, quien fue ‘cesado’ el pasado día 5 como vocero del Consejo General de las Autodefensas de Michoacán, dijo que ello fue obra del comisionado Castillo Cervantes a quien le han incomodado sus declaraciones respecto a la incapacidad del gobierno y por hablar de las colusiones que hay con las mafias, lo que ha impedido combatir a los capos de la droga en Michoacán.

Sobre el tema del desarme de comunitarios señaló que el gobierno se dio un plazo para el día de hoy para dizque ‘limpiar’ de sicarios y capos a Michoacán y restablecer el estado de derecho ene esa entidad, lo cual obviamente no fue cumplido. Lo que sí sucedió es que a partir de la semana pasada se iniciaron las razias por parte del Ejército y la Marina, y todo autodefensa que no haya registrado sus armas y exhiba públicamente las no autorizadas, podrá ir a la cárcel. Se afirma incluso que efectivos del Ejército, Marina, Policía Federal y estatal, así como autodefensas que han respetado los acuerdos firmados con el gobierno, lograron la captura de 155 falsos autodefensas que trabajaban para Servando Gómez Martínez, alias ‘La Tuta’, en Arteaga, Tumbiscatío y La Mira, a quienes se les decomisaron 250 armas de diversos calibres, incluidas algunas lanzagranadas. De hecho comenzó a operar la Policía Rural Estatal luego de la entrega de uniformes y patrullas a comunitarios que voluntariamente se sumaron a ese programa.

El propio Javier Sicilia, fundador del Movimiento por la Paz con Dignidad, dijo hace unos días que era un error querer desarmar a los comunitarios, quienes se defienden a como pueden de los delincuentes que asuelan a muchas comunidades. La convocatoria que formalizó ayer el médico de Tepalcatepec, de crear un Movimiento Nacional de Autodefensas, pretende unir en un solo frente a los comunitarios armados, aunque Sicilia le recomendó en una reunión que sostuvieron, que el camino sea por la vía pacífica. Sin embargo, dentro de esos grupos civiles, hay gente que piensa de manera muy radical.

Hay quienes consideran que en si el gobierno federal no responde al llamado de auxilio de muchos estados de la República en donde la situación que viven muchos de sus pobladores es muy similar a lo que ha venido sucediendo en Michoacán, los que han sufrido vejaciones, violaciones y crímenes por parte de los cárteles, estarían dispuestos a alzarse en armas contra los sicarios e incluso contra las fuerzas del gobierno que pretende impedir que se defiendan por sí mismos, ante la incapacidad, falta de voluntad o colusiones de mandos y tropa con el crimen. No solo es Michoacán y Tamaulipas. El problema de la inseguridad, la violencia y el derramamiento de sangre está cada día más generalizado en el país.

El asunto es que las Fuerzas Armadas comienzan a desgastarse con esas tareas de hacerle de policías, y las tropas empiezan a quejarse de la constante zozobra en el que viven, ya que los sicarios al servicio de los cárteles arremeten contra ellos en emboscadas y asaltos sorpresivos en zonas despobladas y comunidades alejadas de las cabeceras municipales. Los soldados y marinos destacados en los sitios donde se han dispuesto retenes, son los que más están expuestos a esos arteros ataques criminales que se han dado incluso contra instalaciones militares.

El temor de mucha gente que está en medio del fuego cruzado o que es víctima de la ley de sangre y fuego que les han impuesto los cárteles de la droga en Michoacán, Tamaulipas, Coahuila, Veracruz, Sinaloa, Guerrero, estado de México y muchos otros estados de la República, lo suplen con agallas y con la decisión final de formar parte de los grupos comunitarios de autodefensa. A eso es a lo que le apuesta el doctor José Manuel Mireles, a unir en un solo frente a esos grupos de autodefensa en todo el país, que supuestamente trabajarían bajo reglas específicas de comportamiento, quizá siguiendo la recomendación que le hizo Javier Sicilia, de hacerlo por la vía pacífica. Habrá que ver lo que por otra parte sucede en Michoacán con Castillo Cervantes. Otrora aliados; hoy acérrimos enemigos.

 

Anuncios

Comentarios desactivados en Autoritarismo en Michoacán

Archivado bajo Autoritarismo en Michoacán

Narcopolíticos michoacanos

PAULINO CÁRDENAS 

A principios de mes el titular de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, advertía que en la investigación que se hace a personajes como Jesús Reyna, quien fuera el número dos del gobierno de Michoacán, se llegaría hasta las últimas consecuencias. Y eso parece que empieza a tener visos de verdad con las aprehensiones que acaba de haber del alcalde de Lázaro Cárdenas, Arquímides Oceguera Solorio, y de su tesorero, Omar Soto Gil, ambos del PRD. En un video que circula en YouTube se ve a ‘La Tuta’, líder de Los Caballeros, Templarios, hablando con siete personas, en las que aparecen el ex alcalde y el tesorero recibiendo ‘cátedra’ de Servando Gómez Martínez, quien entre otras muchas cosas dice que tiene bajo su control a la PFP, brazo operativo de la Policía Federal mexicana en la lucha contra el crimen organizado. Michoacán es un estuche de monerías. Acaban de descubrir un laboratorio donde se procesaban drogas sintéticas, localizado en la Presa Infiernillo. Y el puerto de Lázaro Cárdenas este fin de semana fue escenario de encuentros armados que ha dejado al menos cinco muertos y una decena de heridos. Más lo que se acumule esta semana.

