Archivo de la etiqueta: Luis Videgaray

Exoneración, un juego burlesco

PAULINO CÁRDENAS

La ley, interpretada a modo. La argumentación también. ¿Cómo no va haber desconfianza en el gobierno federal, en los gobiernos estatales, en los legisladores, en el Congreso, en los partidos, si a la hora de taparse con la cobija de la impunidad todos se vuelven uno solo? Aunque era lo esperado, la exoneración a la pareja presidencial y de quien maneja los recursos del país, sobre el conflicto de intereses porque empresas que tienen contratos otorgados por el gobierno federal y estatales, les auspiciaron la compra de sus casas, fue una burla para los mexicanos.

Empezando porque el secretario de la Función Pública, nombrado por el presidente y a quien pidió lo investigara sobre si hubo o no conflicto de interés en la adquisición de inmuebles de él y de su esposa e incluso lo de un crédito ‘blando’ al titular de Hacienda para construir su casa de descanso, fue una mascarada que anticipaba un juego burlesco. ¿Qué hubiera pasado si el caso lo hubiese examinado un grupo independiente y ajeno al gobierno? Obviamente que el resultado hubiese sido otro. En Estados Unidos por ejemplo, un jurado hubiese resuelto: ‘culpable’. Pero no, acá las cosas se hacen a la mexicana.

Las razones de Virgilio fueron que ni Peña Nieto ni Luis Videgaray adquirieron inmuebles porque no eran empleados federales en funciones todavía. Cierto que el secretario de Hacienda no era funcionario federal cuando una empresa concesionaria del gobierno federal le otorgó un crédito ‘blando’ para construir su casa de descanso en Malinalco. Pero Peña ya era presidente electo cuando se hizo la operación, y Videgaray ya se perfilaba como secretario de Hacienda. Los dueños de las empresas, obvio, ya lo sabían. Andrade señaló que la casa de descanso de Ixtapan de la Sal la adquirió Peña antes de que asumiera como primer mandatario.

En cuanto al caso de Angélica Rivera el titular de la SFP dijo que su patrimonio deriva de su carrera como actriz en Televisa. Y Virgilio dijo y repitió que las facultades de la Función Pública se limitan a lo federal; que lo ocurrido con el Grupo Higa cuando Peña era gobernador del estado de México no es de su competencia. Fue justo cuando, como gobernador del Estado de México, él y su esposa pactaron con Juan Armando Hinojosa Cantú, presidente de Grupo Higa, la construcción de una casa, su diseño y la compra de los terrenos. Dijo que tampoco se le hicieron cambios a los contratos para beneficio de los adquirientes.

Aclaró Andrade que ni los resultados ni el expediente del caso serán revisados por un panel de expertos como lo había señalado el mandatario federal. Por su parte el presidente Peña, en un intento de control de daños, manifestó ese mismo día que las ‘insinuaciones’ del conflicto de interés quedaron disipadas “con la exhaustiva investigación” realizada por Andrade y su equipo de amanuenses, con lo que quedó demostrado que las conductas de las partes involucradas fueron legales y que no existieron dichos conflictos.

“La investigación demuestra que la conducta, tanto de mi esposa y la mía, estuvieron plenamente apegadas a la ley”, afirmó categórico. “Estoy consciente y reconozco que estos acontecimientos dieron lugar a interpretaciones que lastimaron e incluso indignaron a muchos mexicanos. A todos ellos les ofrezco una sincera disculpa”. Tardía disculpa que debió haber sido desde que salió a la luz el evidente conflicto de interés. Dijo: “En este tiempo he reflexionado profundamente sobre lo ocurrido, por el conflicto de la ‘casa blanca’, “donde se insinuó un conflicto de interés”.

Enfatizó: “Han sido meses muy difíciles para mi familia, y para mi esposa Angélica que ha demostrado entereza y solidaridad, que ha sido una madre ejemplar, que se ha entregado a la familia que hemos formado. Todo mi amor y reconocimiento para mi esposa Angélica”, dijo a manera de reivindicación Peña Nieto, en el foro de la 38 Sesión del Consejo Nacional de Seguridad Pública celebrada el viernes en Palacio Nacional.

Luego habló de la necesidad de recobrar la confianza perdida no solo en el gobierno federal, en los gobiernos estatales y municipales y en las instituciones públicas, sino, dijo, también en las instancias privadas y entre los propios mexicanos. Eso dice, con la intención de hacer extensiva la corresponsabilidad a todo el concepto de Estado. Es, de algún modo, una forma de pretender involucrar a todo mundo de la irresponsabilidad de los gobernantes. Así no se puede aspirar a que se recobre la confianza de los mexicanos en su gobierno.

Cuando no es el conflicto de intereses son los abusos del poder de las mafias de cuello blanco o sus corruptelas amparadas por la impunidad. Aunque le moleste a los amanuenses al servicio del gobierno, la sociedad mexicana seguirá considerando como un conflicto de interés las adquisiciones de las casas de Ixtapan, de las Lomas y de Malinalco, auspiciadas por empresas contratistas consentidas del gobierno federal. No es conspiración ni nada que se le parezca. Es el sentimiento de la nación.

Estimarán que la resolución de la Función Pública fue una manera de formalizar la impunidad institucional como ha comenzado a ponerse de manifiesto en boca de millones de mexicanos. Mas la avalancha de críticas que vendrán de fuera y que no tarda. Por lo que se ve, el gobierno federal no tiene remedio. En todo caso tendría que ofrecerse disculpas y hasta pedir perdón por otros casos peores.

Está el de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa; el de los fusilados de Tlatlaya a manos del Ejército; por la masacre del 6 de enero en Apatzingán; por los más de 40 muertos a mansalva de Tanhuato, y por otros tantos actos atrabiliarios de su gobierno en contra de la población civil, violatorios de los derechos humanos, que han sido señalados por organismos internacionales. Y ni qué decir de la dizque “fuga” del Chapo Guzmán.

También habría de disculparse y pedir perdón por los pésimos resultados en la economía cuyos pronósticos han fallado, todos, desde que arrancó el sexenio, lo mismo que con lo que devendrá con la devaluación del peso frente al dólar, que para frenar esa pérdida le han inyectado miles de millones de dólares sustraídos de las reservas de Banco de México, aún siendo la causa de esos fenómenos la caída de los precios del petróleo y los torbellinos de la economía mundial. En síntesis, con su cara de alcahuete, a Virgilio no le quedaba de otra.

