Archivo de la etiqueta: FAO

“Peligrosa bomba social”

PAULINO CÁRDENAS

El mundo está nuevamente al borde de una crisis alimentaria global. En varias partes del mundo los aumentos explosivos de los precios de los alimentos se están convirtiendo, dicen los especialistas, en una ‘peligrosa bomba social’. La volatilidad en los precios de trigo, maíz y arroz –productos que conforman la base de la pirámide alimentaria en el mundo en desarrollo– constituye un “riesgo adicional” a la crisis económica que  prevalece en muchos países en vías de desarrollo, como México.

El rápido incremento está generando la preocupación de que en el 2011 se repita la crisis de 2007-2008, que desembocó en intensos disturbos sociales en las calles de varios países que fueron sofocados con la fuerza pública, como sucedió en Filipinas, Haití, Egipto, Bolivia y Vietnam, escenas dramáticas de protesta que están empezando a darse en algunas naciones como Argelia, Túnez y Jordania.

La pregunta es si el gobierno mexicano está de veras listo para afrontar esta ‘peligrosa bomba social’, además de las que ya carga en su morral como el de la inseguridad, el estancamiento económico y la escasez de empleos permanentes, rubros que, entre otros,  han sido asignaturas pendientes de la actual administración que encabeza el presidente Felipe Calderón, aunque las prospectivas oficiales sean tan optimistas.

Desde noviembre pasado la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, la FAO, venía advirtiendo que serán “los consumidores” los que pagarán las consecuencias del incremento de precios registrados en los últimos seis meses del 2010 sobre la mayor parte de los productos básicos agrícolas, fenómeno que ha empezado a reflejarse desde que inició el año y que podría irse agravando.

El organismo de la ONU tenía considerado que también se redujeran 7 por ciento las reservas de granos, con un descenso del centeno de 35 por ciento, maíz 12 y trigo 10 por ciento, debido a que en lugar de aumentar 1.2 por ciento, como se preveía en junio pasado, la producción de cereales cayera 2 por ciento. El azúcar es otro de los productos que contribuye al aumento del precio de la canasta alimentaria mundial en los últimos meses. Según la FAO, los precios del azúcar, que superaron recientemente sus niveles más altos en 30 años, permanecieron elevados y muy volátiles el año pasado.

Un reporte del Banco Mundial coincide con el pronóstico de la FAO y también advierte la posibilidad de que la escasez alimentaria haga crisis pronto. Se señala que el alza de precios de granos básicos “esta llegando a una zona de peligro” como dijo el economista en jefe del organismo para la Agricultura y la Alimentación de la ONU, Adbolreza Abbassian. Son niveles similares a los que se dieron entre 2007 y 2008, cuando se elevó de 862 millones a 923 millones el número de personas que padecen hambre en el mundo.

El banco mutinacional apuntó que la volatilidad en los precios de alimentos generaría, además de escasez y carestía, riesgos adicionales que serían una carga extra especialmente para los productores del campo de bajos ingresos que cuentan con limitados mecanismos para hacer frente a estas fluctuaciones –ya no se diga para los campesinos más pobres–, así como para los consumidores que habrían de destinar una mayor parte de su ingreso a la compra de comida.

La variación de precios de productos de la canasta básica, principalmente de los tres granos que suelen estar procesados y presentes en la mesa como el maíz y el trigo, además del arroz, han registrado alzas muy considerables, un  aumento vertiginoso de precios en los productos básicos. Tan sólo en la segunda mitad del año pasado, el precio de los aceites y las grasas se disparó 57 por ciento, y el del azúcar se incrementó hasta 77 puntos porcentuales. En México el precio de la harina de trigo sunió 20 por ciento según poductores.

La causas también están en “los choques climáticos”. Las torrenciales lluvias e inundaciones así como las sequías e incendios forestales que se registran en los campos de cultivo en los cinco continentes, han incrementado el problema de escasez, el alza en los precios, y el encarecimiento en el costos de la producción de granos básicos. Hay otros factores que han incidido en el problema como el uso de algunos granos para producir a nivel industrial combustibles para vehículos automotores. La mayor demanda de alimentos para ganado también es causa.

