Archivo de la etiqueta: delegados

PGR: comenzó la purga

PAULINO CÁRDENAS

Este lunes, ‘por diferencias’ con la titular de la Procuraduría General de la República, Marisela Morales, según dijeron, renunciaron voluntariamente 21 delegados de esa dependencia. El anuncio lo corroboró la coordinadora de delegaciones estatales de la dependencia, Rosa Elena Torres Dávila. No se dieron detalles a qué se refieren esas ‘diferencias’ entre jefa y subordinados. La dimisión en masa se dio cuando la titular se hallaba fuera del país.

Estando en España en una gira que incluyó Italia, la procuradora declaró que la “depuración” será “permanente” y a todos los niveles, y dijo que el mensaje a los funcionarios es que “no voy a tolerar” actuaciones ilegales o corrupción. Puntualizó que las actuaciones de depuración “deben ser permanentes, no sólo en la PGR, sino en los tres niveles de gobierno”, porque “es lo que requiere el país para generar la confianza y reducir la impunidad”. ¿Entonces fue renuncia obligada?

Según trascendió, se investiga también a alrededor de mil 600 empleados y funcionarios  de la PGR en todo el país, en torno a presuntas prácticas ilegales que pudieran estar fuera de su responsabilidad pero utilizando credenciales de esa dependencia. Varios de los delegados que renunciaron temen que la procuradora les abra investigaciones en su contra.

Se podría suponer que los motivos de la renuncia de los delegados estaría relacionado con el antiquísimo sistema que ha imperado desde siempre entre los altos mandos de la fiscalía federal, sus delegados y subordinados, quienes –con sus honrosas excepciones– en lugar de prevenir o castigar el delito, simplemente lo administran, porque esto resulta más redituable para quienes faltan a su compromiso institucional.

¿Será esa la razón? Porque es públicamente sabida la extraña relación que siempre ha existido entre la forma estandarizada de actuar al filo de la navaja de quienes deben procurar justicia, con los delincuentes –sean del fuero común o federal–, que en la mayoría de los casos logra evadir culpas y responsabilidades.

En la cadena de procuración de justicia hay funcionarios y empleados que contribuyen por igual a la ineficacia de ese sistema. Las ascendentes tasas de delincuencia que quedan en la impunidad lo revelan. ¿Por qué muchas víctimas o sus familiares prefieren no reportar delitos? Por desconfianza.

De acuerdo a estudios realizados por especialistas, de cada cien denuncias de delitos sólo tres resultan en la aprehensión y procesamiento de un sospechoso. Quienes cometen delitos federales le apuestan a que la corrupción logra disminuir casi a su mínima expresión la probabilidad del castigo, y casi nula la relacionada con la severidad punitiva.

Según el código de conducta de la PGR, entre los deberes de los delegados están el abstenerse del uso del cargo público para obtener beneficios o ventajas personales distintas a la retribución salarial correspondiente, de intervenir en la atención o resolución de asuntos en los que tenga interés personal o de negocios, así como el empleo indebido de los recursos de la Institución.

Y en lo que se refiere al respeto a la dignidad humana, se hace hincapié en que los delegados deben velar por el ejercicio prudente y mesurado de sus facultades y el respeto irrestricto de las garantías y derechos fundamentales de las personas previstos en nuestra Constitución y en los tratados internacionales de los que México forma parte.

¿En dónde pues, está eso de que ‘por diferencias’ con la titular de la Procuraduría General de la República, Marisela Morales, renunciaron 21 delegados? ¿A qué se refieren con eso de ‘por diferencias’? ¿De qué diferencias se trata? Los delegados que dimitieron fueron los de Aguascalientes, Veracruz, estado de México, Hidalgo, San Luis Potosí, Tamaulipas, Zacatecas, Jalisco, Michoacán, Querétaro, Quintana Roo, Sinaloa, Chiapas, Oaxaca, Sonora, Durango, Coahuila, Tlaxcala, Guanajuato, Morelos y Distrito Federal.

¿Qué sucedió ahí que no pasó con los de Baja California ni Baja California Sur, Campeche, Colima, Chihuahua, Guerrero, Nayarit, Nuevo León, Puebla, Tabasco y Yucatán? ¿Por qué los delegados de la PGR de estas entidades federativas no renunciaron junto con los otros? ¿Son los bien portados o los disciplinados? ¿Sus titulares no tiene ‘diferencias’ con la procuradora Marisela Morales? ¿O no quisieron seguirle el juego a los demás que sí lo hicieron? ¿Por qué? ¿Lo harán después?

