Archivo de la etiqueta: Cuauhtémoc Cárdenas

Cárdenas tras movimiento unificador

PAULINO CÁRDENAS

Aprovechando el hartazgo social por tan malos gobiernos federales que ha padecido México en los últimos sexenios incluido el actual, el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano hizo un llamado a un movimiento nacional que logre impulsar los verdaderos cambios que requiere el país. Después de reunirse el lunes con legisladores y personajes de izquierda, planteó la idea de retomar las propuestas que llevarían a la redacción de una nueva Carta Magna y a la construcción de lo que ha llamado un Proyecto de Nación que empezó a discutirse en noviembre del año pasado.

Al hacer un llamado general a todos los sectores de la sociedad a sumarse a ese movimiento nacional, el ex candidato presidencial en 1988 anunció la creación de la llamada Fuerza Política Progresista ‘sin fines electorales’. Propuso que la gente aporte ideas serias a través de ese nuevo movimiento en busca de que mejore la situación del país. Ese movimiento, expresó, busca construir un gran encuentro plural que impulse los cambios que requiere México, que reclama el pueblo, que mueva conciencias y articule una amplia unidad social y política. “Debemos desatar una amplia discusión por todo el país sobre el proyecto de nación que aspiramos edificar, un serio análisis sobre los cambios que se requieren efectuar a nuestra Constitución”, dijo Cárdenas.

Aunque no especificó aún los planes que habría que dar ese movimiento, se infiere que lo primeros pasos son integrar un equipo de trabajo, el cual podría quedar constituido por quienes tiene afinidades ideológicas, como son Porfirio Muñoz Ledo, la maestra Ifigenia Martínez, el senador Alejandro Encinas y Armando Ríos Piter, entre otros políticos de oposición que lo acompañaron en su planteamiento que hizo el pasado lunes. El ingeniero propuso crear “una nueva mayoría” que impulse los cambios que requiere el país. Propuso crear grupos de trabajo para acelerar el avance del Proyecto de Nación que comenzó a discutirse desde noviembre pasado.

“Nos toca construir un gran encuentro plural que impulse los cambios que requiere el país, que reclama el pueblo, que mueva conciencias y articule una amplia unidad social y política. Desde ningún punto de vista, estoy proponiendo una alianza electoral”, dijo. En el Centro de Estudios Lázaro Cárdenas del Río, el ingeniero propuso articularse con otros grupos sociales. “Les pediría que cada quien pensara en cómo ayudar para establecer contactos y en su caso se propusiera para buscar acercamientos con quienes sabemos trabajan ya en proyectos de nueva Constitución como nuestros amigos Javier Sicilia y el Obispo Raúl Vera”, indicó.

Destacó la importancia de buscar a grupos empresariales, de cultura, jóvenes y medios universitarios, ambientalistas, grupos defensores de derechos humanos y a mexicanos en el exterior. El ex candidato presidencial mencionó que ya hay varios grupos que se han sumado a esa propuesta, entre los que están Sergio Benito Osorio, Carlos Heredia, Roberto Eibenschutz, Emilio Pradilla, Félix Hernández Gamundi, Saúl Escobar, Leonel Durán, Eduardo Vázquez, Enrique Calderón Alzati y Carlos Lavore. “Debemos desatar una amplia discusión por todo el país sobre el proyecto de nación que aspiramos edificar, un serio análisis sobre los cambios que se requieren efectuar a nuestra Constitución”, dijo Cárdenas.

Alejandro Encinas señaló por su parte que el actual sistema de partidos se agotó, por lo que se debe buscar coordinación con los grupos que buscan un mejor país. “Es necesario recuperar los vínculos con la academia, ciencia y cultura, rescatar la vocación del poder. Es necesario conformar una nueva mayoría, la más amplia red social y política”, detalló. Encinas indicó que la izquierda partidaria dejó de ser un “instrumento legítimo”. Puntualizó: “Los gobiernos que encabeza la izquierda, no se diferencian de otros partidos. El pactismo desdibuja el perfil opositor de la izquierda”, señaló.

Indicó que para formar parte de Fuerza Política Progresista “no hace falta tener partido”; basta con sumarse a ese movimiento “para cooperar con otros en aquellas cosas en las que uno pueda estar de acuerdo”, precisó. Los comentarios derivados de ese anuncio del ingeniero Cárdenas Solórzano fueron recibidos con simpatía no solo por políticos de la oposición sino por gente indignada, tanto quienes están organizadas en movimientos, como quienes no. Uno de esos personajes, José Mora, resume lo que muchos opinan al respecto. Dice que incluso quienes están organizados en movimientos, se encuentran recíprocamente desconectados entre sí.

Como lo dijo hace poco Edgardo Buscaglia, la sociedad civil todavía está débil en México porque está fragmentada en diferentes movimientos, cada uno luchando en sus propios frentes y separados de los demás: los maestros de la CNTE, los electricistas del SME, los grupos de Autodefensas, los estudiantes del YoSoy132, los Zapatistas, el Movimiento de Ayotzinapa, así como otros que surgen espontáneamente en torno a demandas coyunturales que después pueden pasar de moda. Las demandas permanentes son contra la corrupción, la impunidad y la violencia.

Aquí es donde aparece la relevancia, si no de Cárdenas, sí de la propuesta que él ha lanzado a la discusión: impulsar “la sincronización” de los movimientos sociales y ciudadanos fuera de los cauces partidistas y sin líderes que obstaculicen la participación amplia, plural y directa de la gente en las discusiones, decisiones e implementación de las estrategias de lucha ciudadana y construcción de un nuevo proyecto de nación y de vida más acorde con el respeto hacia el planeta y hacia nuestros semejantes.

Esa Fuerza Política Progresista, “sin fines electorales” como dijo Cárdenas, busca construir un gran encuentro plural que impulse los cambios que requiere el país, “que reclama el pueblo, que mueva conciencias y articule una amplia unidad social y política”, además de frenar la violencia. Ahí está, pues, esa una nueva opción de participación ciudadana. Habrá que ver las reacciones a esa propuesta por parte del PRI, del PAN y del PRD, partido éste último al que renunció hace poco tiempo y que había creado hace 25 años. También AMLO y su Morena algo dirán.