Hace unos días, la Policía Comunitaria de Tepalcatepec publicó en su página de Facebook un video de una reunión de ‘La Tuta’, con el ex secretario de gobierno de Michoacán, Jesús Reyna García. Aunque su defensa negó que quien aparece entre las sombras en el video fuera Reyna, la PGR confirmó que en esa reunión sí estuvo el ex segundo de a bordo de Fausto Vallejo, quien le coordinó su campaña para gobernador y luego fue designado secretario de gobierno por el gobernador priísta. En las imágenes de la grabación, de poco menos de un minuto, también aparece José Trinidad Martínez Pasalagua, ex diputado local priísta y titular de los transportistas en el estado vinculado con el grupo delictivo, quien fue detenido y traído a la capital para ser interrogado, y quedó en libertad apercibido de volver a ser interrogado en caso necesario. Pasalagua aceptó que en esa reunión con ‘La Tuta’ sí estuvo Jesús Reyna.

Es obvio que uno de los problemas por los que esa entidad ha estado en manos de la delincuencia organizada ha sido por las colusiones que hay de políticos y gente incrustada en cargos públicos, que han venido trabajando para el cártel de los Templarios y antes para la Familia Michoacana. Es evidente también que el gobernador de la entidad, Fausto Vallejo, ni puede decir que ignoraba esas complicidades, ni tampoco que ojalá no resulte otro ‘michoacanazo’ como en el sexenio de Felipe Calderón, la serie de detenciones de narcopolíticos que ha emprendido la PGR contra presuntos delincuentes de cuello blanco michoacanos que han tenido ligas con el líder del cártel dominante en ese estado de la República. Hay rumores crecientes de que, pese a que parece estar arropado por la Federación, Vallejo no tardará en ser llamado a cuentas por las mismas presuntas acusaciones contra Reyna; más políticos, legisladores y empresarios irán desfilando a declarar a la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada.

En las mismas, se dice, está el ex gobernador perredista de la entidad, Leonel Godoy, cuyo medio hermano, Julio César Godoy Toscano, es de hecho prófugo de la justicia federal, por sus presuntos vínculos con el crimen organizado que ha venido operando desde hace años en Michoacán. Eso fue en 2009. Según las autoridades un presunto líder de la llamada Familia, conocido como “Chivo”, vinculó al medio hermano del gobernador de Michoacán en actividades ilícitas. Leonel Godoy le pidió que se entregara y alegara a su favor lo que en derecho le correspondiera. Pero el medio hermano desapareció.

En octubre de 2010, el líder del Partido Acción Nacional en Michoacán, Germán Tena Fernández, afirmó que el gobernador Leonel Godoy tuvo a la mano información privilegiada sobre las actividades de su medio hermano, a quien la Procuraduría General de la República acusa de tener nexos con el crimen organizado. El caso es que en esta administración federal, el ex mandatario estatal tendría que ser llamado a declarar por las autoridades, en torno posibles vínculos con el cártel de la Familia que comandaban los que ahora manejan a los Caballeros Templarios, que debe tener vínculo con el caso que se le sigue a su medio hermano. Lo mismo aplicaría para Fausto Vallejo, aunque todos, claro, se las dan de impolutos.

Sin embargo, la PGR tiene declaraciones de Reyna y otros michoacanos incrustados en el sistema estatal, cuya información llevará necesariamente a esa dependencia a cargo de Jesús Murillo Karam, de realizar más detenciones de funcionarios y ex funcionarios, legisladores y ex legisladores, así como un puñado de empresarios que han estado coludidos con los dos principales cárteles que han tenido sometidas a muchas comunidades de casi dos decenas de municipios, durante más de una década, como han sido La Familia Michoacana y los Caballeros Templarios. En medio, cierto, han estado Los Zetas y el cártel del Golfo que han querido hacerse a punta de fuego y sangre de esa entidad, lo que los grupos criminales lugareños no lo han permitido, lo que ha traído como consecuencia un baño de sangre en la entidad durante varios años, además de los históricos abusos contra gente inocente.

