Archivo de la etiqueta: Osorio Chong

¿Torturaron al Chapo y lo mataron?

PAULINO CÁRDENAS

¿Por qué el gobierno de Enrique Peña Nieto ha ocultado las grabaciones con audio y sólo ha mostrado a los medios una videograbación, sin sonido, de los minutos previos al supuesto escape del Chapo Guzmán? Según un peritaje de la Procuraduría General de la República hecho el 12 de julio, se escuchan golpes de metal contra el piso de concreto en la celda de Guzmán Loera, desde minutos antes de que éste desapareciera de la vista de la cámara de seguridad y supuestamente escapara por el famoso túnel.

En la comparecencia que tuvieron el pasado 16 de julio el secretario de Gobernación y sus acompañantes no entregaron las grabaciones con audio. Lo anterior lo señala la periodista y escritora Anabel Hernández para el semanario Proceso. El que esto escribe pregunta: ¿Además de dichos ruidos de golpes de metal contra el piso de concreto, las grabaciones habrían registrado gritos o quejas de dolor que hubiesen quedado grabados acaso del propio narcotraficante a quien estuvieran sacrificando; ultimando o torturando hasta morir?

Porque hay una hipótesis al respecto derivado de una versión que corrió la noche de la “fuga” en los corredores del penal: que El Chapo había fallecido en su celda, según el narco apodado el Teo que se encuentra en el penal de Atlacomulco. ¿Por eso no han querido entregar a la Comisión Bicamaral de Seguridad las grabaciones con audio? ¿Por qué solo les dieron las imágenes sin sonido, igual que a los medios de información? Se dice que dichas grabaciones tienen audio, según el peritaje de la PGR.

¿Además de los golpes de metal en el piso habrían quedado grabados también los gritos del capo sinaloense a la hora que presuntamente lo hubiesen ultimado? ¿Por eso el hermetismo? El propio abogado del capo sinaloense, Juan Pablo Badillo, supo que “se habían convocado a mercenarios extranjeros que vinieran a abatirlo en México”. Aseguró que desde antes de su “fuga” no había tenido contacto con Joaquín Guzmán Loera. Indicó que al Chapo le preocupaba ser extraditado por la violación a sus derechos humanos.

Y hasta la fecha no ha dado señales de vida. Y desde el día de los hechos el gobierno no ha vuelto a hablar del caso en los medios. Algo raro hay detrás. El pasado 13 de julio el comisionado nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido, al mostrar el video en conferencia de prensa afirmó que no había indicios de que El Chapo fuera a escapar; pero nada dijo de los golpes supuestamente escuchados.

Hasta la fecha, Gobernación sigue sin dar ese audio a los legisladores. ¿Qué es lo que no quieren que se escuche? Por lo que se ve, el Ejecutivo está en un predicamento ante el Legislativo. Hasta ahora el gobierno de Enrique Peña Nieto ha ocultado dichas grabaciones y sólo ha mostrado a los medios una videograbación, sin sonido, de los minutos previos al supuesto escape del narcotraficante.

La comparecencia ante los integrantes de la Comisión Bicamaral fue bajo juramento por parte de Miguel Ángel Osorio Chong, Arely Gómez, Eugenio Ímaz, Monte Alejandro Rubido y otros mandos menores. Si ‘olvidaron’ mencionar que la grabación del monitoreo al capo sinaloense antes de que desapareciera de su celda, y el peritaje dice que la grabación sí tenía sonido, entonces los funcionarios federales que comparecieron están en un predicamento, ya que habrían mentido a los legisladores, bajo juramento de decir verdad.

Ante esa omisión, hay que recordar lo que aquí hemos publicado en días recientes, de lo que habría dicho el narcotraficante apodado el Teo, Teodoro García Simental que escuchó el día de la desaparición del capo sinaloense. El Teo es uno de los principales líderes y operadores del cártel de Sinaloa en Tijuana, que ocupa la celda número 3 en la misma área de criminales peligrosos donde estaba Joaquín Guzmán Loera, presuntamente dijo que esa noche corrió la voz de que el capo sinaloense “había fallecido” en su celda. Según su relato ministerial, contó:

“A las veintiuna treinta horas aproximadamente”, afirmó el Teo, “nos gritaron del otro pasillo que el señor Joaquín Guzmán Loera no respondía y le estaban hablando, por lo cual suponían le había pasado algo respecto a la salud, y estaban pegándole todos a las puertas para que los oficiales fueran a ver”. El Teo dijo a la PGR que a las diez de las noche llegaron más funcionarios; cerca de 20 señala su declaración.

“…Estaban haciendo maniobras, desconociendo que era lo que hacían, he hicieron una especie de valla los oficiales para que no observáramos nosotros hacia el pasillo dos estancia veinte, ya que varias estancias del pasillo uno son de puerta de reja, donde se puede acercar a la reja y se puede observar hacia el otro pasillo”. Minutos después “nos dijeron que Joaquín Guzmán Loera había fallecido”, reveló el narcotraficante a la PGR.

¿Algunas de las grabaciones registró los gritos del Chapo cuando lo habrían estado ultimado según una de las hipótesis? ¿Lo habrían torturado? ¿Lo habrían golpeado con algún metal? Poco a poco van surgiendo piezas para armar en la imaginaria el rompecabezas de un probable atentado contra el líder del cártel de Sinaloa.

