Archivo de la etiqueta: dolor

Peña Nieto ante el caso Ayotzinapa

PAULINO CÁRDENAS

Mucho depende de lo que diga mañana el presidente Enrique Peña Nieto a los padres y madres de los 43 normalistas desaparecidos, se sabrá si logra salir medianamente librado o de plano se le enrede más el caso bajo los reflectores de medios nacionales e internacionales, expectantes de ese segundo encuentro, en el que se estima que estará el grupo de Expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la procuradora Arely Gómez entre otros personajes.

Al parecer la reunión tendría lugar en la residencia oficial de Los Pinos poco después del medio día, aunque de hecho hasta anoche no se había definido el lugar del encuentro. Había corrido la versión de que el mandatario se arriesgaría a ir a la sede de la escuela normal rural ‘Raúl Isidro Burgos’ de Ayotzinapa, Guerrero, con todo lo que ello implicaría para su seguridad e integridad física. No se sabe si a última hora se decidió por el ‘no’. La sola idea habría puesto muy nerviosos a los altos mandos del Estado Mayor y de las Fuerzas Armadas.

Según trascendió, se seguían viendo los pros y los contras de donde se celebraría la reunión. Si se hace en la residencia oficial, querrá decir que se desistió de ir a Ayotzinapa, Guerrero, no obstante que al parecer el mandatario quería dar la sorpresa y correr el riesgo de ir a esa casa de estudios que obviamente estaría superblindada la plaza por elementos del Estado Mayor, del Ejército y la Armada, además de la policía federal. Otras opciones para llevar a cabo ese evento eran el Alcázar del Castillo de Chapultepec y Palacio Nacional.

Si se confirma que sería en Los Pinos se habría dejado de lado la riesgosa idea de que Peña Nieto fuera a Ayotzinapa, por el ambiente tan caldeado que hay de repudio al gobierno federal y a la figura presidencial por parte de grupos que apoyan a los familiares de las víctimas, en donde estarían necesariamente los jóvenes que estudian en esa escuela a la -como otras 15 en el país- le tiene ojeriza el gobierno federal, de siempre, porque esos planteles rurales han sido señalados como escuela de guerrilleros. En la escuela normal de Ayotzinapa estudió Lucio Cabañas.

Además de la pesada carga del caso Ayotzinapa que no ha podido ser resuelto, el mandatario tiene encima los casos de otras violaciones a los derechos humanos como los que se han dado contra grupos que han sido víctimas de marginación, violencia y abusos de poder, como en la comunidad indígena de San Francisco Xochicuautla, así como las víctimas de las masacres de Tlatlaya, Ayotzinapa, Apatzingán y Tanhuato, entre otros hechos de sangre en los que incluso han estado involucrados fuerzas policiacas y miembros del Ejército.

Por lo pronto los cinco representantes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que investigaron los aspectos más relevantes del caso Ayotzinapa, en un informe acabaron echando abajo lo que muchos llaman ‘mentira histórica’ del gobierno que estuvo a cargo del ex procurador Jesús Murillo Karam, con argumentos que a muy pocos mexicanos convenció y menos a los familiares de los 43 jóvenes desaparecidos. A Peña Nieto lo acompañará el fantasma de los turistas mexicanos muertos en Egipto.

En este otro episodio, el gobierno mexicano envió a la titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Claudia Ruiz Massieu, a Egipto, para entablar contacto con su homólogo allá y tratar de aclarar la muerte de ocho turistas mexicanos y otros más que resultaron heridos en un inesperado ataque aéreo, en el que también había turistas egipcios, al ser confundidos con terroristas por estar supuestamente en zona restringida, en donde según el gobierno de aquel país, merodean grupos extremistas que están sentenciados al exterminio.

El caso es que el gobierno de Peña Nieto le exige al de Egipto que aclare las circunstancias de ese ataque mortal contra el grupo de turistas mexicanos, en tanto el gobierno egipcio se ha guardado de no acceder a esa petición formal del gobierno mexicano. Al respecto se han desatado una serie de comentarios en el sentido de que parece una contradicción de que si bien se está en pleno derecho de exigir la aclaración de esas muertes, lo mismo debía ser con tantas muertes que ha habido en México en este sexenio.

