Archivo de la etiqueta: Calderón

¿Aurelio Nuño Mayer para el PRI?

PAULINO CÁRDENAS

Pareciera que el arroz para elegir al nuevo presidente del PRI ya se coció. Sin antecedentes de militancia priísta, a quien apuntan los rumorólogos y sospechosistas es al imberbe jefe de la Oficina de la Presidencia, Aurelio Nuño Mayer, por encima de los demás posibles, porque “proyecta una imagen joven del nuevo PRI”, incluido el que tiene más empaque político que todos los aspirantes juntos, Manlio Fabio Beltrones. ¿A que podría obedecer la decisión a favor del ‘niño Nuño’ como le comienzan a decir?

Se especula que la decisión del presidente Peña Nieto obedece a que ya que “es momento de que el PRI regrese a las universidades, que despierte nuevamente el entusiasmo de la juventud”, como lo dijo en pasado 25 de julio en la reunión para celebrar la ‘unidad’ en la sede del viejo PRI. “Es tiempo y oportunidad de que nuestro partido sea un espacio de participación para los jóvenes talentosos, comprometidos con su país” recalcó ese día.

Durante la referida reunión priísta el jefe del Ejecutivo federal pidió la renovación generacional del Revolucionario Institucional para reconquistar el voto que se le fue negado en la elección intermedia del 7 de junio. Dijo: “Es momento de que el PRI actualice su organización y estructura para reflejar las nuevas condiciones y dinámicas sociales del país”. Fue cuando recalcó que es momento de que el PRI “regrese a las universidades, que despierte nuevamente el entusiasmo de la juventud”.

Se dice que los resultados de la última encuesta del Grupo Reforma en la que quedó registrado que los ciudadanos que más desaprueban la labor presidencial son los jóvenes de 18 a 29 años, pudo haber inclinado la balanza el fin de semana a favor de Nuño Mayer, quien fue propuesto como jefe de la Oficina de la Presidencia por el titular de Hacienda, Luis Videgaray, que sigue apuntado como principal delfín para abanderar al PRI en la contienda presidencia del 2018.

Entre los nombres que se mencionaban para ocupar la dirigencia del PRI se han estado mencionando, entre ellos, a Manlio Fabio Beltrones, Miguel Ángel Osorio Chong, Emilio Gamboa, César Duarte, José Reyes Baeza y Aurelio Nuño. Dicen los analistas que entre el ‘gran elector’ y la dirigencia del partido debe haber una ‘sana distancia’. Experiencias pasadas han demostrado que poner a gente incondicional al frente del partido en el poder, no ha dado resultados óptimos.

Un factor que podría ser cuestionado por los propios priístas es que Nuño no cumple con los requisitos de los estatutos partidistas. El artículo 156 señala que los candidatos a dirigentes deben tener 10 años de militancia probada y haber desempeñado algún cargo de dirigencia. El joven prospecto no cumple con ninguna de las dos condiciones estatutarias. De cualquier modo, al estilo de siempre, que es el estilo del viejo PRI, puede prevalecer el ‘dedazo’.

El día que se celebró la ‘unidad priísta, Peña Nieto volvió tratar de frenar a los acelerados que quieren comenzar a hacerse presentes públicamente como aspirantes a ser abanderados en el 2018. Pero también dio sigilosa señal para quien habrá de dirigir los destinos del PRI del que César Camacho dejó malas cuentas. Cobró relevancia cuando trascendió que el sonorense Manlio Fabio Beltrones había expresado su deseo de ser dirigente de su partido.

Varios fueron los comentarios que se suscitaron a raíz de esa declaración. Los fieles al fiel de la balanza le quisieron tapar el paso. Lanzaron buscapiés como que el PRI requiere gente joven. Pero ya se vio que ese partido requiere de gente con experiencia y no de cuates. Felipe Calderón lo intentó con César Nava y Germán Martínez que acabaron siendo un fracaso al frente del PAN. Sin embargo es muy probable que en el PRI se repita la misma historia.

Según los rumorólogos a Beltrones le habrían cerrado el paso Luis Videgaray y el mismo Aurelio Nuño Mayer, ya que lo estarían considerando como una amenaza real para sus planes sucesorios con miras al 2018. Tampoco lo querrían para una dependencia tan importante como la Secretaría de Gobernación porque agarraría más vuelo del que ya tiene. Incluso lo andan boletinando para las secretarías de Agricultura, Energía o Economía. Estaba mencionado incluso para alguna embajada.

El hecho es que al ex gobernador de Sonora los del círculo mas cercano a Peña Nieto no lo quieren. Pero en el mexiquense podría caber la sabia máxima de que a los enemigos tenlos cerca y a los amigos como sea. Aunque de hecho, Manlio no es enemigo de Peña. Lejos de eso, le cedió el camino a la Presidencia en 2011 al declinar su aspiración para darle paso al ex gobernador del estado de México.

Y en cuanto a los personajes que más aportaron con sus buenos oficios a empujar las reformas propuestas al Congreso por el jefe del Ejecutivo, emanadas del ya fenecido Pacto por México, fue Beltrones quien más aportó a la causa, de manera que le debe varias políticamente hablando. Había dicho que tenía la ilusión, pero no la obsesión de llegar al PRI al finalizar su responsabilidad como legislador federal.

“Lo mío es la política, la partidaria, y un militante de partido político siempre considera un privilegio poder participar para presidir a su instituto”. Pero ¿y si no? ¿cuál será su destino en el futuro inmediato? Quienes le temen por su capacidad y experi.encia no son los priístas, sino el círculo íntimo de Peña Nieto. De manera que, si la moneda sigue en el aíre, podría llegarse a ver alguna sorpresa con Manlio Fabio Beltrones.