Uno, por lo que declaró el Teo; dos, porque se escucharon golpes de metal en el piso de concreto en la celda del Chapo según un peritaje, y tres, porque no se han dado a conocer las grabaciones con audio, ni siquiera a los legisladores y de hecho hubo omisión y mentira a la Comisión Bicamaral.

La mayoría cree que lo de su “fuga” por un túnel fue sólo una artimaña para desviar la atención de la opinión pública. Bien valdría la pena que el gobierno mejor diera a conocer las grabaciones para descartar supuestos y que se dijera la verdad pericial, no la ‘histórica’ que es la que al parecer están preparando ante las presiones de fuera. El hecho es que el capo no ha dado señales de vida.

 

 

 

Anuncios

Comentarios desactivados en ¿Torturaron al Chapo y lo mataron?

Archivado bajo ¿Torturaron al Chapo hasta morir?

Suena Osorio pero Beltrones más

PAULINO CÁRDENAS

César Camacho Quiroz está por terminar su encargo al frente del Partido Revolucionario Institucional y la pregunta es quién lo sucederá. Quien llegue al frente del PRI habría de trabajar para que el presidente haga el juego a su manera para la sucesión de quien en teoría -obvio si ganase en 2018- vendría a relevarlo en Los Pinos. Muchos voltean a ver al actual secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, hombre de todas las confianzas del mandatario federal como para cumplir esa misión. Sin embargo, el nombre de Manlio Fabio Beltrones sigue ganando simpatías dentro de su partido.

Se vio claro con los tributos que le rindieron al sonorense el sábado en la fiesta de la ‘unidad’ priísta celebrada en la sede del partido en el poder, en donde fue el más saludado y apapachado después del presidente Enrique Peña Nieto. Pero ¿el presidente lo querría en el PRI? También se habla de que podría llegar a Gobernación si el actual titular fuera el relevo de Camacho Quiroz. ¿Sería la otra opción? La pregunta que debe estarse haciendo Peña Nieto es ¿qué debo hacer con operador político tan incansable y sin parangón?

Por su experiencia; porque le debe algunas, al menos dos muy importantes. La primera, fue en noviembre de 2011 cuando el entonces senador por Sonora le cedió el paso a Peña para ser el abanderado del PRI para la presidencia de la República. Otra, el trabajo de cabildeo que realizó al interior de la bancada priísta y con los que comandaban a la oposición en el Congreso cuando estaba en su apogeo el Pacto por México, cuyos buenos oficios facilitaron la aprobación de las reformas estructurales en el Legislativo. Fue el más influyente operador para que dichas reformas fueran aprobadas.

Antes, como senador de la República, Beltrones se había centrado en la promoción de modificaciones legislativas, como la reforma del Estado, la política, la fiscal, la electoral, la energética y la del sistema de pensiones. Luego vino la etapa de las reformas estructurales surgidas en el seno del Pacto y propuestas al Congreso por Peña Nieto, en donde el sonorense logró liderar no solo al grupo parlamentario de su partido, sino que influyó en los de la oposición para que fueran aprobadas.

Quizá la faena política mas importante que la de las reformas fue cuando declinó a ser prospecto priísta para ser el abanderado priísta para las elecciones de 2012, cediéndole el honor a Peña Nieto. Beltrones es un hombre de experiencia política que muchos le reconocen, incluida la oposición. Sabe esperar turno, que en esos quehaceres la paciencia es clave. El hecho es que ha sabido granjearse el reconocimiento y respeto de propios y extraños que, hoy por hoy, podría ser su mejor capital, la razón y causa de planear lo que dejó pendiente en noviembre de 2011.

Fue la noche del lunes 21 del mes de noviembre de ese año, cuando Manlio Fabio decidió dejar la contienda como aspirante a la Presidencia de la República, en aras de una candidatura de unidad. La convocatoria del tricolor para el registro de precandidatos a la presidencia de la República indicaba que ésta debía darse el 27 de noviembre. El otro aspirante era Enrique Peña Nieto y se rumoraba que Nueva Alianza, partido con el que pretendía ir en coalición el PRI, había condicionado su participación a que fuera Peña y no Beltrones el abanderado del tricolor.

La razón es que el ex gobernador de Sonora guardaba una mala relación con Elba Esther Gordillo, lideresa vitalicia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, sobre cuya base se fundó el Panal. Cuando el entonces senador sonorense decidió hacerse a un lado manifestó en un desplegado que se hizo público: “Es necesario consolidar las tendencias electorales que favorecen al Partido Revolucionario Institucional con una candidatura de unidad”.

Dijo entonces: “He decidido no participar en el proceso interno por la candidatura presidencial, optando por ser un hombre útil al interés de mi país y de mi partido, al que sueño renovado y liderando la construcción de una nueva nación prospera y segura. “No tengo obsesiones personales y menos abrigo conductas mezquinas. La decisión de no participar en la contienda interna no es un sacrificio, es mi aportación para la victoria del PRI en 2012”.

Con la declinación de Beltrones, y al no inscribirse otros aspirantes por la candidatura priísta, el ex gobernador del estado de México, Enrique Peña Nieto, se enfrentaría así contra el ex candidato presidencial perredista Andrés Manuel López Obrador quien había superado a Marcelo Ebrard en la encuesta para definir al candidato de la izquierda, y contra Josefina Vázquez Mota que resultó electa en el PAN para abanderar a ese partido.

