Archivo de la etiqueta: caso Tlatlaya

Omisiones en el mensaje de Peña

PAULINO CÁRDENAS

En su mensaje de Año Nuevo a la nación, Enrique Peña Nieto omitió, entre otras cosas, mencionar por su nombre los casos de la desaparición de normalistas en Ayotzinapa, Guerrero, y la masacre de presuntos delincuentes a manos de un comando militar exterminador en Tlatlaya, estado de México. Prefirió darle mayor relevancia a una supuesta mejora de la economía familiar para este año, asunto que muchos dudan que suceda porque no creen que 2015 sea mejor que el anterior en esa materia, pese al optimismo presidencial de que los beneficios de las reformas empezarán a verse en el año que comienza.

Se comprometió también a que este año comenzará a erradicarse la corrupción y la impunidad. Tampoco nadie lo cree porque eso no se logra con enunciados ni con verborrea sino con acciones concretas que no se ven por ninguna parte. Se cree que la Comisión Anticorrupción será más una figura decorativa y un elefante blanco que una realidad. Sucede igual que cuando se dice a cada rato que en materia de justicia las cosas mejorarán. Reconoció que 2014 fue un año difícil y que la violencia y el crimen golpeó al país, pero no explicó por qué.

Al mencionar los temas de la criminalidad que hubo el año anterior, expresó que sentía dolor y tristeza. Indicó que esos hechos dejaron como lección que México debe seguir cambiando (o lo que eso signifique). Dijo que 2015 comienza con siete acciones: Reducción de las tarifas de gas y luz, ‘producto de la reforma energética’; suspensión de los llamados “gasolinazos”; suspensión del cobro de larga distancia ‘gracias a la reforma de telecomunicaciones’; reparto de televisiones digitales a 10 millones de familias, asunto que la oposición ve como acción electorera para los comicios del primer domingo de junio; apoyos para emprendedores de 18 a 30 años, y aceleración de acceso a vivienda digna.

Indicó en su mensaje de Año Nuevo, que quedarán establecidas zonas económicas como había prometido a principios de diciembre; trato fiscal preferencial para actividades agropecuarias de Chiapas, Guerrero y Oaxaca; y el establecimiento de medidas fiscales y de financiamiento para el desarrollo de vivienda. Peña Nieto se refirió brevemente a los logros de su administración en 2014, en especial en materia económica (¿?). Según el jefe del Ejecutivo, los cambios y transformaciones en el país, impulsadas por su gobierno, generarán obstáculos y resistencias, pero aseguró que su gobierno seguirá adelante poniendo las reformas en acción.

Sin embargo, ese mensaje pareció ser más de compromiso costumbrista que otra cosa. Peña Nieto sabe que de las palabras a los hechos hay muchos trechos y que el prometer no empobrece. A pesar de su optimismo, mientras que el presidente no cambie de estrategia, de actitud y de funcionarios en su gabinete, nada cambiará en México; al contrario. No hay razones para afirmar que este año podría ser mejor que el anterior, tanto en el aspecto de inseguridad que el gobierno ha querido combatir solo con verborrea, como en el de la economía que se verá afectada por los incrementos en el costo de la vida por el aumento del 1.9 por ciento al precio de las gasolinas pese a que se insista que esos aumentos no son inflacionarios, con el cual dizque ya no habrá más ‘gasolinazos’ mensuales este año.

Son varios factores que incidirán negativamente en la economía familiar, presionarán la inflación y motivará el encarecimiento de los bienes y servicios, todo lo cual limitará las actividades económicas del país a lo largo del año que comienza. Desde el inicio del mes empezaron los ajustes en las tarifas en algunos estados de los transportes públicos, incremento de algunos derechos, además de incrementos en el costo de los prediales, en las tarifas del agua y de los abusos en el cobro de la luz. Todo ello, además de los impuestos con los que Hacienda estará acosando a los contribuyentes.

Nada de esto contribuirá a mantener a flote la economía de México, ya que además hay tendencia a que los precios del petróleo no se restablezcan en el corto tiempo, mientras que el peso sigue perdiendo la batalla frente el dólar; al término del año había perdido 11 por ciento. De hecho el gobierno federal, además de las gasolinas, ya incrementó las tarifas de la energía eléctrica y el gas. Aquello de que en 2015 esos insumos empezarían a bajar de precio ‘gracias a la reforma energética’, ha sido otra falacia. De promesa en promesa el gobierno se la ha ido llevando durante dos años. Y viene apenas el tercero.

