Archivo de la etiqueta: Morelos

Van por lucha popular

PAULINO CÁRDENAS

El conflicto magisterial sin duda está alcanzando niveles preocupantes. Los maestros de la CNTE, específicamente su célula por ahora más aguerrida, la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) han cambiado de objetivo, y ya no van solo porque se ajusten los términos de la ley secundaria de la reforma educativa a los usos y costumbres y a su realidad étnica y cultural, sino que han subido la mira y ahora van por una lucha popular de reivindicación social. El reto al gobierno es evidente y frontal. Están jugando con lumbre. Buscan provocar al gobierno a como dé lugar, sobre todo a Enrique Peña Nieto, para buscar acusarlo de represor y con ese pretexto se arme la grande. Las mesas de diálogo parecen no interesarles. Los acuerdos tampoco. Lo que buscan es que haya al menos un muerto. Hay impasses, pero nada más.

Las manos que mecen esa cuna parecen tener nombre y apellido. Son los mismos que pertenecen al cártel antiPeña. A ellos les importa un bledo las leyes ni lo que diga la Constitución sobre los derechos de terceros. Son los mismos que han criticado la reforma educativa. Lo que quieren es que corra la sangre. El conflicto magisterial ha tomado como pretexto su disidencia y su rechazo a la reforma educativa y al Pacto por México que la propició. Ese movimiento estaría contando ya con la suma de maestros de varios estados de la República que pudieran respaldar la lucha del magisterio guerrerense, a quienes además se les han sumado grupos de autodefensa comunitaria armados y organizaciones populares afines, muchas de ellas radicales, incluso que pertenecen a la insurgencia rebelde según ha trascendido.

Por este respaldo armado andan tan retadores quienes mueven los hilos de quienes manejan a los maestros radicales, que se dan el lujo de desdeñar el diálogo con la Secretaría de Gobernación y amenazan con realizar un paro magisterial indefinido en todo el país. Por lo pronto en el zócalo de Chilpancingo, después de realizada una megamarcha, la noche del miércoles quedó conformado el Movimiento Popular Guerrerense que será el órgano que representará a todos los sectores y personas que están por la lucha popular. De hecho quedaron atrás los propósitos de la disidencia de los maestros guerrerenses, de rechazar la reforma educativa.

Entre ellos ya hablan de ir por una lucha reivindicatoria a favor de las clases más menesterosas guerrerenses, que han estado en el olvido por parte de los distintos gobiernos estatales y federales, lo mismo que sucede con muchos otros pobladores en las regiones donde la pobreza ha privado por décadas y décadas, sexenio tras sexenio, a grados verdaderamente vergonzantes. La dirigencia de la CETEG confía en los contingentes más combativos principalmente de Michoacán, Chiapas, Oaxaca, Morelos, Hidalgo y Valle de México, para realizar un paro indefinido de labores a nivel nacional, en espera de que otros grupos magisteriales del país se unan a esa convocatoria, para realizar paros parciales, tomas de carreteras e instalaciones públicas e incluso ataques a partidos que consideran traidores a su causa, como fue el caso reciente de lo que sucedió en la sede del PRD en Chilpancingo donde un grupo de supuestos maestros, después de realizar un mitin contra la reforma educativa, causaron destrozos en sus instalaciones y agredieron a personal de ese partido.

La CETEG ha radicalizado sus métodos de lucha, con la toma repetida de la Autopista del Sol y el cierre de edificios públicos. Arguyen que la represión gubernamental a su movimiento ha implicado la consolidación bastante acentuada de las columnas disidentes magisteriales que hay en varios estados de la República, que pueden transformarse en baluartes de lo que ya llaman Movimiento Popular Guerrerense. La Coordinadora confía en que a su lucha se unirán los trabajadores de la educación de Chiapas, de Tabasco, de Escuelas Tecnológicas Agropecuarias de la Región Lagunera, de la Montaña de Guerrero y algunos contingentes del Valle de México, en especial del Bloque Reivindicador de los Derechos de los Trabajadores de la Educación, del DF.

Pero su mayor influencia está en la región de la montaña y la costa de Guerrero, donde el rezago social ha marcado el carácter de los líderes del movimiento. Su lucha data de hace varias décadas. Entre sus antecedentes destacan el Movimiento Revolucionario Magisterial de Guerrero, fundado por el maestro Othón Salazar, quien en 1980 fue candidato al gobierno de Guerrero por el Partido Comunista, así como los Consejos Centrales de Lucha, conformados por movimientos de izquierda proclives a ideas socialistas en los 70. Con su lucha han simpatizado grupos rebeldes armados cuya zona de influencia ha sido Guerrero. Entre ellos está principalmente el EPR, aunque hay otros grupos armados que tienen ideales y objetivos similares.