Manlio Fabio Beltrones comenzó su carrera en su natal Sonora durante las presidencias priistas, pero la consolidó en los dos sexenios panistas. Primero agotó las posibilidades en su estado natal: dirigió al Comité Ejecutivo Estatal de su partido (1985), fue secretario de gobierno y luego gobernador de 1991 a 1997.

En ese año, el diario The New York Times publicó un reporte de la DEA, agencia antidrogas de Estados Unidos, en el que se le acusaba de proteger al narcotraficante Amado Carrillo Fuentes, “El Señor de los Cielos”. Beltrones negó los señalamientos y pidió a las autoridades mexicanas que los investigaran. El mismo año, la PGR calificó como “calumnias” y “difamaciones” las afirmaciones de los autores del texto, los periodistas Sam Dillon y Craig Pyes.

A nivel federal, Beltrones ha sido subsecretario en la Secretaría de Gobernación (1988-1991) y, después de la transición, logró proyección como secretario general de la Confederación Nacional de Organizaciones Populares (CNOP) y como coordinador de los diputados del Sector Popular del PRI. Presidió también la Cámara de Diputados de 2004 a 2005 y el Senado en dos ocasiones, de 2006 a 2007 y de 2010 a 2011.

Todo un cúmulo envidiable experiencia política que rebasa al más pintado de los prospectos, no solo para dirigir al PRI o para ser titular de Gobernación, sino para llegar a Los Pinos. Miguel Ángel Osorio Chong suena, pero Manlio Fabio Beltrones suena más.

Comentarios desactivados en Suena Osorio pero Beltrones más

Archivado bajo Suena Osorio pero Beltrones más

¿Fue una evasión pactada?

PAULINO CÁRDENAS

Tanto el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, como Monte Alejandro Rubido, comisionado nacional de Seguridad, han declarado que no renunciarán. A los que sí cesaron por la evasión de El Chapo Guzmán, fue a Ramón Eduardo Pequeño, titular de la División de Inteligencia de la Policía Federal; Celina Oseguera Parra, coordinadora nacional del sistema carcelario federal, y Valentín Cárdenas Lerma, director del penal del Altiplano. Rubido y los funcionarios cesados es gente que se formó con el ex Secretario de Seguridad Pública Federal, Genaro García Luna. Varios custodios siguen declarando sobre la evasión del capo sinaloense.

Si hubiera sido fuga, lo curioso es que ninguna de las áreas del sistema de inteligencia, militar ni civil, fueron capaces de detectar los planes de El Chapo Guzmán, cuando cada una de ellas tiene los elementos humanos y la tecnología de punta para hacerlo e incluso están vinculados a áreas de inteligencia norteamericana para anticiparse a cualquier situación de crisis que pudiera avecinarse y poner en riesgo la seguridad del Estado. ¿Por qué ninguna alertó que se estaba preparando esa fuga? Porque parece obvio que no fue fuga sino una evasión pactada. Lo del túnel no se lo cree nadie.

Mas bien la salida del Chapo fue por una de las puertas del penal de Almoloya lo cual habría sido un valor entendido entre autoridades y el capo sinaloense y su gente. ¿A cambio de qué? Se comenta que el pacto estaría encaminado a que los sicarios del cártel de Sinaloa, avezados en estrategias bélicas de alta escuela, bien armados y con toda la tecnología bélica de su lado, colaborarían con el gobierno federal para combatir a algunos cárteles que operan en México.

De paso, eso evitaría que las fuerzas armadas del Ejército y la Marina se sigan involucrando directamente en la persecución de esas bandas y sigan siendo cuestionadas por violaciones a los derechos humanos, ya que -hay que reconocerlo en su abono- ellos no están para andar pidiendo permiso ni revisando los protocolos de buenas costumbres a la hora de enfrentar criminales. Su adiestramiento no está hecho para eso. Las tropas y mandos medios van a lo que van: a cumplir órdenes.

El Chapo y su socio Ismael El Mayo Zambada, conocen y tienen el dominio del llamado Triángulo Dorado que forman los estados de Sonora, Sinaloa y Durango, y que son corredores muy importantes para la siembra y el trasiego de drogas. Pero se infiere que son quienes pueden hacer pactos con otros cárteles que le están dando ‘mucha lata’ al gobierno, como sucedió en la zona de Jalisco el pasado 1 de mayo cuando daba inicio la Operación Jalisco por parte de las fuerzas armadas y policías federales.

En aquella fecha un helicóptero militar fue derribado por un misil lanzado por sicarios del Cártel Jalisco Nueva Generación con un saldo de nueve muertos. Días después, en Tamaulipas, otro helicóptero, pero éste de la Marina, fue tiroteado por sicarios cuando eran perseguidos. No se identificó qué cártel habría atacado con balas de grueso calibre la aeronave de la Armada. En fin, que de que algo muy raro hubo tras la evasión de El Chapo, ni duda cabe. Quizá la verdad sobre la evasión -que no fuga-, nos llegue de fuera pronto, con pelos y señales.

Mientras tanto, el presidente Enrique Peña Nieto aseguró que el capo sinaloense será reaprehendido. Dijo además que ha estado recogiendo el enojo en altos sectores de la sociedad, como Presidente de la República y como ciudadano, “pero no vamos resolver este tema con enojos”; con enojos no aparecerá El Chapo indicó el presidente. La reaprehensión es la única manera de revertir el agravio a la sociedad mexicana que provocó “la fuga” de Joaquín Guzmán Loera, señaló.

