Archivo de la etiqueta: petróleo

¿Qué buscan China y México?

PAULINO CÁRDENAS

Las relaciones entre México y China comienzan a dar un vuelco positivo con las dos reuniones consecutivas en apenas dos meses, la primera llevada a cabo en abril pasado en aquella nación durante una visita del presidente Enrique Peña Nieto, y la que iniciará hoy en la ciudad de México a donde asiste Xi Jinping quien apenas en marzo se convirtió en el presidente chino y quien tendrá una bienvenida en el campo militar Marte de Ciudad de México, así como la oportunidad de dar un discurso ante el Congreso. Pudieran ser aterrizados dos memorandos sobre energía que fueron suscritos en abril. En la reciente visita a China de Peña se firmaron esos dos memorandos relativos al estratégico sector petrolero entre las firmas chinas CNPC y Xinxing Cathay International Group, con Pétroleos Mexicanos. Asímismo, se contempla la posibilidad de establecer un tratado de libre comercio.

La visita oficial durará dos días y se espera que ambos países firmen diez acuerdos en materia de comercio, inversión, infraestructura, ciencia y educación. Este viaje muestra que el mandatario mexicano busca borrar la mala impresión con la que se quedó el gobierno de China, después que el ex presidente Felipe Calderón se entrevistara con el líder espiritual tibetano y ganador del premio Nobel de la Paz, Dalai Lama, lo cual afectó negativamente las relaciones. Asímismo, en 2012, hubo un diferendo en el rubro comercial comerciales entre ambos gobiernos, cuando México acusó a Pekín de otorgar subsidios desleales a su industria textil. Lo mismo sucedió con la exportación de carne de cerdo mexicana hacia China que ese año se retrasó.

De lo que se trata ahora es de erradicar el enorme déficit comercial que tiene México con la poderosa nación de Asia la cual está destinada, según los expertos, a quitarle el lugar a Estados Unidos como primera potencia económica del mundo. Entre hoy y mañana los representantes de ambas naciones orientarán sus esfuerzos a la toma de decisiones que incluyen, diagnósticos, escenarios posibles, opciones y propuestas concretas, en lo referente a los cinco temas que están contemplados en la agenda de trabajo. Se busca dejar atrás viejas rivalidades comerciales para construir una relación más cercana que beneficie a ambas naciones. Prueba de ello es que apenas en abril se habían reunido ambos mandatarios en China, y ahora lo hacen en México.

Se dice que aparte de resarcir las relaciones entre ambos países deterioradas por la falta de sensibilidad y visión de futuro de Calderón, el mandatario priísta buscará la incorporación progresiva de México en el grupo al que pertenecen Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, integrantes de la Organización Mundial de Comercio –grupo conocido como BRICS–, que a nivel colectivo, a través de alianzas comerciales, han logrado romper con cifras rojas y revertirlas superando los déficits comerciales entre unos y otros, por lo que han sido reconocidos por otras naciones al lograr incrementar el intercambio anual de productos comerciales manufacturados en cada una de esas naciones.

La reciente llegada al poder de ambos presidentes “abre la oportunidad de fortalecer la comunicación política, encontrar una manera de que los flujos comerciales y de inversiones entre ambos países sean más equilibrados”, México importó el año pasado 57,000 millones de dólares en mercancías de China y sólo exportó 5,721 millones de dólares hacia el país asiático, de acuerdo con datos del Banco de México, dijo el subsecretario de Relaciones Exteriores, Carlos de Icaza. “Estamos buscando vías para superar los desequilibrios omerciales que hay entre China y México”, aseguró.

Sin embargo, el ‘prietito en el arroz’ que nunca falta, estuvo a cargo del rechazo de un permiso para la construcción de una gigantesca sucursal del centro comercial chino Dragon Mart en una reserva natural de Cancún, el emporio turístico mexicano donde se buscaba promover productos chinos. El ayuntamiento de Benito Juárez (Cancún) notificó a los desarrolladores del proyecto que les negaba la licencia de construcción. El alcalde Julián Ricalde explicó que el proyecto Dragon Mart está sobredensificado y no corresponde al que tiene el gobierno de Quintana Roo. El asunto lo llevaron los desarrolladores chinos a tribunales juduciales en donde se encuentra. No se sabe si el presidente de China abogará porque se destrabe el asunto y se haga la magna obra.

