Archivo de la etiqueta: miedo

Peña le hace campaña a AMLO

PAULINO CÁRDENAS

Quienes creían que en Los Pinos no era una preocupación seria el hecho de que AMLO esté arriba en las preferencias con miras al 2018, con lo dicho por Peña Nieto en la ONU sobre el populismo quedó visto que la preocupación no solo es real y está calando hondo, sino que la campaña oficial motivada por el miedo, que ya comenzó contra el tabasqueño, seguirá. Eso equivale a que, sabiéndolo o no, el primer priísta del país le está haciendo campaña al líder de Morena que es el mejor posicionado para la próxima elección presidencial.

El presidente Enrique Peña Nieto había dicho el pasado 2 de septiembre en Palacio Nacional que México no debe permitir el regreso del populismo. Esto fue interpretado por la clase política como un ataque directo al líder de Morena, sin mencionarlo por su nombre. Y en Nueva York volvió a mencionar que ‘el mundo está amenazado’ por opciones políticas que ofrecen alternativas populistas para enfrentar sus problemas, lo que denota que su preocupación sobre Andrés Manuel López Obrador es real.

Tan es así que decidió llevarla hasta el seno de la Organización de Naciones Unidas. Al tomar parte en la 70 asamblea general de la ONU, señaló que todas las sociedades del mundo deben estar alertas de la amenaza que representan los nuevos populismos, de ‘izquierda y de derecha’, porque estos se aprovechan de sus miedos y preocupaciones para sembrar el odio y rencor con el fin de satisfacer sus agendas políticas y sus ambiciones personales.

Hizo hincapié en que, ante las crecientes desigualdades, la crisis económica mundial que no cede y la frustración social que esto provoca, el mundo está expuesto a la amenaza de populismos. Aseguró que en la segunda década del siglo XXI no deben repetirse los errores que tanto dolor le causaron al mundo en el pasado. Por ello, dijo, es tiempo de rescatar y respaldar los principios que le dieron origen a la ONU, como la paz, solidaridad y el respeto a los derechos humanos. ¿Por qué en la segunda década y no en la tercera? Porque el 2018 está en la segunda década.

Fue un discurso que sin duda tendrá respuestas fuertes en México, porque lo que sucede con su gobierno de cara a los mexicanos, sobre todo los que se han sentido agraviados por distintos hechos, pero con la misma omisión para resolverlos, contradice su discurso. Como se recordará, el día que habló en Palacio Nacional el pasado 2 de septiembre, Peña Nieto había mencionado que México está “amenazado” por opciones políticas que ofrecen alternativas populistas para enfrentar sus problemas.

Durante el mensaje por su Tercer Informe de Gobierno, a tres años de los comicios en los que se elegirá a su sucesor, señaló: “En este ambiente de incertidumbre, el riesgo es que en su afán de encontrar salidas rápidas, las sociedades opten por salidas falsas. Me refiero a creer que la intolerancia, la demagogia o el populismo son verdaderas soluciones. Esto no es nuevo” Dijo: “Es una amenaza recurrente que ha acechado a las naciones en el pasado. Hay ejemplos en la historia en donde los sentimientos de inconformidad tras crisis económicas globales facilitaron el surgimiento de doctrinas contrarias a la tolerancia y los derechos humanos”.

Lo mismo fue a decir a Nueva York, ahora en el máximo foro de la ONU. ¿Por qué? ¿Quién le aconsejó semejante tontera? ¿De veras cree tener la calidad moral suficiente como para querer convertirse en profeta del apocalipsis que solo él teme venir, ante el mundo? Acaso -habrían dicho muchos de los que le escucharon en la sede de Naciones Unidas-, eso puede suceder en México, en donde precisamente la crisis de credibilidad y de confianza en el gobierno es a causa de tan malas administraciones, incluida la presente.

¿Por qué tanto temor a López Obrador? ¿De veras tiene motivos el priísmo -donde sí se ha dado el populismo a pasto durante varios sexenios- y la Presidencia a través de sus servicios de inteligencia, de que pueda ganar el tabasqueño la carrera a Los Pinos? ¿O es mera percepción? Hay una especie de arrebato emocional -pánico diríase, miedo extremo que puede llegar al terror- de que en 2018, como van las cosas, AMLO llegue a ser el nuevo huésped de la casa presidencial.