Anuncios

Comentarios desactivados en Exoneración, un juego burlesco

Archivado bajo Exoneración un juego burlesco

Que Hacienda recorte excesos

PAULINO CÁRDENAS

Se da por hecho que el Jefe del Ejecutivo federal va a volver a imponer su ley otra vez en la Cámara de Diputados en el tema del llamado Presupuesto Base Cero, por la mayoría que tendrá su partido con los votos de sus satélites en la próxima Legislatura. Desde ahora se está comenzando a discutir en San Lázaro si habrá la eliminación o modificación de programas con bajo impacto en los objetivos del Plan Nacional de Desarrollo; si se aprueba la fusión de aquellos donde se ha detectado duplicidad; si se resectorizan algunos de ellos o si se fortalecen los que a juicio del gobierno son prioritarios para el desarrollo.

La causa del recorte que viene es que no se vislumbra la recuperación del precio del petróleo a nivel internacional. Y pese al handicap que llevará Peña Nieto ante los partidos de oposición a la hora de que se envíe a San Lázaro la propuesta presidencial para saber qué deberá sacrificarse y que no, éstos  querrán, entre tras cosas, que Hacienda recorte los excesos del gasto del Gobierno y de los gobernadores. O al menos eso es lo que habrán de manejar en la Cámara baja para presionar a los priístas y sus adláteres, a ver qué raja sacan.

El famoso Presupuesto Base Cero (PBC) a nadie acaba de convencer porque para implementarlo, dicen los expertos, se requiere de un análisis profundo del costo-beneficio de cada programa, para determinar aquellos que tengan mayor y mejor impacto sobre la sociedad. De ahí que se avizoran discusiones fuertes entre panistas y perredistas contra priístas sobre ese tema.

Un tema que será motivo de ello de inicio, son los criterios para determinar cuáles son los gastos superfluos del Gobierno federal que habría que eliminar, porque cada partido traerá su lista sobre los que Hacienda debería recortar para el ejercicio presupuestal 2016, los que sin duda discreparán con los que para el Gobierno federal serían prioridad, y por ende, intocables. El propio Centro de Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados reconoce que lograr un Presupuesto como lo plantea el gobierno peñanietista, presentará importantes retos a la hora de los debates y que su armado tendrá dificultades.

Advierte el mencionado Centro que “específicamente, es difícil su implementación”, ya que para su elaboración requiere gran cantidad de tiempo y de papeleo y que si bien el presupuesto vigente depende mucho del de años anteriores o es muy rígido, el mencionado Presupuesto Base Cero podría ser poco efectivo en la reducción del gasto, opinan especialistas. Al final de cuentas, añaden, dicho Presupuesto de 2016 quizá no logre tener realmente una base cero y acabe siendo una reingeniería del gasto que puede arrastrar vicios de años anteriores.

Por lo pronto ayer Hacienda entregó a la Cámara baja el catálogo de programas presupuestarios para el próximo año con los rubros que sobrevivieron al análisis y recorte de las autoridades, aunque no se revelaron los montos por programa ya que éstos se conocerán, dicen, hasta septiembre próximo, cuando se de a conocer el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación. Pero el gran pleito, si es que va en serio la advertencia de la oposición -PAN y PRD-, será la eliminación de los gastos superfluos del Gobierno federal.

El pasado 20 de marzo, durante la 78 Convención Bancaria, el Primer Mandatario aseguró que el presupuesto gubernamental ya no corresponde a las necesidades del México actual. Había dicho que el próximo año habría un rediseño del presupuesto federal, así como una modernización de la administración pública federal. Indicó que para 2016 se haría un rediseño integral del Presupuesto de Egresos.

De hecho, aseguró, el proyecto de presupuesto del próximo año se construirá desde cero, lo que implicará una revisión a fondo, en lugar de una mera modificación inercial como ha ocurrido desde hace más de una década. “Esta evolución presupuestal necesariamente irá acompañada de una evolución de la administración pública federal”, dijo.

Desde entonces instruyó a todos los integrantes del Gabinete para que realizaran un análisis profundo de sus dependencias, con el fin de evitar duplicidades y encontrar áreas de oportunidad. “También dentro del Gobierno habremos de romper inercias y paradigmas. Vamos a cambiar y ajustar políticas públicas, programas gubernamentales que ya no corresponden a la realidad del país, ni a las nuevas demandas de la sociedad”, había advertido. “Se trata justamente de construir el Gobierno que merecen los mexicanos, un Gobierno renovado, moderno, más eficiente y capaz de hacer más con menos”, señaló.

Para ciertos analistas es complicado dar cuerpo a un Presupuesto Base Cero, porque existen las obligaciones irrenunciables que tiene el Gobierno como las nóminas de maestros y médicos. Es una nómina comprometida, lo mismo sucede con las obligaciones financieras del costo de la deuda y el gasto administrativo de renta. Son gastos que forman parte del costo fijo y partir de allí se puede decidir dónde se puede reducir, dónde se debe incrementar. Si este ejercicio es el que está haciendo el Gobierno, es adecuado; pero si no lo está haciendo, y simplemente se va a reducir parejo, entonces simplemente se cambia el nombre del presupuesto, pero seguiría siendo inercial.

De cualquier modo, el manejo de la baraja la tendrá el PRI con el Verde Ecologista y el Panal en la Cámara de Diputados, de manera que el Ejecutivo Federal podrá instrumentar a su gusto y a su modo el proyecto de presupuesto 2016, a partir de base cero o no. A final de cuentas el presupuesto lo hace la Secretaría de Hacienda, cuyo titular, Luis Videgaray Caso, el presidente Peña Nieto le tiene toda la confianza del mundo. Una muestra fue el cuasi destape que hizo del funcionario hace unos días, que dejó sin aliento a muchos soñadores.