¿O lo querrán ver hacer su propio juego político? ¿Querrán ver a otro candidato independiente ganar de calle, pero ahora la Presidencia de la República? Habrá que ver lo que hace Peña Nieto. Saberlo es cosa de horas. Por lo pronto, en otra encuesta del Grupo Reforma la gente coloca al tabasqueño Andrés Manuel López Obrador adelante de las preferencias para ganar la presidencia de la República en 2018. Pero ese otro tema.

Anuncios

Comentarios desactivados en ¿Aurelio Nuño Mayer para el PRI?

Archivado bajo ¿Aurelio Nuño Mayer para el PRI?

Sigue la brutalidad criminal

PAULINO CÁRDENAS

En varios estados de la República sigue la brutalidad criminal. Desde que Felipe Calderón le decretó la guerra al narco, los cárteles se desataron y comenzaron a retar al gobierno panista empezando por realizar un mayor número de asesinatos, ejecuciones, decapitaciones, hostigamiento a familias enteras, secuestros y torturas, por parte de los cárteles que en ese tiempo venían operando en México. El ex mandatario echó mano del Ejército para tratar de apaciguar el infierno que comenzaron a vivir comunidades enteras. Antes de arrancar su gobierno, se dice que buscó la forma de hacer un pacto con los cárteles a través de su hombre de más confianza que al final falleció en un misterioso accidente aéreo. La búsqueda de un acuerdo con las mafias criminales, pues, fue infructuoso.

Para colmo del asunto, a la brutalidad que venían sufriendo centenares de mexicanos en diversos municipios del país, al arranque del segundo sexenio panista, se sumó la de miembros del Ejército a quienes su jefe supremo los había mandado a realizar tareas para las que no estaban adiestrados. Las violaciones a los derechos humanos por parte de los soldados, entre ellos los cometidos en los retenes, se fueron haciendo cada día más comunes en las zonas en donde había revisiones por ser supuestos puntos de mayor conflicto, como fue el caso inicial de Michoacán de donde es originario el ex mandatario. El motivo de las revisiones eran porque era una rutina que debían cumplir los uniformados con motivo de la Ley de Armas y Explosivos, según respondían a la gente quienes vestían ropa verde olivo y que llevaban el fusil al hombro.

Aquello fue el principio de lo que con el tiempo se fue convirtiendo en una pesadilla para miles de mexicanos, y un dolor de cabeza para un gobierno que prefirió optar por la violencia para acabar con la violencia generada por los cárteles de la droga al tratar de defenderse del acoso gubernamental, estrategia que al final resultó todo un fracaso y que dejó un haber negativo de más de 80 mil muertos que han quedado en el olvido por parte de las autoridades, que ni siquiera se tomaron la molestia de levantar actas circunstanciadas de hechos. Los actos delictivos de los cárteles fueron multiplicándose en forma alarmante en el sexenio anterior, cuya aparente lucha sirvió más para que el secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, le diera vuelo a los montajes para la televisión a los que era adicto, que otra cosa. Lo inconcebible era que había toda una cadena de incongruencias que incluía a ministerios públicos y a mandos castrenses y ya no se diga a narcopolíticos y policías corruptos.

En toda esa historia negra del pasado reciente lo que privó fue el engaño a la opinión pública. Miles de millones de pesos en recursos salidos del erario se gastaron para nada en materia de crimen organizado. El problema de entonces, de antes del sexenio de Calderón, y de ahora, han sido las colusiones que siempre ha habido entre el crimen organizado y las autoridades que trabajan para esos cárteles. Incluso un grave problema que no se ha podido erradicar es el sometimiento voluntario de muchos policías de diferentes niveles, desde altos mandos hasta gente de tropa, que tienen vínculos con los capos y cabecillas de células delictivas.

Solo por mencionar un botón de muestra está el caso de los indocumentados que huyen de sus países del sur de nuestra frontera por falta de oportunidades, en un afán de llegar a Estados Unidos en donde creen que harán posible el ‘sueño americano’. En ese intento, redes criminales que operan en el trayecto que tiene ‘La Bestia’ -el tren que sobre su lomo viajan decenas y decenas de indocumentados diariamente que buscan llegar a la frontera norte de México para pasar a la Unión Americana-, acaban sometiendo a muchos de esos ilusos viajeros, que terminan siendo víctima de violaciones, vejaciones, secuestros, extorsiones, trata de personas y crímenes.

Ante esa cruda realidad, los gobiernos suelen adoptar el consabido ‘aquí no pasa nada’, queriendo ocultar lo inocultable y dejando que tantas vejaciones y crímenes de lesa humanidad queden en la impunidad. Eso sucedía, y sigue sucediendo. Ello ha provocado, como en el caso de Michoacán, el progresivo debilitamiento del Estado. Tamaulipas y Coahuila entre otras entidades, van que vuelan hacia la misma circunstancia. Las instituciones de seguridad, con Calderón, se convirtieron en fuente de conflicto al estar sometidas a los designios de los cárteles de la droga. Esas instituciones quedaron rebasadas y esa fue una de las herencias que le dejó a su sucesor.

Desde entonces, esas instituciones no han sido capaces de contener el derramamiento de sangre en muchas entidades del país. El actual régimen ha buscado ponerle suero intravenoso a ese enfermo sistema de seguridad para revivirlo, rehabilitarlo y que pueda responder a la violencia y corrupción que ha creado el espacio en que actúan los cárteles. En medio de esa maraña un notable protagonista han sido los funcionarios públicos que, a diversos niveles, comenzando por los más altos mandos, están coludidos en ese mundo de corrupción amparado por la impunidad. Eso sucede en los tres niveles de gobierno y en los tres poderes de la Unión. El sector empresarial es parte también de esa cadena.

