Archivo de la etiqueta: blandengues

Valemadrismo oficial

PAULINO CÁRDENAS 

Con la clase de funcionarios públicos que abundan en este sexenio, el sueño del presidente Enrique Peña Nieto de querer cambiar al país se desvanecerá más rápido que aprisa. La clase gobernante, y hasta académica, carece de autoridad ética y moral, pero sobre todo de carácter para desempeñar el cargo. Unos son indolentes, otros blandengues y algunos son truhanes. El jefe del Ejecutivo sigue creyendo en el Pacto por México para sacar al país adelante, pero así no se puede. Faltan funcionarios comprometidos para lograr la hazaña. Van de ejemplo varios casos de lo que la gente de a pie empieza a llamar valemadrismo oficial: Está el de gobernador priísta César Duarte Jáquez, quien en un acto que encabezó en la Universidad Autónoma de Chihuahua hizo un juramento eclesiástico de entrega de su estado a la Iglesia, con lo que violó la Constitución.

Lo del Estado laico al gobernante chihuahuense le valió madres, igual como lo han hecho otros políticos en funciones incluidos presidentes de la República. ¿Qué dijo el gobernante que echa por tierra el mito de que hay un ‘nuevo’ PRI en el poder?: “Yo, César Duarte Jáquez, por este medio me consagro a mí mismo, a mi familia, a mi servicio público en la sociedad, pido al Sagrado Corazón de Jesús que escuche y acepte mi consagración, que me ayude a la intercesión del Inmaculado Corazón de María, le entrego a Dios y a su divina voluntad todo lo que somos, todo lo que tenemos en el estado de Chihuahua. Le pido a Dios que nos ayude a cambiar todo lo que no sea de él. Yo César Duarte declaro mi voluntad delante de Dios, delante de los señores obispos y de mi pueblo, amén”. También ofreció perdón a Dios “por todo lo sucedido en el pasado en Chihuahua”.

Otro caso es el de Javier Duarte de Ochoa, gobernador priísta de Veracruz, quien se ha prestado a ser títere de su antecesor y ha venido cometiendo una serie de imbecilidades –sin contar los crímenes contra periodistas registrados en su entidad durante su gobierno– como el propiciar y dar cobijo a las transas que se venían orquestando –o siguen orquestando– una bola de truhanes pertenecientes a su gabinete,  para echar mano de los recursos destinados a los programas sociales de Sedesol y destinarlos a la compra de votos a favor del PRI en las elecciones que habrá el 7 de julio próximo en esa entidad. Ese mismo esquema lo están haciendo otros gobernadores priístas con el mismo propósito. Según el PAN, el gobernador de Coahuila, Rubén Moreira, anda en las mismas. Y pronto aparecerán más. Aprovechando el viaje, el PRD acusó ante la PGR a Rosario Robles por peculado, vinculado a ese delito electoral.

Otro gobernador, este no priísta aunque lo fue, es el de Guerrero, Ángel Aguirre Rivero, quien no ha podido con el paquete de los rebeldes del magisterio que forman parte de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero, CETEG, que se alzaron contra la reforma educativa y que ahora buscan desestabilizar al estado con la ayuda de grupos radicales. Se dice que el mandatario perredista, quien por segunda vez gobierna la entidad –fue gobernador sustituto por el PRI de 1966 a 1999 cuando Rubén Figueroa solicitó licencia para separarse de su cargo a consecuencia de la matanza de Aguas Blancas–, es gente de Marcelo Ebrard y que a la crisis magisterial no le da solución porque quieren llevarla hasta los linderos de la federación para que el gobierno de Peña Nieto intervenga en el conflicto. Aguirre le juega al ensarapado.

Hay funcionarios como Humberto Benítez Treviño, procurador federal del consumidor, a quien su hija Andrea lo metió en un brete cuando estando convaleciente el funcionario de una intervención quirúrgica de la cadera, el pasado 26 de abril la ya conocida como ‘Lady Profeco’ ordenó a la subprocuraduría de Verificación y Vigilancia clausurar el restaurante Máximo Bistrot, porque no le dieron la mesa que pedía. Eso se llama usurpación de funciones y debería ser castigada. El PRD está exigiendo la renuncia del funcionario, quien fue titular de la PGR en el último tramo del gobierno de Carlos Salinas de Gortari. El argumento es sencillo. Dicen que si no es capaz de controlar a su hija, menos podrá controlar la escalada de precios que está llegando a niveles de escándalo en todo el país.

Otro caso es el del rector de la UNAM, José Narro Robles, quien no ha sido capaz de hacerle frente a la andanada de violencia contra la máxima casa de estudios que delincuentes embozados han venido realizando actos de vandalismo, poniéndolo contra la pared. Los vándalos no aceptan diálogo y al rector le da miedo enfrentarlos con la ley en la mano. En fin que el pobre México está como está por gobernantes y funcionarios como estos, igual que el jefe de gobierno del DF Miguel Ángel Mancera a quien le valió madres respetar la contigencia ambiental el sábado pasado, autorizando a más de 5 mil motocilistas transitar del zócalo al autódromo. ¿Con ese tipo de gobernantes, funcionarios y académicos que dicho sea de paso gastan hasta lo que no, quiere Peña Nieto que avance el país?

paulinocardenas.wordpress.com

pcardenascruz@yahoo.com.mx

Anuncios

Comentarios desactivados en Valemadrismo oficial

Archivado bajo Valemadrismo oficial