Comentarios desactivados en Cárdenas tras movimiento unificador

Archivado bajo Cárdenas tras movimiento unificador

Bastaría simplemente aplicar la ley

PAULINO CÁRDENAS

En lugar de más parches a la Constitución, y pactos de ‘legalidad’, sería mejor que se aplicara la ley con el rigor que debiera ser aplicada, para evitar que las corruptelas sigan hundiendo al país, junto con la impunidad, que son los dos grandes males que padece México, por lo que la nación está como está y por lo que el crimen organizado ha avanzado a grados extremadamente peligrosos. De poco sirve que con palabrerías los funcionarios quieran arreglar las cosas. La verborrea oficial no sirve, frente a la impudicia que existe entre los funcionarios y las mafias criminales. Los mexicanos, ya están cansados de que se les diga que ‘ahora sí’, se van a solucionar los graves problemas que se viven por la inseguridad, la desatada violencia y los crímenes.

Habrá que ver si esta vez los partidos de oposición se prestan a suscribir otro ‘pacto’, después de haber visto que quien capitaliza esa suma de voluntades y acaba siendo el que se viste de luces de cara a la nación y al mundo, es el promovente de ese tipo de acuerdos. Porque para que se aplique la legalidad no hace falta firmar pactos ni acuerdos, sino de que simplemente se aplique la ley con todo rigor. Por más que se diga que ese pacto de ‘legalidad’ sea por México y por los mexicanos. Eso acabará en meterle más parches a la Carta Magna con leyes que por corrupción más que nada, no se cumplen.

En todo caso sería mejor elaborar una nueva Constitución como lo propuso hace unos días el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano. Porque tal parece que el anuncio que hará el presidente Enrique Peña Nieto mañana jueves, solo será más de los mismo; es decir, que se harán más enmiendas constitucionales y a leyes que no han funcionado, simplemente porque no se aplican y por la corrupción que hay en medio, razón por la que el crimen hace y deshace, porque sabe que hay un muy alto porcentaje de posibilidades de que sus crímenes y sus fechorías, sean del fuero común o del fuero federal, queden impunes o se simulen detenciones y procesos, para luego dejar en libertad a los delincuentes. Si como se teme el anuncio será como se cree, más de lo mismo, el ambiente que trae en contra el presidente Peña Nieto y su gobierno de cara a la sociedad, empeorará.

Una de las principales asignaturas pendientes de los gobiernos en el ámbito municipal, estatal y federal, es precisamente el de la seguridad pública, que si existiera cabalmente, sería el entorno para que la ciudadanía pudiera vivir en paz, y en ese ambiente poder desarrollarse individual, familiar y socialmente. Pero no ha sido así. ¿Por qué? Por la debilidad de los gobiernos para aplicar la ley, en el mejor de los casos; o por colusiones que tienen los gobernantes y sus fuerzas del orden con el crimen organizado o la delincuencia común. El problema que más agobia a muchas poblaciones de la República Mexicana es la inseguridad. Los altos niveles de delincuencia que se viven en nuestro país son resultado de múltiples factores, entre los que se encuentra la ausencia, durante años, de políticas y acciones integrales que eviten la propagación de ese mal.

Sin embargo, el hecho es que sexenio tras sexenio, los mandatarios en lugar de propiciar que haya rigidez en la aplicación de las leyes -porque en su juramento cuando toman posesión del cargo dicen que harán respetar la Constitución y las leyes que de ella emanen-, no lo hacen; lo dicen pero no lo hacen. Eso propicia corrupción, y esa corrupción es la que ha desgastado los órganos de seguridad pública y han debilitado al poder judicial quedando los hechos delictivos, tarde o temprano, en la impunidad. Ese círculo vicioso es el que se ha vuelto el peor flagelo para los mexicanos. Si la ley no se aplica con el rigor que ameritan los delitos y los delincuentes, todo seguirá igual, por mas enmiendas y anuncios que se hagan de que ‘ahora sí’ las cosas cambiarán.

Por más encuentros que haya de gobernadores y de presidentes municipales, se llega a lo mismo: a promesas que no se cumplen. Puro bla, bla, bla, y todo sigue igual. Los derechos humanos se siguen violando, el crimen sigue avanzando, las ejecuciones, los secuestros y las desapariciones forzadas continúan, se sigue hallando cada día más narcofosas y nadie dice nada ‘porque son restos viejos’, además de que no hay rendición de cuentas de los recursos públicos que se otorgan para ‘seguridad’. Y saliendo de esas reuniones, cada chango a su mecate, a esperar a ser convocados para una próxima en donde se dicen las mismas cosas, se hacen los mismos repasos y diagnósticos, se reconocen las mismas verdades, y al final todo sigue igual. Eso es lo que deleita ver al crimen organizado. Que todo sea verborrea pero que de ahí no pase.

Mucho mejor propuesta, la del ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, quien hace unos días declaró que como están las cosas en el país, sería mejor que se legislara para hacer nacer una nueva Constitución. Desde abril de 2007 lo había propuesto. Dijo entonces que debería iniciarse una “discusión democrática” que concluya en la promulgación de una nueva Constitución para el Estado mexicano. Sería una nueva ley suprema que podría contribuir para que México y los mexicanos enfrentemos en mejores condiciones y con éxito los retos que ya planteaba el siglo XXI, comentaba entonces.

Y el pasado 22 de noviembre, Cárdenas Solórzano se reunió con fundadores de la Corriente Democrática del PRD para proponerles convocar a un Congreso Constituyente que redacte una nueva Constitución, con la intención de dar respuestas a las crisis que enfrenta el país que permitan formular programas y propuestas que permitan a México superar sus problemas. El líder moral del PRD aclaró que “no se debe pensar que pretendemos deshacernos de las instituciones y de la vida institucional, ya que hay mucho que sirve por mucho que haya que arreglar”.

Puntualizo: “Queremos una nueva Constitución que actualice y amplíe los principios de soberanía, libertades y equidad, pretendemos que regrese la vida institucional con instituciones útiles y dirigentes confiables, comprometidos con las causas del país y del pueblo”. La propuesta del ex candidato presidencial de elegir a un nuevo Congreso Constituyente para redactar una nueva Constitución, resulta mucho mejor idea que solo enmendarle a la actual Carta Magna algunos artículos que solo serían más parches de los que ya tiene y que no han servido para nada. En lugar de un pacto de ‘legalidad’ sería mucho mejor que se aplicara la ley con todo rigor haciendo a un lado las corruptelas para que no haya impunidad.