Sobre el  el tema del llamado Presupuesto Base Cero, que se discutirá en la próxima Legislatura, desde ahora han comenzando los dimes y diretes. No es más que el inicio del ruido que se irá intensificando conforme se acerquen las fechas en que hayan que discutirse, analizarse y aprobarse el Presupuesto de Egresos 2016. Una de las banderas de la oposición, empezando por Morena y su dueño, es que a causa de ese recorte, habrá inminentes despidos. Bajo ese nuevo esquema de apretarse el cinturón, habrá, políticamente, perdedores y ganadores. Pero muchos, millones de mexicanos, serían los que más perderían en ese delicado tema que se avecina.

Comentarios desactivados en Que Hacienda recorte excesos

Archivado bajo Que Hacienda recorte excesos

La oda de Peña sonó a destape

PAULINO CÁRDENAS 

El presidente Enrique Peña Nieto encendió la mecha entre los priístas al declarar ante un influyente grupo de empresarios encabezados por Carlos Slim, que la mayoría que logró el PRI en los comicios del pasado 7 de junio, fue por los avances en el desarrollo económico. Dijo el jefe del Ejecutivo federal que el triunfo de su partido, con la ayuda del Partido Verde y Nueva Alianza, para mantener la mayoría en la Cámara de Diputados, obedeció principalmente a ese factor. Y quien se encarga de ese rubro es el vilipendiado Luis Videgaray Caso. ¿Esa declaración fue un simple espaldarazo? ¿Un vil destape superanticipado? ¿Una ‘pantalla’ para aquietar ánimos?

Para la clase política -sobre todo para los del Revolucionario Institucional-, esa oda al titular de Hacienda por parte de su jefe, aunque sin mencionarlo por su nombre, fue un claro destape, quien sería su ‘delfín’ para contender en 2018 como candidato de su partido por la presidencia de la República. Aunque algunos no lo entendieron así, a otros ‘suspirantes’  del gabinete los dejó fríos, de por sí deprimidos porque el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, acababa de leerles la cartilla al decirles que no comieran ansias, que no eran los tiempos todavía de adelantarse para la carrera presidencial.

De hecho les puso el grillete y un esparadrapo en la boca para no alocarse con autodestapes ni insinuaciones siquiera, como sucedió con la bola de desesperados de la oposición que se apresuraron a manifestar sus ansias de ‘quieeero’, algunos con pocos méritos o sin ellos, para que la ciudadanía los empiece a tomar en cuenta. Quienes comenzaron con el desorden fueron Andrés Manuel López Obrador, Margarita Zavala, Miguel Ángel Mancera, el propio Jaime Rodríguez alias El Bronco y el científico Rodolfo Neri Vela. Le siguieron Rafael Moreno Valle y Manuel Velasco.

En el salón principal del Centro Libanés, en donde también estuvieron gentes del espectáculo y de la política, Peña Nieto contó: “Cuando me preguntan, ‘oiga, a su partido le fue muy bien en la elección que tuvo lugar el pasado 7 de junio’. A su partido y los partidos aliados, que han acompañado este esfuerzo del gobierno, esta agenda transformadora, lograron lo que no ocurría desde 1991, mantener una mayoría en la Cámara de Diputados’.

“Sí, es cierto. Y creo que mucho lo explica el que la sociedad está advirtiendo y entendiendo los avances que está habiendo en el desarrollo de nuestra economía. Así lo explica el nivel de empleo, la tasa baja en desocupación, el mayor consumo que está habiendo en nuestro mercado interno. En qué se traduce esto, en que la población está teniendo ingresos que les están permitiendo adquirir mayor número de bienes y servicios, que les está rindiendo de mejor manera su ingreso”.

En materia de empleos quiso comparar a su administración con la del panista Felipe Calderón: Dijo: “En los 30 primeros meses de la administración pasada, no sólo no se habían incrementado empleos, sino se habían reducido y se habían perdido, ya con los efectos de la crisis global, seguramente, de 2008, 113 mil puestos de trabajo. Si nos fuéramos más atrás todavía, con la administración de 2000 se habían perdido, en los primeros 30 meses, medio millón de empleos, lo cual resulta alentador que a 30 meses de distancia, las medidas y políticas que hemos implementado, hoy nos permitan tener más de un millón 300 mil empleos”.

Después de esas cuentas alegres, Jorge Antonio Serio, presidente del Centro Libanés, reiteró el respaldo de la comunidad de casi 500 mil mexicano-libaneses a las acciones del gobierno federal. Dijo: “Sabemos del esfuerzo enorme que usted realiza al frente de este país”. Añadió: “Nosotros, los mexicanos de ascendencia libanesa, al igual que usted, deseamos que impere la ley, pero no la ley de la selva, en la que unos cuantos escondidos en la impunidad y en el anonimato tienen secuestrado a nuestro querido México”.

Y dijo más: “Queremos, como usted, que regrese el México que podamos transitar libremente sin temor de asaltarnos, secuestrarnos o asesinarnos. Un México seguro para nuestros hijos y para todas nuestras familias”. Lo que muchos interpretaron de lo que puntualmente señaló Jorge Antonio Serio, fue: ¿De qué sirve estar supuestamente bien en el aspecto económico sin en materia de seguridad las cosas andan muy mal? Por un lado, políticamente la exaltación que hizo de los logros que según su visión ha tenido la economía, causó revuelo porque fue una oda a quien es responsable de ese rubro: Luis Videgaray Caso.

Pero por otro lado, lo que señaló el presidente del Centro Libanés dejó frío a quien lleva la responsabilidad de la seguridad que es alto miembro del gabinete señalado como otro de los delfines de Peña Nieto para sucederlo en 2018: Miguel Ángel Osorio Chong, quien sin duda desde que su jefe hizo esa exaltación pública del tema económico, no ha podido conciliar el sueño bien a bien. Fue el secretario de Gobernación quien, en la víspera de lo que pareció el destape de Videgaray por parte de Peña Nieto, paradójicamente fue mandado a decirle a los miembros del primer equipo presidencial -que en su fueron interno aspiraban autodestaparse como lo habían hecho varios desesperados de la oposición-, que no comieran ansias; que todo sería conforme a los tiempos políticos debidos.

