Archivo de la etiqueta: expectación

Podría darle Peña vuelco al caso

 PAULINO CÁRDENAS

 Hay expectación por ver si el presidente Enrique Peña Nieto pudiera darle un vuelco de 180 grados al caso Ayotzinapa, reencauzando las investigaciones y reconociendo que no hubo tal ‘verdad histórica’ y por tanto se da borrón y cuenta nueva a las investigaciones en las que a partir de ahora podrían participar de manera prominente los expertos independientes que pusieron en evidencia los argumentos del ex procurador Jesús Murillo Karam a quien se atribuye haberle dicho al jefe del Ejecutivo, “si caigo yo, caes tú”, al informarle que en unos días -quizá hoy cuando se reúna con los familiares de los 43- se avocaría a desmentir su “verdad histórica” sobre la desaparición de los 43 normalistas en Iguala.

El mandatario federal se habría molestado después de haber sido informado paso a paso por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), de la ‘verdad histórica’ con la que el ex titular de la PGR quiso dar por terminado el caso, porque ya estaba cansado de tantas presiones. De hecho lo dijo en la última conferencia de prensa: “Ya estoy cansado”. También le habrían explicado al jefe del Ejecutivo federal las omisiones, pifias y mentiras en torno a las investigaciones llevadas a cabo por órdenes del ex procurador.

Entre ellas que se habría obligado a presuntos delincuentes a autoinculparse de haber participado en la incineración de los estudiantes en Cocula y haber dicho que sus cenizas fueron echadas al río San Juan. Este argumento lo echó abajo el Grupo Interdisciplinario de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, lo que habría causado un choque fuerte entre el primer mandatario y el ex procurador. Según una versión publicada el pasado lunes 21 por la agencia Apro bajo la firma de Álvaro Delgado, Murillo Karam le habría confiado a allegados tras el derrumbe de su “verdad histórica” sobre los 43 normalistas de Ayotzinapa, haberle dicho a Peña: “si caigo yo, caes tú”.

Otro round que pudo haberse echado el jefe supremo de las Fuerzas Armadas habría sido con el titular de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, quien se ha opuesto rotundamente a que los investigadores independientes de la CIDH entrevisten y visiten el 27 Batallón de Infantería ubicado en el cuartel de Iguala, epicentro en donde se dio la desaparición forzada de los 43 jóvenes normalistas. Quizá hoy Peña Nieto pudiera anunciar que les será permitido, con las salvedades del caso, el acceso a los investigadores del Grupo Interdisciplinario de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Pudiera ser.

El caso Ayotzinapa es emblemático de lo que acontece con las desapariciones forzadas en México, han dicho diversos organismos no gubernamentales internacionales. Parecería que en México, “quienes están en el poder se enfocan en cubrir las huellas” de las desapariciones, señaló la representante para las Américas de Amnistía Internacional (AI), Ericka Guevara Rosas, advirtiendo que si no se corrige el rumbo de la investigación sobre las agresiones contra estudiantes de la Escuela Normal Rural ‘Raúl Isidro Burgos’, el presidente Enrique Peña Nieto será visto en el mundo como “facilitador de estos horrores”.

Una nota de Apro firmada por Gloria Leticia Díaz, señala que a unas horas de que el mandatario mexicano se reúna con los padres de los 43 normalistas desaparecidos en Iguala, Guerrero, el 26 y 27 de septiembre de 2014, Guevara Rosas cuestionó “la inquebrantable determinación del gobierno mexicano de convencer al mundo de que los estudiantes fueron asesinados por una banda de narcotraficantes y sus restos quemados en un basurero”. Esa situación, dijo, es un reflejo de que en México “quienes están en el poder se enfocan en cubrir las huellas” de las desapariciones.

En vísperas del primer aniversario de los hechos ocurridos en Iguala y por los cuales hay 111 personas detenidas, entre ellas el ex alcalde José Luis Abarca, la representante de Amnistía Internacional difundió un comunicado para destacar que “el manejo negligente” de los responsables de la investigación por la desaparición forzada de los estudiantes “expone un escandaloso encubrimiento orquestado en los niveles más altos de gobierno”.

Al considerar que la tragedia de Iguala “es uno de los peores escándalos de derechos humanos en la historia reciente de México”, Guevara Rosas emplazó a Peña Nieto a tomar acciones determinantes para corregir el rumbo de la investigación, toda vez que la “verdad histórica” sólo representa “una distracción de cualquier otra valiosa línea de investigación”.

En estos hechos, abundó, los responsables de la investigación dentro de Procuraduría General de la República (PGR) “deberían explorar el rol de los militares y agencias responsables de hacer cumplir la ley en la tragedia, después de que no tomaron acción a pesar de ser conscientes de lo abusos contra los estudiantes mientras se estaban llevando a cabo”. El caso Ayotzinapa es muestra lo que sucede en México con las desapariciones forzadas, ni duda cabe.