Comentarios desactivados en Bastaría simplemente aplicar la ley

Archivado bajo Bastaría simplemente aplicar la ley

PRI por un ‘Fobaproa petrolero’

PAULINO CÁRDENAS

A partir de hoy se esperan reacciones de perredistas y ‘fuerzas progresistas’ en las afueras e incluso dentro del Palacio legislativo de San Lázaro. Uno de los motivos es que dentro de los cuatro debates que hubo sobre las leyes reglamentarias de la reforma energética, el PRI propuso un ‘Fobaproa petrolero’ para rescatar la enorme deuda laboral del sindicato que encabeza Carlos Romero Deschamps, pasivos que al 2013 sumaban nada más y nada menos que un billón 130 mil millones de pesos. Se prevé que antes del miércoles se ratifiquen todas las modificaciones realizadas en el Senado y en las comisiones de los diputados. La dirigencia petrolera podría ser la gran perdedora. ¿Qué pasará con su líder? ¿Ahora sí se irá?

Aunque el sindicato petrolero, a través de su presidente del Consejo General de Vigilancia, Ricardo Aldana Prieto, haya dicho que ese gremio ‘no aceptaría presiones de ninguna naturaleza’, se estima que quedará firme el proyecto de que el Estado -léase los mexicanos con sus impuestos- absorba los pasivos laborales de la paraestatal, a cambio de que el sindicato cambie su contrato laboral con la empresa como insiste el PAN que se apruebe. El legislador veracruzano, uno de los brazos operativos de Romero Deschamps, estuvo de acuerdo en que el gobierno federal asuma los pasivos laborales de la paraestatal, ya que advirtió que sólo de esa manera podrá enfrentar los escenarios de competencia que contempla la reforma energética.

Lo que no quiere es que se obligue al sindicato a cambiar su contrato laboral con la empresa y así se mantengan los sistemas pensionarios de ese gremio, a lo que el PAN se opone tajantemente. La propuesta de rescate que el PRI propuso de inicio, fue secundada por la bancada panista, partido que insiste en que si el gobierno absorbe los pasivos del sindicato, la dirigencia sindical deberá modificar el contrato colectivo de trabajo aplicable en la empresa y sus organismos subsidiarios. El caso es que al trascender esa propuesta priísta de que los mexicanos tengan que pagar los pasivos -las deudas acumuladas, pues- del sindicato petrolero, en una especie de ‘Fobaproa petrolero’, no ha resultado ninguna gracia para los millones de contribuyentes a quienes les inventan cada vez más impuestos.

El enojo popular -encabronamiento, pues- es entre otras cosas por las injusticias que hay entre la clase laboral y las dirigencias sindicales como la de Romero Deschamps, quien se sigue dando una vida que ya quisieran dársela Carlos Slim o Bil Gates; una ‘dolce vita’ de ‘il capo di tutti capi’ de la industria petrolera y de algunos de sus secuaces. Un ejemplo es que mientras el pasado miércoles las fracciones de PRI y PAN en la Cámara de Diputados acordaban la forma de cómo absorber los pasivos del sindicato petrolero, su dirigente encabezaba un pachangón donde hubo comida, mariachis y alcohol, para 2 mil 500 secretarias en la sede de la sección 34 del sindicato en Azcapotzalco.

Esa vida de jeque que se ha dado Romero Deschamps gracias a tantos abusos que ha cometido contra la paraestatal al amparo del cargo sindical y del fuero que tiene como legislador. Esa ostentación la han hecho pública sus hijos, quienes en sus cuentas de Facebook presumen la vida de millonarios que llevan. Pero de esas y muchas transas más, ha logrado salir bien librado el dirigente sindical quien ha sido acusado de varios cargos de corrupción junto con algunos de sus incondicionales, entre ellos el veracruzano Aldana Prieto, pese a que no han sido pocos los intentos de quitarles el fuero constitucional que tienen ambos. ¿Si pierde la partida el sindicato en el Congreso, ¿se irá ahora sí Romero Deschamps?

Por lo pronto el coordinador de los senadores perredistas, Miguel Barbosa, hizo un llamado para que su partido y las fuerzas progresistas del país, impulsen la consulta popular en materia de reforma energética, y exhortó a los legisladores de izquierda a dar la lucha en los debates que iniciarán hoy en lo que se estima será la última etapa de discusiones en el Congreso, para que queden aprobadas las nuevas leyes que regirán los destinos de Pemex y de la CFE empresas paraestatales que, dicen algunos, no tardarán en quedar desmanteladas en el corto plazo, con el pretexto de darle plena autonomía a ambas empresas paraestatales y asegurar su viabilidad financiera y capacidad operativa.

Si bien a Pemex se le pretende crear un nuevo régimen de autonomía también la obligan a que como empresa productiva pague dividendos hasta de 30 por ciento al gobierno, después de cubrir impuestos y derechos, a partir del próximo año. Lo cierto es que Petróleos Mexicanos ha entrado en una franca caída productiva muy peligrosa. Tan solo en el segundo trimestre de este año tuvo pérdidas por 52 mil 226 millones de pesos (unos 4 mil 20 millones de dólares), por mayores costos de ventas, deterioro de activos y una pesada carga fiscal. La producción petrolera está en los niveles más bajos de los últimos 25 años, al promediar 2 millones 522 mil barriles diarios por la pérdida de 81.1 por ciento en la extracción del yacimiento Cantarell en los últimos 10 años, sin que exista otro complejo que compense la caída.

Adicionalmente, el pasivo laboral contingente total (jubilaciones, fallecimiento, invalidez, despido, pensiones, canasta básica, servicios médicos, prima de antigüedad y liquidaciones, entre otros) ya se convirtió en “el reto financiero más importante de la empresa en los próximos años”, al ascender en 2013 a un billón 144 mil 156 millones de pesos, mayor a la deuda total de la empresa que en ese año sumó 822 mil 774 millones de pesos. Representa 6.95 por ciento del PIB a precios de mercado de 2013 que llegó a 16 billones 451 mil 895 millones de pesos, y 30 por ciento del ingreso presupuestal de ese año que sumó 3 billones 803 mil 661 millones de pesos.

Por ello se pretende crearle a ese pasivo laboral del sindicato, un ‘Fobaproa petrolero’ para liquidarlo, lo que para millones de mexicanos resulta un acto por demás deshonesto de los legisladores contra sus supuestos representados, ya que solo buscan congraciarse con quien se casó con la idea de cambiarle el paradigma a la industria petrolera, sin importar que quienes pagarán los platos rotos al final de la película serán todos los mexicanos. Que no se quejen, pues, si toda esa serie de aberraciones las toma de bandera política la oposición con miras a las elecciones de 2015 y 2018. ¿Quién enarbolará esa bandera? ¿Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano? ¿Andrés Manuel López Obrador? Ya empezaron las apuestas.