Es la opacidad con la que el gobierno está tratando este espinoso asunto, aunque dice que el gobierno a su cargo asume toda la responsabilidad del caso. Lo que es un hecho fue la evidente corrupción que medió para la evasión del capo sinaloense del penal de Almoloya, además de la falta de cuidado y eficacia en su resguardo y el cohecho de que habrían sido objeto funcionarios de alto nivel, custodios y guardias por parte del capo, para lograr su salida por una de las puertas del penal y no por un túnel.

Ese hecho vulneró la confianza de la sociedad en el gobierno federal priísta y su gabinete de seguridad, quedando en evidencia además los servicios de inteligencia de las Fuerzas Armadas y de la Policía Federal, de cara a la nación. Esa “fuga” generó otra crisis profunda de inseguridad en el país y colocó a México en un primerísimo lugar de corrupción en el mundo con profundas consecuencias para el país, para su gobierno y para los mexicanos.

Pero para Peña Nieto no hay por qué enojarse. Con enojos no se resolverá nada, dijo. Calma y nos amanecemos. Solo le faltó decir que lo del Chapo y su evasión gracias a la corrupción que fue evidente, es un problema cultural. Disimulo oficial parece ser el juego del actual gobierno. Del disimulo pasará al casillero de la impunidad. No la hagan de tos hombre. Son casos aislados. Eso sucede en cualquier parte del mundo. No hay por qué denigrar a México por una nimiedad. Y a sus funcionarios, menos.

Igual que con el caso de los 43 normalistas desaparecidos o como el de las ejecuciones de civiles en Tlatlaya por parte de un comando del Ejército o como el caso de la ‘Casa Blanca’. El gobierno dice que va a hacer y tornar y nada hace. Es el estilo personal de gobernar. Se elude, se evade; se llama a la calma, se insiste en el ‘aquí no pasa nada’; en el que no hay por qué enojarse hombre si todo está bien. Aunque con la segunda evasión del Chapo el país haya vuelto a quedar en evidencia ante el mundo por culpa de las corruptelas… o los pactos secretos.

El gobierno mexicano se niega a reconocer que eso es prueba de la crisis profunda de inseguridad que priva en el país. Por ello es que comienza a surgir la versión de que la evasión de El Chapo Guzmán fue planeada y pactada. Quizá el capo sinaloense sea el ‘Chapulín Colorado’ que le hace falta al gobierno para poder frenar un poco la avalancha del crimen organizado y de los capos de la droga que sigue sin poder ponerle freno el sistema de seguridad del actual gobierno. Por ello la gente se empieza a preguntar: ¿Fue una evasión pactada?

Comentarios desactivados en ¿Fue una evasión pactada?

Archivado bajo ¿Fue una evasión pactada?

Manlio fue llamado por Peña Nieto

PAULINO CÁRDENAS

Manlio Fabio Beltrones se incorporó a la gira de Enrique Peña Nieto a Francia, y se soltaron los rumores: ¿Va a Gobernación? Se dice que podría suceder a Miguel Ángel Osorio Chong, quizá antes de que deje de ser diputado federal. El relevo, si se da, sería en medio de la grave crisis de seguridad que ha provocado la evasión del penal de Almoloya de Juárez de Joaquín Guzmán Loera alias “El Chapo” Guzmán la noche del pasado sábado 11.

Pareciera que el caso-“Chapo” sacó de la carrera presidencial a Osorio Chong y es síntoma de que la guerra por la sucesión priísta a la Presidencia de la República ya comenzó.

El sonorense venía siendo mencionado para llegar a la dirigencia del Partido Revolucionario Institucional y suceder a César Camacho Quiroz que tan mal le quedó a los priístas en las pasadas elecciones. Parece que habría un cambio de señal. El líder de la bancada priísta en la Cámara de Diputados se incorporó el martes a la gira presidencial como anticipadamente se anunció.

Eso casi coincidió con la orden que recibió Osorio Chong de regresar a México para tratar de paliar el escándalo en el que se ha convertido la evasión del penal del Altiplano I del capo sinaloense, que oficialmente se ha manejado como una fuga a través de un túnel, lo que no ha convencido a nadie, a pesar de que la mayoría de los medios ha hecho suya la versión gubernamental.

El pasado lunes, el grupo parlamentario del PRI en la Cámara de Diputados que encabeza Beltrones, en un comunicado expresaba respecto del “Chapo” su profunda preocupación por la evasión del peligroso delincuente. Y añadía: “Demandamos que se realicen las indagatorias correspondientes para esclarecer las circunstancias en que dio la evasión  de Guzmán Loera y se castigue a quien o a quienes hayan incurrido en algún delito u omisión, traicionando la confianza de la sociedad y los esfuerzos crecientes del gobierno de la República”.

Su viaje ya estaba programado aunque lo que llama la atención es la coincidencia de que se incorpora en medio de una guerra contra el secretario de Gobernación que pareciera ‘fuego enemigo’ de quienes lo quieren sacar de la jugada para que solo quede un solo delfín con miras a suceder a Peña Nieto en 2018.

El mandatario priísta y Manlio Fabio ya habrían hablado sobre el futuro político inmediato del sonorense, quien está por concluir su periodo legislativo en la Cámara de Diputados.