Hoy, cuando el presidente Peña Nieto se reúna con los familiares directos de las víctimas del caso Ayotzinapa, el mandatario federal tiene la oportunidad de reivindicarse ante la nación y mitigar un poco la serie de deudas que tiene con los mexicanos. Esta será la segunda reunión entre el jefe del Ejecutivo y los familiares de las víctimas desde que desaparecieron. El 29 de octubre del año pasado, padres de los normalistas y el presidente Peña Nieto se reunieron por primera ocasión en Los Pinos.

Esta vez la reunión se realizará en el Museo Tecnológico de la capital mexicana, que estará fuertemente resguardada. Está programada para las 13:00 horas y será a puerta cerrada. Ojos y oídos en México y muchas naciones del mundo estarán pendientes de ese encuentro. Y el sábado próximo será el primer aniversario de esos hechos. Ese día fue decretado por la Cámara de Diputados, Día Nacional de la Desaparición Forzada. O sea, no se indaga pero se celebra. Ese es México.

Anuncios

Comentarios desactivados en Podría darle Peña vuelco al caso

Archivado bajo Podría darle Peña vuelco al caso

Independientes ¿Lograrán el cambio?

 PAULINO CÁRDENAS

Quedó visto el pasado domingo 7 de junio: políticos independientes pueden ganarle a los candidatos de los partidos tradicionales. Y con muchísimo menos dinero que lo que el INE les otorga a la partidocracia, que son miles de millones de pesos anualmente y más en época de elecciones. Y en México todo el tiempo hay elecciones. Y es dinero que a los mexicanos les cuesta porque es de sus impuestos y quienes integran la mafia política llegan a instalarse en el poder con promesas y engaños, y cuando triunfan, se olvidan que lo prometido es deuda, para dedicarse a hacer negocios privados con dinero público.

Los triunfos de los independientes fue una muestra en las urnas del hartazgo ciudadano por la incesante corrupción de los políticos que acaban siendo protegidos por la Santa Impunidad. La histórica jornada electoral fue el principio del final de la partidocracia que se ha convertido en una mafia que tiene de rehén a la nación a través de los partidos políticos. La reforma política del 2012 abrió una rendija que podría convertirse en muy poco tiempo en válvula de escape de los ciudadanos mexicanos que quieren de veras un cambio en México, no solo de palabra, sino de hechos.

Es cierto que de 120 independientes que participaron en la contienda electoral intermedia el triunfo de Jaime Rodríguez alias ‘El Bronco’ fue el más sonado porque ganó en el estado quizá más próspero de México. Se le critica por haber estado 33 años en el PRI, partido por el que fue alcalde de García. Que si fueron los empresarios sus apoyadores, que si habrá que probarlo y ‘calarlo’ antes de darle la confianza ciudadana. Como sea, los votantes quisieron la alternancia.

“Nuevo León será el inicio de esta segunda Re-evolución Mexicana que cambiará la conciencia y la actitud de muchos”, afirmó “El Bronco” en su primer discurso ante los medios. “Nuevo León ha dado una muestra hoy que en las urnas se pueden cambiar las cosas, y que bueno que le vamos a dar seis años de vacaciones a los partidos que estaban gobernando”. Los votantes nuevoleoneses quisieron dejar atrás lo malo conocido y se aventuraron a ver qué pasa con lo bueno por conocer.

Al menos no se le ve cola larga como a los gobernadores corruptos, del PRI y otros partidos, como los de Veracruz, Javier Duarte; el de Chihuahua, César Duarte; el de Nuevo León, Rodrigo Medina; el de Michoacán, Fausto Vallejo; de Sonora, Guillermo Padrés o el de Guerrero, Ángel Aguirre Rivero, entre otros. Esa es parte de la bazofia que tiene hasta la madre a los mexicanos. Por eso intentaron lo bueno por conocer y dejaron atrás lo malo conocido. Claro, a ver si sale tan bueno como muchos esperan.

Incluso la Arquidiócesis Primada de México en su editorial que tituló “Después de las Elecciones” del semanario católico “Desde la Fe”, señaló que a pesar de la baja participación, el 47 por ciento de los inscritos en el padrón nacional, “la voluntad ciudadana dio paso a situaciones inéditas, cuestionando el régimen actual y reconfigurando escenarios electorales para terminar con hegemonías que se pensaba eran imposibles de acabar”.

Indicó que el estreno de las candidaturas independientes son buen indicio para dar un respiro de aire fresco “frente al tufo podrido de los partidos políticos”, al confirmarse los triunfos de aspirantes sin partido a una gubernatura, a presidencias municipales y a una curul en el Poder Legislativo.