El gobierno de México está indignado por sus ciudadanos muertos en Egipto, pero ignora los muertos en casa, coinciden en señalar analistas de influyentes medios extranjeros. Es cierto que a pesar de estas contradicciones y el descrédito de las conclusiones de la investigación oficial, la Procuraduría General de la República sigue insistiendo en la veracidad de la misma.

Mañana jueves será, pues, una prueba de fuego para el mandatario mexicano, quien deberá definir si apela al discurso realista y sincero o sigue insistiendo en la retórica esquiva que promete, dice, pero no cumple, es decir, en la ‘verdad histórica’ que vox populi le llama ‘mentira histórica’.

“¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!” será el grito de rabia, de dolor, de indignación y de impotencia que acompañará mañana a los padres y madres de los 43 jóvenes normalistas desaparecidos y que nadie sabe dónde están, aunque ha trascendido que el Ejército sí sabe en donde se encuentran o cuál habría sido el destino final de los normalistas.

A ese dolor y a esa indignación se han unido millones de mexicanos y ciudadanos de muchas latitudes del mundo. ¿Peña Nieto logrará salir bien librado? Solo faltan unas horas para saberlo. El encuentro se estima que será a puerta cerrada, como fue la anterior, el 29 de octubre del año pasado, en el salón Manuel Ávila Camacho de Los Pinos. Ojalá no salga con que ‘ya es hora de superar esa pérdida y a otra cosa mariposa’.

Familiares y amigos de los normalistas desaparecidos habrían iniciado un ayuno ayer en el Zócalo por la tarde, el cual concluiría el viernes poco después del medio día. Mientras tanto comenzaron algunos disturbios en Chilpancingo, capital del estado de Guerrero, y protestas en varias entidades del país, en apoyo de los familiares que se reunirán mañana con Peña Nieto. El primer año de esa desaparición masiva forzada se cumple el próximo sábado.

Anuncios

Comentarios desactivados en Peña Nieto ante el caso Ayotzinapa

Archivado bajo Peña Nieto ante el caso Ayotzinapa

Michoacán, a punto del estallido

PAULINO CÁRDENAS

Por la situación de inseguridad y el acoso de los cárteles en Michoacán podría darse un levantamiento armado en ese estado, aventuró el líder de autodefensas de La Ruana, Hipólito Mora. Cree que el apoyo que tiene del gobierno federal y estatal su rival, Luis Antonio Torres alias “El Americano”, podría provocar matanzas. Por lo pronto esas rivalidades ya cobraron otra vida ayer, la de Aurelio Gómez Barocio, ‘La Coquena’, un personaje afín a Torres.

La gente ya esta harta de tanto crimen y abusos contra la población. Todo esa descomposición podría motivar un alzamiento popular armado como lo está advirtiendo el líder de La Ruana y fundador de los grupos civiles de autodefensa que se han ido multiplicando por la ineficacia e ineficiencia de las fuerzas policiales del orden y las fuerzas armadas, por colusión con los cárteles que operan en la región.

De nada sirvió que el presidente Peña Nieto haya enviado a Michoacán a un comisionado plenipotenciario por un año, si las cosas en ese estado están tan convulsionadas como antes de que llegara Alfredo Castillo Cervantes dizque a velar por la seguridad e impulsar el desarrollo en ese estado, ya que ninguna de las dos misiones se cumplieron.

“Se le ha instruido no escatimar esfuerzo alguno a fin de recuperar la confianza de los michoacanos, a fin de entregarles resultados concretos”, dijo el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio, cuando dio a conocer el nombramiento el 16 de enero de 2014.

El comisionado tendría dentro de sus facultades promover la coordinación de las autoridades locales y municipales en el estado  de Michoacán con las autoridades federales, en los ámbitos político, social, económicos y de seguridad pública”, dijo el titular de la Segob.

Se supone que Castillo Cervantes iba por los criminales, por quienes transgreden la ley en esa entidad; tendría la tarea de garantizar la coordinación entre autoridades y con base en resultados se iría recuperando la confianza de la población. Nada de eso sucedió.