Son grupos armados que han estado en contra del reformismo gubernamental que para ellos forma parte del neoliberalismo, porque consideran que corresponde a la ofensiva estatal contra los trabajadores, ya que mientras fortalece el poder del Estado generando un mayor control sobre las masas y la izquierda, permite a la clase dominante ocultarse tras un ropaje democrático y asumir un discurso de pluralidad y modernización política. No creen en Pactos porque consideran que cualquier pacto no es más que un cúmulo de componendas entre las partes que lo suscriben. Todo ese apoyo que hay detrás, incluidas las manos que mecen esa cuna y que pertenecen al cártel antiPeña, es lo que anima a la CETEG para plantear a los suyos, ya no tanto negociaciones con el gobierno respecto de la reforma educativa, sino llegar a la realización de un Paro Cívico Nacional a través del Movimiento Popular Guerrerense. Y si no, como dicen los clásicos, al tiempo.

Twitter:@Paulinocomenta

facebook.com/Paulinocomenta 

Anuncios

Comentarios desactivados en Van por lucha popular

Archivado bajo Van por lucha popular

No quieren Policía Única

PAULINO CÁRDENAS

La semana pasada, en la reunión de gobernadores celebrada en Chihuahua, el presidente Peña Nieto designó a doce enlaces de la administración federal que fungirán como interlocutores del gobierno de la República con los estados para, aparte de atender su propio changarro, ‘couchear’ a los gobernadores en mil y una tareas. Será el rubro de la inseguridad en donde se reflejará de inmediato si no acabará siendo uno más de los ensayos fallidos con los que los mandatarios inician su gestión. Recién iniciada su administración, en febrero de 2001, Vicente Fox integró a un grupo de empresarios en el Consejo de Administración de Petróleos Mexicanos con el cargo de “consejeros propietarios representantes del Estado”, quienes no tardaron en renunciar ante las presiones de distintos sectores sociales y políticos del país, por querer inventar el agua tibia. ¿Pasará lo mismo con los doce ‘padrinos’ de la Conago?

Entre otros puntos, en esa reunión se aprobó la creación formal de una Policía Única con un mando nacional, que está en proceso de ser aprobado por el Senado y cuya responsabilidad recaería en Manuel Mondragón y Kalb. Pero mientras el nombramiento queda formalmente aprobado, quienes en primera instancia no quieren que haya una Policía Única en cada estado de la República son los capos de los cárteles de la droga y de las mafias del crimen organizado. Prueba de ello fue el tiroteo que se dio hace unos días en Morelos, en donde se acababa de instaurar ese nuevo modelo, por lo que se habría dado el encuentro a tiros entre policías federales y agentes que custodiaban al procurador de este estado. Con ello queda claro que otro problema que sigue privando es la descoordinación y rivalidades entre las corporaciones y sus mandos, no solo en ese entidad federativa sino en muchas otras.

En Cuernavaca, en el lugar donde se registró el ataque contra el procurador estatal y sus escoltas, al gobernador Graco Ramírez le dejaron un mensaje, junto con una corona de flores, según reportaron fuentes policiacas. “Señor Gobernador, esto no fue un accidente, sabemos que los acreditables y estatales trabajan para Antonio Román Miranda, alias La Moña y Los Rojos”, se leía en el texto escrito en una cartulina, según el reporte. Para acabarla, el gobernador afirmó que el ataque a balazos contra la camioneta en la que viajaba el procurador general de Justicia de la entidad, Rodrigo Dorantes, ‘es una conspiración desde adentro’. La lectura de esa declaración es que la policía trabaja en complicidad con la delincuencia organizada. Signo innegable de los tiempos que vive México.

Otro ejemplo fue el caso de Luis Enrique Granillo Martínez, dirigente del Frente Popular y Campesino Francisco Villa, quien horas después de haber anunciado que se estaban creando varias policías comunitarias en el sur del estado de México para defenderse por propia mano de la delincuencia organizada, y que los pobladores de 37 lugares ubicados en el Edomex, en Guerrero y Michoacán en la zona de Tierra Caliente, pretendían integrar un gobierno autónomo que llevaría por nombre “Calentano”, fue ‘levantado’ hace dos semanas por un comando armado en la comunidad de Santiago Amatepec, junto con cinco personas más, sin que haya aparecido hasta ahora.