La intensidad de los ataques de los cárteles que operan en México -algunos que se dan entre ellos, otros contra las fuerzas gubernamentales armadas y unos más por la disputa de territorios-, ha multiplicado los frentes de conflicto, lo que ha provocado una crisis de gobernabilidad en varias entidades federativas en donde los capos de la droga y del crimen organizado disputan el cobro de recursos con el gobierno; solo que las mafias lo hacen a punta de fuego y sangre. No son pocos los estados y municipios que se encuentran bajo la amenaza constante del narco. Fuerzas policiacas, prisiones, tribunales, judiciales, burocracias locales, partidos políticos y medios de comunicación, son víctimas de esas embestidas del crimen organizado.

Cada día hay noticias en uno y otro estado del país, de matanzas, ejecuciones, colgados, cuerpos desmembrados, secuestros y extorsiones, o encuentros con metralla y granadas que dejan como efecto colateral a gente inocente muerta o herida, lo que motiva que muchos ciudadanos mexicanos huyan de la violencia y dejen sus lugares de origen. Son los desplazados. Pero hay a quienes ni siquiera les da tiempo de eso y caen abatidos por las balas asesinas de los sicarios al servicio del crimen. Hay zonas más peligrosas que otras, pero ni duda cabe que en esta administración sigue la brutalidad criminal, equiparable a la del sexenio pasado. El olor a sangre y muerte dan testimonio todos los días de ello en muchas partes de nuestro país.

 

Comentarios desactivados en Sigue la brutalidad criminal

Archivado bajo Sigue la brutalidad criminal

Aumenta seguridad de Peña

PAULINO CÁRDENAS

De unos días para acá la seguridad en torno al presidente Enrique Peña Nieto ha aumentado considerablemente. A donde quiera que va, el número de efectivos del Estado Mayor y de las Fuerzas Armadas lo cuidan por tierra, mar y aire. La Policía Federal tiene la misma orden. Cuando va al extranjero sucede lo mismo. No se sabe si ello obedece a algo que habría detectado el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) que es la agencia de inteligencia de México dependiente de la Secretaría de Gobernación. O quizá esa medida derivó de alguna alerta de esos mismos servicios de investigación que tiene el Ejército o la Marina. Como sea, lo que parece obvio es que la razón de ese blindaje que se ha reforzado en torno al mandatario priísta es porque hay temor de que pudiera haber un atentado del narco en su contra.

Tanto en la residencia oficial de Los Pinos como en el hangar presidencial, se ha redoblado y hasta triplicado el número de elementos que suelen ser destacados para velar por la integridad física del jefe del Ejecutivo federal. Ha aumentado el número de cámaras de seguridad y vigilancia instaladas en los alrededores y dentro de esos dos inmuebles, además de que a donde quiera que asiste el mexiquense, además del despliegue de soldados y marinos que complementan la vigilancia del Estado Mayor presidencial, se instalan francotiradores en las partes altas de los sitios que visita.

Los convoyes que acompañan a la comitiva presidencial están siendo custodiados por al menos un helicóptero Blackhawk y escoltados por vehículos militares. Esta medida parece coincidir con la serie de detenciones y caída de dirigentes de diferentes cárteles de la droga, como han sido los casos de Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán quien habría sido detenido en un condominio en Mazatlán, Sinaloa, la muerte ‘verdadera’ de Nazario Moreno alias ‘El Chayo’ y la eliminación del Enrique ‘Kike’ Plancarte, entre otros personajes del mundo criminal organizado.

En la casa presidencial se ha comentado que las medidas de seguridad sufrieron una revisión de fondo y decidieron reforzarla considerablemente, porque estimaban ‘muy laxa’ la protección que se le estaba brindando al mandatario mexicano. Como sea, el caso es que como lo señala el viejo dicho popular, ‘el miedo no anda en burro’, por lo que la seguridad en torno al presidente Peña Nieto se ha reforzado de manera muy considerable. Y no es para menos, ya que las reacciones que pudiera haber por parte de los cárteles a los que su gobierno les ha cortado la cabeza, podrían responder de manera violenta como acostumbran, a esas medidas tomadas por la administración peñanietista en materia de seguridad.

Desde que asumió al poder el mandatario mexicano, y pese a que hasta este año de hecho ordenó ir en serio contra los cárteles de la droga que operan en México, no se ha sabido que haya recibido amenazas del narco. Solo está aquella historia del asesinato en Veracruz de cuatro de sus escoltas en mayo de 2007, cuando era gobernador del estado de México, atentado que al principio fue negado, pero que luego un video corroboró que había sido obra de Los Zetas. Casi a la medianoche del jueves 10 de mayo de ese año, cuatro integrantes del grupo de escoltas asignados a los hijos del gobernador mexiquense Peña Nieto fueron ejecutados por un comando presuntamente ligado a ese cártel. 
Los hechos ocurrieron sobre el bulevar Manuel Ávila Camacho de ese puerto, a la altura de las calles de Simón Bolívar y Valencia, en que fue emboscada la camioneta en que viajaban los guardias adscritos a la Agencia de Seguridad del Estado de México
.

Los hijos del mandatario mexiquense, que resultaron ilesos del ataque armado, viajaban en otra camioneta junto con su tía Claudia Pretelín, a quien visitaron para pasar el fin de semana en el puerto jarocho. 
El titular de la Procuraduría veracruzana (PGJE), Emeterio López Márquez, en conferencia de prensa, aseguró que, de acuerdo con las primeras investigaciones, “el ataque obedeció a una confusión” del grupo de sicarios
Después de informar que la PGR atraerá el caso, el funcionario descartó que el objetivo de este ataque, donde murieron los cuatro escoltas, hayan sido los hijos de gobernador Peña Nieto.

Sin embargo, la Procuraduría General de la República investigó un narcomensaje en el que se amenazaba en ese entonces al gobernador Peña Nieto, lo que echaba por tierra la hipótesis de la confusión. “Vamos a seguir, aún cuando estén las fuerzas federales” decía, y al final agregaba: “Postdata, Peña Nieto”. La advertencia -señalaba una nota de Diario Monitor-, fue dejada junto con la cabeza humana que fue arrojada a un cuartel militar en Veracruz, unas horas después de que ejecutaran a los cuatro guardaespaldas de los hijos del mandatario. Fuera de aquello, no ha habido, que se sepa, amenazas de ningún cártel contra Peña Nieto.