El pasado lunes, dentro del operativo de razzia templaria en la que participan integrantes del Consejo de Autodefensas de Michoacán en apoyo de las Fuerzas Armadas y la Policía Federal, se armó una balacera en el puerto de Lázaro Cárdenas, contra un supuesto grupo de autodefensa llamado Tenencia de la Mira, en donde hubo un total de cinco muertos y al menos unos 10 heridos, según indicaron algunos de los comandantes de las Autodefensas de Mireles, como ahora se hacen llamar, en alusión al doctor José Manuel Mireles Valverde quien se volvió un abierto aliado del comisionado Alfredo Castillo Cervantes. En tanto, el proceso de desmantelamiento de los grupos de autodefensa michoacanas sigue ruta, el cual las autoridades estiman que quedarán disueltos a más tardar el día de las madres. Habrá que ver.

Por lo pronto, alcaldes de Michoacán votaron a favor de la instalación de un Mando Único Policial en la entidad, durante una reunión con funcionarios federales y estatales en la que estuvieron el comisionado para la Seguridad y el Desarrollo Integral de Michoacán, y el secretario de Gobernación. El problema ahí estribará en la colusión que hay de muchos policías que tienen nexos con células delictivas. Pero ese es otro tema.

 

 

 

 

Comentarios desactivados en Narcopolíticos michoacanos

Archivado bajo Narcopolíticos michoacanos

¿Y después de ‘La Tuta’?

PAULINO CÁRDENAS

Monte Alejandro Rubido García, Comisionado de Seguridad Nacional, aseguró que las fuerzas federales tienen “cercado” a Servando Gómez alias “La Tuta”, y que en cualquier momento podrá ser atrapado, lo que culminaría un primer propósito en el combate al narcotráfico en Michoacán. Lo anterior lo habría dicho en la reunión que el funcionario sostuvo la semana anterior a puerta cerrada con legisladores integrantes de la Comisión de Seguridad Pública de la Cámara baja. Pero, ¿y después de ‘La Tuta’, qué? Porque esos cárteles son como la Hiedra de Lerna de la mitología griega: un monstruo de mil cabezas.

Como se sabe, Gómez Martínez asumió el control de La Familia Michoacana con Enrique ‘Kike’ Plancarte, luego de que Nazario Moreno, ‘El Chayo’, fue considerado muerto en 2010. De acuerdo con la PGR, en enero de 2011 Jesús Méndez Vargas, ‘El Chango Méndez’, quiso tener el control de La Familia; tuvo desacuerdos con ‘Kike’ y ‘La Tuta’, lo que provocó la ruptura entre ellos. Se creo así el cártel de los Caballeros Templarios que comandaba ‘El Chayo’, pero a su muerte ‘verdadera’, asumió el mando Servando Gómez. A los pocos días de que cayó Nazario, Plancarte murió en un enfrentamiento.

Se dice que varios grupos de las Fuerzas Armadas y de la Policía Federal en coordinación con corporaciones locales, tienen cercado en Michoacán a Servando Gómez Martínez, alias ‘La Tuta’, por lo que está próximo a ser capturado. Se supo que fuerzas del orden implementaron un cerco en forma “de herradura” para evitar que el líder de los Caballeros Templarios salga o entre por los estados de México y Jalisco. Sin embargo, hay versiones de que el principal capo templario pudo haber huido a Guerrero, o que incluso haya cruzado la frontera del sur del país para internarse en alguna nación en la que tiene contactos esa organización criminal como Guatemala.

En días pasados, Jiquilpan fue escenario de una serie de hechos violentos, entre ellos quema de vehículos y balaceras, luego de que presuntamente grupos de autodefensa ubicaran a ‘La Tuta’, en esa demarcación. Fuentes de la Comisión Nacional de Seguridad confirmaron la detención de seis presuntos sicarios, quienes dijeron trabajar para el capo. Se informó que para detener al líder templario se tiene desplegado un operativo en 26 de los 113 municipios michoacanos, con el cual han comenzado a neutralizar a los principales cabecillas de ese grupo criminal. Es lo que se dice.

Alrededor de un centenar de autodefensas armados a bordo de una veintena de camionetas ha estado peinando los municipios de Jiquilpan, Sahuayo, Villamar, Venustiano Carranza, entre otros colindantes con Jalisco, en busca de Servando Gómez. Uno de los líderes que se ha puesto al servicio del gobierno federal es a quien llaman ‘Papá Pitufo’, Estanislao Beltrán. Junto con el doctor José Manuel Mireles Valverde , son quienes han ido convenciendo a los suyos de ayudar al gobierno en su misión de desactivar a los Templarios.

Hasta hace no mucho, éste ultimo decía que los militares llegaban a los pueblos y no enfrentaban a los narcotraficantes a pesar de que los lugareños les decían en en dónde estaban las guaridas de los criminales. Hoy parece que es otro el sentir del líder de las autodefensas de Tepalcatepec. En los últimos días ha habido reuniones encabezadas por el comisionado plenipotenciario, Alfredo Castillo Cervantes, quien con un grupo de alrededor de veinte dirigentes que pertenecen al Consejo General de Autodefensas y Comunitarios de Michoacán, acordaron la limpieza conjunta total del estado y se libere a los guardias civiles detenidos que se calculan en alrededor de cien, a cambio de disolver a los grupos civiles armados, con fecha límite del 10 de mayo. Esa operación dio comienzo este lunes con el siguiente calendario:

Coalcomán, Parácuaro y San Juan Nuevo Parangararicutiro, 28 de abril; Chinicuila, Múgica y Uruapan, 29 de abril; Coahuayana, Apatzingán y Ziracuaretiro, 30 de abril; Aquila, Huacana y Taretan, 1 de mayo; Tepalcatepec, Tumbiscatío y Gabriel Zamora, 2 de mayo; Buenavista, Arteaga y Nuevo Urecho, 5 de mayo; Aguililla, Lázaro Cárdenas y Ario de Rosales, 6 de mayo; Los Reyes y Turicato, 7 de mayo; Peribán y Churumuco, 8 de mayo, y Tancítaro y Huetamo, 9 de mayo. Quiere decir, que según los cálculos del gobierno federal, el objetivo se logrará en cada municipio michoacano enlistado en ese proceso en las fechas previstas. Al menos Alfredo Castillo cree que así sucederá.

Ese estado de la República -como Tamaulipas y Coahuila entre otros- tiene más de doce años de estar bajo la bota, primero del cártel de la Familia y ahora de los Templarios, por las colusiones que lograron hacer sus dirigentes con funcionario del gobierno local, legisladores, con grupos empresariales y con policías corruptos. Toda una red de colusiones que muchos michoacanos creen que no se acabará en por lo menos dos años.

Incluso a algunos integrantes de las autodefensas tenían la idea de que, más que un acuerdo, era un ultimátum del gobierno federal de que habrán de desaparecer esos grupos de civiles que portan armas para defenderse de los Templarios. Tuvo que ser el propio secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, quien saliera al quite y afirmar que no era un ultimátum ni mucho menos; que había sido un acuerdo con las dirigencias del Consejo General de Autodefensas y Comunitarios de Michoacán. Por ahora todos los esfuerzos están concentrados en eliminar a ‘La Tuta’, pero el gobierno sabe que ese tipo de estructuras no acaban solo quitando al líder principal.

El propio vocero de ese Consejo, Mireles Valverde, dijo que el proceso de limpieza de templarios implicaría entrar conjuntamente con las fuerzas federales a ciudades como Morelia, Zamora, Uruapan y Lázaro Cárdenas, así como detener a todos los miembros de ese cártel que faltan; “no sólo a los líderes, sino también a los mandos medios”. Dijo que el propósito es que “los miembros de cualquier cártel que se trate, no vuelvan a invadir nuestra vida, nuestra propiedad ni a nuestra familia” . Dijo que él y los demás dirigentes de las autodefensas esperan que el gobierno cumpla lo prometido, de limpiar las plazas dominadas por los Templarios con la ayuda de las Fuerzas Armadas, la Policía Federal y las fuerzas estatales del orden. En tanto el gobernador Fausto Vallejo, sigue siendo figura decorativa.

 

 

Comentarios desactivados en ¿Y después de ‘La Tuta’?

Archivado bajo ¿Y después de 'La Tuta' qué?

Castillo recicla ‘alianzas’

PAULINO CÁRDENAS

Oootra vez, el comisionado plenipotenciario para Michoacán, Alfredo Castillo, retoma la idea de hacer alianzas con los grupos de autodefensa de ese estado y les vuelve a proponer lo mismo que hace unos meses: que registren y entreguen sus armas y se sumen a las tareas de vigilancia como policías comunitarios bajo las órdenes de las fuerzas militares del gobierno federal. Había trascendido que hubo acuerdos aberrantes como el de liberar a Hipólito Mora, dirigente del grupo de autodefensas de La Ruana, acusado de haber sido el autor intelectual del crimen de dos supuestos autodefensas de otro grupo, y a quien se le achacan diversos delitos como secuestro, extorsión y despojo entre otras chuladas. Mora fue detenido de manera por demás arbitraria y ahora ‘se acuerda’ su liberación. Lo mismo habría de suceder con el caso de Enrique Hernández Salcedo, preso por el presunto homicidio del edil de Tanhuato y quien fue detenido también de manera arbitraria como fue el caso de Hipólito, sin tener elementos para ello; hasta donde se sabe ambos fueron aprehendidos con información basada en chismes.

Quien había comentado que esos casos eran parte del acuerdo tomado con el comisionado, fue el doctor José Manuel Mireles Valverde, quien se ha autonombrado vocero único de los grupos de autodefensa y que de hecho se ostenta como líder del Consejo de Autodefensas de Michoacán (CAM). Eso fue desmentido ayer por la Comisión que encabeza Castillo. En un comunicado se precisó que es falso que exista algún acuerdo en beneficio de personas, miembros o líderes de autodefensas que enfrentan procesos por delitos graves, además de la portación de armas. Se dijo que los únicos acuerdos reconocidos por las partes son los anunciados el 14 de abril.Castillo expresó que lo acordado fue público y aceptado en votación unánime y democrática por lo que “aquellos puntos fuera de los enlistados, señalados por voceros o representantes de los mismos grupos, carecen de validez”. Aclaró que los compromisos que se hicieron públicos el pasado lunes y acordados con los líderes de grupos ciudadanos de veinte municipios, son los únicos reconocidos por todas las partes.