Por lo pronto, tardíamente se reinició, al parecer por ‘propia’ voluntad, la ‘Operación Limpieza’ que quedó trunca en las instancias policiales y de seguridad que se había llevado a cabo al principio de la administración que encabeza Felipe Calderón. La cosa está que arde en la PGR. Y peor se va a poner. Se espera que todo sea para bien, es decir, para poder enfrentar con la espiral de violencia y crimen organizado que azota a nuestro país sin tanta impunidad.

pcardenascruz@yahoo.com.mx

Comentarios desactivados en PGR: comenzó la purga

Archivado bajo purga en la PGR

Winston Churchill y el PRI

PAULINO CÁRDENAS

Dos caras tuvo el largo discurso del presidente Felipe Calderón de la semana pasada frente a los mil 800 delegados del gobierno federal. Una fue la frase de Winston Churchill de que “alcanzaremos la victoria” contra la amenaza nazi de la Segunda Guerra Mundial, para aplicarla en el caso del crimen organizado al que combate infructuosamente desde hace casi cuatro años y medio.

Otra fue lo que se interpretó como velada ‘línea’ e inicio de campaña para empezar a darle con todo al PRI calificando sus administraciones como ‘pasado corrupto’, separando ese pretérito con un promisorio mensaje de “esperanza”, de paz, honestidad y democracia, labrado según esto por su gobierno. Para efectos mediáticos, en un maniqueísmo verbal usó la palabra ‘humanistas’ en lugar de ‘panistas’, como si fueran símiles.

Respecto a la frase que tomó como suya del destacado político británico, hay quienes ya realizan trivias para ver en qué cosas pudiera parecerse el mandatario panista al inmortal personaje británico, quien tenía un reconocido talento como hábil negociador político y que a pesar de haber sido un hombre controvertido, fue popular y querido por su pueblo. Considerado el último de los grandes estadistas del mundo, durante años fue la voz de la conciencia de su país que sacudía los espíritus y les inyectaba grandes dosis de energía y de valor a los ingleses ante la adversidad.

El genio polifacético de Churchill, además de llevarlo a conquistar la inmortalidad en la alta política mundial, lo hizo destacar como historiador, biógrafo, orador, corresponsal de guerra, y aún como pintor, albañil, novelista, aviador, jugador de polo, soldado y propietario de caballerías. Tuvo fama de bebedor de tiempo completo. Una de sus más famosas reflexiones fue: “El político se convierte en estadista cuando comienza a pensar en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones”. Usted dirá en qué pudiera parecerse Calderón a ese destacado personaje británico.

La otra cara del larguísimo discurso que dio a los delegados federales, fue la instrucción de que, a pesar de las críticas, difamación y ataques, no sólo hagan su trabajo, sino que se conviertan en agentes de cambio para “mover corazones” usando “todos los medios a su alcance”, para divulgar su labor y convencer a familiares, campesinos, indígenas y hasta “la última mujer brava de un barrio popular y marginado”, de que su gobierno es lo mejor que ha tenido México. “Le debe quedar muy claro a los mexicanos lo que se está haciendo bien en lo económico, social, político, diplomático y de la seguridad”.

Sin embargo, lo que los mexicanos se preguntan es: ¿Qué ha hecho bien el gobierno federal panista en esos rubros si la prioridad primera y última ha sido la narcoguerra? ¿Qué ha hecho a favor de la seguridad si lo que hay es inseguridad? ¿Qué ha hecho en lo económico y en lo social si persiste y crece el número de pobres y de marginados que siguen en el olvido sobre todo en las zonas rurales e indígenas pese a que dijo que ‘nunca’ se había apoyado tanto a los indígenas como en los gobiernos ‘humanistas’, refiriéndose a las dos administraciones federales panistas?

¿Qué ha hecho para impulsar la creación de fuentes de trabajo cuando prometió ser el Presidente del empleo y no ha cumplido? ¿De veras vive en la creencia de que se han hecho bien las cosas en materia diplomática? Bajo la cruel circunstancia de una desesperada e infructuosa lucha contra el crimen organizado, en donde no se ven avances y los cárteles cada vez se empoderán más y el número de muertos sigue creciendo y el tiempo se le está viniendo encima, Calderón lanzó al vuelo la frase de quien fuera primer ministro de Inglaterra, cuando su país fue atacado en la Segunda Guerra Mundial, de que de él también se alzará con la victoria en el caso de la lucha contra las mafias.

La otra parte de la larga sesión a la que fueron sometidos los delegados fue interpretada como la instrucción para arremeter cuantas veces se pueda contra el pasado priísta, al exhortar a los representantes de la administración federal en todo el país, a que divulguen que su gobierno “es humanista” y que la gente distinga “el pasado con corrupción”, de un futuro promisorio lleno de paz, honestidad y democracia que, según esto, su gobierno está construyendo.

Uso la palabra ‘humanistas’ en lugar de ‘panistas’, para hacer creer a los mexicanos que su gobierno –y de paso hasta el de su antecesor Vicente Fox–, han sido buenos, rectos e impolutos. Como sea, los delegados se llevaron de tarea a sus estados empezar a manejar el mensaje de ‘esperanza’ –palabra pillada políticamente por cierto a Andrés Manuel López Obrador– e insistir en que la actual administración ha sido mejor que las que estuvieron en manos del PRI. Pronto se verá en los hechos la instrucción.

pcardenascruz@yahoo.com.mx



Comentarios desactivados en Winston Churchill y el PRI

Archivado bajo contra el PRI