 

Comentarios desactivados en PRI por un ‘Fobaproa petrolero’

Archivado bajo PRI por un 'Fobaproa petrolero'

Que sí es factible la consulta

PAULINO CÁRDENAS

Aprobada y promulgada la reforma constitucional en materia energética, los que no están de acuerdo con que vengan de nueva cuenta los emporios petroleros a extraer y comercializar nuestro crudo, se aprestan a dar una nueva y definitoria lucha desde que comience el año, ya que ese amplio sector de mexicanos considera que es factible que a través de la consulta popular podría derogarse esa ley, en tanto otros que están a favor señalan que esa medida no procedería para echar abajo la histórica medida que vuelve a abrirle las puertas a las macro-compañías que se frotan las manos y se le cuecen las habas por venir cuanto antes a hacer suyo el petróleo nuestro, ya sin las restricciones que les impedía imponer sus condiciones en territorio nacional para medrar en la industria petrolera mexicana como se hacía en los tiempos de don Porfirio, por cuyos constantes abusos se gestó la expropiación decretada por Lázaro Cárdenas del Río en 1938. Ya con la reforma aprobada, las reservas de hidrocarburos que tiene México vuelven a ser codiciadas por las compañías extranjeras.

Para ello, los dirigentes de los partidos de izquierda gestionan la posibilidad de sumar esfuerzos para integrar un solo frente opositor anti-reforma, que incluye considerar al Movimiento Regeneración Nacional que creó Andrés Manuel López Obrador, aunque hasta ahora el tabasqueño se ha hecho el remolón para dar la señal que permita esa posibilidad. Por cierto que el problema del corazón que tuvo hace unas semanas, parece haberlo dejado mudo. De entonces para acá nada contundente ha dicho. Ha dado por sentado que el largo discurso que dio el pasado 1 de diciembre en el zócalo capitalino respecto a lo que piensa de la reforma petrolera, fue su testamento político sobe el tema. Aquel día, ante miles de simpatizantes, destacó punto por punto lo que a su juicio vendría después de que fuera aprobada esa iniciativa presidencial en el Congreso de la Unión, que es lo que comienza a darse en los hechos y se apega cada vez más a la realidad respecto de ese tema, que otras consideraciones que han sido expresadas por diferentes voces.

El propio tabasqueño dijo en esa ocasión que ‘no se trata de que me den la razón’ a toro pasado, sino de emprender una lucha conjunta de todos los mexicanos que están en contra esa medida que calificó de antipatriota, para derogar lo que daba por hecho que sería aprobado por el Legislativo. Ciertamente, la prisa que llevaban los senadores y diputados del PRI y del PAN para aprobar a todo vapor  esa reforma que fue corregida y aumentada por los panistas que propusieron –y así lo aceptó el PRI– abrir de par en par las puertas a la inversión privada en la industria petrolera y modificar los artículos 25, 27 y 28 de la Constitución, para darle certeza jurídica a los consorcios petroleros extranjeros, principalmente norteamericanos, para que vengan a explorar, extraer y comercializar la riqueza petrolera mexicana, con nuevas figuras como los contratos compartidos y permisos legales que incluirían eventuales pagos a las sociedades anónimas petroleras que integren los emporios petroleros, en especie, es decir que sus servicios los pagaría el gobierno con petróleo y gas, en lugar de hacerlo con dólares.

Tanto los que están a favor de esa reforma como los que están en contra, esperan que en la ronda legislativa de leyes secundarias que comenzarían una vez que se reinicien los trabajos en el Congreso, en la que se definirían los detalles de cómo habrán de operar esa compañías en México, será oportunidad para unos de defender lo que consideran un importante paso históricamente trascendente, mientras que para otros, los que están en contra de la reforma, de revertir esa medida a través de la consulta popular, que para  algunos constitucionalistas sí procede, mientras que otros especialistas señalan que ese tipo de leyes que son de interés y beneficio para las mayorías, no procede. Es obvio que al final habrá de ser la Suprema Corte de Justicia de la Nación la que resuelva si el caso corresponde ser decidido a través de la consulta popular.

Con la etapa legislativa que sigue sobre la legislación secundaria, se avecinan tiempos compulsivos de manifestaciones y protestas públicas, callejeras por decirlo mejor, por parte de quienes no aceptan que vengan a México nuevamente las compañías petroleras extranjeras a explotar nuestros recursos, aunque la propaganda oficial diga que el petróleo seguirá siendo nuestro y que la propiedad de los hidrocarburos no pasará a manos extranjeras como sucedió hace más de un siglo. Habrá que ver si en el terreno de los hechos nuestro potencial energético de veras sigue siendo nuestro o vuelven los tiempos de saqueo y depredación indiscriminada de nuestro petróleo y gas. Por supuesto que las principales empresas petroleras están de fiesta luego de decretarse la promulgación de la reforma como constitucional.

Por su parte el presidente Peña Nieto dijo que “a la brevedad” presentará las iniciativas a las leyes secundarais de la reforma energética. Sigue considerando que esta es “una reforma que iniciará una nueva etapa para el desarrollo del país”. El pasado 17 de diciembre la Secretaría de Energía dijo que este marco jurídico estará listo entre febrero y abril de 2014. Esa afirmación es la que estará en juego por parte de quienes se oponen a que México repita la historia pasada. El Congreso en la Unión será la área natural de esa disputa. Y la Suprema Corte habrá de ser el árbitro que determinará si la consulta popular procede para derogar la ley energética que ya alcanzó rango constitucional.

Los principales dirigentes y personajes de la izquierda mexicana como el líder moral del PRD, Cuauhtémoc Cárdenas, el disidente Andrés Manuel López Obrador, Porfirio Muñoz Ledo y Jesús Zambrano entre otros, consideraron que Peña Nieto no consultó al pueblo de México si respaldaba las reformas constitucionales que privaticen el petróleo. Por ello habrán de utilizar las facultades constitucionales como es el artículo 35 de la Constitución, para exhortar al Poder Legislativo a que tome en cuenta los resultados de esa consulta. Si bien es cierto que hay desconfianza de diversos sectores sociales sobre esa medida ‘histórica’, también lo es que si las izquierdas quisieran que se revocara esa determinación, desunidas, por supuesto que no lograrán su propósito. Unirse será una condición sine qua non.