Todo parece indicar que así es. Que hay miedo, pánico. Habrá quienes, más mesurados dentro de los consejeros del presidente, le digan que no cunda ese pánico; pero por lo que se ve ya cundió. Hay más que nerviosismo de que el dos veces aspirante a la presidencia de la República -que perdió ante Calderón y con Peña-, arrase en las elecciones de 2018 para elegir sucesor de Peña Nieto y como nuevo mandatario venga con la espada desenvainada. ¿Qué pasaría?

Cuando mucho apretaría las tuercas a los ministerios públicos y a la PGR en ese futuro imaginario, para meter a la cárcel a unos cuantos abusivos del poder, porque si quisiera hacerlo contra todos los que han robado y esquilmado y hechos negocios al amparo del cargo público, no habría el suficiente número de cárceles en el país para que pagaran sus fechorías. El caso es que medio mundo pregunta si de veras AMLO sería lo peor que le podría pasar al país y a los mexicanos si llegara a la presidencia de la República.

Los asesores del presidente dan por hecho que ni el PRI y su contlapache el Verde, ni la izquierda unida, ni aliándose PRI con PAN, ni todos juntos, le ganarían al Peje en 2018. Por ello esa estrategia de búsqueda de un candidato ‘independiente’ empujado por un puñado de ‘notables’ encabezados por Diego Fernández de Cevallos como lo reveló el periodista Pablo Hiriart en su columna Uso de Razón la semana pasada en El Financiero.

Ello se está convirtiendo en la mejor campaña a favor del ‘Peje’ desde Los Pinos orillada por el miedo a que el tabasqueño avance en las preferencias con vista al 2018. Más aún, con lo que fue a decir el mandatario mexicano a la ONU con ese inopinado llamado ‘al mundo’ para que las naciones eviten el populismo. Las morenas y morenos de AMLO lo han de estar festinando. Paradojas de la vida. Quién dijera.

Anuncios

Comentarios desactivados en Peña le hace campaña a AMLO

Archivado bajo Peña le hace campaña a AMLO

Fracasa ‘Operativo Seguro’

PAULINO CÁRDENAS 

Pese a la empeñosa insistencia del gobierno federal de empujar el programa ‘Operativo Seguro’ en los estados en donde las bandas del narcotráfico están infiltradas, dizque para darle un combate frontal a los ejércitos de sicarios al servicio de los capos, esa modalidad ha sido un fracaso porque son los mandos federales y locales de las policías y del Ejército que están coludidos con las mafias y su poder corruptor, lo que no permite volver exitoso ese programa coadyuvante anticrimen de la administración calderonista que, además, inició a destiempo. Los hechos son los que hablan. El baño de sangre sigue en todo el país. Las fuerzas armadas están rebasadas. La inteligencia anticrimen del gobierno federal no funciona.

La ola de crímenes, de decapitados, colgados, descuartizados, secuestrados, torturados, sepultados después de ser ejecutados, disueltos en ácido o lanzado a las calles partes de cuerpos mutilados, ha quedado de manifiesto en Veracruz, en Guerrero, Tamaulipas, Michoacán, Jalisco, Sinaloa, en Nuevo León, en Chihuahua, Coahuila, Colima, Baja California, Morelos, etc., en donde se han  puesto en marcha esos operativos aleatorios o se ha reforzado la militarización, no cesan las ejecuciones ni la desaparición de personas, muchas de ellas sin que tengan que ver con el crimen organizado y que en muchos casos sufren abusos o violación de sus derechos por parte de uniformados o agentes del gobierno, como sucede con los migrantes que entran por Chiapas.

En los estados de la República en los que se ha puesto en marcha ese programa de reforzamiento en la lucha contra el crimen organizado, los resultados han sido magros, ya que la delincuencia no ha cesado y al contrario se ha incrementado la criminalidad, lo que al final resulta un claro mensaje de los capos a esas acciones del gobierno federal, de que no servirán para mucho y serán apenas un paliativo contra las incursiones del narco en su lucha contra las fuerzas armadas del gobierno, cuyos combates han dejado una estela de sangre de más de 70 mil muertos y miles de desaparecidos en todo el país, en los casi cinco años y medio que lleva esa lucha armada.