Uno de los casos que más ha conmovido a Michoacán y a México fue el del crimen cometido contra el joven Alan Milán, de apenas 15 años de edad, campeón de la Olimpiada Nacional de Atletismo, quien fue abatido a balazos en la unidad habitacional Carmelinas del Infonavit de Morelia, al intentar defender a su madre de unos asaltantes que le querían robar su coche; sus vecinos valoran seguir el ejemplo de organizar brigadas de autodefensa, por muy incostitucional que eso sea, porque más inconstitucional, dicen, es la impunidad con la que actúan los delincuentes, sin que la policía ni las autoridades hagan algo.

Por lo pronto el meollo está en el cambio de estrategia anticrimen. La disyuntiva está en si ésta se opera bajo la mística de una actitud conciliadora o si resulta más funcional abogar por una vía de endurecimiento y rigor autoritario. Poner en marcha el nuevo modelo de ua Policía Única por estado, bajo un solo Mando Nacional, es un proceso complejo y tardado que tiene –y tendrá– como principal obstáculo, el propio desorden que dejó la administración policial calderonista con Genaro García Luna a la cabeza, quien procuró la brutal descoordinación que prevaleció entre la Secretaría de Seguridad Pública federal a su cargo de la que dependía la Policía Federal, y los mandos del Ejército y de la Marina.

No es garantía que las fuerzas castrenses estén haciéndole de policías antinarcóticos y anticrimen, poniendo en riesgo muchas vidas inocentes, a quienes los uniformados, e incluso sus mandos, suelen violar, mancillar, torturar o matarlos a ellos o a sus familias, cuando no les atropellan sus derechos más elementales sin que haya justicia ni castigos para los infractores, quedando muchos casos en la impunidad como sucedió a lo largo del sexenio anterior. Hasta la fecha, entre las corporaciones priva la rivalidad y la descoordinación, además de la colusión de las policías con el crimen organizado que se ha generalizado en todo el país. Ante ese panorama, ¿funcionará de veras la Policía Única bajo un solo mando nacional? Por lo pronto, los mexicanos siguen sintiendo su vida amenazada por la violencia y la inseguridad.

Twitter:@Paulinocomenta

facebook.com/Paulinocomenta

Comentarios desactivados en No quieren Policía Única

Archivado bajo No quieren Policía Única

Cuernavaca, otro secuestro

PAULINO CÁRDENAS

El país sufre una alarmante ola criminal. No sólo se trata de la actividad del narcotráfico que es acaso la más conocida entre las 23 vertientes delictivas con las que suele ser clasificado el crimen organizado y la que mayor número de críticas ha tenido el gobierno que encabeza Felipe Calderón, por no poder abatir los índices de tráfico de drogas, de consumo, ni de muertes, a consecuencia de la guerra contra los capos de la droga emprendida desde diciembre de 2006.

Otra actividad delictiva que ha cobrado auge en los últimos tiempos es el tráfico de indocumentados, en donde actos intimidatorios que rayan en el terrorismo como las ejecuciones y decapitaciones de las bandas contra gente inocente ha puesto contra la pared al gobierno federal, a los gobiernos estatales y a los  municipales de varios estados de la República. El caso de las nacofosas descubiertas en Tamaulipas y otras entidades del país con decenas de cadáveres, ocupa la atención nacional e internacional.

Sin embargo, otra importante vertiente del crimen organizado ha sido el secuestro, en donde México ostenta el primer lugar a nivel mundial con cerca de 10 mil casos denunciados al año, sin contar los llamados secuestros express que no son dados a conocer por las autoridades, ni aquellos en los que la familia solicita la no intervención policial como fue el caso del panista Diego Fernández de Cevallos.

Cuernavaca, capital del estado de Morelos que desde los años 90 ha sido santuario de secuestradores, parece no haber perdido esa condición. Por si algo le faltara a la famosa ‘ciudad de la eterna primavera’, otrora convertida entre las preferidas de la gente para irse a vivir o para ir de descanso los fines de semana, un relojero suizo, Olivier Tschumi, de 49 años, fue secuestrado desde diciembre del año pasado y es la fecha que no aparece.

Su familia había guardado silencio en busca de negociar su liberación. Tschumi, un horticultor y dedicado al negocio de la relojería, fue secuestrado el pasado 19 de diciembre cuando paseaba a sus perros en un paraje boscoso. Los dos canes, uno primero y otro después, llegaron a su domicilio. Lo único que encontraron del plagiado fueron sus lentes tirados. No llevaba consigo ningún documento de identidad.