En el sexenio pasado, el entonces presidente panista Felipe Calderón sí llegó a aceptar que había recibido amenazas de muerte se supone que por parte del narco. También en marzo de 2007, el ex mandatario dijo en el Foro de Reuters sobre inversión en América Latina que “Sí, hemos recibido muchas amenazas y seguramente las habrá”, dijo Calderón en entrevista. “No sabemos si sean ciertas o falsas, pero evidentemente eso no cambia nuestra decisión de cumplir con nuestro deber”, agregó el ex mandatario, quien no detalló el contenido de las amenazas.

Esto fue tras las extradiciones y el envío masivo de tropas a estados en el norte, occidente y sur del país, donde el gobierno de Calderón quiso anticipar una respuesta violenta de los grupos de narcotraficantes. Ya había reconoció antes amenazas a miembros de su gabinete de gobierno, pero no había hablado hasta entonces que él o su familia también las hubieran recibido. Calderón declaró que a pesar de esas amenazas, continuaría con la extradición de capos a Estados Unidos y que mantendría su ofensiva, aunque reconoció que sería una larga batalla, señalaba una nota del diario Reforma.

“Yo soy realista y sé que esto va a ser una batalla larga y que no se va a poder ‘cantar victoria’ y decir esto ya se acabó”, señaló en una entrevista en su oficina en la residencia oficial de Los Pinos. “No tenemos otra alternativa más que actuar y es una guerra, es un tema que yo sé que será muy largo, que probablemente yo no vea el final como Presidente”, subrayó. Pues por aquello de no te entumas, en el caso del presidente priísta, se ha reforzado la seguridad del Estado Mayor, del Ejército, la Armada, la Fuerza Aérea Mexicana y la Policía Federal en su alrededor. “Así hasta yo” dirían muchos mexicanos, pero habría que preguntarse antes: ¿Qué pasaría si Peña Nieto sufriera un atentado?

Aunque no se ha atrevido a lanzarle a los cárteles de la droga y a las mafias del crimen organizado un combate frontal como lo hizo su antecesor, a casi un año y medio de gobierno ya anda supercustodiado para evitar la probabilidad de algún atentado. Quizá quienes decidieron convencerlo de que a partir de unas semanas se aumentara su seguridad personal, no quieren correr riesgos y prefieren pecar de exagerados que no hacer caso de la ley de probabilidades, como sucedió con Luis Donaldo Colosio, quien nunca quiso tener protección de guaruras y menos una superprotección, pese a que muchos de sus allegados se lo recomendaron. Las consecuencias se vieron aquel 23 de marzo de 1994 en Lomas Taurinas. Con Peña Nieto no quieren correr ese riesgo.

 

 

Comentarios desactivados en Aumenta seguridad de Peña

Archivado bajo Aumenta seguridad de Peña

‘La Tuta’ asume el control total

PAULINO CÁRDENAS  

Allanado el camino con la muerte del fundador de La Familia Michoacana y de los Caballeros Templarios, Nazario Moreno González alias ‘El Chayo’, quien fue abatido -ahora sí-, la madrugada del pasado domingo en un tiroteo registrado en un poblado del municipio de Aguililla, Michoacán, es un hecho que el total control de los Caballeros Templarios lo asumirá Servando Gómez alias ‘La Tuta’. La noticia fue anunciada como primicia -como fue en el caso de la detención del Chapo Guzmán-, por la agencia informativa Prensa Asociada (AP), citando a funcionarios federales, información que más tarde fue confirmada por la PGR. El cadáver del ‘Chayo’ se encontraba hasta ayer en la 43 zona militar custodiado por elementos castrenses para evitar que algún comando delincuencial fueran por él. En este caso sí fueron entregadas al menos dos fotografías del cadáver del capo muerto a los medios, para que no hubiese dudas de que había fallecido. Pruebas dactilares corroboraron que sí era a quien también apodaban ‘El más loco’ o ‘El Doctor’.

A finales de los 90, Nazario Moreno era integrante del cártel del Golfo, que después fue el del Milenio, luego La Familia o La Empresa, que actualmente se le conoce como el cártel de Los Caballeros Templarios. En 2010, el gobierno del entonces presidente panista Felipe Calderón había asegurado haber abatido al capo, aunque nunca se presentó evidencia física de ese hecho. ‘El Chayo’ era el líder principal de la agrupación criminal Los Caballeros Templarios; había comenzado su carrera delincuencial hace más de una década cuando fundó La Familia Michoacana, al lado de Servando Gómez, alias ‘La Tuta’, y José de Jesús Méndez, apodado ‘El Chango’. Por su violencia y su sangre fría, ya que no dudaba en matar a quien se oponía a las órdenes que daba, se impuso como líder entre sus compañeros delincuentes. Durante el gobierno de Calderón dizque fue perseguido en Michoacán y varias partes del país.

Incluso legisladores de varios partidos pidieron que se castigue a quienes difundieron en diciembre de 2010 la falsa muerte del ‘Chayo’. Señalan que pudo haber complicidades al haber informado oficialmente que habían matado al capo michoacano, y dejarlo actuar hasta el final del sexenio calderonista. Habría que saber a cambio de qué. ‘El Chayo’ era descrito por quienes lo conocieron como una persona impulsiva, sanguinaria, pero también religiosa. Después de que se anunció su muerte en 2010 supuestamente en un enfrentamiento con fuerzas federales en Apatzingán, a decir de los líderes de los grupos de autodefensa, ordenó construir pequeñas capillas con su imagen en las entradas de algunas poblaciones de Tierra Caliente, como en La Ruana, Apatzingán y Buenavista Tomatlán, entre otras, que con el surgimiento de las guardias comunitarias fueron derribadas.