Sobre el presupuesto para este año, el rubro para seguridad y soberanía nacional será de 193 mil millones de pesos. En el ámbito federal las cuatro instancias dedicadas a la protección de la soberanía y el combate a la delincuencia verán crecer su gasto con el fin de cumplir con la estrategia gubernamental contra la delincuencia organizada. El incremento total para dichas actividades, de 2014 al 2015 será de 11 mil millones de pesos.

No obstante, la política en seguridad se mantendrá intocada, como se ha venido repitiendo en los dos años recientes y en los cinco finales del gobierno de Felipe Calderón. Es decir, no habrá nueva estrategia, por lo que no se esperan sorpresas positivas en los resultados. Para la Secretaría de Gobernación, que para el pasado ejercicio terminó recibiendo 75 mil millones de pesos, este año tendrá recursos por 77 mil 721 millones de pesos. En esa cantidad se incluirán 5 mil millones de pesos para la aplicación e inicio de operaciones de la Gendarmería Nacional.

En el caso de la Secretaría de la Defensa Nacional, para 2015 respecto del presupuesto aprobado en 2014, recibirá un aumento de poco más de 6 mil millones de pesos, pues de 65 mil 236 millones, para 2015 será de 71 mil 269 millones. La Secretaría de Marina también tendrá incremento a su gasto por 2 mil 400 millones de pesos el año próximo. Pasará de 24 mil 602 millones, del anterior ejercicio, a 27 mil 24 millones del actual.

La dependencia que vio mermado su presupuesto para 2015 es la Procuraduría General de la República (PGR), al aceptarse en el Congreso federal recursos por 17 mil 254 millones de pesos para 2015, es decir, se reducirán 33 millones de pesos. Además de ello se sigue hablando de un posible relevo de su titular, Jesús Murillo Karam, igual que de los de Hacienda, Luis Videgaray, y de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong. La nueva figura es Aurelio Nuño, jefe de la Oficina de la Presidencia. Pero ese otro tema.

Anuncios

Comentarios desactivados en Omisiones en el mensaje de Peña

Archivado bajo Omisiones de Peña en su mensaje

Caso Ayotzinapa iría a La Haya

PAULINO CÁRDENAS

En lugar de propiciar el reparto de culpas en el caso Ayotzinapa y en querer minimizar el asunto de la ejecución de supuestos criminales por parte de soldados y su mando en Tlatlaya, el presidente Enrique Peña Nieto habrá de echar mano de todos los recursos a su alcance para apurar esas investigaciones, antes de que la indignación nacional e internacional crezca más de lo que ha crecido hasta ahora, las cuales le están echando a perder la imagen de reformador que se había forjado y con la que intentaba salvar al país. Por lo pronto, el grupo de Izquierda Unitaria Europea/Verdes Nórdicos del Parlamento Europeo, pidió que sea la Corte Penal Internacional de La Haya la que analice los hechos de violencia ocurridos en Ayotzinapa y abra una investigación si se acredita que se trató de crímenes de lesa humanidad, como todo parece indicar, y que analice otros hechos de violencia que han ocurrido en México.

Ese asunto de los 43 estudiantes normalistas desaparecidos, junto con el de la matanza de supuestos criminales a manos de militares en Tlatlaya, estado de México, le han complicado el panorama al jefe del Ejecutivo mexicano, a quien varios de los diarios más influyentes le vaticinan un futuro incierto respecto de sus reformas, a causa de la inseguridad que su gobierno no ha podido controlar. La revista inglesa The Economist, por ejemplo, señaló que éstas “son atrocidades” lo suficientemente serias para cambiar el rumbo del gobierno de dos años del presidente Enrique Peña Nieto. Añadió que el mandatario mexicano “ha priorizado las reformas económicas y subestimado la ley y el orden como manera de modernizar México, sin reconocer que ambas son igual de importantes”.