Sus raptores contactaron al socio de Tschumi y le exigieron 300 mil dólares para el rescate. Solamente contaba con 10 mil dólares que fueron entregados en dos sacos al día siguiente de lo que parece fue una desaparición forzada. Esperaban una ‘prueba de vida” para dar el resto del dinero pero desde entonces nada se ha sabido del ciudadano suizo.

Su esposa con la que procreó cuatro hijos, su madre y la hermana de nombre Frèdérique Santal, junto con el abogado que asiste a la familia, Max Morales Martínez, penalista y especialista en liberación de rehénes, decidieron hacer público el secuestro en torno del ciudadano suizo, en torno al cual habrían sido detenidos dos policías involucrados en el caso. La familia de Olivier Tschumi optó por romper el silencio y ha pedido ayuda al gobierno de Suiza y de México.

“No sabemos si hablar de Olivier en pasado o en presente”, dijo la hermana del secuestrado a la prensa y a la televisión helvética. Señaló que la madre de ambos, quien llevaba 20 años viviendo en México, está en Cuernavaca y a diario va y viene para saber algo de su hijo, algúna noticia que le pudiera dar esperanza de que su hijo sigue con vida.  ‘Mi madre va a hablar con las autoridades del estado de Morelos, va a la policía, va a la morgue, está consumida de pena, pero desgraciadamente seguimos sin saber nada”, señaló Frèdérique.

En los años 90’s Daniel Arizmendi apodado el ‘Mochaorejas’ fue quien le dio fama a Cuernavaca como santuario preferido de secuestradores. Pronto se convirtió en protitipo del surgimiento de una nueva clase de delincuente. A sus 25 años, mientras se desempeñaba como oficial de la Policía Judicial Estatal de Morelos, aprendía de sus colegas cómo torturar detenidos. En una purga policial fue despedido, se dedicó a robar coches en Ciudad Neza en donde había crecido.  Luego de haber sido detenido por robo en 1990, empezó su carrera como secuestrador.

El de un comerciante español fue su primer secuestro, el cual le dejó 60 mil dólares. Se dio cuenta que era una mina de oro y sus ‘clientes’ fueron prósperos empresarios españoles. A cada víctima, además de sacarle dinero con el sanguinario método de mocharles una oreja y enviarla a sus familiares, también los interrogaba largamente para sacarle datos de otras gentes millonarias.

Fue hasta 1998 cuando el ‘Mochaorejas’ fue aprehendido por el comandante del estado de México hoy fallecido, Alberto Pliego Fuentes, discípulo del almirante Wilfrido Robledo Madrid, hoy alto funcionario del gabinete de seguridad, y de su entonces asistente principal, Genaro García Luna, hoy flamante secretario de Seguridad Pública federal. Pliego había iniciado su carrera como guardaespaldas de Arturo Durazo Moreno alias ‘El Negro’, corrupto jefe de la Policía de la ciudad de México.

No obstante que Arizmendi cometía sus fechorías en Querétaro y otras ciudades, su refugio fue siempre Cuernavaca, capital de Morelos, entidad que había sido invadido por secuestradores desde 1994, cuando el general retirado Jorge Carrillo Olea asumió la gubernatura de ese estado. Su segundo jefe antisecuestros, Armando Martínez Salgado, resultó ser delincuente.

Aunque han habido frecuentes secuestros en Cuernavaca, no fue hasta que desapareció en esa ciudad la hermana de Bill Richardson, embajador de Estados Unidos ante la ONU que había crecido en México, cuando el entonces presidente Ernesto Zedillo le puso atención a esa actividad delictiva y ordenó su rescate. Pero sigue la mata dando, como se ve con el caso del relojero suizo y otros que sin duda deben estar en tratos silenciosos.

 pcardenascruz@yahoo.com.mx

Comentarios desactivados en Cuernavaca, otro secuestro

Archivado bajo suizo plagiado

Habrían sido ex militares

PAULINO CÁRDENAS

Si se comprueba que ex militares y soldados en activo son los responsables del asesinato del hijo del poeta Javier Sicilia y de otras seis personas, como lo habría expuesto el procurador general de Morelos, Pedro Luis Benítez, el pasado fin de semana, las cosas se estarían poniendo color de hormiga para el gobierno federal panista que defiende a capa y espada la probidad del Ejército en la lucha contra el narcotráfico. Según fuentes no oficiales dijo que los criminales parecían pertenecer a una organización que opera en Guerrero y Morelos.