Organizaciones criminales como la de Los Zetas o del Cártel del Golfo han demostrado que los esfuerzos del gobierno con su ‘Operativo Seguro’ sólo ha quedado en decálogos de buenas intenciones, ya que ante la cruenta realidad, ese tipo de programas poco tiene que hacer. Junto con otras bandas, esos cárteles han puesto en jaque no sólo a los militares y policías ministeriales que persiguen a los jefes de plaza, sino que tienen amagados  a miles de ciudadanos comunes y corrientes que son víctimas de la frustración, el miedo y el terror, por la impunidad, las omisiones, el cochinero y la colusión que hay entre autoridades y mafiosos.

¿De qué sirve ese programa ‘Operativo Seguro’ si el narco ha tomado por asalto las estructuras de mando de las autoridades que han quedado sometidas, infiltradas y coptadas por los capos de los cárteles que es donde radica el principal problema? Eso lo saben las autoridades gubernamentales, pero es lo que ha sido precisamente su talón de Aquiles: la corrupción y la impunidad. Hay expedientes judiciales que así lo demuestran, en donde se dan nombres, detalles y montos de sobornos de mandos federales y policiales estatales y locales y del Ejército mismo, por parte de los capos.

Un botón de muestra acaba de ser revelado por las autoridades de Estados Unidos, con el caso de uno de los dos hijos de Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán que quedó en la lista de narcotraficantes más buscados, Iván Archivaldo Guzmán Salazar, quien en 2005 fue detenido en México por la PGR acusado de lavado de dinero, pero fue puesto en libertad porque esa dependencia no pudo acreditar, dizque, su responsabilidad en ese ilícito. El gobierno estadounidense también identificó como narcotraficante a Ovidio Guzmán López, otro hijo del capo, quien presuntamente tiene un papel significativo dentro de la estructura de esa organización criminal.

En este sexenio, el líder del cártel de Sinaloa –que en EU también identifican como el del cártel del Pacífico–, ha gozado de la anuencia del gobierno para operar en territorio nacional sin que sea molestado en la medida que sucede con otros cárteles, según afirman voces autorizadas. Se recordará que al inicio del sexenio de Vicente Fox, ‘El Chapo’ sobornó a autoridades para salir del penal de ‘alta seguridad’ de Puente Grande, Jalisco en enero de 2001. Es así como de hecho se han venido manejando los dos gobiernos federales panistas, respecto al tan cacareado combate al crimen organizado. Mientras siga habiendo corrupción e impunidad, programas como el de ‘Operativo Seguro’ serán un fracaso.

pcardenascruz@yahoo.com.mx

Comentarios desactivados en Fracasa ‘Operativo Seguro’

Archivado bajo fracasa modelo Operativo Seguro

La idea es crear sicosis

PAULINO CÁRDENAS

Los mexicanos ya se percataron de la intención del presidente Felipe Calderón de querer sembrar desde ahora una sicosis colectiva sobre la amenaza latente que según él pudiera representar la intromisión de las mafias del narcotráfico en las elecciones de julio de 2012, como afirma que sucedió recientemente en Michoacán donde perdió su hermana Luis María la gubernatura pese a que quiso ser una elección de Estado.

Quienes creen esta hipótesis señalan que es obvio que el Presidente está queriendo armar una estrategia como aquella que elaboró su gente en 2005 contra Andrés Manuel López Obrador, de que el tabasqueño era “un peligro para México” para que no votaran por él. La idea es crear una sicosis colectiva de miedo.

Señalan que el propósito esta vez sería evitar, o en su caso anular, las elecciones en julio del 2012, a causa de esa supuesta intromisión del narco en la jornada en donde habrá de elegirse a su sucesor como la que, según ha venido sosteniendo, sucedió en su tierra natal, sobre la cual la oposición priísta le ha pedido que presente pruebas contundentes que demuestren su dicho.

Al mismo tiempo se preguntan: ¿Qué hubiera pasado si la hermana hubiese ganado? ¿Estaría con la misma obsesión? Sólo habría que recordar el ‘michoacanazo’ contra el PRD, de triste y penosa memoria para el gobierno panista.