 

Comentarios desactivados en Que sí es factible la consulta

Archivado bajo Que sí es factible la consulta

Las propuestas del ‘Jefe’ Diego

PAULINO CÁRDENAS

De alguna manera sorpendió que se haya pospuesto hasta el domingo el inicio de los trabajos legislativos formales en torno a la reforma energética, según lo anunció ayer el presidente de la Comisión de Energía en el Senado de la República, el priista David Penchyna, quien atribuyó esa posposición a un “error procesal” ya que no salieron en tiempo y forma los oficios para citar a sus colegas de las Comisiones de Estudios Legislativos Primera, así como la de Puntos Constitucionales, y a todos los integrantes de los tres cuerpos legislativos. Sin embargo, hay quienes dicen que hubo varias razones para esa postergación. Una, porque parece haber instrucciones de ‘muy arriba’, de que sean analizados los once puntos que propone el ‘Jefe’ Diego Fernández de Cevallos, para que sean considerados en la reforma energética, lo que pudiera dejar satisfechos a todos los actores que deberán tener voz y voto en el estudio, análisis y aprobación de la llamada ‘madre de todas las reformas’, incluida la izquierda.

Otra es que parece que, en un acto de cortesía democrática, en virtud de que la izquierda quedó proscrita en la toma de decisiones sobre la reforma petrolera, y de que en el Legislativo no cuenta con el número suficiente de votos para hacerle mella a lo que aprueben las bancadas del PRI y del PAN, y porque circunstancialmente por fuera se quedó sin liderazgos de peso, ya que sus principales personajes están hospitalizados y enfermos, es que se pospuso ese inicio. Tal es el caso de Andrés Manuel López Obrador que acudió el martes pasado a Médica Sur para que le destaparan un arteria. También el coordinador perredista Miguel Barbosa tuvo un coma diabético del que se recupera. El otro caso, quizá el más emblemático, es el de Cuauhtémoc Cárdenas, quien había tomado la bandera para pelear por la no-modificación de la Constitución, pero se reportó enfermo desde el martes sin que se sepa la gravedad de su estado de salud. Ese lapso serviría para que se recuperen de salud y el suelo político se empareje un poco.

En los once puntos que propone el ‘Jefe’ Diego, en los que plantea propuestas sencillas y fáciles de incoporar al predictamen o dictamen que pudieran dejar satisfechos a todos, incluida la izquierda, sugiere por ejemplo, que el gobierno debe asumir como propia y exclusiva la deuda que por concepto de pensiones tiene Pemex por un monto aproximado de 400,000 millones de pesos. Se trata de una deuda histórica acumulada y acrecentada como consecuencia de las políticas a las que se ha sometido indebidamente a la institución. Asímismo, que Pemex y la CFE deberán tener libertad en la contratación de personal calificado para evitar la fuga de talentos que se dará por la entrada de empresas competidoras. Deberá haber transparencia total en la asignación de contratos a Pemex, a la CFE y a los particulares.

Propone establecer la verdadera autonomía administrativa, de gestión, financiera y presupuestal de Pemex, sin dejar al arbitrio anual de la Secretaría de Hacienda y de la Cámara de Diputados las asignaciones que se han venido estableciendo en el Presupuesto, así como suprimir en favor de la empresa el aberrante cobro anticipado de impuestos no causados. Deberá determinarse con toda exactitud el régimen fiscal de Pemex sobre la base que todo ingreso adicional del Estado por la llegada de capitales privados en el ámbito energético deberá implicar su equivalente, o una proporción considerable, para la reducción inmediata de la carga fiscal de Pemex hasta igualarla con la de sus competidores. Lo mismo deberá hacerse con la CFE.

Propone también analizar la conveniencia y la posibilidad de incorporar, con las adecuaciones que resulten procedentes, la ‘Cláusula Calvo’ en la contratación del gobierno con extranjeros. Dicha cláusula obliga a una empresa extranjera a someterse a la legislación local, a los acuerdos contractuales locales y hace renunciar a la compañía foránea a solicitar protección diplomática de su país.  Simultáneamente a la discusión de las posibles reformas constitucionales deberán discutirse y concretarse los textos precisos de las legislaciones secundarias para Pemex y la CFE, así como los modelos de contratos con los particulares. Deberá especificarse que el petróleo y el gas, antes y después de ser extraídos del subsuelo, serán propiedad exclusiva del Estado mexicano y solamente una vez que se hallen en la superficie el propio Estado dispondrá de ellos, conforme a la Constitución, a la ley reglamentaria y a los contratos celebrados, como mejor considere en beneficio del país.

También deberá especificarse en la reforma constitucional que Pemex y la CFE son ‘y seguirán siendo’ propiedad exclusiva de la nación y que el Estado y las leyes protegerán su fortaleza, modernización y competitividad. Analizar la posibilidad de que conforme al párrafo quinto del actual artículo 28 constitucional, o en los términos que lo establezca la reforma, el Estado mexicano, a través de Pemex y de la CFE o por medio de otros organismos o empresas del Estado, pueda constituir sociedades anónimas promotoras de inversión en las que se garantice al Estado su rectoría e ingresos por ventas, impuestos, derechos, productos, aprovechamientos, regalías, dividendos, etcétera, y a los inversionistas privados se garantice la dirección, administración y operación de las empresas en que participen en términos de ley, así como las contraprestaciones que contractualmente les corresponda por sus inversiones, desempeño y resultados.

Finalmente, el ‘Jefe’ Diego propone que se analice la conveniencia de agregar un artículo transitorio a la reforma constitucional para establecer que el Estado mexicano, en una primera etapa claramente definida y a partir de la entrada en vigor de la reforma, solamente podrá celebrar con terceros los contratos de exploración y extracción de petróleo y sus derivados que permita la propia reforma y su ley reglamentaria en una zona o superficie del territorio nacional expresamente delimitada, a fin de que se comprometa solamente ese espacio como prueba piloto. El político panista tiene fama de haber alcanzado arreglos y negociaciones con Carlos Salinas de Gortari, Vicente Fox y Ernesto Zedillo. Conociéndolo cómo es de cuidadoso y que sabe medir riesgos, antes de lanzar sus once puntos lo habría consultado con alguien que tiene mucho ascendiente en el presidente Peña Nieto. Sin duda.

http://www.paulinocardenas.wordpress.com

Comentarios desactivados en Las propuestas del ‘Jefe’ Diego

Archivado bajo Las propuestas del 'Jefe' Diego

Habría referéndum en 2015

PAULINO CÁRDENAS

Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano le ganó la partida a Andrés Manuel López Obrador, primero al aceptar su participación en el foro de debate sobre la reforma energética organizado por el Senado de la República; segundo, por exponer con sensatez su tesis sobre lo que debería ser dicha reforma y, tercero, porque a sabiendas que ese arroz ya se coció anticipadamente por más pataleos que haya por parte de la oposición, propone un referéndum para derogar lo que supone que será aprobado, que a su juicio es la entrega de la industria petrolera y eléctrica a manos de particulares extranjeros; dicho referéndum sería hasta julio de 2015. El tabasqueño por su parte, a nombre del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), envió a Los Pinos su propia propuesta la cual incluye, como asunto prioritario, también una consulta nacional, pero para que se realice antes de que se apruebe la reforma energética por parte del Congreso. En Los Pinos le dieron el ‘avión’ y le dijeron que ‘estudiarán’ su propuesta.