Derivado del escándalo en el que se ha convertido la evasión de “El Chapo” del penal del Altiplano I, han comenzado a hacerse públicas informaciones confidenciales y chismes con visos de verdad. Es el caso de una famosa tarjeta informativa que salió del despacho del Jefe de la Oficina de la Presidencia, Aurelio Nuño, y que llegó por arte de magia a las manos de un periodista.

En ella se da cuenta de un supuesto reproche de Luis Videgaray al secretario de Gobernación, una vez que fueron enterados de la presunta fuga de “El Chapo”. Le habría increpado por qué no se había quedado en México en ausencia de Peña Nieto. Se infiere que fue el propio Presidente que lo invitó a la gira y quien le ordenó regresar al país. Osorio tuvo que retornar para tapar el hoyo después del niño ahogado, no el túnel por donde dice el gobierno que escapó el capo sinaloense.

Hay incluso contradicciones en las imágenes que ha estado presentando el gobierno del “Chapo” en su celda dizque momentos antes de su ‘fuga’ por un túnel que fue cavado y construido con concreto armado, acondicionado con aire y luz, con rieles para transportar material, lo cual se habría hecho desde años atrás.

Se dice que quien estuvo atrás de su salida del penal fue su compadre y socio Ismael ‘El Mayo’ Zambada. Una nota del diario La Jornada recoge la versión de que la principal línea de investigación de la Procuraduría General de la República sobre la fuga del “Chapo” Guzmán es que Zambada habría auspiciado el rescate, señalando a Dámaso López Núñez alias “El Licenciado”, ex jefe de seguridad del penal de máxima seguridad de Puente Grande, como uno de los operadores, revelaron funcionarios que participan en el Gabinete de Seguridad Nacional.

“El Licenciado” consiguió llegar a subdirector de vigilancia y custodia en el penal jalisciense; presuntamente su ascenso fue parte de una estrategia bien definida para ayudar a Guzmán Loera a escapar de esa cárcel de ‘alta seguridad’ -hoy penal de Occidente-, en enero de 2001, a unos días de haber llegado a la Presidencia de la República, el panista Vicente Fox Quesada. Obvio que hubo entonces sobornos a funcionarios, custodios y guardias, como ahora en su evasión del penal de Almoloya de Juárez, estado de México.

El caso es que en medio de esa vorágine que ha provocado el escape del famoso delincuente que vuelve a convertirse en el narcotraficante más buscado del mundo, Beltrones se incorpore a la comitiva presidencial. Al regreso de Peña Nieto este fin de semana podría darse el primer cambio importante en su gabinete. Osorio Chong ha dicho que no renunciará.

Comentarios desactivados en Manlio fue llamado por Peña Nieto

Archivado bajo Manlio fue llamado por Peña Nieto

Al Chapo lo habrían dejado ir

PAULINO CÁRDENAS

¿Quiénes ayudaron a El Chapo a escapar? ¿O le abrieron la puerta y lo de su escape por un túnel fue puro cuento? El túnel ahí está, pero por él pudieron salir otros reos como se cree, no el capo sinaloense. Esas son algunas de las preguntas y conjeturas que van y vienen por todo el país. ¿Fue algún alto mando de seguridad nacional que propició la salida -que no la fuga- del capo sinaloense, del penal de Almoloya, en colusión con empleados de la cárcel y guardias del penal?

¿Fueron uno o varios funcionarios los que propiciaron esa salida? Porque su libertad la logró con millones de dólares que repartió, como él mismo lo sugirió el domingo en su cuenta de Twitter. “Con dinero baila el perro y eso ya lo tengo comprobado” escribió. Ayer apuntábamos en este espacio que el argumento de la fuga de El Chapo Guzmán, comienza a hacer agua. ¿Por qué? Porque las explicaciones y argumentos que dan las autoridades no acaban de convencer a nadie.

La hipótesis de la fuga empieza a desmoronarse y empieza a cobrar visos de verdad que le hayan abierto la puerta del penal del Altiplano I. Por esa incrédula historia de un escape inverosímil es que hoy tendrán que comparecer ante la Comisión Bicamaral de Seguridad Nacional del Congreso de la Unión, los principales mandos del gabinete de “inseguridad” encabezado por el titular de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

En esa reunión también estarán la procuradora General de la República, Arely Gómez; el Comisionado Nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido, el director general del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), Eugenio Ímaz Gispert, y el Secretario Técnico del Consejo General de Seguridad Nacional, Mauricio Dávila.

Todos irán a defenderse, a tratar de justificar lo injustificable. El senador del PAN, Fernando Yunes Linares, secretario de esa Comisión Bicamaral, había dicho esta semana que los hechos ocurridos por la fuga de Joaquín Guzmán Loera del pasado 11 de julio, han provocado una “emergencia nacional” que no solamente afecta la seguridad interna del país sino la imagen del Estado mexicano en el exterior.

La de hoy será una reunión de la que saldrán chispas, empezando por el cuestionamiento de por qué el titular de Gobernación, en lugar de haberse quedado a cuidar la casa en ausencia del jefe del Ejecutivo federal y líder nato de la seguridad nacional, prefirió ir de viaje como parte de la comitiva presidencial a Francia. Evidentemente que fue con la anuencia de su jefe, rompiendo así el esquema de la lógica que debe imperar respecto de la seguridad nacional. Hay, pues, coirresponsabilidad del presidente.