Sin embargo, el presidente Peña Nieto al dar por hecho que los logros en la economía ya están a la vista sin que en realidad se vislumbre un panorama tangible, el caso es que a partir de esa declaración, hizo subir los bonos de Videgay Caso como aspirante real a suceder a su jefe, y a Peña Nieto le han empezado a preguntar si de veras tiene favorito desde ahora para 2018, y él esquiva con sonrisas pícaras la respuesta. Se dice que ha comentado que descarta que la efervescencia pueda afectar la gobernabilidad del país o robarle reflectores en la segunda mitad de su mandato.

Señaló que la atención debe estar en el quehacer del gobierno. Del PRI y la sucesión en la militancia priísta dice que todavía es muy temprano y que será muy respetuoso de las decisiones que tome su partido. ‘¿Pero tiene un favorito?’, le insisten en preguntar a Peña Nieto. Todo lo tendrá que resolver el partido, dice sonriente. No se anima a hacer más comentarios. Pero de que prendió la mecha política en el PRI, la prendió.

Comentarios desactivados en La oda de Peña sonó a destape

Archivado bajo La oda de Peña sonó a destape

El futuro de Videgaray y Osorio

PAULINO CÁRDENAS

Aprovechando como pretexto su participación en la carrera presidencial como aspirantes priístas para suceder a su jefe Enrique Peña Nieto, los secretarios de Hacienda, Luis Videgaray Caso, y de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, podrían dejar el cargo más pronto de lo que muchos se imaginan, según ha trascendido en los corrillos políticos. Sería una salida ‘elegante’ de ambos funcionarios, quienes han sido los más cuestionados del actual régimen, junto con el propio mandatario federal, cuya gestión ha dejado mucho qué desear, por lo que millones de mexicanos están muy decepcionados y también claman por su dimisión.

Ante las presiones que se dejaron sentir el año pasado, sobre todo en las redes sociales, por sus malas gestiones, en diciembre pasado trascendió que le habían presentado su renuncia a Peña Nieto, tanto de Videgaray como Osorio, pero no se las aceptó. Otro personaje que estaría en la lista de suspirantes priístas para ‘la grande’ es Manlio Fabio Beltrones, líder de los diputados del tricolor, cuya tarea legislativa concluye el 30 de agosto; se habla, como una posibilidad, que pudiera ser designado secretario de Gobernación, cargo que le serviría de catapulta para alcanzar la nominación de su partido para el 2018. No tendría oponente pero tendría muchos enemigos políticos de peso.

Al prescindir de sus dos principales alfiles para ‘la grande’ el jefe del Ejecutivo podrá quitarse un gran peso de encima por la presión de millones de mexicanos han ejercido contra él y sus dos principales figuras del gabinete. El mal gobierno que se la ha pasado dos años y medio de promesa en promesa sin que se cumpla cabalmente ninguna, ha sido causa de una decepción social generalizada, junto con flagelos como la inseguridad, el avance incontenible del crimen organizado, y una economía estancada, lo que ha motivado el hartazgo de los mexicanos que no ven para cuando se logren despejar las sombras borrascosas que aquejan al país.

Encima de eso, los abusos del cargo por parte de quienes ejercen el poder y quienes deberían predicar con el buen ejemplo y no abusar para beneficio propio las ventajas que les da el poder, han sido causa de una profunda decepción social en todos los sectores, por lo que prácticamente la población en todos sus estratos no solo reprueba esos abusos y actitudes que aprovechan para beneficio propio, como ha sido el tema de las ‘casas Higa’, sino que por eso hay varias corrientes que promueven la revocación de mandato que, aunque de hecho no está contemplada en la reforma política, sí resultaría una prueba fehaciente de rechazo popular masivo de un priísmo que vuelve a sus andanzas de siempre.

La salida de Videgaray y de Osorio se plantea bajo el supuesto de que en las actuales campañas de candidatos a cargos de elección que habrá el domingo 7 de junio, que acaban de iniciar, se ha sumado con demasiada anticipación la carrera por la presidencia de 2018, en donde entre los posibles aspirantes están algunos miembros del gabinete peñanietista como los titulares de Hacienda y de Gobernación, así como el actual líder de la Cámara de Diputados y el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, ente otros.

Del golpeteo más fuerte que tendrán que soportar los dos principales alfiles de Peña Nieto será por los mismos motivos que han recibido críticas e incluso acusación es de presuntos conflictos de interés. A Manlio Fabio sus enemigos políticos le han empezado a buscar por dónde atacarlo, y por lo pronto le achacan el padrinazgo de la candidata al gobierno de su natal Sonora, Claudia Pavlovich, a quien le han sacado a relucir el uso de un avión rentado en diversos actos.

Gustavo Madero, presidente del PAN, dijo que presentaría una denuncia penal ante la PGR, en contra de la aspirante priísta que hará extensiva a varios funcionarios de la SCT ya que estima que hay tráfico de influencias del subsecretario de Infraestructura, Raúl Murrieta y del delegado en Sonora, Javier Hernández, quienes presuntamente favorecieron a empresarios, uno de los cuales le prestó su avión a la candidata.

Aún no hay nada oficial para los presuntos aspirantes presidenciales porque es muy pronto, aunque se asegura que esa carrera ya empezó y estaría siendo adelantada ciertamente con mucha anticipación. Por eso desde ahora Videgaray, Osorio, Manlio Fabio y Mancera han empezado a recibir ataques por parte de quienes quieren meterles zancadillas y taparles el paso, y las acusaciones arreciarán conforme pase el tiempo, sobre todo por parte de quien, desde ahora, se quiere amarrar el dedo con el mismo pretexto de que será, oootra vez, víctima de un ‘compló’.

Se trata de Andrés Manuel López Obrador, quien aspira a contender por tercera vez consecutiva por la presidencia de la República. Desde ahora se ha encargado de iniciar una campaña, no solo en contra del PRI, sino también contra el PRD, partidos ambos de los que formó parte antes de crear su Morena. Quienes lo conocen saben que desde ahora está dispuesto a comenzar su estrategia de víctima electoral, al criticar a la ‘mafia del poder’. Por lo pronto ya le dio un ‘llegue’ al INE por no actuar con la severidad del caso contra el Verde, partido incondicional y al servicio del PRI, por pasarse de jaquetón sin que le preocupen las sanciones que le ha impuesto el Instituto Nacional Electoral.