En Estados Unidos, el diario USA Today publicó que la desaparición de los 43 normalistas es un “recordatorio alarmante” de que la violencia delictiva persiste en México, pese a que Peña Nieto insiste en lo contrario al señalar que la situación de seguridad está mejorando. Por su parte The New York Times difundió un artículo en primera plana en el que destacó los dichos de Peña Nieto, quien dijo que la búsqueda de los 43 estudiantes de la escuela Normal Rural de Ayotzinapa es la prioridad número 1 de su administración.

Apuntó: “Pero si de algo ha servido la búsqueda es para confirmar que la crisis del crimen organizado en México, donde se sabe fueron matadas decenas de miles en la guerra a las drogas de años recientes, podría ser peor de lo que han admitido las autoridades”, apuntó el diario en su nota titulada: “México halla muchos cadáveres, pero no a los estudiantes perdidos”. El gobierno federal, añadió el influyente diario, ha celebrado estadísticas recientes sugiriendo un declive en los homicidios, “pero la proliferación de fosas en Guerrero -incluidos 28 cuerpos humanos calcinados que resultaron no ser los normalistas- arroja nuevas dudas sobre el conteo del gobierno, potencialmente apuntando hacia un número más grande de muertos que no han sido contados”.

En tanto, The Washington Post resaltó que a nadie debió sorprender que ninguno de los 28 cadáveres encontrados en las fosas fuera de los 43 normalistas, toda vez que la sierra arriba de Iguala es un conocido basurero humano. “Mientras que la noticia de que no eran los normalistas alentó a sus familiares, para el resto de México fue una parada más en la rueda de la fortuna del horror, reforzando la creencia de que hay fosas clandestinas en todo el país donde se han esfumado un número incalculable de mexicanos”. Las fosas no son las primeras y tampoco las más grandes que se descubren en años recientes. “No obstante, han destrozado la campaña de relaciones públicas de EPN para desviar la atención internacional de los fracasos en materia de seguridad”.

Por su parte el Ejército Popular Revolucionario (EPR), también pidió llevar a juicio al Estado mexicano ante los tribunales internacionales de justicia por crímenes de lesa humanidad en el caso de la desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa. Ese grupo guerrillero insistió en que los autores materiales de la desaparición de los normalistas fueron las fuerzas policiaco-militares, “el aparato represivo en su conjunto dirigido por el mando único”. Señaló que la masacre contra los estudiantes normalistas es un crimen de Estado; un doble crimen de lesa humanidad por las ejecuciones extrajudiciales y la detención-desaparición forzada por motivos políticos”; en suma, “un acto múltiple de terrorismo de Estado”.

En tanto, el sacerdote Alejandro Solalinde, responsable del albergue de migrantes Hermanos en el Camino, ha seguido insistiendo, respecto de los 43 normalistas desaparecidos, que “todos están muertos” e incluso que varios de ellos “fueron quemados vivos” antes de ser enterrados en fosas clandestinas. Acusó al presidente Peña Nieto de ser “el principal responsable” de la masacre de normalistas de Ayotzinapa y exigió al gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, su renuncia “por dignidad y vergüenza”. Advirtió que “si el gobierno no actúa como debe y sigue como hasta ahora, va a seguir exasperando a la gente, no va a poder controlar los estallidos y la indignación social será llevada a otros extremos”.

En cuanto a la solicitud a la Corte Penal Internacional de La Haya para que analice los hechos de violencia ocurridos en México y que abra una investigación al respecto si acredita que se trata de crímenes de lesa humanidad en relación al caso Ayotzinapa, la propuesta sería estudiada a partir de ayer. En caso de considerar que recaen dentro de su jurisdicción, se solicitaría a la oficina del fiscal abrir una investigación sobre esos crímenes, así como una resolución sobre violaciones a los derechos humanos, la democracia y el Estado de derecho en México, que sería votada hoy en el Parlamento Europeo por el pleno de diputados.

Por todo ello urge que Peña Nieto ordene lo que tenga que ordenar, para paliar las críticas nacionales e internacionales en su contra, antes de que los temas de Ayotzinapa y de Tlatlaya le echen a perder sus planes y proyectos sexenales. Su imagen de reformador ha empezado a quedar empañada con los temas de inseguridad y los hechos de sangre que su gobierno no ha podido controlar.

Comentarios desactivados en Caso Ayotzinapa iría a La Haya

Archivado bajo Caso Ayotzinapa iría a La Haya