Esa obsesiva insistencia de hablar y hablar, de unas semanas para acá, en términos de amenaza latente de que los cárteles de la droga y del crimen organizado podrían influir en las elecciones del año que viene, evidencia que desde ahora el mandatario y su gente vislumbran que Acción Nacional no repetirá por tercera vez en el mando federal, sea quien sea su abanderado.

Esa peligrosa y audaz estrategia que el propio mandatario panista está empujando a todo lo que da, confirma también lo que se viene diciendo desde hace meses, de que por nada del mundo quiere que el PRI llegue a Los Pinos, y menos con Enrique Peña Nieto al frente, necedad que podría desembocar en un cisma político y electoral sin precedente.

En las filas del tricolor hay malestar por esa idea que se le ha metido en la cabeza a Calderón, y ven con grave preocupación que la quiera llevar hasta sus últimas consecuencias, molestia en la cual coinciden también no pocos intergantes de las izquierdas, sobre todo las que desde 2006 se han sentido robadas al haberle dado las autoridades electorales el triunfo al michoacano sin haber aceptado el escrutino ‘voto por voto’, como sí sucedió en Morelia pese a lo cual el triunfo fue ratificado a favor del PRI.

La afirmación presidencial de que va a cerrar su gestión gubernamental ‘a tambor batiente’, muchos lo asocian con esa intención que algunos califican de enfermiza, de hacer todo para denostar desde ahora el proceso electoral con la cantaleta de que el narco estará detrás, por lo que según insiste pasó en Michoacán, para dizque favorecer al PRI.

Quienes manejan la hipótesis de que quiere crear una sicosis colectiva de que el narco estaría atrás de los comicios de julio proiximo, refuerzan su dicho con la manga ancha que de hecho le ha dado su gobierno al de Washington para que agentes de sus diferentes corporaciones antinarcóticos y de lucha contra las bandas criminales operen en México, como son los de la DEA, el FBI, la ATF y la Agencia de Inmigración y Aduanas (ICE por sus siglas en inglés), entre otras.

La intención es crear un clima de guerra total en donde el narco aparecería como enemigo público número uno para México, con un avance incontenible –lo cual se ajusta perfecto a la aceptada incapacidad de su gobierno de detener el empoderamiento de los traficantes y de las mafias criminales–, por lo que se haría necesario, bajo ese mismo supuesto, que soldados y ‘marines’ norteamericanos le vengan a echar la mano en esa lucha a las desgastadas Fuerzas Armadas mexicanas.

Por lo pronto, durante la celebración del aniversario número 63 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos celebrada este fin de semana en Querétaro, el rector de a UNAM José Narro, el poeta Javier Sicilia y Miguel Concha Malo, presidente de la asociación Fray Francisco de Vitoria, se sumaron a la denuncia que presentaron 23 mil personas ante la Corte Penal Internacional de La Haya el pasado 25 de noviembre contra la actitud criminal del Estado o de sus protegidos reales de esa infructuosa lucha armada.

pcardenascruz@yahoo.com.mx


Comentarios desactivados en La idea es crear sicosis

Archivado bajo la idea es crear sicosis

Calderón, contra el tiempo

PAULINO CÁRDENAS

Los mexicanos están condenados a seguir con su coraje, su frustración y su miedo en lo que resta del sexenio, porque nada cambiará en materia de inseguridad y de olvido de otras prioridades que requiere el país y sus habitantes. Así se entendió lo que dijo el presidente Felipe Calderón, al tocar el tema de inseguridad durante el mensaje a la nación que ofreció el pasado viernes –como parte de su quinto informe de gobierno cuyo texto había sido entregado en la víspera al Congreso de la Unión–, en donde en el ánimo de los mexicanos que estuvieron atentos a sus palabras quedó la ‘percepción’ de que la nueva estrategia ya no será tanto contra las mafias, sino contra el tiempo.

A partir de ahora –como ya lo empezó a hacer– el Presidente tratará de justificar la fallida lucha armada contra los capos de la droga y del crimen organizado. Todo indica que la estrategia estará dividida en dos vertientes: una, tratar de hallar cupables dentro y fuera del país sobre las causas que según él lo llevaron a declararle la guerra a las mafias y, otra, encontrar en los distintos sectores de la sociedad a dóciles voluntarios que alcen la mano y estén dispuestos a compartir con el gobierno federal las culpas de ese fracaso en el que se ha convertido esa aventura bélica sexenal.