Cárdenas sostuvo el pasado lunes en el Senado que la iniciativa del presidente Enrique Peña Nieto que busca reformar los artículos 27 y 28 de la Constitución, es privatizadora, ‘‘dígase lo que se diga’’. El ex candidato presidencial advirtió que la reforma del Ejecutivo desplaza a Pemex de toda la cadena productiva del petróleo, sustituyendo a este organismo por particulares. El fundador del PRD propuso también que haya un referéndum, una consulta nacional sobre la reforma energética que por ley habría de ser tomada en cuenta por el Congreso de la Unión una vez que desde abril del año pasado quedó aprobada como parte de una reforma política recortada, que ahora quiere el PAN que se complete antes de que se apruebe la reforma energética. De hecho esa consulta nacional es la carta que traía Cárdenas bajo la manga que aprovechó para mostrarla en su intervención en el foro sobre la reforma energética.

Esta habría de realizarse, como señala la Constitución, en una elección federal, siendo la más cercana la del primer domingo de julio de 2015 cuando se celebren las elecciones intermedias. Incluso dijo que dejaría su cargo en el gobierno del DF donde actualmente es coordinador de asuntos iternacionales, para dedicarse “de lleno” a organizar la consulta, dijo recientemente ante cientos de simpatizantes en el Monumento a la Revolución. Señaló que es viable convocar una consulta sobre el tema como marca el artículo 35 de la Constitución, es decir, realizándose en la próxima elección federal de 2015 y con el respaldo de al menos el 2 por ciento de la lista nominal de electores que equivaldría a 1 millón 600 mil personas.

Cárdenas Solórzano advirtió: ‘‘Estamos ante la gravísima perspectiva de que las compañías expropiadas en 1938, ahora con otros nombres, vuelvan a ser las que decidan cómo se manejan y sean las principales beneficiarias de la explotación de los yacimientos de hidrocarburos’’. Acusó que el alud propagandístico del gobierno se ha centrado en la reforma al artículo 27, pero nada se ha mencionado de las consecuencias de modificar el 28, ‘‘lo que no puede calificarse sino de falaz, pues se oculta a la opinión pública información vital para formarse un juicio informado’’.

Indicó que modificar el artículo 27, ‘‘cancelaría la condición de áreas estratégicas a los hidrocarburos y a la electricidad (ni siquiera alcanzan en la iniciativa del Ejecutivo la calidad de prioritarias), abriendo la posibilidad de que el Estado fuera totalmente desplazado de los sectores petrolero y eléctrico e incluso estaría autorizado para deshacerse de todos los activos de Petróleos Mexicanos y de la Comisión Federal de Electricidad’’. Quizá la razón le asista, pero no será sufiente para que se altere un ápice lo que propone Peña Nieto en su iniciativa de reforma. Esto lo sabe el michoacano, hijo del expropiador de la industria petrolera Lázaro Cárdenas del Río, por lo que saca otra carta de la manga que es la del referéndum.

De hecho Cárdenas no está peleado con la idea de que haya inversión privada en la industria petrolera, aunque aclaró que ‘‘debe plantearse una política en la que la inversión privada participe intensamente en la producción de insumos de la industria petrolera, dando prioridad racional a los contenidos nacionales en las adquisiciones y contratos del sector energético estatal y, por otro lado, deben fomentarse las industrias que utilicen productos de Pemex, principalmente en la prolongación de la cadena productiva’’. La propuesta, que califica de ‘‘progresista” y que impulsa a nombre del PRD, “no es desde ningún punto de vista un planteamiento que desconozca el papel de la inversión privada en el desarrollo del país y en particular en el de la industria petrolera’’, señaló.

Al final la nota fue que, después de la intervención de Cárdenas Solórzano en el foro del Senado, los perredistas abandonaron olímpicamente la sesión advirtiendo que no volverán a ese foro ‘porque no hay pluralidad’ en la participación, quejándose de que el PRI y los defensores de la propuesta presidencial hacen mayoría. Chistositos ellos. Se van después de que el llamado líder moral del PRD dijo lo que tenía que decir a sabiendas de que su propuesta no va a transitar en el ánimo de quienes han arropado de antemano la iniciativa de Peña Nieto ya que, con la sola suma de votos de los senadores del tricolor y del PAN, será suficiente para que quede aprobada. De ahí que la salida que propone el ex candidato presidencial, sea la de realizar un referéndum a nivel nacional para derogar lo que se haya aprobado, pero esa consulta sería hasta 2015 conforme lo que dice la Constitución.

paulinocardenas.wordpress.com

 

 

Comentarios desactivados en Habría referéndum en 2015

Archivado bajo Habría referéndum en 2015

Modernizar sin privatizar: CC

PAULINO CÁRDENAS

Resultó que con la iniciativa de reforma energética que presentó ayer Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, lider moral y fundador del PRD, en el Monumento a la Revolución en donde reposan los restos de su padre Lázaro Cárdenas del Río, como se esperaba apareció como un andamiaje distinto al propuesto por la iniciativa del presidente Enrique Peña Nieto, en busca de modernizar a la industria petrolera, pero sin privatizar Pemex. La propuesta perredista difiere de la del jefe del Ejecutivo federal en que su partido no busca modificar la Constitución para mejorar la operación de cada una de las filiales de la empresa, y en cuanto a la conceptualización de un diseño prospectivo, su propuesta asegura que si bien habría la participación de capital privado en esa industria, que la renta petrolera no quede sujeta a las veleidades de los señores del dinero que pudieran venir a inyectarle recursos a la primera industria del país para su rehabilitación y su óptimo desempeño.

De esa manera el ex gobernador de Michoacán –por el PRI de aquellos entonces–, ayer marcó su raya en torno a la reforma energética, que incluye otra para la CFE. Dijo que con la reforma que propone el Ejecutivo federal, “Pemex quedará excluido a manos de particulares, y permitirá que las compañías expropiadas en 1938 vuelvan a tener el control del sector”. Se trata, dijo de la propuesta presidencial, de una iniciativa privatizadora y antipatriótica, “dígase lo que se diga”. Aseguró que se puede modernizar la industria petrolera, pero sin privatizarla. Antes había comentado en entrevista televisiva que el partido del sol azteca no anda en busca de que caigan cabezas en la paraestatal, incluida la del lider del sindicato petrolero Carlos Romero Deschamps. “Eso le toca resolverlo al gobierno” no a su partido, puntualizó. Al exaltar las bondades de la reforma que propuso a nombre del PRD, afirmó que tiene una visión nacionalista y progresista, y no es entreguista.