¿O ya estaba pre-programado todo? ¿Por eso se fue de gira también Osorio Chong? ¿El guión ya estaba preparado y listo para que empezara el Show del Chapo? Porque cuando viaja el mandatario federal al extranjero, es el secretario de Gobernación quien debe quedarse para atender cualquier situación de emergencia que pudiera presentarse en el país. No fue así. Y fue cuando sale de la cárcel Guzmán Loera. ¡Qué casualidad!

Por ello hoy los legisladores que integran la Comisión Bicamaral de Seguridad Nacional escucharán los argumentos de cada uno de los que fueron citados a comparecer. Los defensores a ultranza del partido en el poder dirán que esa convocatoria es oportunista, que busca politizar el caso de la supuesta fuga, y que es una maniobra para golpear al titular del gabinete de “inseguridad” que es uno de los aspirantes a la presidencia para 2018.

Para la mayoría de los mexicanos, la circunstancia de ese hecho, por la gravedad que representa para la imagen del país, sí merece no solo una satisfactoria y amplia explicación, sino también varias renuncias porque esa salida de El Chapo del penal de Almoloya, no solo es otra pifia gubernamental por negligencia, sino es producto de la corrupción que impera en los diferentes estratos de la seguridad del país.

El propio Chapo Guzmán dio la pauta al escribir el domingo pasado en su cuenta de Twitter: “Con dinero baila el perro y eso ya lo tengo comprobado”; lo que quiso decir es que para poder salir del penal de ‘alta seguridad’ del Altiplano I, sobornó gente, repartió ‘muncho’ dinero a altos funcionarios, a tropa menor, a custodios y guardias del reclusorio. ¿Hasta qué niveles llegó el soborno chapista?

Obvio que comenzó desde muy arriba; de otra manera no le hubiesen abierto de par en par la puerta del penal como se empieza a creer. No hay de otra. Así fue aquella salida del penal de Puente Grande, Jalisco, en enero de 2001.

Después de la detención de Joaquín Guzmán Loera, ocurrida en febrero de 2014, el presidente Enrique Peña Nieto señaló que sería imperdonable que El Chapo se volviera a fugar y señaló que el gobierno federal tomaría las precauciones necesarias para evitar que eso pasara.

—Casi 70 por ciento de los mexicanos dice que existe una posibilidad de que se vuelva a escapar Joaquín Guzmán ¿usted se compromete a que eso no vuelva a ocurrir?, preguntó el periodista León Krauze, de la cadena Univisión, al mandatario mexicano.

“Es una obligación que tenemos y más, creo yo, frente a lo que ya ocurrió en el pasado, sería verdaderamente algo, más que lamentable, es imperdonable que ahora, el Estado y el gobierno tomen las debidas providencias para asegurar que lo ocurrido hace algunos años no se vuelva a repetir.

“Es claro que estamos tomando las debidas providencias, es algo en lo que he insistido, que todos los días al titular de Gobernación le dije ‘y lo tienes bien vigilado y estás seguro porque evidentemente que hoy tiene a cuestas el gobierno de la República, el asegurar que la fuga ocurrida hace algunos años nunca más se vuelva a repetir”, respondió Peña Nieto.

Mmhh ¿de veras?

Comentarios desactivados en Al Chapo lo habrían dejado ir

Archivado bajo 1

Por ahora no renuncia Osorio Chong

PAULINO CÁRDENAS

En conferencia con reporteros, después de realizar un recorrido por la zona Cero de la famosa fuga, a pregunta expresa de si venía a renunciar, dijo que no. Con una fracesita que quiso sonar a apotegma, señaló: “Los momentos de crisis no son para renunciar, sino para enfrentarlos”… después del niño ahogado, le faltó añadir. Ayer señalábamos en este espacio que hay cosas que se prestan a la sospecha de lo que parece ser una conspiración en contra de Enrique Peña Nieto, de parte de algunos de sus principales colaboradores. Osorio señaló que esa fuga era una traición a los mexicanos.

Así empieza a involucrarse a Fuente Ovejuna. Es la muletilla de siempre. Se habla de que es un agravio contra el Estado y una traición contra los mexicanos. Es el expediente fácil del discurso oficial. En su gira a Francia, Peña Nieto dijo sobre esa fuga que había sido un agravio al Estado mexicano. Los funcionarios mexicanos suelen usar el concepto de Estado para involucrar a todos, y a nadie. Estado es para los funcionarios un nebuloso vocablo que queda en el limbo, en la nada. ¿Quién mató al comendador? Fuente Ovejuna señor.

En el caso de la fuga del Chapo es claro que hubo colusiones, corrupción, deslealtades y traiciones. “Con dinero baila el perro y eso ya lo tengo comprobado” escribió el domingo el capo sinaloense en su cuenta de Twitter. Esa es la neta. Señalábamos ayer que Peña Nieto debía cortar cabezas, antes de que las presiones de fuera y de dentro por esa fuga, se la cortaran a él. Como quien descubre el agua tibia, Osorio dijo que el escandaloso escape pudo ser posible “gracias a una red de complicidades”.