Esa guerra es considerada inútil por los deplorables resultados que al cumplirse en diciembre próximo cinco años de haberse iniciado contra los criminales organizados, se habrán acumulado alrededor de 60 mil muertos en todo el país, y porque al final de su administración esas cifras establecerán un insuperable récord mundial, sin que se hayan visto resultados positivos tangibles en beneficio de la sociedad, ya que el balance será peor de negativo que hasta ahora.

Esto le creará –como ya empezó a suceder– un negro precedente a México ante la comunidad mundial, lo que habrá de reflejarse en una mala imagen, en el achicamiento de su economía y en que el país tendrá que afrontar la pesada carga de ser una nación insegura, como por muchos años sufrió –y en parte sigue sufriendo– Colombia.

En su mensaje del viernes Calderón repitió la misma línea discursiva de que hay quienes quieren que deje de perseguir a los criminales –lo cual eso no se apega a la verdad cabalmente porque nadie ha pedido eso–, y diciéndole a los mexicanos que esa estrategia contra las mafias y sus sicarios es por el bien de México. Un bien que por supuesto nadie ve por ninguna parte porque las cosas, lejos de mejorar, van de mal en peor. Las guerras no se ganan con discursos.

Esto amén de la herencia que le dejará a los mexicanos y a quien tenga que sucederlo en el mando del país, que para muchos sigue siendo el más adelantado de los prospectos políticos según todas las encuestas, el gobernador del estado de México, Enrique Peña Nieto, quien terminará su periodo el próximo 15 de septiembre. Dicen los que no saben que si por alguna causa de fuerza mayor el agraciado para sacar al PAN de Los Pinos no fuera el mandatario mexiquense, el bateador emergente del PRI sería el senador Manlio Fabio Beltrones.

En su alocución Calderón volvió a acometer contra todos los que se oponen a esa fracasada lucha contra las mafias. De hecho, desde que el IFE le entregó la constancia de mayoría para ocupar la Presidencia en diciembre de 2006, demostró que su prioridad iba a ser la guerra, primero para lograr legitimarse ante los que siempre han creído que no ganó las elecciones, y luego para pretextar que esa guerra ha sido en aras de alcanzar la paz para los mexicanos. Lo malo es que, como otras promesas que le hizo a la ciudadanía durante su campaña, tampoco esta meta se verá cumplida porque ya no hay tiempo para mejorar los momios, y porque la violencia y los baños de sangre siguen y las mafias continúan enseñoreándose en casi todo el país.

Con toda esa pesada carga a cuestas resulta lógico que la paciencia de Felipe Calderón parece estar llegando a su límite, lo que viene a corroborar lo que declaró el magistrado español Baltasar Garzón después de reunirse con él en Los Pinos, de que al jefe del Ejecutivo mexicano lo veía “muy preocupado” porque las cosas no estaban resultado como lo esperaba respecto de esa guerra contra las mafias.

No obstante, sus asesores bélicos lo animan a que diga impetuoso en público que su gobierno tiene la estrategia correcta y que la guerra que libran las fuerzas de seguridad contra los cárteles del narcotráfico y el crimen organizado ‘la ganaremos todos los mexicanos’. Esta será la nueva estrategia discursiva con la que el Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas querrá persuadir y convencer que la guerra contra los capos ‘es de todos’. ¿De todos kimosabi?, preguntarán millones.

pcardenascruz@yahoo.com.mx


Comentarios desactivados en Calderón, contra el tiempo

Archivado bajo se acaba el sexenio

EU: Injerencia soslayada

PAULINO CÁRDENAS

Un tercer declarante sobre el tema de Rápido y Furioso, Darren Gil, ex director de la representación en México de la Agencia para el Control del Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego, la ATF, dijo a la cadena de televisión norteamericana CBS que el plan encubierto para dejar pasar armas deliberadamente con el propósito de rastrear su camino y dar en México con los nidos de capos y sicarios, fue aprobado desde los más altos niveles en Washington de donde provino la orden de que ni el gobierno mexicano ni sus instancias del gabinete de seguridad debían ser enterados de los preparativos de ese operativo. Resulta obvio que la razón era el factor desconfianza.