Y al jefe de Gobierno capitalino Migue Ángel Mancera, también le andan buscando desde ahora sus adversarios políticos, de manera muy anticipada, para hacerlo a un lado en sus aspiraciones presidenciales; incluso le enmendó la plana al presidente del PRD, Carlos Navarrete, quien lo ‘destapó’ para ‘la grande’ por el partido del sol azteca, de manera sorpresiva. Otro enemigo potencial será el mismo AMLO, y uno más que tendrá en el camino será su antecesor, Marcelo Ebrard, a quien de hecho lo quitaron del camino como aspirante por el escabroso asunto de la Línea 12.

Hay otros ‘suspirantes’ que quieren entrarle a la carrera presidencial, como Eruviel Ávila, gobernador del estado de México, quien supuestamente iría por el PRI, y Rafael Moreno Valle, mandatario de Puebla, por el PAN. Y hata el mismo Gustavo Madero trae ganitas. En fin que los ‘cocolazos’ ya empezaron contra los aspirantes presidenciales, de manera muuuy anticipada.

Comentarios desactivados en El futuro de Videgaray y Osorio

Archivado bajo El futuro de Videgaray y Osorio

Videgaray superó a Korenfeld

 PAULINO CÁRDENAS

Se dice que David Korenfeld fue citado por la Secretaría de la Función Pública para que ‘aclare’ el por qué usó un helicóptero de la Conagua donde es titular, para llegar al aeropuerto de la capital del país en donde tomaría un vuelo para llegar con su familia a Vail, Colorado para vacacionar. La pegunta es si se hará lo mismo con el titular de Hacienda, Luis Videgaray, quien para sus vacaciones de Semana Santa tuvo a su disposición avión y helicóptero oficiales, elementos policiacos, vehículos blindados y otros recursos públicos para su ‘seguridad’, disfrute y placer, y la de su familia con la que viajó a la sierra Tarahumara en Chihuahua. Al viaje fueron invitados además “algunos amigos”. Estuvieron resguardados por elementos del Estado Mayor Presidencial, señalan testigos.

Indicaron que también había personal armado del gobierno que encabeza César Duarte. Una nota de la Agencia Proceso publicada el pasado sábado, señala que el sacerdote jesuita y vicario de la parroquia de Creel, Javier Ávila, lamentó: Las vacaciones del secretario de Hacienda y su familia en la Sierra Tarahumara son ofensivas porque se trata del funcionario que debe cuidar el dinero de los mexicanos. El religioso sostuvo que el viaje es ofensivo por el gran despliegue de seguridad para cuidar al secretario de Hacienda. Confirmó que la familia Videgaray llegó en helicóptero a Cusárare: “Un rarámuri vio cuando llegaron tres veces a bordo del helicóptero. Iban con parientes y muchachitos o muchachitas, que andaban con sus hijos”.

“La misma gente de Cusárare no supo a qué iba; en general la gente no se daba cuenta, pero cuando vieron el aparato exagerado en la calle, de torretas, guardias, la hilera de carros, preguntaban, y sí, había molestia en alguna gente”, comentó el padre. Esto a pesar de que las autoridades gubernamentales aseguran que hay mucha seguridad en la Sierra Tarahumara. Cuestionó por qué ellos (los funcionarios) sí pueden utilizar el dinero del país para cuestiones personales. “¿Por qué no ponen esa seguridad para toda la gente y no sólo para una familia que va de vacaciones? Eso es ofensivo porque, ¿cuánto se gastan sólo en las tres vueltas del helicóptero y en traer guardias presidenciales a la sierra, en viáticos y demás?”. El jesuita se preguntó si como al funcionario de Conagua, a Videgaray lo llamarán también por hacer uso de recursos de la nación para uso particular.

Lo cierto es que, como ayer lo apuntábamos en este mismo espacio, cada vez es más ostentosa y cínica la forma en que los funcionarios del gobierno federal muestran a los cuatro vientos la clase de vida que llevan, gracias a los privilegios que les da el sistema y el cargo que tienen que debería ser para servir, no para servirse. Pero les vale. ¿De quien es la culpa? De quien, como le escribió en enero pasado el medio británico semanal The Economist, refiriéndose al mandatario mexicano, no entiende que no entiende.

Bajo el título “El pantano mexicano” (The mexican morass) y rematando con la leyenda: “el presidente que no entiende, que no entiende” (A president who doesn’t get that he doesn’t get it), el artículo del medio británico señalaba que el presidente mexicano no ha caído en cuenta que tiene una venda en los ojos que cada vez se hace más densa por el cúmulo de problemas sin resolver que siguen apareciendo en el país. El artículo venía a ser un comentario general sobre lo que había dicho Peña Nieto en su mensaje de año nuevo, en donde, como lo ha hecho hasta ahora, hizo un diagnóstico de la situación que prevalece en México y de las medidas que supuestamente tomaría su gobierno para resolverla.

El referido artículo que escandalizó en Los Pinos señalaba, entre otros puntos, que el presidente Peña enviaba un mensaje a la nación con frases que invocaban las palabras “liberar a la nación del crimen, la impunidad y la corrupción”. Señalaba el artículo que la sociedad ya no se conforma con discursos “bienintencionados”, ésta solicita acciones, requiere cambios palpables y está moviéndose y manifestándose para representar una democracia justa. Una hilera de palabras bien organizadas y muy bien expuestas, no bastarán para recuperar la aprobación que ha perdido el mandatario con los últimos sucesos que han azotado al país.

El gobierno federal no se está centrando en la tarea, al parecer, más importante: que es detener a los involucrados en la corrupción y el crimen organizado en los gobiernos de estados e inclusive municipios. ¿Cuál es el temor o el obstáculo que enfrenta el alto poder al realizar esta representación de justicia que ayudaría a la nación? Para poder hacerlo es necesario ser ejemplo, y el gobierno federal no podrá centrarse en los vínculos delictivos de pequeños gobiernos, si el propio gobierno “está marcado por el escándalo” y apunta: “En las democracias modernas, a las que México aspira a pertenecer, el tipo de relación de ‘rascaespaldas’ que aparentemente emprendieron con Grupo Higa es vista como comportamiento inaceptable”.