Y salió a defender las virtudes del penal del Altiplano el cual, dijo, opera bajo el más estricto cumplimiento de protocolos de seguridad y estándares internacionales, que además de estar certificado, cuenta con condiciones físicas de operación y servicios. Con todo y eso, Joaquín El Chapo Guzmán burló todas esas medidas de seguridad “con una acción de alta tecnología” según dijo Osorio Chong, de quien depende el sistema carcelario federal. Como el hilo se rompe por lo más delgado, anunció el cese del director del penal de ‘alta seguridad’ y de otros dos funcionarios del mismo, por su presunta complicidad.

El funcionario aseguró que mas personas involucradas “serán detenidas” porque su colaboración con el delincuente constituye un acto de corrupción y traición en contra de instituciones y de todos los mexicanos. Dijo que el Estado mexicano utiliza todos sus recursos disponibles para ubicar y reaprehender al líder del cártel de Sinaloa. Para ello, señaló que las instancias de seguridad sesionan permanentemente.

Instruyó al comisionado de seguridad nacional, Monte Alejandro Rubido, para dar a conocer públicamente los videos de seguridad de la celda de Guzmán, la cual estaba vigilada las 24 horas del día. Señaló que el túnel que iniciaba en el baño de la celda y terminaba en una casa en construcción a kilómetro y medio de distancia, tenía dos puntos ‘ciegos’, es decir, que ‘por respeto a la privacidad’, no había cámaras en esos lugares donde se bañaba ni en el excusado. Fue por donde se fugó.

El túnel por el que escapó El Chapo Guzmán tenía una profundidad de 19 metros y una longitud de más de un kilómetro y medio; se construyó con maquinaria de punta y una precisión milimétrica, afirmó el senador Alejandro Encinas, integrante de la Comisión Bicameral, quien visitó la zona Cero. El legislador afirmó que las personas que participaron en la excavación tuvieron acceso a los planos del penal federal del Altiplano, lo que amerita, dijo, una exhaustiva investigación.

A su regreso de Francia el presidente Peña Nieto tendrá que aguantar hasta lo que no. Primero porque Osorio Chong rechazó presentar su renuncia a la secretaría de Gobernación, quizá en espera de que llegue su jefe. Segundo porque de Gobernación depende la seguridad del país que ya se vio lo vulnerable que es a causa de la corrupción. El funcionario no regresó a renunciar como muchos creían. Regresó a buscar al Chapo a ver en dónde lo va a encontrar.

Porque ya se vio que Joaquín Guzmán Loera es más inteligente que todos los funcionarios de seguridad interna, juntos. Tuvo cómplices, sí; de ahí que Peña Nieto, como lo afirmamos ayer, fue traicionado. ¿Por quiénes? Eso a lo que deberían avocarse las autoridades,en lugar de perder el tiempo en buscar a un capo que se baila a todos. “Con dinero baila el perro”. Pero las indagatorias deben realizarlas no las autoridades de México porque no se llegaría a nada, lo probables es que  el mismo Osorio salga con otra ‘verdad histórica’ de esa fuga, porque en eso acaban en nuestro país las indagatorias.

¿De quién fue la idea de dejar al garete al país y encaramarse la mitad del gabinete a la gira a Francia? ¿No debió Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación, quedarse en México como encargado que es de la seguridad interna? Como siempre, después del niño ahogado, el funcionario tuvo que regresar al país para atender la búsqueda del Chapo Guzmán muchas horas después de que se había fugado, señalando que el escape es una “traición a los mexicanos”. Además de eso, es una traición al presidente Enrique Peña Nieto.

Según la ley Orgánica de la Administración Pública Federal en su Artículo 27, el titular de Gobernación tiene a su cargo en primer lugar vigilar el cumplimiento de los preceptos constitucionales, luego atender los asuntos de política interior, así como conducir las relaciones del Poder Ejecutivo con los otros poderes de la Unión y con los gobiernos estatales y demás autoridades municipales; coordinar las acciones de protección civil “y de seguridad nacional”. ¿Quién cuidaba de la nación si el que tenía esa responsabilidad andaba de paseo? Por órdenes de su jefe, tuvo que regresar a México. Obvio.

El hecho es que durante la conferencia de prensa que ofreció el titular de Gobernación, aseguró que no regresó a renunciar. Enfatizó la atención señalando que el afamado delincuente será recapturado ‘con los mismos recursos de inteligencia’ con los que fue aprehendido en febrero del año pasado. ¿Será? El Chapo ya debe andar trabajando en Estados Unidos ¿O tal vez tomando unas merecidas vacaciones en Côte d’Azur, en Francia?

 

Comentarios desactivados en Por ahora no renuncia Osorio Chong

Archivado bajo Por ahora no renuncia Osorio Chong

La violencia no cesa en el país

PAULINO CÁRDENAS

El secretario de Gobernación afirmó de nueva cuenta que han disminuido los índices delictivos en el presente año y criticó a los medios que insisten en que todos los días hay hechos de sangre relacionados con el crimen organizado y los cárteles de la droga. Negó que eso sea cierto. Osorio Chong ponía de ejemplo a Tamaulipas en donde dijo que la inseguridad había disminuido. No obstante, apenas a finales de abril pasado el Comisionado Nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido, difería en apreciaciones con el titular de la Segob sobre la inseguridad en esa entidad.

Hace menos de dos meses, el 29 de abril pasado, ambos funcionarios reconocían avances pero no coincidían al momento de asegurar que se había reducido la delincuencia. El comisionado Rubido afirmaba que “no se le ha dado la vuelta al problema de inseguridad en Tamaulipas”. Su aseveración era contraria a la del titular de la Segob, quien dijo en aquella fecha, que se había avanzado con pasos firmes  y sólidos en la recuperación de la tranquilidad en ese estado de la República. Hoy afirma que incluso han bajado considerablemente los índices de inseguridad en el país.