Dice la FAO que los precios internacionales podrían elevarse más si la producción no se incrementa este año de forma importante, en especial la de maíz, soya, trigo e incluso el arroz, cuyo suministro, aunque es más abundante que el de otros cereales, puede verse afectado. El asunto pues, no es de la menor importancia; al contrario. ¿El gobierno mexicano estará capacitado para tomar providencias respecto a esta real amenaza?


Comentarios desactivados en “Peligrosa bomba social”

Archivado bajo "peligrosa bomba", asignaturas pendientes, Banco Mundial, crisis alimentaria, escasez, FAO, granos básicos, países pobres, protestas

Sigue olvidado el sector rural

PAULINO CÁRDENAS

Si de por sí el campo mexicano ha sufrido de desigualdad y subdesarrollo, la peor parte la lleva el sector más pobre, el rural, que es el más olvidado de México y que puede convertirse en un foco de estallido social, sin que nadie se ocupe de hacer algo por remediar esa vergonzante situación, por más foros que se organizan por parte de legisladores y agrupaciones agrarias y campesinas para dizque sacarlo de la precaria situación en la que se encuentra desde hace décadas.

Felipe Calderón durante su campaña ofrecía un “México ganador”, igual que Vicente Fox, proponía el “cambio”. Sin embargo, ambos, igual que las últimas administraciones priístas, han seguido apostándole al libre mercado en materia alimentaria, necedad de Carlos Salinas de Gortari quien impulsó el TLC argumentando que suscrbir ese acuerdo con Estados Unidos y Canadá ayudaría a México a aproximarse al Primer Mundo.

Hubo voces que se opusieron entonces a ello. No sólo el PRD y la izquierda social, sino también facciones dentro del PAN. A favor estaban el aliado de Salinas, Diego Fernández de Cevallos y Carlos Castillo Peraza. En contra estaban Felipe Calderón y José Ángel Conchello, quien declaró que “ningún mexicano bien nacido firmaría el TLC”. Otro era Jorge Ocejo, de la Coparmex.

Salinas se encargó de “lavarle el cerebro” a los opositores. Dijo que con organizaciones campesinas como el Congreso Agrario Permanente se había establecido el diálogo, lo mismo que con la Confederación Nacional Campesina con cuyos líderes hubo acuerdos para incentivar y colocar en el exterior, dentro del nuevo mercado tripartita, los productos del campo mexicano.

El caso es que, con el tiempo, esas y otras agrupaciones agrarias y campesinas, como el Movimiento Nacional por la Defensa de la Soberanía Alimentaria, Energética, los Derechos de los Trabajadores y las Libertades Democráticas, denunciaron las desigualdades del TLC. Al final de la película a quienes más afectó a partir de la total liberalización comercial de maíz, frijol, leche y azúcar, estipulada en el Tratado de Libre Comercio, fue  a los sectores más atrasados del campo mexicano.

Hasta la fecha México sigue siendo dependiente de los países exportadores y de sus empresas, por lo que es un hecho que el país no está preparado para enfrentar la crisis alimentaria de la que ya advierte la FAO que viene recrudeciéndose en el mundo, que se juntará con la crisis que vive el país por lo que será cada vez más difícil y caro satisfacer la demanda alimentaria interna.

Ese organismo de la ONU para la Agricultura y la Alimentación, ha venido advirtiendo de los efectos de la crisis alimentaria mundial a causa, entre otros factores, del encarecimiento de los productos del campo, que es una amenaza real para millones de personas pobres, y que en naciones como México podrían ser motivo de una crisis adicional, al irse deteriorando cada vez más el poder adquisitivo de la gente, sobre todo la de las clases menos favorecidas.

Lejos de haber programas para incentivar la producción en las zonas rurales más pobres, se ha preferido la compra de granos básicos para satisfacer la demanda de los consumidores, y continuar con los programas de producción del campo implantados por los regímenes priístas como el Procampo -emanado del TLC- el cual, según diversas denuncias, hoy sirve para el tráfico de influencias y favorecer a amigos, compadres e incluso a clanes del narco.