El análisis de The Economist hace mención a la urgencia de una agencia anticorrupción, un órgano que vigile y regule al gobierno, sus movimientos y relaciones con empresarios que han mantenido vínculos cercanos con los mandatarios desde gobiernos anteriores, y hacerlo desde una instancia independiente que no esté vinculada con el gobierno, pues ¿qué tendríamos entonces? ¿Instancias creadas por corruptos, respaldando a corruptos?

En este caso, añadía, se toma como ejemplo el modo que adoptó Brasil para operar la corrupción, en donde sin importar que la presidenta Dilma Rousseff se encuentre detrás del “despilfarro” de Petrobras, irán contra ella. Un bien cimentado modelo de trabajo anticorrupción como el que tiene Brasil y hacer un análisis profundo de la manera en que operan otras naciones, sería un primer paso para continuar con los cambios -o mejor dicho ‘la limpieza’- que necesita México.

“México merece algo mejor” concluye la publicación, y hace referencia a que debido a la racha de malas actuaciones por parte del gobierno mexicano, lo único que se está logrando es darle más beneficio a Andrés Manuel López Obrador “un populista mesiánico” que encuentra en esta situación una oportunidad para posicionarse. Y es de esperarse, pues en realidad ¿qué merece México? O ¿a quién se merece? Si no es AMLO, si no es EPN, si no fueron todos los presidentes que ha tenido el país durante los últimos sexenios, ¿quién será capaz de sacarlo de este hundimiento en donde lo han sumergido la corrupción, el crimen y la falta de organización y transparencia por parte de los poderes? Antes teníamos una sociedad ensimismada, indiferente e incapaz de cuestionar, pero ahora no es así, ahora México ya no tiene el presidente que merece, pues “merece algo mejor”.

The Economist hizo referencia a algunos de los muchos cambios que se necesita que sucedan para que la nación pueda sanarse un poco, para que cada ciudadano preocupado por los 43 normalistas desaparecidos o por saber a dónde van a parar sus impuestos, tenga un poco de paz. De esta manera no se resuelven todas las incógnitas que danzan alrededor del país (sobre todo del mandato priísta) pero sí podrían mover un poco la tranquilidad que para muchas personas parece haber desaparecido.

Si a ese análisis que sigue vigente hecho por la publicación británica, se le agrega la indolencia de quien no entiende que no entiende que debe evitar los abusos del que hacen ostentación funcionaros como David Korenfeld titular de Conagua, y Luis Videgaray, secretario de Hacienda, la cosa no solo seguirá por el sendero del desencanto y la falta credibilidad en el gobierno peñaniestista, sino que no tardará en desembocar en un movimiento popular inédito que podría cimbrar a propios y extraños.

No puede hablarse de recortes al presupuesto -como el de enero pasado que ya empezó a registrar despidos- y el mega-recorte que vendrá para 2016 que será peor, si la casta divina priísta sigue cometiendo abusos de poder cobijados por la Santa Impunidad. ¿De veras así espera ganar las elecciones intermedias el partido en el poder? Si gana sería con las trampas de siempre. Por lo pronto, una vez reanudadas las labores, comenzarán la críticas contra Peña Nieto por la actitud jaquetona de Korenfeld y Videgaray.

 

 

 

 

Comentarios desactivados en Videgaray superó a Korenfeld

Archivado bajo Videgaray superó a Korenfeld

Más de dos años de engañifas

PAULINO CÁRDENAS

Uno de los temas que más le pesa a los mexicanos es el detrimento de su economía, tema sobre el cual, pese a la insistencia diaria que venía haciendo el titular de Hacienda de que todo iba viento en popa en el país, acaba de confirmar que envió una propuesta al Congreso para un “ajuste preventivo” al gasto, para 2016, por 135 mil millones de pesos, “adicional” al que dio a conocer para este año. Dijo que esto permitirá “mantener el compromiso con la trayectoria de déficit decreciente” que ha sufrido el país. Más bien por evidentes políticas erráticas. Esto, después de más de dos años de engañifas gubernamentales en las que se habló de que el ‘nuevo’ PRI traía la fórmula mágica bajo la manga para logar el desarrollo y prosperidad que vienen anhelando los mexicanos desde hace un siglo. Para empezar esto implicará que se vayan a la calle miles y miles de burócratas. El país empobrecerá más.

A finales de enero, el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público anunció un primer recorte del gasto público por 124 mil 300 millones de pesos, equivalente al 0.7 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB). Esto, “para evitar una crisis económica”, dijo en rueda de prensa en el Salón Panamericano del Palacio Nacional. Videgaray señaló ese día que las empresas “productivas del Estado”, Petróleos Mexicanos (Pemex) y Comisión Federal de Electricidad (CFE), tendrían afectaciones en sus arcas. Detalló que la reducción del gasto incluiría 62 mil millones de pesos menos en el presupuesto de Pemex y de 10 mil millones de pesos faltantes en la CFE. Y a mediados de Semana Santa, anunció el otro recorte de 135 mil millones de pesos ‘adicional’ al de 124 mil 300 millones dado a conocer a principios de este año.

A pesar de la draconiana medida, el gobierno federal todavía confía en alcanzar un crecimiento del producto interno bruto (PIB) de entre 3.3 y 4.3 por ciento, superior en un punto porcentual a la estimación para este año, lo que se interpreta como otro iluso deseo gubernamental que será muy difícil de lograr, por las mismas causas que se está hablando tácitamente de un retroceso en lugar de los pasos de los que dizque se venían dando para lograr el progreso que Peña planteó desde que anunció el Pacto por México y lo que se esperaba de las reformas que proponía, que fueron consensuadas entre el partido en el poder y la oposición para ser enviadas al Congreso de la Unión donde fueron aprobadas, lo mismo que sucedió con las leyes reglamentarias respectivas.