Sin embargo, un ejemplo de que la violencia a manos del crimen organizado continúa fue el asesinato del alcalde electo de Jerécuaro, Guanajuato, Rogelio Sánchez Galán. El edil fue ultimado junto a dos personas más, la noche de este martes alrededor de las 20:00 horas. Y que no digan que ‘son hechos aislados’ porque los hechos violentos suceden a diario. Para tener una idea más clara de que la violencia no ha cesado en el país, hay que echarle un vistazo a los blogs cuasi-prohibidos o semibloqueados que refieren diariamente los hechos de sangre que se suscitan en diferentes latitudes del territorio nacional.

Por más que las autoridades quieren tapar el sol con un dedo con declaraciones en contrario, la necia realidad acaba por imponerse a la retórica oficial. Que las cifras de la delincuencia han bajado es un mero deseo, pero no una realidad. No es de ahora en este sexenio; eso ha sido de siempre, de cada administración que llega al poder.

Lo mismo decían los regímenes priístas que duraron en el poder más de siete décadas, que en los dos sexenios panistas llamados que se conocen como ‘la docena trágica’, y ahora con el arribo de nuevo en al poder del PRI. Muchísima gente -familias enteras, trabajadores, profesionistas-, se enfrenta día a día a las condiciones de falta de seguridad en muchas comunidades y poblados del país. Los asesinatos, secuestros, violaciones y robos continúan. La extorsión telefónica, el asalto a mano armada y el robo a vehículos y a casas habitación, también.

Se calcula que el 75 por ciento de los ciudadanos ha sufrido un incidente de seguridad en los últimos años, incluidos los que van del presente régimen. Los ataques a la integridad de muchos mexicanos, incluidos los secuestros, han aumentado 200 por ciento, sobre todo en los estados de Morelos, Guerrero y México. Las cifras siguen sin moverse hacia la baja en Tamaulipas, Veracruz, Michoacán y Quintana Roo, mientras que en Guanajuato, Sinaloa y San Luis Potosí han aumentado. Las extorsiones por el pago de cuotas siguen en aumento.

Hay mucha gente que ha sufrido violaciones sexuales, secuestros, agresiones con armas de fuego, extorsiones o daños en sus propiedades. Muchos de esos casos no se denuncian por amenazas de sus agresores o por miedo y desconfianza en las autoridades. En la comunidad médica se han estado dando casos muy graves sobre inseguridad.

Una información reciente aparecida en Reporte Índigo reveló que ha habido el asesinato de médicos pasantes, uno en Guanajuato y otro en Sinaloa, que ha abierto un debate sobre las condiciones de seguridad que enfrenta el personal de salud que labora en las comunidades del país. Se trata del asesinato, en hechos separados, de Paulina Méndez, María Teresa Adona y Luis Oswaldo Duarte, médicos pasantes que realizaban su servicio social en diferentes estados del país.

El caso de Paulina se trata de una estudiante de la especialidad de traumatología en León, Guanajuato, que fue asesinada luego de un intento de asalto en octubre del 2014. Luis fue ultimado el 8 de junio pasado. Trabajaba en el Hospital Ángeles de Culiacán, Sinaloa. Fue interceptado por sujetos armados cuando salía de trabajar y al día siguiente su cuerpo calcinado fue localizado en una carretera cercana.

Otro caso es el de Julio Arroyo Ocaña, encontrado muerto en noviembre del 2013 en el municipio de Carmen, Campeche. Y el de Hassan Hamscho, quien falleció en Matamoros, Tamaulipas, en marzo del 2014. Aunque estos casos han ganado los reflectores nacionales, en redes sociales los médicos pasantes han dejado cientos de testimonios sobre experiencias de riesgo que han vivido. Ellos relatan casos como violaciones sexuales, secuestros, agresiones con armas de fuego, extorsiones o daños en sus propiedades.

Los testimonios se cuentan por decenas, en un sistema de salud que no les garantiza siquiera ayuda para enfrentar una emergencia, pues la mayoría de las veces se encuentran solos en las comunidades, sin los medicamentos e instrumentos para atender al 100 por ciento a la población.

Señala el reportaje que una vez que concluyen con sus estudios de medicina, los médicos de reciente egreso son enviados a hacer su servicio social a algún consultorio o clínica que puede ubicarse lo mismo en ciudades que en comunidades rurales apartadas. Ahí, deben dar consulta a los pacientes durante un año, como parte de su servicio.

Ellos se enfrentan a las condiciones de falta de seguridad para su ejercicio en muchas de las comunidades en las que trabajan. Sucede sobre todo con los que se ven obligados a ejercer su profesión en zonas donde opera el crimen organizado. Esos casos han sacudido al sistema de salud. Pero eso mismo está sucediendo contra muchos otros sectores de la sociedad, con gentes de bien que viven azuzados y sometidos por el crimen organizado y los cárteles de la droga en diferentes zonas del país. El problema de la violencia y la inseguridad no se va a arreglar con declaraciones, por muy optimistas que sean.

 

Comentarios desactivados en La violencia no cesa en el país

Archivado bajo La violencia no cesa en el país