Al contrario. Salió por peteneras de Michoacán después del desastre que armó coludiéndose con las mafias asesinas y que hoy han vuelto a asolar a esa región del país. Por lo pronto se han recrudecido los odios entre el grupo de Luis Antonio Torres, “El Americano”, y el que encabeza Hipólito Mora.

El líder de La Ruana afirmó tener pruebas de que Luis Antonio Torres tiene apoyo de algunos funcionarios del gobierno, “creo que de los dos (estatal y federal)”, dijo en entrevista con Grupo Imagen Multimedia. Y aventuró que vislumbra un peligro latente de levantamiento armado en todo el estado.

Pero esa rivalidad no es el único factor. Están los ataques de Cártel Jalisco Nueva Generación, al que el gobierno acusa de protagonizar la masacre en el rancho El Sol, en donde hubo 42 muertos pese a que familiares de las víctima dicen que fueron alrededor de sesenta.

Ese ataque fue el 22 de mayo pasado. El masivo asesinato fue en Tanhuato, Michoacán, en un área limítrofe con Jalisco. Fue, según plantearon las autoridades federales, un enfrentamiento entre federales y un supuesto “grupo armado”.

El tiroteo se dio en el marco de la llamada “Operación Jalisco” luego de que, según la versión oficial, los propios pobladores de la zona denunciaron extorsiones, invasiones de predios, secuestros y asesinatos presuntamente realizados por miembros del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), describió la reportera Sanjuana Martínez.

Monte Alejandro Rubido García, titular de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), explicó entonces que el enfrentamiento se prolongó por tres horas, pues los presuntos delincuentes comenzaron a atacar “con intensidad” e incluso se pidió apoyo tanto terrestre como aéreo.

Sin embargo, cuando las familias de los muertos, la mayoría originarios de Ocotlán, Jalisco, comenzaron a recoger los cuerpos en el Semefo de Morelia, dieron cuenta de que los cadáveres presentaban huellas de tortura: estaban mutilados, destrozados, calcinados e incluso algunos tenían el tiro de gracia, dicen.

Algunos de ellos ni siquiera sabían portar armas, eran hijos y esposos de familias pobres que fueron a ese rancho a trabajar, según testimonios de sus familiares. Las madres y padres, hermanas y hermanos, que vieron las primeras fotografías de los muertos en redes sociales, corroboraron en los cuerpos de sus familiares muertos una violencia extrema.

Aseguran, responde no a un enfrentamiento, como dijeron las autoridades, sino a una masacre. Sin embargo, ninguna autoridad, ni siquiera la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), ha hecho caso a sus reclamos por esclarecer el hecho y “limpiar” el nombre de los muchachos.

Desde hace tiempo ha habido en ese estado mucho derramamiento de sangre. Pero en los últimos seis meses se ha enconado la violencia, ha habido al menos tres masacres de civiles en las que los familiares de las víctimas culpa a la Policía Federal, al Ejército Mexicano y Fuerza Rural en Michoacán de ser los autores con el pretexto de que van por delincuentes.

¿De que sirvió enviar al comisionado Castillo Cervantes a Michoacán? ¿De qué ha servido el supuesto despliegue de acciones federales en coordinación con el gobierno de ese estado? ¿Y tanto dinero del erario en medio? El hecho es que ese ensayo no sirvió para combatir a la delincuencia, al crimen organizado ni a los cárteles en esa entidad. Y puede haber un levantamiento armado en esa entidad federativa.

Comentarios desactivados en Michoacán, a punto del estallido

Archivado bajo Michoacán a punto del estallido

Los muertos sí importan

PAULINO CÁRDENAS

En una de las entrevistas con el periódico español El País sobre la narcoguerra, el presidente Felipe Calderón dijo hace un tiempo que cuando decretó esa lucha contra los cárteles de la droga y el crimen organizado, “no había una idea precisa de las dimensiones, pero sí había una certeza de la peligrosidad y de la imperiosa necesidad de cortar esa ola expansiva”. Señaló que “el cáncer estaba ahí y, a medida que lo hemos enfrentado, hemos visto la dimensión que tiene”. Y habló de los muertos que ha cobrado la narcoguerra. Al respecto señaló que “el número de muertes lo que refleja es la intensidad del problema”. Nada más. Eso dijo, sin lamento alguno.