Lo anterior, dice el comunicado, ante versiones de que se habría negociado la libertad de Hipólito Mora, acusado de homicidio, y de otros procesados por delitos graves como parte del acuerdos para el desarme de las llamadas autodefensas y la institucionalización de las mismas.Se explicó que al día siguiente de que se realizó la votación, la Comisión empezó el cumplimiento del apartado de “Soluciones legales” mediante el cual el gobierno federal se compromete a “realizar las gestiones para lograr el traslado de todos los procesados integrantes de grupos de autodefensas, y que hayan sido detenidos por la portación de un arma, al Penal de Apatzingán”. Los individuos pertenecientes a grupos de autodefensas que están siendo procesados por otros delitos graves, además de la propia portación de arma, “seguirán su proceso penal conforme a derecho”. Tal es el caso, se precisó, de los señores Hipólito Mora Chávez y Enrique Hernández Salcedo, así como las personas que delinquieron con playeras y camionetas marcadas con leyenda de “Autodefensas” que pretendían despojar de caballos y bienes en un rancho el pasado 12 de marzo en el municipio de Álvaro Obregón.

Todo ello con tal de que las autodefensas dejen de andar armados y sueltos por las comunidades que defienden desde hace tiempo, a causa de que los gobiernos de Michoacán y el Federal dejaron al garete por mucho tiempo a miles de pobladores michoacanos que han estado bajo el yugo del cártel de los Templarios y de otros grupos criminales que se han dedicado a violar de manera flagrante los derechos de gente humilde que vive de su trabajo, así como comerciantes, agricultores y ganaderos que han sido obligados a pagarle cuotas por diversos conceptos a esas bandas que ambos gobiernos, de hecho, le han sacado la vuelta para no enfrentarlos directamente. Las declaraciones del comisionado Castillo del lunes y las aclaraciones que ha tenido que hacer apenas unas horas después para desmentir lo dicho por el doctor Mireles Valverde, de que los acuerdos no incluyen liberar a Hipólito Mora ni a Enrique Hernández Salcedo, es síntoma de que ese ensayo que el gobierno federal pretende repetir, de tratar de convencer a esos grupos civiles a que registren sus armas o y las de uso exclusivo del Ejército las entreguen, podría volver a quedar en el intento nuevamente.

Habrá que recordar que esta viene a ser la tercera vez que se intenta. Incluso esta vez el comisionado estableció el próximo 10 de mayo como fecha máxima para que las autodefensas de Michoacán queden desarmadas. ¡Vaya fecha que se escogió! Hay quienes dudan que eso vaya a suceder porque los integrantes de esos grupos civiles armados siguen sosteniendo que hasta que el gobierno federal no les garantice que tendrán paz en las comunidades en las que el cártel de los Caballeros Templarios han sentado sus lares, no dejarían las armas. Y no las dejarían porque ni el gobierno estatal ni el federal han demostrado voluntad política ni capacidad ni eficacia, para garantizarle a los michoacanos que el cártel dominante los deje de someter, sobre todo en las comunidades más apartadas del estado.

El nuevo llamado de Alfredo Castillo Cervantes a dizque ser amigo de las autodefensas, derivó porque al anunciarse hace unos días un ‘ultimátum’ de que o se desarmaban o el Ejército y la Marina lo harían, a lo que varios de ellos se opusieron porque, dijeron en voz de Mireles Valverde, quedarían nuevamente a expensas de los criminales a los que ni el gobierno estatal ni el federal, han querido someter. Dijeron que ‘preferían morir’ antes de entregar las armas. Eso preocupó en la oficina principal del antiguo Palacio de Covián, de donde salió la orden de volver a intentar hacer alianzas con los grupos civiles armados de Michoacán. Lo que sucede es que es un esquema que vuelve a reciclarse por tercera vez. A principios de este año, la orden había sido la de que el Ejército y la Armada desarmarían a las autodefensas porque andar cargando con armas a la vista ‘es inconstitucional’.

Luego de que hubo tres muertos durante la primera noche de ese intento, entre militares y autodefensas, Gobernación decidió ir por la suave y le ordenó a Castillo que anunciara que mejor sería que esos grupos civiles armados se sumaran a las tareas de las Fuerzas Armadas para ir, dizque, tras los principales cabecillas de los Templarios e invitando a los grupos civiles a integrarse a la policía estatal; algunos accedieron, otro no. Fue cuando comenzó la cacería de algunos dirigentes incómodos por parte del gobierno federal. Hubo hechos como el de la avioneta en la que viajaba Mireles Valverde y otros acompañantes, que cayó en un paraje. El líder de las autodefensas de Tepalcatepec quedó malherido, al igual que dos personas más que lo acompañaban y una cuarta resultó muerta. El accidente fue alrededor de las 20:30 horas del sábado 4 de enero pasado, en el poblado del Cháuz, donde la aeronave en la que iba el Mireles cayó repentinamente.