Desde la liberalización comercial del maíz, frijol, leche y azúcar, dentro del  Tratado de Libre Comercio, en enero de 2008, la desigualdad y desventajas de México en materia agrícola con respecto de Estados Unidos y Canadá, han sido notables. De otro lado, no hay duda que México seguirá siendo dependiente del exterior en materia alimentaria y, por lo que se ve, el sector rural más pobre, que ha estado en el olvido, seguirá igual o peor, con el peligro latente que eso representa de un estallido social.

pcardenascruz@yahoo.com.mx

Deja un comentario

Archivado bajo México, Politica

Urge abatir hambre y pobreza

Octubre 29, 2008

El director de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), Jacques Diouf, dijo que el hambre en el mundo se ha incrementado y que tan solo en América Latina el número de personas con hambre aumentó en 6 millones en 2007, “por el alza de los precios de los alimentos”.

Señaló que el año pasado aumentó 75 millones la cifra de hambrientos en el mundo, y en lo que va del año se tiene un registro de que hay 923 millones de gentes en condición de hambre, mientras que la producción de granos ha disminuido 1.5 por ciento en el planeta.

Insisitó en que deben emprenderse acciones para evitar que la situación empeore, ya que “los compromisos hechos no han servido de nada; se obtiene algo hasta que los hambrientos salen a las carreteras en protesta” dijo  Diouf  durante su reciente visita a México.

Indicó que las metas del milenio, que se alcanzarían en 2015, a ese ritmo se lograrían hasta 2050. “Es necesario hacer un mayor esfuerzo político y de movilización de recursos para hacer frente a la situación alimentaria mundial”, declaró.

El senegalés sugirió a México instaurar una política de Estado de corto y mediano plazos para asegurar la alimentación en las áreas rurales marginadas y reducir la pobreza. Es tiempo, dijo, de tener la voluntad política para dar prioridad al campo, “porque el hambre daña las cadenas productivas, afecta el desarrollo y perjudica a las democracias”.

Por su parte, un informe dado a conocer por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), señala que nuestro país sigue siendo, por mucho, el país con más desigualdad social y también el país con mayor índice de pobreza de la agrupación, de los 30 que integran el organismo.

Señala el documento que la pobreza y la desigualdad de ingresos en México superan en más de 50 por ciento la media de la OCDE y equivalen al doble de los valores en países igualitarios como Dinamarca.

El segundo país más desigual de la lista es Turquía, con casi 10 por ciento de diferencia respecto a México. En tercer y cuarto lugares aparecen Portugal y Estados Unidos, distantes de México casi un 20 por ciento.

Nuestro país sigue teniendo una proporción de pobres mayor que cualquier país de la OCDE, organismo que paradójicamente dirige un mexicano, José Angel Gurría. Cerca de 18.5 por ciento de los mexicanos están en este nivel, aunque hace una década eran 21 por ciento.

Para ese organismo, la redistribución de riqueza que imparte el gobierno, vía beneficios monetarios, tiene escasos efectos para reducir la desigualdad y la pobreza. Esta distribución, calificada como la “menos progresiva” de los países de la OCDE, representa para los hogares beneficiados menos de seis por ciento de los ingresos disponibles. Sólo en Corea la proporción es menor.

Y el dato más lapidario: el diez por ciento más pobre de la población tiene un ingreso medio inferior a mil dólares, la cifra más baja de todo el mundo desarrollado. En contraste, la diferencia entre el ingreso de la clase media y el que percibe el sector más rico, es mayor que la de cualquier otro miembro de la OCDE.

El panorama que ofrecen la FAO y la OCDE sobre México, deberían tomarlos en serio el gobierno calderonista; de otra manera, pronto Andrés Manuel López Obrador, como ya lo esbozó, tomará esa bandera con la que, sin duda, tendría un mayor éxito que con lo del petróleo. 

                                             escaparate@paulinocardenas.com

Deja un comentario

Archivado bajo Crisis Económica, Politica