Esta referencia es ejemplo de que la parte humana de la guerra para el mandatario panista no existe. Esa frase tan fría al referirse al número de muertes por la guerra podría entenderse como un despotismo y desinterés por quienes han caído a consecuencia de esa guerra, todos mexicanos y acaso uno que otro extranjero. Para él, si hay menos o más muertos por la guerra, pareciera no ser de la mayor importancia y deja la percepción de que los derechos humanos para él no son relevantes. Diría: Es una guerra contra la barbarie y lo demás no importa.

Por lo que señaló a El País se desprende que la gran mayoría de los muertos son hijos de la ilegalidad, de la criminalidad, forman parte del clan medieval y que a los violentos hay que combatirlos con violencia. Qué importa si mueren. Qué importa que sean mexicanos. Qué importa que hayan sido víctimas del olvido y la falta de oportunidades del sistema. Son hijos de la mala vida, son despiadados y por eso, si fallecen, no hay de qué preocuparse. Todo esto se infiere, pensando de mala manera, por lo que expresó al influyente medio español.

Queda claro que al inicio Calderón tampoco tenía una idea precisa de las dimensiones del monstruo de mil cabezas al que se enfrentaría. Hoy, aunque quisiera, ya no hay tiempo de subsanar errores. Los muertos no revivirán. Más bien es hora de empezar a enfrentar las consecuencias que vienen sobre su guerra cuya estrategia no ha querido cambiar, no obstante los pésimos resultados obtenidos, los cuales  sin duda nada tienen que ver con lo que sus asesores bélicos le habrían hecho creer hace cuatro años y medio.

El poeta y escritor Javier Sicilia, que entre otros muchos mexicanos perdió a un hijo a manos del crimen organizado, en uno de sus discursos en el Zócalo capitalino dijo que tantos muertos “han llenado de indignación y de dolor a la ciudadanía de Morelos y de la nación entera. Sus nombres, sus historias y sus sueños destrozados, que el amor de la ciudadanía sacó a la luz pública, ha hecho posible que se pusiera también nombre, historias y sueños a otros miles de muchachos asesinados y criminalizados por la violencia que se ha apoderado del país, de sus instituciones y de la imaginación del narcotráfico y de esa mal llamada clase política”.

Reprobó que esos muertos “sean simples cifras, simples abstracciones, bajas colaterales o criminales, ‘escorias’, como estúpidamente se les ha llamado. A partir de ellos, esas cifras son lo que siempre han sido y siempre deberán ser: vidas humanas segadas y familias destrozadas, dolor que día tras día se ha ido acumulando en los corazones de todos los ciudadanos de este país”.

En la reunión celebrada en el Alcázar del Castillo de Chapultepec le exigió al Presidente palabras más, palabras menos, saber por qué y de qué manera han muerto tantos mexicanos que han quedado sin nombre, sin historia; muertos anónimos cuyos casos se encuentran en los archivos de las procuradurías y del ejército y en la desmemoria de nuestros gobernantes, y que era hora de saber qué paso con cada uno de ellos, para que sus familias tengan algo de reposo en sus adoloridas almas.

Si bien la violencia se ha apoderado del país, es hora que el Presidente haga un acto de contrición y ordene a los suyos escarbar en los archivos, escuchar los relatos de testigos  y escudriñar donde puedan hallarse datos sobre las circunstancias por los que se dieron tantos decesos, para que miles de familias sepan qué sucedió con sus muertos. Si lo hace Calderón, ¿quién osaría criticarlo? Es lo menos que debiera hacer como tributo a los más de 40 mil caídos y sus deudos.

¿Acaso no se quiere entrarle al asunto porque muchas de esas muertes se han vinculado a las fuerzas castrenses y policías federales como son, asaltos, violaciones de mujeres, pleitos y allanamientos de morada en domicilios particulares? Pudiera ser. Pero saber por qué murieron tantos a causa de esa guerra, para los mexicanos sí importa.

pcardenascruz@yahoo.com.mx

Comentarios desactivados en Los muertos sí importan

Archivado bajo sí importan los muertos

“A luchar por la justicia”

PAULINO CÁRDENAS

“A luchar por la justicia” es el clamor y el exhorto que hacen a todos los mexicanos los sobrevivientes de la familia Reyes Salazar, panaderos de oficio y luchadores sociales por convicción, de los que han sido asesinados cuatro hijos, una nuera y un nieto de doña Sara Salazar, quien expresó que estudian las ofertas de refugio en algún país porque “ya no podemos más”, en tanto que su hija Marisela señaló que seguirán defendiendo los derechos de la gente a través de su movimiento Por la Defensa de la Vida.