Hace unos días en un artículo que escribió, había criticado que la propaganda del gobierno federal a favor de la propuesta del presidente Peña Nieto, en la que se utiliza la figura de su padre quien  expropió la primera industria del país hace 75 años, “es una campaña falaz y ofensiva” ya que tergiversa el fondo y razón de la medida expropiatoria. Ayer indicó que la iniciativa presidencial  “permitirá que las compañías expropiadas en 1938 vuelvan a tener el control del sector”. Indicó que en el discurso que apoya esa reforma, “se hacen referencias vagas a posibles reformas secundarias”. No cabe pues, dijo, sustentar la reforma en la figura de su padre. “Es falaz, y ofende a quienes verdaderamente se identifican con el ideario de Lázaro Cárdenas”. Indicó que la reforma más perjudicial será la del artículo 28 Constitucional pues desde su punto de vista el Estado no debe perder la propiedad de los recursos energéticos.

Afirmó que su iniciativa se enmarca con objetivos claros como prolongar las reservas; disminuir gradualmente las exportaciones de los recursos; desarrollar las cadenas productivas; aumentar la capacidad de producción, y refinación, además de construir nuevas instalaciones. Puntualizó que su iniciativa busca conceder autonomía presupuestal y de gestión tanto de Pemex como de la CFE; reducir la carga fiscal dela paraestatal; impulsar la transición energética; dar un nuevo destino a los recursos con el Fondo para Recursos Excedentes Petroleros, al cual deberá autorizar el Congreso la ejecución de gasto. Recalcó que la reforma perredista quiere convertir a Pemex en una empresa pública, contrario a lo que busca la de Peña Nieto.

Ciertamente, como lo plantea Cárdenas, debe dársele a la industria petrolera autonomía técnica y operativa, y esperar resultados que por supuesto no serán a corto plazo. Es importante acotar y establecer claros límites sobre lo que se pretende para reactivar a la primera industria del país, dejada de la mano de Dios por dos factores principales: la negligencia de los gobiernos en turno, y porque aunque ya sea una vaca flaca, se le sigue exprimiendo la leche presupuestaria que va directo a completar el ‘chivo’ del erario público, incluso a costa de endeudar anticipadamente cada año a Pemex. Esto ha sucedido por sexenios, y ahora que anda dando tumbos la empresa –aunque hay quienes aseguran que no está quebrada sino que ha estado muy mal administrada y ha sido la caja grande del gobierno del color que sea–,  cuando está a medio morir se quiere revivir a la gallina de los huevos de oro.

Y aunque Cárdenas Solórzano haya dicho que su partido no va tras la cabeza de nadie, ni siquiera la de Romero Deschamps, porque, puntualizó, no es su papel, sí debería ser compromiso del Partido de la Revolución Democrática ese nocivo haber, ya que no puede hablarse de una nueva generación de reformas para México sin que antes haya transparencia, rendición de cuentas y erradicación de la corrupción, no solo en Pemex y en la CFE, sino en todas las instancias del Poder Ejecutivo, del Poder Legislativo y del Poder Judicial. Sería histórico ese logro. Más que la reforma energética. Este tema debía hacerlo suyo el lider moral perredista, ya que al gobierno federal le hace falta un acicate precisamente moral, para que se avoque a lograr que haya transparencia y rendición de cuentas en donde se utilicen los recursos públicos. Su empuje personal podría ser muy valioso.

paulinocardenas.wordpress.com

Comentarios desactivados en Modernizar sin privatizar: CC

Archivado bajo zozobra y sicosis

Rechazo a la privatización

PAULINO CÁRDENAS 

Pese a que el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, reiteró que Pemex ni se vende ni se privatiza, sino se busca modernizar con la reforma, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, líder moral del PRD, afirmó que él, junto con la dirigencia nacional perredista y sus grupos parlamentarios en el Congreso, expresaban anticipadamente su rechazo unánime a la intención de privatizar la industria petrolera nacional. Aseguró este domingo que desde el Monumento a la Revolución se daba el mandato a los diputados del PRD, para que cuando se analice dicha estrategia nacional en el Senado de la Repúlica “surja una verdadera guía para ensanchar la industria petrolera y que ésta sea la punta de lanza en el rescate de la soberanía nacional”.

El ex candidato de la izquierda, quien se asegura ganó la Presidencia en 1988 pero que le fue arrebatada, criticó la Estrategia Nacional de Energía que fue enviada como iniciativa del jefe del Ejecutivo. Indicó que en ella se dice el qué pero no el cómo van a lograrse los supuestos propósitos de este gobierno para rescatar a esa industria. Lamentó que no se haya clarificado cuál debe ser la plataforma de extracción y los niveles de exportación del principal recurso que tiene México para rescatar a la empresa y al país de la situación en que se encuentran, ya que la propuesta no precisa cómo lograr que se tenga reservas como las que tienen las grandes potencias petroleras.

El hijo de Lázaro Cárdenas del Río señaló que la iniciativa de reforma energética se trata sólo de un catálogo de buenas intenciones, por lo que el país continuará como está al menos hasta 2027. Tampoco indica, dijo, cómo deben manejarse las reservas. Agregó que de sostenerse los ritmos actuales de explotación, sólo hay reservas para 10 años, aunque con las reservas totales habría crudo para las próximas tres décadas. Ante miles de simpatizantes advirtió que el documento no especifica cuánto se quiere exportar o por qué en vez de exportar crudo, mejor se generan empleos y se abren otras oportunidades para los mexicanos en muchas de las regiones petroleras.

Exhortó a los legisladores perredistas y de la izquierda en general, a modificar la estrategia para hacer de la industria petrolera un sector que de veras conduzca al crecimiento económico y que el petróleo fortalezca la industria nacional. Aseguró el ex candidato presidencial, que desde el Monumento a la Revolución, se daba el mandato a los diputados perredistas para que cuando se analice la estrategia nacional “surja una verdadera guía para ensanchar la industria petrolera y que ésta sea la punta de lanza en el rescate de la soberanía nacional”.