En el vehículo Honda en el que fueron hallados los cadáveres –seis hombres y una mujer amarrados de pies y manos y asfixiados con cinta canela– dejado en la entrada del fraccionamiento Las Brisas de Cuernavaca la mañana del 27 de marzo, fue hallado un mensaje que señalaba: “Eso les pasa por hacer llamadas anónimas a los militares y eso les va a pasar al capitán Barrales y capitán Castillo de la federal. Atte. CDG”. Eso fue negado por este cártel y culpó al del Pacífico Sur de los crímenes. Nadie sabe y nadie supo cuál es la verdad.

Benítez habría dicho también que uno de los ejecutados, el ex militar Álvaro Jaimes Aguilar, alias “El Comandante” –tío de Julio César y Luis Antonio Romero Jaimes, dos de los jóvenes encontrados en el vehículo junto con Juan Francisco Sicilia, hijo del escritor y articulista–, era cabeza de una célula de narcomenudeo y que el Ejército lo dio de baja por estar involucrado con la delincuencia organizada, según fuentes policiales y periodísticas.

Una fuente narró que el fiscal presentó un video del bar La Rana Cruda de la colonia Cantarranas, en Cuernavaca, en donde las siete víctimas se pusieron a hablar del narcotráfico y de la violencia que priva en el país. Al parecer a unas gentes que ahí estaban, presuntamente ex militares, no les gustaron los comentarios y empezaron a discutir. Al final los jóvenes decidieron irse, pero los habrían seguido.

Añadió la fuente que de ahí los muchachos fueron a comprar cervezas, las cuales ingirieron en un estacionamiento de un domicilio no especificado, y se les perdió la pista hasta que sus cuerpos fueron hallados dentro de un vehículo en el fraccionamiento Las Brisas de Temixco, municipio conurbado de Cuernavaca.

El procurador informó, según versiones periodísticas, que efectivos castrenses buscaban a los homicidas en todo el país, pero que ‘si los militares los encontraban antes que las autoridades civiles, no los entregarían’, y las procuradurías General de la República y la estatal ‘se quedarían sin elementos para sus pesquisas’. Muy grave, si así lo dijo. Sería muestra de que las autoridades siguen siendo rebasadas por el crimen organizado. Y el Ejército quedaría muy mal parado.

La indignación por los crímenes de los muchachos está subiendo de tono en todo el país, lo que se puso de manifiesto ayer con la serie de protestas, marchas y manifestaciones públicas que se celebraron en Cuernavaca, Morelos y en diversas entidades federativas y aún fuera de México, a favor de la paz y en contra de la violencia.

La Secretaría de Gobernación, a través del subsecretario de Gobierno, Juan Marcos Gutiérrez, había informado que en México no se vive una guerra sucia y que los militares actúan en el marco del derecho para coadyuvar en la lucha contra la delincuencia, en tanto se fortalecen las policías locales. Pidió esperar el resultado de las indagatorias.

No se sabe todavía si los asesinos de los jóvenes y un ex militar pudieran pertenecer a algún cártel de nuevo cuño. Porque el procurador estatal habría dicho el viernes que los criminales pertenecían a una organización que opera en Guerrero y Morelos, de la cual no dio el nombre. Un día antes había informado que los responsables del asesinato, ocurrido la semana pasada, eran ex servidores públicos, pero no precisó si eran policías ministeriales.

Si se confirma que los asesinos fueron ex militares y soldados en activo, para Felipe Calderón vendrá otra felpa por parte de todos los sectores de la sociedad. Por lo pronto, el grito de “¡Estamos hasta la madre!” empezó a cundir en  todo el país, y más allá de nuestras fronteras. En adelante será la frase lapidaria con la que la opinión pública exprese su hartazgo y su indignación contra la actual administración, no sólo por la ineptitud y la ineficiencia en la lucha contra el narcotráfico, sino por su incapacidad para resolver tantos pendientes a favor de la sociedad.

pcardenascruz@yahoo.com.mx

Comentarios desactivados en Habrían sido ex militares

Archivado bajo "hasta la madre", ¿fueron militares?, Cuernavaca, jóvenes asesinados

‘El Ponchis’, narconiño de 12 años

PAULINO CÁRDENAS

Un niño de apenas 12 años apodado ‘El Ponchis’ es el líder de una célula criminal del cártel del Pacífico junto con sus dos hermanas adolescentes a quienes buscan afanosamente el Ejército Mexicano y los cuerpos policíacos de Morelos en donde operan. Dicen que la especialidad del narconiño es la decapitación.  Se asegura que él y sus cómplices reciben pagos de 3 mil dólares por cada víctima.