No saben si un grupo criminal o alguien que a sangre y fuego se ha hecho del Valle de Juárez con la ayuda de mercenarios y la colusión de las autoridades o ante la impasibilidad de éstas, pretende exterminar a todos los miembros de esa familia por haberse dedicado a defender los derechos de gente inocente que ha sufrido vejaciones, desapariciones, torturas y muerte en el estado de Chihuahua. Hasta ahora las autoridades de los tres niveles de gobierno se han mostrado negligentes en torno a los asesinatos de los hermanos Reyes y no hay detenidos.

Ojalá estos crímenes hubiesen tenido la inmediata respuesta por parte de las autoridades federales y estatales que se tuvo con el agente de Inmigración norteamericano Jaime Zapata, ejecutado hace unos días en la carretera a Monterrey y que ha tensado las relaciones entre México y Estados Unidos, en vísperas del viaje del presidente Calderón a Washington. Quizá habría que pedirle a Janet Napolitano que le exija al gobierno de México que atienda el caso, a ver si así reaccionan las autoridades estatales y federales.

Mientras tanto, el profundo dolor, la rabia y la desesperación que le han causado los asesinatos de sus hermanos llevaron a Marisela Reyes a exigirle al mandatario panista, “terminar con su pinche guerra que el pueblo no pidió” y a añadir: “Este señor que dice ser presidente nada más nos vino a militarizar y a poner federales. Es un asco; aquí es una muestra de lo que está pasando. Es una mierda; pronto va a acabar con todo. Exigimos que ya retire las tropas federales y que ya termine con esta pinche guerra sucia; el pueblo no la pidió”.

Quien hasta hace unos días realizaba una huelga de hambre para exigir que las autoridades actuaran para dar con los asesinos y las desapariciones de sus hermanos que aparecieron muertos después de ser torturados, dijo: “Esto no termina aquí. Vamos a seguir luchando para que no vuelvan otras familias a pasar lo que estamos pasando ahora. Es un gran dolor, esto no se apaga con nada; por eso como pueblo nos vamos a unir y luchar para que esto no siga pasando para que otras familias no tengan que sufrir la muerte de su madre, de su padre y de su hijo”.

Finalmente fueron encontrados los tres cuerpos sin vida cerca del poblado de Guadalupe que correspondían a los miembros de la familia Reyes Salazar, quienes habían sido privados de su libertad desde el pasado 7 de febrero. Las autoridades confirmaron que habían sido torturados antes de ser ejecutados. Se hallaron dos mensajes, en el que, según trascendió, en uno decía: “Aquí está su justicia”.

Los cadáveres fueron sepultados junto a sus hermanos Josefina y Rubén, asesinados el año pasado. Desde agosto de 2009 han sido asesinados cuatro de los hermanos Reyes Salazar, una esposa y un hijo de ellos. Hasta ahora no ha sido capturado ningún responsable de los homicidios. Este hecho, como muchos otros, ha significado otra afrenta contra la sociedad juarense por la vergonzante impunidad que impera en aquella región el norte del país, en donde la violencia y la muerte son la ley.

El pasado sábado que sepultaron en el municipio de Guadalupe a otros dos de los hermanos asesinados, Elías y Malena Reyes Salazar, y a la cuñada Luisa Ornelas Soto, rodeados por unos 500 elementos estatales y federales que prestaron seguridad desde Juárez hasta el cementerio, al tiempo en que los féretros descendían a las fosas, y la madre desconsolada defallecía sostenida por brazos de sus parientes, familiares, allegados y activistas lanzaban gritos de “¡Que vivan los Reyes Salazar y muera el gobierno criminal¡”.