Por su parte, el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, afirmó que el PRD cuenta con una propuesta para modernizar a Petróleos Mexicanos, que no pasa por su privatización. “No sólo somos una fuerza contestataria; tenemos propuesta y vamos a defenderla. No es inventada, la impulsamos en la campaña en el Distrito Federal y en la presidencial con López Obrador, así como con Cuauhtémoc Cárdenas”, expuso. Esto fue en un mitin de protesta celebrado en el monumento a la Revolución, donde el líder moral del PRD dijo que su partido ‘defenderá causas superiores’, y reiteró su rechazo a la intención de privatizar la industria petrolera.

Y Andrés Manuel López Obrador siempre ha venido diciendo que es una mentira ‘de los falsarios que tomaron por asalto la Presidencia de la República’, la afirmación de que la llamada reforma energética provocaría un crecimiento de la economía de dos por ciento del Producto Interno Bruto. Si las privatizaciones o procesos de desincorporación o de apertura como les han llamado, fueran buenas, algo bueno hubiese sucedido en 30 años de entrega a particulares de nuestros recursos; pero ninguna ha dejado beneficio alguno para la mayor parte del pueblo de México.

Reiteradamente ha hecho el recordatorio obligado: Ni los bancos, los ferrocarriles, los puertos, los aeropuertos, la empresa Teléfonos de México y un aproximado de 55 millones de hectáreas del suelo nacional para la explotación del oro, la plata y otros minerales. Desde ese entonces, ha dicho el aspirante presidencial, los resultados están a la vista: mayor pobreza, desempleo, estancamiento económico y, por ende, un alza en los índices de violencia e inseguridad en todo el territorio nacional. Ha señalado que la entrega del petróleo a las multinacionales, todas ellas extranjeras, solo agravará la situación nacional.

El Presidente de la República hizo hincapié en la necesaria e inaplazable modernización de Pemex e insistió en que siendo una empresa pública que se conservará como propiedad del Estado y que seguirá siendo de todos los mexicanos, deberá competir en el ámbito internacional como un empresa de clase mundial. Dijo que con su modernización, planteada en el contexto del Pacto por México, las familias mexicanas podrán acceder a energía más barata y las pequeñas y medianas empresas también tendrán insumos y electricidad a precios más competitivos. Es necesario permitirle a Pemex ser más competitivo, enfatizó.

Como sea, las dirigencias de izquierda –la cardenista y la lopezobradorista, no la izquierda derechizada que suscribió el Pacto por México–, estiman que la privatización petrolera será la entrega de nuestros recursos a particulares extranjeros, como antes de la expropiación petrolera. Esa será su bandera de lucha en cuanto sean enviadas las reformas presidenciales al Congreso de la Unión, no solo la energética, sino también la hacendaría que busca que haya pago del IVA a alimentos y medicinas. De modo que vendrán dìas aciagos. Y no falta mucho para verlo.

Twitter@Paulinocomenta

facebook.com/Paulinocomenta

Comentarios desactivados en Rechazo a la privatización

Archivado bajo Rechazo a la privatización

Hoy, “habemus reforma” petrolera

Octubre 23, 2008

Hoy podría ser el día en que se clame el “habemus reforma petrolera”, tema propuesto por el gobierno panista para frenar la caída de reservas de Petróleos Mexicanos, que se fue convirtiendo en un espinoso asunto político, y que, al final, en nada se parece a la iniciativa enviada al Senado originalmente por el jefe del Ejecutivo.

La aprobación permitiría a Pemex una mayor autonomía presupuestal y de gestión, modernizar su diseño institucional y flexibilizar su sistema de contratación de adquisiciones y de obra pública. El asunto se prolongó más de lo esperado porque Andrés Manuel López Obrador insistió en que, con ese pretexto, la pretensión del gobierno era privatizar a la paraestatal.

Esto obligó a que se abrieran foros de discusión en el que políticos, especialistas y académicos le hicieron de sastres y hacerle un traje a la medida a Pemex, que al final parece que le quedará rabón. Y a pesar de que se dice que en la construcción de acuerdos no hubo ganadores, lo cual es políticamente correcto, claro que sí hubo uno.

El mismo que el martes reconoció que “por ahora” no se había propuesto ninguna privatización, refiriéndose al artículo tercero de la Ley Reglamentaria del 27 constitucional. Con esto, dijo el tabasqueño, “se cierra la puerta a la pretensión de Calderón para privatizar la refinación, los ductos, el transporte y el almacenamiento de petrolíferos”.

Por su parte Cuauhtémoc Cárdenas señaló que la legislación de la industria petrolera “quizás no sea todo lo profunda que se hubiese deseado, según cada visión política, pero es, sin duda, de gran amplitud”. Puso como ejemplo que Pemex podrá hacer uso creciente de sus excedentes de operación y realizar modificaciones a su presupuesto sin requerir autorización de Hacienda.

Celebró que se haya aprobado la desaparición  que obligaba a contratar deuda en el oneroso esquema de Pidiregas. En un artículo en La Jornada, señaló una omisión importante en los dictámenes que llegaron al pleno del Senado: los “bloques” o áreas exclusivas para un solo contratista, asignados mediante alguna variante de los contratos de servicios múltiples.

Indicó que ese asunto no está considerado en los dictámenes, lo que pudiera significar que se excluyera a Pemex del control de las decisiones sobre esos trabajos de exploración y extracción.

Advirtió que si el gobierno opta por este sistema en los próximos meses, “rencenderá el debate sobre su constitucionalidad, se abrirá una franja de riesgo para las actividades de exploración y producción que son de vital importancia para recuperar la capacidad petrolera del país”.

Por otro lado, nada tarscendió sobre el tema de las reservas, que fue lo que motivó la primera propuesta presidencial, y por lo que hubo tanto despliegue de promoción gubernamental con el tema aquel del “tesorito” que subyace en nuestros mares.

Cuauhtémoc Cárdenas destacó que se prevé la posibilidad de explotación conjunta de yacimientos transfronterizos de acuerdo con los tratados internacionales que México pudiera establecer al respecto, lo cual, puntualizó, “requiere de un mayor análisis”.

También señaló que los “bloques” o áreas exclusivas para un solo contratista, asignados mediante alguna variante de los contratos de servicios múltiples, no está considerado en los dictámenes del martes. Esto, indicó, pudiera significar que se excluyera a Pemex del control de las decisiones.

Se da por hecho que se seguirá permitiendo la inversión privada en la extracción de hidrocarburos -ahora con pagos fijos y en efectivo a los contratistas, en lugar de variables y con incentivos por desempeño- lo que es un tácito reconocimiento de que, inversión privada, siempre ha habido en esa industria. Los que lo celebran, aclaran: eso no es privatización… Como sea, hoy se proclamaría el “habemus reforma”…

                                                      escaparate@paulinocardenas.com 

Deja un comentario

Archivado bajo Politica Económica