Esta no es ninguna leyenda urbana. Es la realidad. Según ha trascendido, el niño-narco quiere llegar pronto a ser el mandamás de la zona en que han operado los hermanos Beltrán Leyva, uno de los cuales, Arturo, fue acribillado a finales del año pasado en Cuernavaca en un operativo de la Marina.

Quienes andan tras él dicen que junto con dos hermanas, ‘El Ponchis’ –cuyo nombre hasta ahora se desconoce–, se ha dedicado a ejecutar, torturar, degollar y arrojar en carreteras, caminos de terracería y lotes baldíos a sus contrarios o a quien se niega a pagar una renta. Al parecer opera en la zona de Jiutepec, Morelos.

Informes de autoridades locales y federales lo señalan como el miembro más pequeño de este grupo que opera en Morelos; pero también como el más sanguinario. Los investigadores han señalado que trabaja bajo las órdenes de un hombre identificado como Julio Jesús Radilla o Padilla, jefe del cártel del Pacífico Sur en ese estado.

El caso ha llamado la atención de la prensa internacional y ya interesó a medios de Alemania, Italia, España, Inglaterra, Argentina, quienes han pedido a sus corresponsales en México rastrear cada detalle de la información relativa al menor, señala una nota del periódico La Razón.

Pero el caso del niño-narco no es el único. Hay estudiosos en la materia que señalan que el problema está más generalizado de lo que muchos creen. La pobreza, la falta de cupo en las escuelas públicas y la falta de oportunidades para los jóvenes con mediana preparación, son de las principales causas por las que los jóvenes acaban siendo vulnerables a las tentaciones de inmiscuírse en las actividades del narco.

Señala el especialista Héctor Castillo Berthier, investigador de la UNAM, en una nota de EFE publicada en Excélsior, que en el país se ha formado el peor de los mundos para cerca de un millón de  jóvenes pobres que, atrapados en una telaraña de falta de trabajo y de educación, y ante de la clase política, son vulnerables al asedio del poderoso crimen organizado.

El trasfondo del por qué una mínima parte de las nuevas generaciones prefiere irse del lado de la criminalidad, es por la falsa creencia de que ahí econtrarán dinero fácil además de fama, ambos anhelos que ni son ciertos y sí los llevan en el corto plazo al camino de la perdición y de la cárcel con lo que empiezan a manchar su vida.

Por fortuna, señala el sociólogo, el número de jóvenes que escoge ese camino anda entre el 3 y el 5 por ciento de los 27 millones de mexicanos que tienen entre 15 y 29 años, por lo que, recomendó, no hay por qué estigmatizar a la juventud, ya que es un pequeño sector el que está en situación vulnerable ante las tentaciones de un crimen organizado con todo el poder económico para satisfacer necesidades que el Estado no les brinda, y que nisiquiera tiene en mente hacerlo.

El caso es que en varios estados de la República se empieza a ver no sólo a jóvenes, sino a niños, encabezando o formando parte de células de sicarios armados que asesinan sin piedad a sus víctimas. Este fin de semana en Ciudad Juárez, hubo un ataque en un centro nocturno en el que murieron cinco personas y ocho más quedaron heridas. Los gatilleros eran cinco menores de 20 años.

Como se ve cada vez es más frecuente ver que adolescentes, hombres y mujeres, quedan atrapados en las redes delincuenciales del narco, muchos de los cuales acaban siendo detenidos y fichados o muertos. Por lo pronto el caso del niño-sicario apodado ‘El Ponchis’ que creó una célula del narco con sus hermanas, también menores, ha llamado la atención de propios y extraños.

 

Comentarios desactivados en ‘El Ponchis’, narconiño de 12 años

Archivado bajo 'El Ponchis', actúa con sus hermanas, cártel del Pacífico, le gusta decapitar, los Beltrán Leyva, Morelos, narcoespejismo, narcojóvenes, narconiño, niño sanguinario, tentación diabólica

Estrategia fallida del PAN-gobierno

PAULINO CÁRDENAS

Cada día que pasa, el PAN-gobierno acumula más puntos malos de cara a los mexicanos y con miras a los comicios del 5 de julio próximo. Su campaña para atraer votos en las próximas elecciones en las que habrá, entre otras cosas, la renovación total de escaños en la Cámara de Diputado, está cifrada en dos vertientes, dos tenazas de una pinza con las que el gobierno panista ha querido echar toda la carne al asador, para motivar a la ciudadanía en la jornada electoral con miras a que vote por los candidatos del partido en el poder, para eventualmente tener mayoría en San Lázaro.