Entre 2008 y 2010, uno de los objetivos primordiales de la administración federal Calderón  era desmantelar al cártel de La Familia Michoacana. En ese entonces el presidente había dado la orden de que a como diera lugar fueran capturados El Chayo, La Tuta y El Chango. Fue entonces que su gobierno inventó la muerte de Moreno González, la cual se habría dado en un supuesto enfrentamiento con fuerzas federales en Apatzingán, en diciembre de 2010, sin que se mostrara el cadáver el cual, según versión del gobierno, habría sido recuperado por un comando armado de su corporación criminal. El entonces secretario técnico del Consejo de Seguridad Nacional, Alejandro Poiré, dio a conocer  la falsa muerte de Nazario Moreno González. En aquellas fechas hasta el mismo Servando Gómez, alias ‘La Tuta’, salió a decir en un video que lamentaba la muerte del ‘Chayo’ o ‘El Doctor’, afirmando que había pruebas de que el muerto sí era ‘El más loco’, haciéndole el juego al gobierno de Felipe Calderón, nadie sabe con qué intenciones.

Unos dicen que resultó herido y que fue recogido por sus sicarios. Fueron de hecho los seguidores del fundador de la Familia Michoacana y de Los Caballeros Templarios quienes comenzaron a decir que ‘El Chayo’ había resucitado y que estaba vivo, dándole un sentido religioso muy tergiversado al asunto, con lo que comenzaron incluso a repartir imágenes y figuras del sanguinario delincuente como si fuera la de Jesús Malverde, aquel capo sinaloense que al morir empezó a ser venerado como a un santo por prácticamente todos los integrantes de los cárteles de la droga y del crimen organizado.

En junio de 2011 la policía federal anunció que había capturado a uno de los presuntos líderes y fundadores de La Familia Michoacana y de Los Caballeros Templarios, en una operación que según el gobierno se destruía la estructura de mando de la organización. Se trató de José de Jesús Méndez Vargas, alias “El Chango”, quien fue detenido en Aguascalientes, informó el entonces vocero del gobierno federal en materia de seguridad, Alejandro Poiré. Y quien sin duda quedará como líder absoluto de Los Caballeros Templarios a la muerte del ‘Chayo’ anunciada el pasado domingo, será el capo guerrerense Servando Gómez alias ‘La Tuta’, según estiman los expertos en la materia. De hecho, por andar ‘El Chayo’ a salto de mata durante largo tiempo, el control de esa organización criminal ya lo venía ejerciendo ‘La Tuta’.

Las autodefensas y varios analistas del caso Michoacán están seguros de que Servando Gómez será el sucesor nato del Chayo. A últimas fechas, cuando varios grupos comunitarios armados se unieron al gobierno federal y al comisionado Alfredo Castillo para sacudirse de encima al grupo criminal de los Templarios, se comenzó a esparcir el rumor de que el fundador de la Familia Michoacana estaba vivo  y que se hacía llamar “Ernesto Morelos Villa”, en alusión al Che Guevara y a los héroes nacionales José María Morelos y Pavón y Pancho Villa. El caso es que el pasado domingo volvió a morir por segunda ocasión Nazario Moreno González alias ‘El Chayo’, ahora sí para siempre. Esto por supuesto no acabará con el cártel de los Caballeros Templarios. ‘La Tuta’ se encargará del negocio a partir de ahora.

Comentarios desactivados en ‘La Tuta’ asume el control total

Archivado bajo 'La Tuta' asume el control total

Oceanografía y la venta petrolera

PAULINO CÁRDENAS

En los corrillos de algunas de las grandes empresas petroleras que aspiran venir a México a explotar nuestros hidrocarburos, corre la especie de que el caso de los múltiples actos de corrupción que el gobierno ha encontrando en Oceanografía, fue un asunto propiciado deliberadamente por el mismo gobierno para satisfacer la supuesta exigencia de los dueños de los emporios petroleros de que, mientras no se depuren ese tipo de prácticas nocivas en la industria petrolera mexicana, difícilmente vendrán las más famosas empresas petroleras y lleguen en cascada los capitales que la administración peñanietista espera que lleguen para inyectárselos a la primera industria del país.

Esto, para evitar que esa exigencia se convierta en amenaza real, lo que obliga a que las indagatorias por parte de las autoridades mexicanas en el caso de la naviera propiedad de Amado Yáñez Osuna, deberán de ir a fondo necesariamente desde el sexenio de Vicente Fox, pasando por el de Felipe Calderón, hasta el actual gobierno federal que encabeza Enrique Peña Nieto. Por lo pronto Oceanografía ya está inhabilitada y ha empezado a ser manejada por el Sistema de Administración y Enajenación de Bienes, el SAE.

En torno a este asunto, el Legislativo ha convocado para esta tarde al procurador General de la República, Jesús Murillo Karam, y al director general de Pemex, Emilio Lozoya Austin, para que expliquen lo que hay detrás del caso  de la naviera que le ha dado servicio a Pemex desde hace décadas. Ojalá no le salgan a los legisladores -y a los mexicanos- con la trillada muletilla de que ‘no hay cacería de brujas’ en este caso. Tampoco que del lado contrario vayan a salir con que ‘se formará una comisión’ legislativa al estilo echeverrista, que sería indicativo inequívoco de que no se averiguará nada, como ha sucedido con decenas de casos. Se gasta dinero y nada se resuelve; periódicamente se dan informes escuetos hasta que el tiempo va diluyendo el tema al surgir otros.