El próximo sábado 5 se llevará a cabo la manifestación en el Valle de Juárez “Por la Vida y la Justicia en la Región” que encabezarán los sobrevivientes de la familia Reyes Salzar, con otros activistas.

pcardenascruz@yahoo.com.mx


Comentarios desactivados en “A luchar por la justicia”

Archivado bajo clamor, dolor, exigen justicia, guerra sucia, Jaime Zapata, Marisela Reyes, rabia, Reyes Salazar, Sara Salazar, Valle de Juárez

Haití: dictadura, miseria, tragedia

PAULINO CÁRDENAS

Entre llanto, dolor y muerte vive Haití hoy la peor desgracia de toda su historia, además de la miseria en la que siempre ha vivido la gran mayoría de sus habitantes a causa de la corrupción y del olvido en que ha estado la población por parte de las dictaduras que ha padecido esa nación.

Ello, pese a haber sido el primer país del Caribe en lograr su Independencia y la segunda en toda América después de la de Estados Unidos, en 1804.

Esa nación vive hoy una gran tragedia tragedia a causa del terremoto que dejó en ruinas gran parte de su territorio en el que hubo, según las primeras estimaciones, más de 100 mil muertos y más de tres millones de damnificados. El problema ha sido la incomunicación en que se encuentra el país, pero el más grave es el que se avecina: el de las epidemias provocadas por los cadáveres que quedaron bajo los escombros.

La comunidad internacional se avocó de inmediato a prestar su ayuda a esa pequeña nación, y aunque uno de los escollos ha sido el aterrizaje de las aeronaves porque los sistemas en la torre de control no están en condiciones óptimas para auxiliar a los pilotos para descender a tierra, la ayuda empezó a fluir con alimentos, agua y medicamentos. Incluso por mar estarían auxiliando a los heridos y damnificados, buque-hospitales.

El sismo de 7.3 grados en la escala de Richter que sacudiera a la isla este martes, ha dejado un escenario de infierno. Refieren las crónicas una desoladora imagen de cadáveres apilados en las calles, supervivientes retirando escombros con sus propias manos para tratar de rescatar a los que permanecen con vida bajo los escombros.

Se habla de cientos de heridos que no encuentran hospitales donde poder ser atendidos y una población que trata de improvisar refugios donde aguardar la llegada de ayuda humanitaria. Las descripciones son por demás dramáticas y de un ambiente desolador.

Las escenas que se han visto de Puerto Príncipe, la capital –en donde estuvo focalizado de hecho el epicentor del terremoto–, son elocuentes: imágenes de personas que, atrapadas entre las ruinas de viviendas, solicitan ayuda a gritos y se retuercen para tratar de salir de entre lo que antes eran viviendas.

Haití ha sufrido de fenómenos meteorológicos constantemente. Huracanes y tormentas tropicales han azotado por años a esa nación que de siempre ha sufrido de todos los males de la humanidad, juntos: hambre, miseria, subdesarrollo, insalubridad, analfabetismo, discriminación, violaciones a sus derechos humanos.

El país más pobre del continente y uno de los más pobres del mundo que incluso llega a índices de miseria bastante elevados, ha padecido la sombra de las dictaduras a pesar de haber sido de las primeras naciones en lograr su emanicipación en América y siempre ha tenido un futuro incierto.

Se ha escrito que su Independencia lograda en 1804 constituyó un hecho fulgurante al alcanzar la abolición de la esclavitud y el fin del colonialismo; pero en términos reales la mayoría negra y mulata nunca tuvieron un proyecto de fundación nacional y el pueblo y las masas fueron marginadas.

Después del derrocamiento del dictador Jean-Bertrand Aristide en su segundo mandato, en el 2004, en medio de una crisis generalizada gobernó en Haití un interinato. Luego vinieron elecciones fomales que fueron organizadas y vigiladas por la ONU en el 2006. El ganador fue René Préval, pro-Aristide, en la práctica considerado un gobierno de mano dura y autoritario.

Aunque Haití tiene un pueblo creativo, maravilloso, una tierra que fue considerada perla del Caribe, los abusos de sus dictaduras dejaron al margen del desarrollo y el progreso  a los haitianos, que hoy viven la peor de sus pesadillas después del terremoto.


Deja un comentario

Archivado bajo devastación, dictadura haitiana, dolor y muerte, Haití, miseria haitiana, terremoto, tragedia