El problema de Michoacán es bastante más complejo que andar diciendo hoy que sí y mañana que siempre no, como La Chimoltrufia, con respecto a esos grupos civiles armados que solo han intentado defenderse por propia mano, en virtud de que el gobierno de Fausto Vallejo no da una, y el gobierno federal reaccionó demasiado tarde para ir en auxilio de los michoacanos sometidos por los Templarios. Con los raros acuerdos del comisionado y los malos entendidos de quien se ostenta como vocero único de las autodefensas michoacanas, las cosas en Michoacán no van a mejorar sino al contrario. Por cierto, ¿en dónde anda ‘La Tuta’? Unos suponen que está en su estado natal, Guerrero, aunque oficialmente se maneja como nacido en Arteaga, Michoacán; otros dicen que está refugiado en un país al sur de México en donde los Caballeros han tendido sus tentáculos. Otros más señalan que ‘ya está acorralado’ y que ‘pronto caerá’. ¿Será?

 

 

 

Comentarios desactivados en Castillo recicla ‘alianzas’

Archivado bajo Castillo recicla 'alianzas'

¿De veras “cueste lo que cueste”?

PAULINO CÁRDENAS

El presidente Enrique Peña Nieto dijo que la seguridad llegará a Michoacán “cueste lo que cueste” y “sin importar lo que se tenga que hacer para hacer prevalecer el estado de derecho”. Por lo pronto en Los Pinos comienza a preocupar el rechazo que las autodefensas han manifestado contra el comisionado plenipotenciario Alfredo Castillo Cervantes, pidiendo que salga del estado junto con otros funcionarios que llegaron del centro, ya que no han logrado los propósitos anunciados y que lejos de eso, ha comenzado una persecución contra miembros de las guardias civiles armadas que dizque eran aliadas del gobierno para perseguir criminales, en lugar de centrar sus esfuerzos para dar con los cabecillas de los Caballeros Templarios, y ahora de Los Zetas y el cártel del Golfo que han comenzado a llegar de nueva cuenta a la entidad, luego de que el gobierno federal anunció que las autodefensas serían desarmadas. Y ese desarme forzado podría costar sangre.

Si Peña Nieto sabe lo que dice, está consciente entonces del riesgo que conlleva el ‘cueste lo que cueste’, ya que podría significar el inicio de una guerra entre civiles y militares, mientras los cárteles se frotarían las manos porque aprovecharían ese entrampe a su favor. Se caería en lo mismo que cayó Felipe Calderón, que quiso apaciguar la violencia de los cárteles con más violencia. Solo que si se dan enfrentamientos entre autodefensas y fuerzas militares y navales, las cosas podrían salirse de madre, con el riesgo de que grupos civiles armados de otras entidades pudieran ir en apoyo de las autodefensas michoacanas. ¿Se habrá medido ese riesgo y las consecuencias que conlleva la orden de desarmar a las autodefensas? Por lo pronto el vocero de esos grupos, el doctor José Manuel Mireles Valverde, dijo que no están dispuestos a deponer las armas porque quedarían expuestos otra vez a la violencia de los cárteles.

Se quejó de que ahora hay una especie de persecución enfermiza contra las autodefensas sobre las que han recaído diversas detenciones, comenzando por la de Hipólito Mora, dirigente de las autodefensas de La Ruana, a quien aprehendieron y encarcelaron acusado de crímenes que no cometió, basándose para ello las autoridades de procuración de justicia en señalamientos de enemigos del dirigente que sigue encarcelado. Otra de esas detenciones arbitrarias acaba de darse contra una veintena de miembros de una de las autodefensas, acusados de supuestamente haber participado en el asesinato de un edil. Piden que sean liberados, al igual que a Enrique Hernández, dirigente de las autodefensas de Yurécuaro, Michoacán -a quien las autoridades señalan como presunto autor intelectual del asesinato del presidente municipal de Tanhuato, Gustavo Garibay-, quien afirman que fue torturado para que confesara su presunta autoría. Hay rumores que otro miembro pudo haber muerto por la tortura a la que fue sometido para obligarlo a confesarse culpable. ¿Eso es hacer prevalecer el estado de derecho?

Ante ello, y después de que el pasado domingo comenzó de hecho la operación desarme por parte de efectivos de la Marina-Armada de México, el pasado martes el doctor Mireles Valverde encabezó un mitin en la glorieta de Cuatro Caminos, donde las autodefensas de Michoacán se manifestaron contra el desarme anunciado por el gobierno federal. Organizaron una caravana motorizada que avanzó más de 20 kilómetros de Apatzingán a Nueva Italia. Mireles declaró que el gobierno federal pretende desarmar a las guardias comunitarias como si fueran enemigos. En el mismo sentido, hoy habrá una marcha en el DF, en apoyo a las guardias comunitarias, la cual está programada a las 4 de la tarde del Ángel de la Independencia a las instalaciones de la Secretaría de Gobernación. Esa reacción de las autodefensas empieza a preocupar en esta dependencia y en la casa presidencial. ¿Por qué?