En el caso de Oceanografía se estima que mientras los dueños de los emporios extranjeros no vean que la ‘limpia’ de Pemex por parte del gobierno de Peña Nieto va en serio, difícilmente vendrían al país en cascada los monstruos transnacionales que viven del petróleo ni los capitales aleatorios extranjeros. Las autoridades pues, están más que obligadas a realizar las averiguaciones sobre ese asunto en el que, entre otras chuladas, saltó a los medios que el barco de servicios petroleros más grande del mundo, el ‘Osa Goliath’, propiedad de la empresa naviera, se “perdió” en altamar y huyó de la PGR que lo iba a decomisar. Al gigantesco barco, que andaba en alta mar, le fue ordenado que no regresara a las costas de Campeche. De hecho la embarcación se dio a la huida y anda perdido en alta mar en aguas internacionales frente a las costas de Ciudad de Carmen. No puede seguir navegando por falta de combustible.

La firma noruega Norsk Tillitsmann, en un cable dijo haber tomado el control de una cuenta de 8.9 millones de dólares y del barco para venderlo, y saldar un adeudo de la empresa de Yáñez Osuna, derivado de su incumplimiento con un bono que emitió por 160 millones de dólares. Otro escándalo de la naviera también es el otorgamiento de decenas de créditos multimillonarios a Oceanografía por parte de Banamex, cuyos pagos de intereses se hicieron con papeles falsificados para pagar menos dinero, lo cual provocó un quebranto al banco, por lo que la SEC norteamericana, que es la agencia investigadora de empresas financieras, inició una investigación en EU contra Citigroup del que depende el banco mexicano. Han ido apareciendo otro tipo de anomalías muy graves, como los adeudos de la naviera a otras empresas, y el pago simulado de salarios en la que aparecen sueldos más bajos que los que realmente devenga el personal, cuya nómina de la naviera es de alrededor de 11 mil empleados, con lo cual se habría cometido otra serie de fraudes, en este caso contra el Instituto Mexicano del Seguro Social.

Todo mundo sabe, dentro y fuera de México, que Oceanografía es solo uno de tantos casos  que habría que investigar relacionados con la sangría que ha sufrido Petróleos Mexicanos en las últimas décadas. La depuración en Pemex tiene que haberla porque los emporios petroleros extranjeros, no es que sean madres de la caridad, pero seguro que no están dispuestos a entrar en negocios con México, si la corrupción que existe en el país pudiera poner en riesgo no solo a sus empresas, sino a sus capitales y a la gente que estará trabajando en los proyectos en los que pueden tener participación, ya con la aprobación constitucional de la reforma energética por parte del Congreso de la Unión. Ello, aún dejando gran parte del manejo de exploración, extracción y comercialización de crudo y gas en manos de los dueños de esos emporios extranjeros.

Al parecer para esos emporios no basta con el gran atractivo de que en las entrañas del suelo de México y en sus aguas someras y profundas, existen riquezas de hidrocarburos todavía inexploradas, de donde pudiera extraerse crudo de varias calidades, gas natural, y gas Shell para su comercialización. No será tan fácil que esos monstruos extranjeros cuyo negocio es explorar, extraer y comercializar hidrocarburos, vengan a establecerse en nuestro país en medio de un escándalo como el de Oceanografía. ¿Cuál sería el blindaje que el gobierno peñanietista les pudiera ofrecer, si además hay otras mafias que esquilman a Pemex como los cárteles de la droga? Por supuesto que ningún empresario, por audaz que sea, le resulta atractivo venir a meterse entre las patas de los caballos.

Ya Peña Nieto hizo su parte. Envió la iniciativa de reforma energética al Congreso y su gente empujó las cosas para que fueran aprobados los cambios constitucionales que  permitirán la participación extranjera en la explotación de la industria petrolera mexicana. Faltan, ciertamente, las leyes reglamentarias, pero eso no requiere de modificaciones de la carta magna, y se infiere que las mismas ya están cabildeadas con los diferentes partidos, excluyendo al perredismo, por lo que se estima que estarán listas para ser aprobadas por el Legislativo en el corto plazo.

Ya superada la atadura constitucional, la posibilidad de participación extranjera en la industria petrolera mexicana tiene ya derecho legal. Ahora lo que se quiere ver es si de veras el jefe del Ejecutivo federal le va a entrar al toro por los cuernos para ir tras quienes han esquilmado a la industria petrolera y también la que ha habido durante sexenios en la CFE, de la que se habla poco y que también habría que hacer indagatorias, porque también forma parte de la reforma energética.

Comentarios desactivados en Oceanografía y la venta petrolera

Archivado bajo Oceanografía y la venta petrolera

¿Cárcel para Fox y Calderón?

PAULINO CÁRDENAS

¿Los ex presidentes panistas Vicente Fox y Felipe Calderón podrían ir a la cárcel? Nadie lo cree. Ni Andrés Manuel López Obrador quien declaró en Campeche que, a su juicio, el asunto de Oceanografía, con los hermanos Bribiesca Sahagún como principales protagonistas, seguirá en la impunidad, porque forman parte, dijo, del “bandidaje oficial” que protege a los ex presidentes. Habría que ver, porque si se trata de veras de romper paradigmas, el presidente Enrique Peña Nieto tendría que incluir a los ex presidentes que siguen vivitos y coleando y que inopinadamente, de un tiempo para acá, andan metiendo su cuchara criticando cosas que no hicieron en sus respectivos sexenios, por ineficiencia, ineficacia, colusiones, corruptelas e impunidad. O por todo eso junto. Ellos son Salinas de Gortari, Zedillo, Fox y Calderón. Echeverría prácticamente ya no cuenta.

Como es sabido, para las elecciones del 2000, Vicente Fox no tuvo retador interno y desde que decidió ir por la presidencia, presentó en los medios una imagen que atrajo oleadas de simpatizantes, sobre todo aquellos que estaban hartos de priísmo fatuo, corrupto y engañador. El resultado fue un victoria histórica sin precedente, ganándole a Francisco Labastida, candidato del tricolor, por más de 6 millones de votos. Fox ganó por el PAN aunque ahora es fan de Peña Nieto, quizá para evitar que lo atropelle el tren anticorrupción del nuevo régimen que como que quiere ir en serio.  Quien se quedó con las ganas en aquel entonces fue Felipe Calderón, pero el guanajuatense como premio de consolación le otorgó primero Banobras en 2003 y más adelante lo nombró titular de la secretaría de Energía. Aunque suene paradójico, en el foxismo comenzaron los ‘bisnes’ del sexenio calderonista. Y las trácalas.