En segundo lugar, agregó, el mapa político del Distrito Federal cambió, y la jornada electoral puso fin a la hegemonía amarilla que venía avasallando en delegaciones y en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal. Puntualizó que desde 1997, la Ciudad de México fue sometida al control de un partido que, por falta de competencia y renovación, se enquistó en el poder para confiarse falsamente en un respaldo perpetuo.

Concluyó que las elecciones del pasado 7 de junio “manifestaron el fastidio popular hacia el tripartidismo; así lo revelan los magros porcentajes nacionales obtenidos por los contendientes”. Estimó la Arquidiócesis Primada de México que es urgente recuperar la credibilidad en el sistema democrático para superar los graves niveles de abstencionismo.

Cierto que el partido en el poder logró mantener la primera posición en la Cámara de Diputados, lo que ha sido festinado por la dirigencia y los cúpulos de ese partido. Irán en la próxima Legislatura por la aprobación de iniciativas que convengan a los intereses del gobierno en turno, solo que no les será tan fácil seguir con la cantaleta de que las reformas son las que vendrán a salvar al país.

En lo que va del sexenio el gobierno federal no ha logrado consolidar ninguna de las reformas aprobadas con la ayuda de aquel Pacto por México propuesto por José Murat y que hizo suyo Peña Nieto, al que se sumaron los partidos de oposición, PAN y PRD, partidos a los que les resultó muy caro políticamente alinearse con las propuestas presidenciales, cuya factura pagaron en las urnas el domingo 7 de junio, sobre todo el partido del sol azteca.

Pocos mexicanos creen que en lo resta del sexenio el gobierno pueda concretar las reformas aprobadas y que fueron festinadas con bombo y platillo dentro y fuera del país en su momento. Simplemente la reforma educativa será muy difícil que se concrete pro la beligerancia que el propio gobierno le ha dado a quienes se oponen a ella que son los maestros bárbaros que no quieren que les toquen sus intereses. Y hay otros pendientes que viene arrastrando el gobierno de Peña Nieto, como el fantasma de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa, que nadie sabe cual fue su destino.

A donde llega Peña Nieto en el extranjero, suele ser recibido con protestas y hay pancartas donde se lee: “México: Líder mundial en violaciones a los derechos humanos”; otras dicen: “Cese al acoso de estudiantes”, en unas más escriben: “Muera el narcogobierno”, mientras que otros despliegan fotografías de los normalistas desaparecidos con la leyenda: “Vivos se los llevaron, vivos los queremos”.

Una cosa es cierta: Después del 7 de junio, las cosas cambian o las cosas empeorarán.

Comentarios desactivados en Independientes ¿Lograrán el cambio?

Archivado bajo Independientes ¿Lograrán el cambio?

Peña y la prensa internacional

PAULINO CÁRDENAS

Las reformas estructurales que en racimos envió el presidente Enrique Peña Nieto al Congreso mexicano desde el primer año de su gobierno, han impactado más fuera del país que dentro. Incluso llegó a recibir elogios de diferentes organismos y sectores económicos y financieros, donde se destaca la audacia que tuvo de romper el paradigma de 80 años de mito nacionalista petrolero que ha impedido a esa industria crecer, aunque hacia dentro del país hay una mezcla de expectación e incredulidad sobre sus reformas, en virtud de que hay factores como la corrupción y la impunidad que, de no erradicarse, impedirán que los planes presidenciales cuajen como los tiene previsto el jefe del Ejecutivo federal, a quien ya comenzaban a llamar fuera del país ‘el forjador de milagros’. Pemex y Oceanografía son ejemplos de la corrupción e impunidad imperantes.

Vale recordar aquella portada que le dedicó en febrero pasado la revista Time en la que bajo una gran foto con su figura de medio cuerpo vestido impecablemente, destaca la leyenda “Salvando México”, y en su interior, dividido en varios reportajes, se ocupa de explicar cómo “ha cambiado la narrativa de una nación manchada por el narco”. Ello era prueba de que el impacto empezaba a ser mayor en otras latitudes que en su propio país. El trabajo periodístico incluyó lo que a juicio de esa casa editorial significan los dos personajes clave de su gabinete, como son Miguel Ángel Osorio Chong y Luis Videgaray Caso, titulares de Gobernación y Hacienda respectivamente, las dos principales instancias en las que está asentado política y administrativamente su gobierno.