Una vertiente o tenaza es la insistencia de acudir al pasado priísta para restregarle a los mexicanos -como si no lo supieran o fueran tontos e ignorantes- la época negra de la “dictadura perfecta” del tricolor, sus corruptelas y dejación en los asuntos concernientes al combate al crimen organizado de los gobiernos que amparó el antidemocrático y nefasto presidencialismo, por cierto muy parecido a lo que ha venido pasando con los dos gobiernos panistas. 

Otra, es la necedad de señalar que lo mejor para México es el combate al narcotráfico, dejando a un lado los problemas de suma gravedad que más agobian a todos los sectores de la sociedad en todo el territorio nacional, como son el deterioro de la economía de millones de familias, el desempleo y la carestía, además del abandono o incompetencia gubernamental para salvar al país de la grave recesión en que la que ya está inmersa la nación, de lo que no hay ni una propuesta en su campaña.

La primera tenaza de esa pinza, que ha llevado como único protagonista a Germán Martínez,  quiso hacer picadillo al PRI con miras a las elecciones que se avecinan, sin querer entender que mucha gente, pese a todo lo que se sabe de ese partido y de lo que le quiera adosar el PAN-gobierno en su campaña, la escasa población que se anime a ir a votar el 5 de julio lo hará mayoritariamente por el partido tricolor y sus candidatos, por más malos que estos sean.

Al menos eso reveló una encuesta realizada por el periódico Reforma que publicó el viernes pasado, en la que se da cuenta de que el PRI le lleva seis puntos de ventaja al PAN-gobierno en las preferencias del voto, pese a toda la alharaca mediática que ha hecho el representante nacional del partido en el poder por órdenes de su jefe, quien evidencia una gran preocupación por los resultados que pudiera haber el día de la jornada electoral en todo el país en julio próximo. El PRD está en un lejano tercer lugar.

La otra tenaza de la pinza de su campaña de proselitismo político está montada en que, lo mejor para México, es el combate al narcocrimen, guerra que encabeza personalmente el Eliot Ness mexicano, dejando a un lado los agobiantes problemas económicos y de susbsistencia que aquejan a la población en todo el país, queriendo hacer creer a la ciudadanía que el problema del combate al crimen organizado es lo primero y lo último que le interesa a una nación, antes que sus broncas de subsistencia.

Para el principal estratega  de los spots del PAN-gobierno -que no es Germán Martínez por cierto- cree -o eso le han hecho creer, como en otros temas- que si en su campaña  proselitista con miras a las elecciones de julio, se omite el deterioro económico por el que está atravesando el país, más otros asuntos igual de preocupantes, con eso dejarán de exisitir y se recompondrán solitos. Creen en la vieja fórmula del dejar hacer, dejar pasar, que hoy ya no funciona.

Y con base a esa otra vertiente de proselitismo político, del combate al narcocrimen como prioridad nacional primera y última, se aprovechó también para tratar de acabar con el cachito de imagen que le quedaba al PRD, con el narcogolpe realizado por las fuerzas federales en Michoacán, que con torcidos, retorcidos y retóricos argumentos, se ha querido hacer creer a millones de ciudadanos de que no fue para nada electorero el operativo, aunque todos vieron en éste una baja forma de querer ganar votos en la entidad del mandatario panista. Y la forma es fondo dicen los refraneros políticos.

La excusa es que, días antes, en Morelos, una entidad que gobierna el PAN, igual se llevó a cabo un operativo, sólo que con base en aquella frase de que al amigo justicia y gracia y al enemigo la ley a secas. Porque mientras al mandatario perredista Leonel Godoy no le avisaron a tiempo del narcogolpe que habría en su entidad “por ser asunto federal” que requería secrecía absoluta, en el caso del mandatario morelense, Marco Antonio Adame, el trato fue diferente. Por ser panista, sí se le avisó con tiempo del operativo, aunque también era asunto federal y requería de confidencialidad absoluta.

En fin, que mientras son peras o manzanas, el PAN-gobierno sigue creyendo que con los dos temas que escogió para su campaña de proselitismo político con miras a las elecciones de julio (ataques al PRI y guerra contra el crimen organizado como prioridad primera y última de gobierno, dejando a un lado lo principal que es el grave problema económico), va a lograr el triunfo en las urnas, aunque muchos la califican como una estrategia fallida que lejos de animar a los votantes a elegir a los candidatos del partido en el poder, los está unificando para que voten a favor de los de la oposición.

 escaparate@paulinocardenas.com

Deja un comentario

Archivado bajo México, Politica

Un desastre la economía mexicana

PAULINO CÁRDENAS

La grave crisis económica ya está instalada en México por lo que el país se encuentra en una franca y grave recesión. José Angel Gurría, secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, lo define así: “En 2009 hemos perdido lo que habíamos ganado en muchos años, así que esto no es un ciclo, esto es un desastre”. Y el ex secretario de Hacienda mexicano fue lapidario: “Ésta no es una evolución, esto es una demolición.”