Esto viene a cuento por el asunto de Oceanografía que alcanzó rango de escándalo mediático. Hay que recordar que esa empresa naviera tiene cuatro décadas de existencia. Ciudad del Carmen, Campeche ha sido su sede y tiene filiales en Tabasco y Veracruz. Se dice que el socio mayoritario de esa empresa, Amado Yáñez Osuna, era amigo del finado Juan Camilo Mouriño Terrazo, ambos campechanos. Y hay otro personaje muy allegado de quien luego acabó siendo el alfil de Felipe Calderón y que murió en un trágico y sospechoso accidente aéreo: Leonardo Olavarrieta, director de la naviera Oceonografía.

En un trabajo de investigación, la periodista y escritora Ana Lilia Pérez escribió que en 2004, Yáñez Osuna, accionista principal de la naviera Oceanografía, 
cabildeó con el entonces secretario de Energía, Felipe Calderón Hinojosa, y con sus colaboradores Juan Camilo Mouriño Terrazo y César Nava, millonarios contratos petroleros que estaban a punto de perder, según revela un expediente que Pemex entregó a una comisión especial de legisladores. Pero la mano santa del poder los salvó de ello y le fue salvado el futuro a esa empresa, por segunda ocasión. Se dice que los hermanos Bribiesca Sahagún intervinieron a favor de la naviera, por segunda ocasión.

El caso es que hasta un crédito millonario de Bancomext por 30 millones 306 mil 389 pesos y 25 millones 600 mil dólares, consiguieron para ‘resarcirse’ de las pérdidas ocasionadas al haberles dado preferencia en el otorgamiento de varios contratos a otras empresas, unas por haberse declarado desiertas y otras porque le fueron otorgadas a otras empresas. Los dueños de Oceanografía se quejaron con su influyente paisano de las afectaciones a la empresa por el no otorgamiento de contratos. Cuando estaba un recurso de revisión en marcha porque se le había otorgado un contrato a otra empresa, le fue otorgado de manera directa un contrato a Oceanografía por 676 millones de pesos y 27 millones de dólares, para el arrendamiento del barco Caballo de Trabajo. La vigencia se pactó del 15 de mayo de 2005 al 31 de diciembre de 2007. Ese es un ejemplo de que no solo en el sexenio de Fox, sino en el de Felipe Calderón, hubo tráfico de influencias con la empresa naviera de referencia.

Ahora, según ha trascendido por parte de las autoridades, la PGR entre ellas, desde el año 2000, cuando Ocenografía estaba a punto de la quiebra e iba a ser embargada por un adeudo al fisco de más de 20 millones de pesos, los hermanos Bribiesca le entraron al quite y como ‘gestores’ le devolvieron el alma al cuerpo a los dueños de esa empresa. Con la  ‘gestoría’ de los hermanos Manuel y Jorge Alberto Bribiesca Sahagún y su tío Guillermo Sahagún consiguieron contratos en Pemex por 5 mil 929 millones de pesos. Los hijos de Martha Sahagún de Fox y su marido, el entonces presidente Vicente Fox, lograron realizar varios negocios negros al amparo de su influencia; uno de ellos con Raúl Muñoz Leos, quien siendo director de Pemex, le otorgó un total de 54 contratos a la empresa naviera Oceanografía.

Otra empresa favorecida por los hermanitos de la caridad fue Negromor. Pemex también firmó un contrato con la clínica hospital San José, de Zamora, Michoacán, propiedad de Alberto Sahagún Jiménez, hermano de la entonces ‘primera dama’. Según el historial hacendario de Oceanografía, al inicio del sexenio de Fox esa empresa debía al fisco 21 millones 130 mil pesos; con una orden de Los Pinos, específicamente de la oficina de Marta Sahagún,  la Secretaría de Hacienda a través del SAT, canceló el embargo que ya estaba programado contra la empresa naviera con sede en Campeche; a partir de 2001, la naviera volvió a cobrar vida y comenzó, como por arte de magia, a recibir contratos y más contratos, llevando como ‘gestores’ ante el director general de Pemex, Muñoz Leos, a los hermanos Manuel y Jorge Bribiesca Sahagún, hijos de ‘Martita’. Y decir en ese entonces que era de parte de ‘Martita’, era la ley. El entonces director de Pemex acató la orden.

Al haberle otorgado enormes beneficios a los hijastros de Fox, el ex director de Pemex, Muñoz Leos, vuelve a ponerse al borde de la cárcel. En julio de 2007 ya había sido inhabilitado por 10 años por la Secretaría de la Función Pública, junto con el entonces abogado general de Pemex, Juan Carlos Soriano, y obligados a pagar una multa de 862 millones 200 mil pesos cada uno, por haberle otorgado al sindicato petrolero –léase a Carlos Romero Deschamps–, recursos directos por 1,724 millones de pesos, sin contar con la autorización del Consejo de Administración de la empresa ni apegarse a la normatividad vigente. Pero el asunto de Oceanografía no es el único, hay muchos más. Ese caso es apenas la punta del iceberg en relación con Pemex, esquilmado sexenio tras sexenio por priístas y panistas e incluso por cárteles del narcotráfico y el crimen organizado.

Comentarios desactivados en ¿Cárcel para Fox y Calderón?

Archivado bajo ¿Cárcel para Fox y Calderón?