Pero lo más grave es que ese operativo tenía, desde su planeación, una enorme carga injerencista en territorio nuestro, violatorio de nuestra soberanía, palabra que tanto molesta a los vendepatrias de este lado y a los lambiscones del gobierno. Si ese operativo hubiese sido al revés, es decir, si México hubiera echado a andar un plan similar sin avisarle a la Casa Blanca, evidentemente se habría armado la grande y nuestro país estuviera al borde de una guerra contra las fuerzas armadas norteamericanas.

¿Por qué la administración Obama y su Departamento de Justicia, que evidentemente sabían del plan encubierto, no quisieron que estuviera enterado el gobierno de México de ese operativo? ¿De qué se ha tratado todo este asunto? Si es verdad lo que afirmó Gil, ¿por qué entonces el presidente Calderón no hizo ningún reclamo a la altura de esa violatoria injerencia al gobierno de Washington y no con inocuas e insulsas notitas diplomáticas? ¿Por qué se ha soslayado esa intromisión gringa con tanta sumisión?

Por razones que aún se ignoran pero que el pueblo mexicano debería saber, el mandatario panista ha preferido esquivar el asunto y no encarar de frente a la Casa Blanca. ¿Por qué? ¿Es por miedo? ¿Por intereses que hay en medio? ¿En esto tuvo algo que ver el ex embajador Carlos Pascual?

Se afirma que en 2008 hubo otro operativo similar que precedió a Rápido y Furioso llamado Wide Receiver (Receptor abierto), el cual habría sido operado desde Tucson, Arizona. Ambos estaban evidentemente conectados al Proyecto Gunrunner (Traficante de armas) aprobado por el Departamento de Justicia norteamericano. Incluso el senador republicano Charles Grassley, el de mayor rango en el Comité Judicial de la Cámara Alta, está exigiendo que el gobierno noteamericano rinda un informe sobre los planes de estar dejando pasar armas de grueso calibre a México.

Las declaraciones hechas a la CBS, primero por John Dodson, luego por René Jaquez y ahora por Darren Gil, todos pertenecientes a la Agencia para el Control del Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego, dan la impresión que el gobierno mexicano ‘estaba en la luna’ sobre esos planes de meter armas a México, cuando la labor de esa instancia es por ley la de impedir el paso de armamento a territorio nuestro.

Desde que estaba al frente de la representación de la ATF en nuestro país, en la misma sede que ocupa la embajada norteamericana en Paseo de la Reforma, Gil había advertido a su mando superior en Washington que “los mexicanos se pondrán rabiosos cuando se enteren de esto”, según dijo a la cadena de televisión norteamericana. En sus declaraciones a la CBS dejó en claro que el plan fue aprobado desde los más altos niveles en Washington. Pero lo más grave es que, según lo declaró, también hubo la orden de que el gobierno de Felipe Calderón no se enterara.

Si en verdad fue así, esa sola declaración de Gil amerita una severa respuesta al gobierno de Barack Obama y una aclaración de los porqués de esa atribución. Y no sólo diplomática en donde durante cuatro años se ha visto una indolente tibieza y una inaudita lentitud de respuestas por parte de la Cancillería. ¿Quién habrá de explicarle a los mexicanos esa decisión tomada unilateralmente por las autoridades de Estados Unidos ahora sí que por sus pistolas? ¿Tiene un fondo de verdad la confesión de Darren Gil? ¿Si es así, por qué el gobierno de México se ha quedado callado? ¿Por entreguismo?

Hay cosas muy extrañas que los mexicanos deberían ir sabiendo de una buena vez. Si fue como lo afirma el ex director  de la oficina en México de la ATF, el asunto se torna muy grave. El Congreso tiene la palabra. Específicamente el Senado de la República.

pcardenascruz@yahoo.com.mx


Comentarios desactivados en EU: Injerencia soslayada

Archivado bajo Charles Grassley, Darren Gil, entreguismo, narcos, sometimiento, trasiego de armas

Suspenden por miedo festejos patrios

PAULINO CÁRDENAS

El fantasma de los atentados ronda en muchas poblaciones en los que deberían celebrarse los festejos patrios de este año, pero que en muchos poblados, incluso ciudades importantes, esos actos conmemorativos se cancelarán. Mientras, en la capital del país el gobierno federal echó la casa por la ventana y con gran lujo y boato quiso conmemorar el Bicentenario de la Independencia en busca de la ‘unidad por la Patria’ que la actual administración no ha podido lograr en sus casi cuatro años de desempeño.