Hasta ahí todo iba muy bien. Incluso fue motivo de festinarlo no solo a nivel nacional sino internacional. Pero la necia realidad se impuso. Los mexicanos, de por sí decepcionados por los malos gobiernos que les han tocado, estaban a la expectativa para ver si el actual que encabeza Peña Nieto sí comenzaba a cumplirles las promesas de campaña y los grandes planes y proyectos de prosperidad y abundancia. Pero no. Pronto se fueron dando cuenta que el actual mandatario gobernaba de saliva, con retórica más que con hechos tangibles, lo mismo que su secretario de Hacienda que fue tejiendo un argumento telenovelesco de prosperidad y crecimiento, haciendo pronósticos que al final los hechos los acabó haciendo cisco. Era tiro por viaje. Cuando ya no hubo más argumentos creíbles, tuvo que apelarse a hablar con realismo. Y hubo que ajustarse a la realidad. Y vino el primer anuncio de que habría un primer recorte presupuestal para este año, que contrastaba con el optimismo que hasta hacía poco se manifestaba oficialmente. Había factores que ahí estaban pero que no se querían reconocer.

Cuando por fin hubo de reconocer que México no es una isla fue cuando se empezó a reconocer por fin que nuestro país era tan vulnerable como muchos otros, arrastrado por circunstancias que le restaban valor a los propósitos gubernamentales. Y se empezó a decir que sí, que la no recuperación del precio de barril de crudo empezaba a afectar, que la paridad peso-dólar donde la divisa verde se imponía, sí le empezaría a pegar a los precios, impactaría en la inflación y provocaría aumentos en las tasas de interés domésticas como lo reconoció el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens. El panorama, pues, hoy por hoy no es nada halagüeño. El pueblo mexicano, lejos de esperar prosperidad, se empobrecerá más antes de que termine el sexenio peñanietista.

Así sucedió en el sexenio de José López Portillo cuando anunció que los mexicanos debían prepararse para administrar la abundancia. Se refería a la riqueza petrolera, que por diferencias entre las naciones productoras de crudo, incluso provocó guerras en el Oriente Medio, por lo que, en teoría, México saldría ‘beneficiado’ con las ventas de hidrocarburos al mundo. El mismo cuento de que los mexicanos tendrían que aprender a administrar la abundancia se dio hasta no hace mucho, cuando Peña Nieto hizo todo para impulsar los cambios constitucionales y convencer a los mexicanos de que, como en la época de don Porfirio, era bueno que vinieran a participar otra vez las mega empresas petroleras a explotar la riqueza de nuestro subsuelo en tierra firme y en su mar territorial.

Dicen los que dizque dicen saber, que la nuestra ya no es una economía petrolizada. ¿Por qué entonces el titular de Hacienda anunció en la gira que acompañó al presidente Peña Nieto a Gran Bretaña, que habrá otro ‘ajuste’ presupuestal -recorte, pues- el año próximo? Las prospectivas, estimaciones, proyecciones y cálculos del titular de Hacienda siguen desatinadas. Si hay más recortes al presupuesto del gobierno federal, tendrá un efecto dominó: le pegará a todo. Y hará caer proyectos de desarrollo y de producción. Y habrá despidos. Por todo eso, la gente, los mexicanos, seguirán acumulando resquemores contra el gobierno peñanietista. Los escépticos que no se van con la finta de los discursos están corroborando que no es con palabras con las que se debe gobernar, sino con hechos tangibles.

Hasta los ilusos que aun creen en las promesas oficiales están despertando a la realidad, después de escuchar que no solo será el recorte presupuestal de este año, sino que para el 2016 la cosa será peor, ya que al adelgazar de manera significativa el tamaño del gobierno federal, cada vez más obeso, al desinflarlo vendrá el caos burocrático por el número de despidos que habrá en muchas dependencias oficiales e instancias cuyo ingreso para los empleados depende del erario que sufrirá el super recorte de 135 mil millones de pesos. Para ello ya están trabajando las áreas correspondientes, según ha trascendido. ¿Habrá calculado el gobierno federal el riesgo que eso implica, ya no para la economía, sino para la paz social? Porque la gente sin chamba es capaz de muchas cosas.

Al clausurar el pasado viernes 20 de marzo la 78 Convención Bancaria en Acapulco, Guerrero, el mandatario federal priísta puntualizó que habrá un rediseño integral del presupuesto que tendrá ‘base cero’, a fin de ajustar y cambiar políticas públicas ‘que ya no corresponden a la realidad del país’. Muchos se preguntan si eso no debió haber sido desde el arranque de la administración. ¿Quién le vendió esta otra ocurrencia a Peña Nieto? ¿Se tiene idea de lo que va a provocar en la burocracia? Lo preguntábamos hace unos días en este mismo espacio y lo volvemos a preguntar. ¿Por qué a la mitad del camino? ¿Por qué tantas engañifas durante más de dos años a los mexicanos?

De nada sirvió que el jefe del Ejecutivo y sus secretario de Hacienda hayan hecho creerle a los mexicanos que el país estaba en el umbral del desarrollo y del crecimiento, si al final se tiene que hablar con la verdad y se deben poner los pies en el suelo, como debió ser desde el principio. Si se habla de hacer un recorte y luego otro -y quizá después salgan conque habrá un tercero, que no se dude- no se puede pensar ni remotamente en que habrá “una nueva era de transformación” como tanto lo cacareó durante más de dos años el máximo mando del gobierno. La euforia de que estábamos en el “umbral del desarrollo” solo duró 28 meses. El país de imaginaria se esfumó.

Como cuando JoLoPo andaba como enajenado pregonando que México sería un país de primer mundo, que había que prepararse para administrar la abundancia y sus adláteres decían que hasta por eso su geografía tenía forma del cuerno de la abundancia. En fin, locuras sexenales de las que los mexicanos están hartos. Ahora, una vez más, a enfrentar y sufrir la realidad. ¿De veras el PRI sabía cómo hacerle? Dicen los corajudos: Quien les manda andar votando por quien no trabaja ni dedica su empeño para colocarse medallitas ni para tener logros personales. Ahora a pagar las consecuencias. ¿Y los que no votaron por él, apá? Esos mientan más madres que los otros. Y a partir de 2016, todos, más madres mentarán.