Porque las autodefensas fueron capaces de armarse ante la negligencia, omisión y valemadrismo del gobierno de Fausto Vallejo que nunca fue capaz de salir en defensa de la población civil acosada por los Caballeros Templarios y por lo los resabios que quedaron de La Familia Michoacana. Lo mismo sucedió con el nuevo gobierno federal encabezado por Peña Nieto, que desatendió las llamadas de auxilio de la población michoacana durante todo 2013 por andar concentrado en empujar las reformas que envió en paquete al Congreso. Ni Vallejo ni quien lo sucedió temporalmente en el mando del gobierno, Jesús Reyna, fueron capaces de mover un dedo para detener el avance de los cárteles que tenían sometidas a decenas de comunidades michoacanas, ya que al decir de las propias autodefensas, Reyna estaba vinculado con los Templarios, comenzando porque las esposas de éste y de Servando Gómez alias ‘La Tuta’, son hermanas; había pues un vínculo familiar ya que uno y otro son concuños.

No es creíble que el veterano gobernador priísta ignoraba los vínculos familiares de Reyna con ‘La Tuta’ desde que lo nombró subsecretario de gobierno, ni sus reuniones con él e incluso con Nazario Moreno alias ‘El Chayo’, cuando Reyna aspiró a la gubernatura del estado en 2007, siendo el ganador entonces el perredista Leonel Godoy Rangel. De hecho se sabe que el ex secretario de gobierno, ahora arraigado por sus vínculos con el crimen organizado, mantuvo buenas relaciones, no solo con Godoy, sino con su antecesor en la gubernatura, el también perredista Lázaro Cárdenas Batel. ¿Las indagatorias llegarán hasta ellos? Porque el titular de Gobernación dijo que las investigaciones irían tope con quien tope y que esta vez no será otro ‘michoacanazo’ como en el sexenio pasado. Otro que fue detenido y declara en la SEIDO es el ex diputado priísta José Trinidad Martínez Pasalagua, por presuntos vínculos con los Templarios.

Por lo pronto, lo que nadie descarta es que la sangre podría comenzar a correr por las comunidades michoacanas, si las autodefensas impiden ser desarmadas y los efectivos militares y navales proceden a cumplir la orden de desarme. Esa frase de “cueste lo que cueste” y “sin importar lo que se tenga que hacer para hacer prevalecer el estado de derecho”, para algunos parecen de un régimen autoritario, mientras que para otros es prueba de que ha habido más pragmatismo del gobierno peñanietista que un plan estratégico diseñado formalmente. ¿O sí se tiene y no ha querido ser aplicado? Como sea, el asunto no deja de ser preocupante para los michoacanos y para todos los mexicanos. Y habrá que ver si Castillo Cervantes aguanta la presión.

 

Comentarios desactivados en ¿De veras “cueste lo que cueste”?

Archivado bajo ¿De veras cueste lo que cueste?

Turbio ambiente en Michoacán

PAULINO CÁRDENAS

El gobierno federal tiene otro problema en Michoacán. Se trata de la orden que dio, nuevamente, de desarmar, ahora sí, a los grupos de autodefensa. Al principio del año esa había sido la intención, pero un enfrentamiento la primera noche de esa operación que dejó tres muertos, motivó que esa orden quedara sin efecto. Ahora nuevamente se busca desarmar a las autodefensas, lo que le da la razón a la panista Luisa María Calderón de que a esas guardias civiles armadas -armadas por necesidad de supervivencia-, el gobierno las agarró de ‘sabuesos’ para saber en dónde se ocultaban los criminales del cártel que por años dominó decenas de municipios e incluso obtener detalles de cómo operaban. Cuando ya no les sirvieron, los desecharon. Ahora van contra ellos. Esa ‘estrategia’ de prueba y error demuestra que el gobierno federal sigue dando tumbos para combatir la violencia y la inseguridad en Michoacán. La máxima hazaña fue haber matado al ‘Chayo’ Nazario Moreno. Pero eso no ha amainado las cosas. Y paralelo a ello hay temor entre varios alcaldes por lo que le sucedió a Jesús Reyna. Muchos voltean a ver también a Fausto Vallejo.