Michoacán, tema en Davos

PAULINO CÁRDENAS

Sin ninguna duda, Michoacán será tema en Davos. Si bien el presidente Enrique Peña Nieto viajó a Suiza a promover a México y a posicionarlo como un país que “está cambiando”, en el Foro Mundial al que asiste, el cual reúne a representantes de las naciones más poderosas del planeta y de países emergentes, impartirá una conferencia magistral y sostendrá encuentros bilaterales con presidentes de organismos internacionales, como el FMI y el Banco Mundial. “Es una buena oportunidad de promoción para nuestro país, que se conozca lo que se está haciendo”, apuntó antes de su llegada a Suiza. Pero además de hablar de las ‘bondades’ de las reformas petrolera y eléctrica que ya fueron aprobadas y que permitirán en ambas ramas la participación de capitales extranjeros, el mandatario mexicano tendrá que dar sus puntos de vista en esa cumbre mundial de lo que está sucediendo con las confrontaciones armadas que se siguen registrando en Michoacán y en otros estados del país.

En la escala que realizó en Gander, Canadá, antes de proseguir su viaje a Davos, el presidente Peña Nieto rechazó que durante su primer año de gobierno se hayan dejado crecer las denominadas autodefensas en Michoacán. Entonces habría que explicarle al pueblo de México qué es lo que ha pasado. Porque un asunto no crece y se multiplica por generación espontánea. Advirtió que el Estado mexicano es el único responsable de mantener la seguridad, y aseveró que se observa una disminución real en los niveles de violencia en el país, pues lo más crítico se generó en 2011. Le echó la bolita a Felipe Calderón. Aún así, el comentario es que el Estado está obligado constitucionalmente a garantizarle a la ciudadanía que haya paz y seguridad para ellos y sus familias. Y eso no lo ha habido. Ni en el sexenio pasado ni ahora.

Aunque es un tema que al que le incomoda referirse, tendrá que hablar claro en Davos sobre esa circunstancia, porque no bastará con ir a decir que México, con las reformas recientemente aprobadas, comenzará una nueva etapa para competir, atraer inversiones, generar empleo y volverse más productivo. Ciertamente lo que quieren oír los inversionistas extranjeros que buscan participar en las explotación y comercialización de nuestros recursos energéticos, es cómo quedarán las reglas de operación y si el nuevo marco normativo les dará certeza y garantía jurídica a sus inversiones. Pero también quieren escuchar de viva voz del mandatario mexicano, las garantías que habría de que no llegarán a un país en un virtual estado de guerra, con los riesgos que ello implicaría para la integridad física de sus CEOS, especialistas y empleados que habrán de trabajar en nuestro país.

Porque las noticias de lo que ha estado sucediendo en México a lo largo de la actual administración, en torno al avance de los cárteles de la droga y la manera en que éstos han actuado, casi de manera impune en muchos estados de la República por la dejadez de los gobiernos locales y la inacción por más de un año del gobierno federal, ha trascendido nuestras fronteras. Los medios internacionales más importantes hablan con frecuencia de los crímenes, secuestros, extorsiones, pagos de paso y de piso, cobros de impuestos y ejecuciones contra gente inocente que han venido cometiéndose en México por parte de los cárteles de la droga y las mafias del crimen organizado que operan en más de la mitad del territorio nacional.

De ahí que también los medios se ocupen del surgimiento de los colectivos civiles conocidos como autodefensas, integrados por policías comunitarios, es decir, gente de los poblados en donde los cárteles y sus sicarios los han tenido azuzados a base se sangre y fuego, que se han tenido que armar sacando de sus escopetas y armas rústicas de caza, y que se han ido pertrechando con las armas que les quitan a los criminales, quienes han violado, matado y ejecutado a decenas de pobladores de distintas comunidades de diversos municipios, entre ellos Michoacán y Guerrero principalmente, en donde han proliferado esos grupos de defensa civil, sobre todo en la zona de Tierra Caliente.

 Si bien a su antecesor Felipe Calderón, lo acusaron de hacer uso excesivo de las fuerzas gubernamentales armadas para combatir a los narcos, a Peña Nieto le critican la falta de decisión para enfrentar a la criminalidad organizada que personifican los cárteles de la droga a los que ni siquiera gusta de llamar por su nombre. Son los innombrables. Como si con eso quisieran que no existieran. Pero ahí han estado. El nuevo gobierno ni los oye, ni los ve, ni los pela. Ese ha sido el problema. Por ese dejar hacer y dejar pasar, el problema ha ido creciendo.

Incluso hace unos días el Departamento de Estado norteamericano lanzó una advertencia de viaje a sus connacionales, para que eviten en lo posible viajar a varios estados de la República Mexicana que tienen marcados como de alta peligrosidad, a causa de los enfrentamientos armados. El gobierno mexicano no puede hacer mutis sobre lo que acontece en nuestro país con ese vergonzoso flagelo que desde el sexenio pasado se ha acentuado y que en este sigue afectando la paz y el orden en muchos estados de la República Mexicana, mucho de lo cual obedece lo que no han hecho los gobiernos locales y el gobierno federal. El ejemplo es que, mientras las autoridades afirman que la mayor parte de los municipios de Michoacán están bajo el control del Ejército y de la Policía Federal, la inseguridad en gran parte de ese estado sigue siendo evidente.

Lo bueno es que, de pronto, como si hubiera habido una orden venida del cielo, el gobierno peñanietista se puso las pilas y ha dispuesto entrarle de frente al conflicto armado que está desatado en esa entidad de la República. Busca recuperar el tiempo perdido, más que nada porque están por llegar a México capitales privados de los emporios extranjeros que vendrán a explotar nuestros recursos energéticos y que, por lógica, exigirían garantías de seguridad para establecer sus oficinas corporativas y sus áreas de planeación y de operación en los estados en donde habrán de establecerse. Pero en Davos el mandatario mexicano no podrá evitar hablar de lo que pasa en México en materia de crimen organizado. Habrá que esperar lo que dice. A los inversionistas que vendrán a México a explotar nuestros recursos energéticos, les preocupa el tema.

Comentarios desactivados en Michoacán, tema en Davos

Archivado bajo Michoacán será tema en Davos