En algunos lugares del país se hará la celebración de manera discreta, rodeada de estrictas medidas de seguridad, con los consabidos patrullajes y acceso controlado con aparatos detectores para ingresar a las plazas públicas; en otras partes, como en Morelia, de plano no habrá festejos, y en lugares como Ciudad Juárez la celebración del ‘grito’ será a puerta cerrada, en un sitio que se desconoce y que se mantendrá en reserva y cuya celebración sólo se transmitirá por radio y televisión.

A pesar del megapuente decretado por el gobierno federal –electorero dicen unos y absurdo dicen otros cuando México bajó seis lugares en el ranking mundial de productividad– y los cuantiosos gastos erogados para que la gente participe en los festejos del Bicentenario de la Independencia, desde esta tarde comenzará en la capital de la República la ostentosa fiesta a la que asistirán invitados especiales de otros países.

Algunos señalan que el festejo por las calles del centro histórico de la ciudad de México será similar al majestuoso Carnaval de Río de Janeiro en Brasil, aunque con un toque de nacionalismo exaltado, en tanto en varios lugares del país no habrá festejo, por temor a que pudiera haber ataques de algún grupo de sicarios.

Es el caso de Morelia, en donde por segundo año consecutivo se suspenderá esa celebración, luego de los atentados con granadas de fragmentación por un grupo de sicarios sucedidos el 15 de septiembre de 2008 en el centro histórico de la capital michoacana, acto que provocó la muerte de ocho personas y que dejó con lesiones a 131 ciudadanos más.

Incluso las verbenas populares que tradicionalmente se realizan después de la ceremonia del ‘grito’ serán suspendidas en lugares en donde han sentado sus lares las bandas del narcotráfico y del crimen organizado que tienen dominadas a las autoridades y azuzada a la población, como sucede en muchos poblados y urbes de Tamaulipas, Chihuahua y Nuevo León entre otras entidades federativas.

Las razones son obvias. Hay un temor generalizado por la violencia y los baños de sangre que se han dado a últimas fechas en el país, a causa del recrudecimiento de la lucha antinarco que llevan a cabo las fuerzas federales armadas contra las mafias organizadas, que han dejado una estela de casi 30 mil muertes –¿o más?– desde comenzó esa guerra en diciembre del 2006 a la fecha.

De hecho ese recrudecimiento de la lucha antinarco, que como respuesta han empezado a verse eventos de corte terrorista como la detonación de coches-bomba y ataques arteros a corporaciones policiacas y medios de comunicación, activaron los sistemas de seguridad, por lo que habrá un blindaje militar especial en varias entidades del país, para garantizar la seguridad de la población durante los festejos del Bicentenario de la Independencia.

Por órdenes del Comandante Supremo de las Fuerzas Amadas, el presidente Felipe Calderón, los gobiernos de Chihuahua, Tamaulipas, Nuevo León, San Luis Potosí, Sinaloa, Nayarit, Colima, Jalisco, Michoacán, Guanajuato, Querétaro, Hidalgo, Guerrero, Morelos y Puebla, serán apoyados con  medidas extraordinarias de “blindaje” para evitar ataques del crimen organizado durante las conglomeraciones cívicas durante el “grito” de Independencia, y durante los desfiles del día siguiente de las fuerzas armadas en cada entidad.

Se ha dicho que también en las entidades más apartadas del país habrá reforzamiento de la seguridad por parte de  elementos del Ejército, la Marina, y la Policía Federal, además de los destacamentos de la policía estatal y municipal que deberán estar atentos de cualquier incidente o señal de peligro durante las conglomeraciones cívicas de hoy y de mañana. Habrá que ver, pues, qué pasa durante estos festejos patrios. Ojalá que haya saldo blanco y el parte militar sea ‘sin novedad’.

Comentarios desactivados en Suspenden por miedo festejos patrios

Archivado bajo 'unidad por la Patria', alarma amarilla, Bicentenario, festejos patrios, lugares sin festejo, lujo y boato, miedo, Morelia, temor a atentados