Esta  dramática situación ha sido ocultada en las campañas del PAN-gobierno con miras a las elecciones de julio próximo, a cambio de lo cual se han montado opertivos como los de Morelos y Michoacán que tienen signos electoreros y con lo que se ha querido levantar una cortina de humo, en lugar de hablarle claro a la población sobre por qué tantas familias, millones en todo el territorio nacional, padecen pobreza, miseria, desempleo, o sobre lo que hará el gobierno para solucionar esa grave situación.

En tanto, la estrategia de los narcogolpes ha crispado los ánimos en los partidos de oposición, especialmente el del operativo “histórico” de la redada realizada por fuerzas federales en Michoacán, un operativo que se llevó a cabo sin que hubiera un solo tiro, limpiecito pues, del cual no fue enterado el gobernador de la entidad Leonel Godoy, del PRD, porque esa acción requería de la mayor discreción y sigilo según declaró el secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont.

La cortina de humo consistió en la detención para su presentación de diez ediles y 18 funcionaros más del gobierno michoacano de tinte perredista, que para efectos mediáticos y electoreros panistas, fue justo y preciso en período de campañas. En Morelos, días antes, hubo otro operativo similar, pero muy light, menos estruendoso, porque ahí sí hubo la consideración de avisarle a tiempo al gobernador de la entidad,  Marco Antonio Adame, del PAN. Eso, para quienes dudan que el asunto sea electorero.

Se insiste que toda esa estrategia ha sido a propósito para distraer la atención ciudadana y que nadie voltee a ver la grave crisis económica interna que atraviesa el país, porque las cifras no son nada halagüeñas sino al contrario y los pronósticos de que las cosas puedan empeorar son coincidentes tanto de varias fuentes oficiales como por parte de  analistas especializados.

Ese tema  ha sido soslayado en sus campañas con miras a las próximas elecciones por parte del PAN-gobierno, dupla que ha preferido darle énfasis a la misma cantaleta de los vínculos del partido triclor con el narcotráfico con el sofisma de que, si no estás a favor de la guerra contra el narcotráfico que ha emprendido el presidente Calderón, es señal de que estás a favor del crimen organizado.

Por cierto que en torno a esa guerra que libran las fuerzas federales contra los cárteles mexicanos de la droga se habla poco de que las fuerzas policiales y militares han cometido violaciones a los derechos humanos de la población civil, como abusos de autoridad, vejaciones, torturas, malos tratos, detenciones arbitrarias, registros ilegales de vivienda, etc., lo cual tiene atemorizada a la población civil de las entidades en las que se llevan a cabo las constantes escenas de esa narcoguerra. 

Pero más que al miedo a  la guerra del gobierno contra el narco que ha dejado una estela de alrededor de 10 mil muertes, la ciudadanía en todo el país le tiene pavor a la pobreza, a la miseria, a la pérdida de empleos.

Y está viendo con gran preocupación que al PAN-gobierno le interesa mucho más ganar las elecciones el 5 de julio a como dé lugar y prefiere seguir con la cantaleta de su guerra contra el narcotráfico, que hacer algo de fondo para mejorar la grave recesión en la que está  sumido México, situación que tiene visos de empeorar. 

Mientras tanto empieza a quedar claro que el crimen organizado no sólo ha penetrado mucho más allá de lo que se cree las estructuras de gobierno en su tres instancias -federal, estatal y municipal- sino que para algunos observadores la guerra que le declaró a los capos de la droga Felipe Calderón, a dos años y medio de haber iniciado, ha sido más bien un fracaso. Y el dilema es que ya no hay vuelta para atrás.

Lo que es un hecho es que el tema económico no existe en los spots del PAN-gobierno; vamos, ni siquiera alguna propuesta a la ciudadanía para resolver esa grave e innegable recesión. Para el gobierno panista la recesión económica, la carestía, el desempleo, la pobreza, la miseria, pueden esperar. Con esa estrategia de campaña sui genéris pretende el PAN ganar las elecciones y tener mayoría en la Cámara de Diputados. ¿Podrá? Falta poco para saberlo.

escaparate@paulinocardenas.com

Deja un comentario

Archivado bajo Crisis Económica, Economía, México, Politica