Comentarios desactivados en Más de dos años de engañifas

Archivado bajo Más de dos años de engañifas

Vendrán tiempos aun más duros

PAULINO CÁRDENAS

Los ensayos de prueba y error seguirán por parte de la administración federal. Hasta ahora, ninguno le ha salido a pedir de boca al mandatario federal; ni sus reformas han cuajado pese a que iban a ser el detonante del desarrollo, ni los capitales han venido en cascada como se esperaba con la apertura a los capitales extranjeros en la industria petrolera, por lo que la economía de México sigue estancada. Para colmo, no se vislumbra que los precios de barril de crudo se estabilicen al corto plazo, mientras que la paridad peso dólar empezará a dañar los precios, a impactar en la inflación y a provocar que aumenten las tasas de interés domésticas, según lo reconoció el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens.

El hecho es que el presidente Enrique Peña Nieto al clausurar el viernes la 78 Convención Bancaria en Acapulco, Guerrero, anunció que para 2016 habrá un recorte presupuestal ‘a fondo’ y un ‘rediseño presupuestal’ con base en una ‘reingeniería’ en todo el gobierno. El mandatario federal priísta puntualizó que habrá un rediseño integral del presupuesto que tendrá ‘base cero’, a fin de ajustar y cambiar políticas públicas ‘que ya no corresponden a la realidad del país’. Ah caray. ¿De veras? ¿Por qué hasta la mitad del sexenio ese plan de austeridad? ¿No pudo haber sido desde el arranque de la administración? ¿Quién le vendió esta otra ocurrencia a Peña Nieto? ¿Se tiene idea de lo que va a provocar en la burocracia?

Si de veras se lleva a cabo ese plan, quien lo capitalizará desde ya será Andrés Manuel López Obrador que aspira por tercera vez consecutiva, alcanzar la presidencia en 2018. ¿Se habrán medido las consecuencias de lo que ocasionaría esa medida? ¿Qué va a pasar con el desempleo masivo que se generaría con el adelgazamiento de las dependencias e instituciones? Porque ese anuncio del Presupuesto 216 ‘desde cero’ necesariamente provocará despidos masivos en las dependencias del gobierno por los recortes de personal que habrá para lograr el adelgazamiento de la estructura orgánica de cada institución federal.

Eso afectará a miles de jefes de familia cuyo trabajo depende del gobierno. Si se quedan sin empleo será un motivo más de presión contra la administración peñanietista, además de los que tiene encima con los asuntos de Tlatlaya, de los 43 normalistas desaparecidos en Ayotzionapa, de los conflictos de interés de las adquisiciones inmobiliarias por parte de quien ha recibido millonarios contratos de obra pública en las gestiones de Peña Nieto como gobernador del estado de México y al frente del mando federal, aunque se diga que él no otorga contratos a las empresas que prestan servicios al gobierno.

Antes de que el gobierno federal elabore los lineamientos para el nuevo recorte de presupuestos y de estructuras, tendrá que pensarlo seriamente Peña y su equipo, por los efectos que tendría esa medida. Y no es que no haga falta una nueva estructura orgánica más delgada y una apretada de cinturón en serio de lo que gasta el gobierno federal. Lo que sucede es que vuelve a ser, como otras, una medida tardía, más para efectos mediáticos que para llevarla a la realidad.

Ojalá que sea capaz Peña Nieto de lograr su propósito. Sería muy saludable para México que el gasto del gobierno federal que sale de los impuestos de los mexicanos, se reduzca dramáticamente. Habrá que ver si la tijera recortará parejo los gastos. Una pregunta sería si Peña dejará de utilizar, por ejemplo, el avión presidencial más caro del mundo, que tuvo un costo estimado en 7 mil millones de pesos, más otros mil millones para adecuar el hangar presidencial, más el mantenimiento de tan costosa nave que ya la quisiera Barack Obama.

Aunque el panista Felipe Calderón inició el trámite al final de su corrupto sexenio, el beneficiario de esa compra del nuevo avión presidencial es Peña Nieto. La pregunta es si el mandatario priísta será capaz de prescindir del uso de ese palacio que vuela y que estaría a su disposición a partir de octubre próximo -un Boeing 787 Dreamliner totalmente acondicionado-, para sumarse al ejercicio histórico de austeridad que propone para toda la burocracia a partir de 2016, predicando así con el ejemplo.

Según la Agencia de Cooperación en Defensa de Seguridad del Pentágono y la Security Assistance Monitor (Monitor de Asistencia para la Seguridad), México modernizará sus Fuerzas Armadas y extenderá la actual capacidad en sus esfuerzos ‘para combatir a los cárteles del narcotráfico’, con la compra masiva de vehículos militares, aeronaves, y se infiere que también armamento, a Estados Unidos. ¿Para eso si habrá dinero? ¿De veras será para combatir a los cárteles o para militarizar al país por aquello de las eventuales revueltas populares que podrían generarse?

En fin, que la idea de que el gobierno no tenga tanta duplicidad de funciones y tantos gastos en sueldos de la burocracia y en especial para sueldos y prestaciones de los que ostentan los más altos cargos en la administración pública, no está mal, porque ese ha sido un reclamo permanente de los mexicanos. Es el mismo reclamo e indignación por tanto dinero que se le otorga a los partidos políticos para sus campañas, con dinero de los impuestos de los mexicanos, para que al final los candidatos ganadores lleguen a robar sin que haya ley que los castigue por eso.

Las cosas en México no tendrán remedio mientras la Santa Impunidad sea la más venerada por los funcionarios públicos y por quienes ocupan cargos de elección popular. Por eso es que la semana anterior en el Senado se frenó la ley anticorrupción, No llevan prisa en analizarla y aprobarla. ¿Para qué? Y podría quedar en la congeladora por mucho tiempo más. Anunciar que vendrá un recorte ‘histórico’ en la burocracia y en sus gastos, no resolverá nada mientras haya quienes infrinjan la ley y sus fechorías queden impunes.

La baja del precio del petróleo es un factor determinante para que el optimismo gubernamental se viniera abajo. La paridad cambiaria peso-dólar, según advirtió el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, empezará a dañar los precios, a impactar en la inflación y a provocar que aumenten las tasas de interés domésticas. Y el titular de Hacienda, Luis Videgaray, dijo que mucho de lo que le espera a México dependerá de la normalización de la política monetaria en Estados Unidos. ¿No que el ‘nuevo’ PRI sabía como hacerlo?

Comentarios desactivados en Vendrán tiempos aun más duros

Archivado bajo Vendrán tiempos mucho más duros