Aún el nuevo director del diario El País, Antonio Caño, se pronunció sin rodeos a favor del gobierno de Enrique Peña Nieto y de sus reformas estructurales en México señalando en su editorial del pasado jueves 24, que “México se abre, que “el final de los monopolios petrolífero y eléctrico representa un hito reformista”, y califica a la reforma energética como “la joya de la ambiciosa agenda presidencial”. En entrevista con un grupo de corresponsales extranjeros dijo Caño el viernes 18: “Nosotros apoyamos editorialmente las reformas de Peña Nieto, las hemos apoyado desde el primer día, no tengo por qué ocultarlo, nos parecen bien”. Sin embargo, en la prensa internacional más liberal y no comprometida con los intereses del gobierno mexicano, ya comenzaron las críticas contra el mandatario priísta.

Diarios tan influyentes como Newsweek, The New York Times y The Economist, han comenzado a poner en duda los logros que en teoría esbozaban y daban como ciertos al corto y mediano plazos el gobierno peñanietista, respecto de las famosas reformas que catapultó el mandatario al Congreso de la Unión para ser aprobadas, después de un trabajo de ‘convencimiento’ de los legisladores del partido en el poder con los de la oposición, iniciativas que llegaron al Legislativo bastante planchadas y acordadas de antemano entre las dirigencias del PAN y del PRD y de las bancadas legislativas de esos partidos. La fórmula funcionó, lo que también había sido elogiado en las páginas editoriales de varios importantes medos internacionales.

La revista estadounidense Newsweek difundió un artículo donde evidenció que las promesas de Peña Nieto en torno a la seguridad no se han cumplido a 19 meses de que asumiera la Presidencia de México. En tanto que The New York Times publicó que la presidencia de Enrique Peña Nieto tiene el nivel de aprobación “más bajo que el de cualquier otro Presidente mexicano en tiempos recientes, principalmente por el número y magnitud de sus reformas estructurales, que, aunque a nivel internacional le han traído un cierto nivel de aprobación, a nivel local han dejado muchas dudas”. En tanto The Economist publicó un texto donde calificó a la inseguridad como el problema más grande de América Latina y en el caso de México, criticó la escasa o nula confianza de los mexicanos en su sistema judicial.

Esta misma publicación destacó la violencia hacia los periodistas; citando al Committee to Protect Journalists (Comité para Proteger a los Periodistas), calificó el clima de libertad de prensa en México como “peligroso”. Es evidente que la percepción que tenía cierta prensa internacional que forma opinión entre sus lectores y sobre todo en los niveles de decisión de sus países, ha cambiado en sentido negativo respecto de Peña Nieto, quien dijo en su momento que de aprobarse las reformas estructurales, en un mediano plazo México podría estar entre las primeras 10 economías del mundo lo que le permitiría a la nación crecer 5 o 6 por ciento en su Producto Interno Bruto (PIB) anual.

De las iniciativas de reforma presentadas por el gobierno de Enrique Peña Nieto al Congreso, las que más han destacado por su evidente trascendencia han sido la Educativa, Laboral, Fiscal y Hacendaria, la de Seguridad, de Salud, de Telecomunicaciones, la Política, y la madre de todas las reformas, la Energética, que abarcaría modificaciones históricas a varios artículos de la Constitución mexicana, lo que de aprobarse, en teoría le permitiría a la industria petrolera sacudirse las ataduras nacionalistas que muchas veces desbarraban en chauvinismos, lo que por décadas le ha impedido crecer.

Un logro que se dio fue el haber concentrado en una sola entidad como es la Secretaría de Gobernación, funciones de gobierno, política interior, seguridad pública y seguridad nacional y políticas migratorias y religiosas en una misma dependencia. Eso implicó que las funciones de Seguridad Pública quedaran bajo el mando del titular de Gobernación, lo que redujo a una sola ventanilla todo lo relacionado al combate a la delincuencia organizada, que junto con el mando de la seguridad nacional, convirtieron a esa dependencia en una supersecretaría aunque de poco ha servido. Otro caso fue el de querer desparecer la Secretaría de la Función Pública para crear la Comisión Nacional Anticorrupción, lo cual aún está en veremos.

Una más fue cambiar la anacrónica y anquilosada Secretaria de Reforma para convertirla en Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, así como fortalecer sus funciones otorgándole mayores facultades a la Secretaría de Desarrollo Social, instancia a la que el Peña Nieto le asignó la titánica, por no decir imposible, tarea de acabar con la pobreza en el país. Todo esto lo logró el Presidente en tiempo récord, lo que le motivó elogios por parte de cierta prensa internacional influyente. Sin embargo hoy parte de esos mismos medios comienzan a poner en duda sus reformas estructurales Dos son entre otras las principales causas que lo impedirán: la corrupción y la impunidad que siguen vigentes en México.

Comentarios desactivados en Peña y la prensa internacional

Archivado bajo Peña y la prensa internacional