La percepción, hacia dentro y hacia fuera del país, de lo que ha sucedido en ese estado, es que no hay gobernabilidad, ni aún con el refuerzo que el presidente Enrique Peña Nieto ordenó ponerle al gobernador Fausto Vallejo, un Comisionado para la Seguridad y el Desarrollo integral en la persona de Alfredo Castillo Cervantes, ex procurador del estado de México, ex subprocurador en la PGR y ex titular de la Profeco. Es quien le dice a Vallejo lo que tiene que hacer y lo que no. Incluso le ordenó que nombrara a algunos de sus colaboradores en su gabinete. Por esos tumbos que ha venido dando el gobierno federal sin que se vean resultados concretos, es que las autodefensas, además de oponerse al desarme ordenado por el gobierno federal, quieren que Peña Nieto quite de comisionado a Castillo Cervantes. Si no lo remueven, las autodefensas lo tendrán en la mira. Lo traerán finto. Preguntarán si no le van a hacer nada por haberse reunido aquel 5 de febrero con ‘El Abuelo’, Juan José Farías.

Su designación como comisionado fue parte del apuro y preocupación del jefe del Ejecutivo federal, de querer solucionar cuanto antes los problemas de inseguridad y violencia en esa entidad, ya que esos dos flagelos, junto con las violaciones a los derechos humanos y los crímenes de lesa humanidad que ha venido cometiendo el cártel templario -y otros según empieza a trascender-, tiene preocupado a Enrique Peña Nieto y con toda razón, ya que son hechos que dañan la imagen no solo de Michoacán sino de México, ahora que su gobierno está en vísperas de abrirle las puertas a los emporios petroleros para que vengan a explorar, explotar y comercializar los hidrocarburos de nuestro país, una vez aprobadas las leyes complementarias de la reforma energética.

Para colmo del gobernador priísta, el pasado viernes recibió una llamada del procurador General de la República, Jesús Murillo Karam en Palacio de Gobierno, para decirle que quería hablar con Jesús Reyna, al tiempo que dos agentes se apersonaron en sus las oficinas del mandatario michoacano, quienes luego de colgar el teléfono rojo condujeron a la ciudad de México al secretario de gobierno, para ser ‘presentado’ en la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO). Fue detenido, pues. Fue hasta el pasado lunes cuando el titular de la PGR dijo que una de las causas por las que había sido aprehendido Reyna fue porque se había reunido con Servando Gómez, alias ‘La Tuta’, dirigente del cártel de los Caballeros Templarios. Esa relación de Reyna con dirigentes templarios venía siendo denunciada desde hacía tiempo, pero nadie la atendió.

Incluso se habla de que el ex secretario de gobierno se habría reunido también con Nazario Moreno, alias ‘El Chayo’, desde que quiso ser gobernador por el PRI en 2007. Vallejo declaró que lo había ‘sorprendido’ esa detención. Aunque el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, dijo que en contra del gobernador no había investigación alguna, se cree que al final sí tendrá que ser llamado a declarar, ya que no es creíble que no supiera en los pasos que andaba su segundo de abordo. Incluso el titular de la Segob dijo que el ex funcionario se había resistido a colaborar con el gobierno federal en su lucha contra la criminalidad organizada, cuando fue gobernador interino durante los seis meses que estuvo ausente Fausto Vallejo, se supone que por un trasplante de hígado que le hicieron en un hospital de Estados Unidos.

El caso es que en Michoacán, lejos de amainar la tempestad en la que ha estado envuelta esa entidad desde hace años, las cosas tienden a tensarse. Más ahora que las Fuerzas Armadas destacadas en ese estado tienen la orden de desarmar a los grupos de autodefensa. Al respecto, el doctor José Manuel Mireles, quien ahora se presenta vocero único de las autodefensas michoacanas, declaró en una entrevista para Radio Fórmula: “No nos vamos a desarmar, que quede bien claro; nosotros vamos deponer las armas cuando el gobierno federal y el del estado haya terminado el trabajo de limpiar el estado de Michoacán de criminales”. Dijo que no acaba de anunciar el gobierno federal lo del desarme, cuando empezaron a rondar por varias comunidades michoacanas grupos de hombres encapuchados y armados, que eran, dijo, no solo del cártel de los Templarios, sino de Los Zetas y del cártel del Golfo. Señaló que “no es posible que el mismo Gobierno nos quiera desarmar para darles acceso a los otros cárteles”. Y ayer remató: ¿Ahora hay que cuidarse, pero del gobierno federal”.

Reveló también que algunos miembros de las autodefensas están pidiéndole al gobierno federal la destitución de Alfredo Castillo como comisionado. Afirmó que la existencia de esos grupos criminales, comprueba que no se han cumplido totalmente los compromisos de las autoridades mexicanas para reducir la inseguridad en la región, y que hasta entonces no depondrán las armas. Reiteró que algunos miembros de las autodefensas están pidiéndole al gobierno federal la destitución del comisionado. Queda claro pues, que la violencia e inseguridad en Michoacán está lejos de comenzar a revertirse. Las cosas en esa entidad siguen enturbiándose más. Y lo peor es que pueden empeorar. ¿Qué va a pasar si las autodefensas se resisten a ser desarmadas? ¿Comenzaría una guerra entre civiles armados y tropas militares, mientras los cárteles se despachan con la cuchara grande?

 

Comentarios desactivados en Turbio ambiente en Michoacán

Archivado bajo Turbio ambiente en Michoacán