Otro aspecto mucho más delicado habla de que la inseguridad ha sido causa de desaliento de invesrsiones chinas en México. Lamentablemente para nuestro país, dada las condiciones que se presentan de violencia e inseguridad, China ha cancelado buena parte de sus inversiones, según datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, CEPAL. Estos actos ahuyentan a los inversionistas, no solo chinos sino de otras naciones, y como el problema sigue, en vista de que las autoridades mexicanas no han encontrado la ideal de detener este problema con su nueva estrategia anticrimen, esa podría ser una condicionante para que China invierta en México, aunque se dé luz al intercambio comercial. Pese a todo, hay señales de que los mandatarios de ambios países buscan profundizar su cooperación a nivel bilateral. Ya se verá hasta dónde avanzan esos propósitos mutuos.

paulinocardenas.wordpress.com

Anuncios

Comentarios desactivados en ¿Qué buscan China y México?

Archivado bajo ¿Qué buscan China y México?

Petróleo, el tema oculto

PAULINO CÁRDENAS 

La visita del presidente Barack Obama se distinguió más por las frases cargadas de loas para México y su gobierno que otra cosa; muchas más que el mínimo necesario para una visita de trabajo. Además de su frase de despedida de ‘que Dios los bendiga a todos’, el mandatario norteamericano dejó mensajes animosos: que nuestro país lo tiene todo para dar el gran salto que desde hace décadas están esperando los mexicanos, los cuales ha hecho suyos el mandatario mexicano. Sin embargo, para los observadores más aguzados, vino más bien a apuntalar al presidente Enrique Peña Nieto para que pase sin problemas en el Congreso de la Unión la reforma de Pemex. De hecho el tema energético se trató con pinzas. Mereció una mención somera por ambas partes. Los demás asuntos programados en la agenda bilateral lo habían resuelto de antemano los colaboradores de ambos países en las reuniones previas al encuentro; ya estaban ‘planchados’.

Lo cierto es que nadie supo lo que verdaderamente hablaron en privado ambos mandatarios. Ni siquiera sus colaboradores del círculo más íntimo sabrán de los acuerdos y pactos de cooperación que habrían sellado entre ambos mandatarios durante una hora y media de reunión en Palacio Nacional. Respecto a Pemex, se sabe que al interior de la paraestatal avanza la elaboración y revisión del proyecto de reestructura de la empresa. Eso lo sabe Oabama. Y su homólogo lo habría puesto al corriente. Hace no mucho, en Nueva York, un grupo de scoutings de la pararestatal especializados en asuntos de comercialización y ventas, hablaron con inversionistas de alto calibre para hablar de las bondades de la reforma energética y lo que beneficiará a Pemex abrirse a la inversión extranjera.

Un planteamiento es el de integrar o fusionar a sus subsidiarias, en aras de eficientar los procesos operativos y administrativos. El proyecto estaría en vías de ser aprobado por el consejo de administración de la pararestatal. Por lo pronto, la nueva administración ha realizado foros explicatorios como el que se celebró en Nueva York el 6 y 7 de marzo, en los que se expusieron las ‘bondades’ de la reforma energética que para muchos contempla la privatización de Pemex. Aunado a ello, hace unas semanas la Secretaría de Energía informó que México firmó un convenio con una empresa privada local para la exploración en búsqueda de shale gas y shale oil (aceite y gas de lutitas) en los estados de Coahuila y Veracruz, en el norte y la costa del Golfo del país, respectivamente.

El convenio con la Compañía Mexicana de Exploraciones, la filial de Pemex que se encargará de los estudios, fue firmado por el Instituto Mexicano del Petróleo. En un comunicado la dependencia detalló que para el proyecto se destinarán 244 millones de dólares. Como único facultado para explotar hidrocarburos en México, Pemex estima en unos 60,000 millones de barriles de petróleo crudo equivalente (bpce) los recursos totales del país en shale gas y shale oil. Por ese camino quiere transitar el nuevo gobierno en materia energética. Solo que hay que abrirse formalmente a la inversiones privadas extranjeras y nacionales señalan funcionarios que creen en la reforma energética como varita mágica para que Pemex repunte y vuelva a la vida.

Se cree que la reforma energética dará la respuesta a largo plazo a los problemas del petróleo y del gas, pero también a la producción de energía eléctrica, con lo que se busca garantía de abasto a mejor precio de esos productos. Todo eso lo ve con mucho interés el gobierno de Obama. Y por supuesto está en la mejor diposición de alentarlo desde Washington. A cambio, en materia de seguridad el mandatario norteamericano dijo aquí que México debe tomar las decisiones que mejor le convengan y correspondan, y adelantó que su gobierno mantendrá la cooperación en los términos que defina la administración de Peña Nieto. En reciprocidad, el anfitrión dijo que los temas sobre la limitación de armas y reforma migratoria pertenecen a la “política interna de Estados Unidos”. Diplomacia vil.

Como sea, el tema de seguridad, en público fue tratado con exagerado cuidado. Y el tema del petróleo y la reforma energética fue puesta en la misma envoltura que las reformas que vienen, las cuales, dijo Obama, pueden beneficiar también a la relación bilaterial entre Estados Unidos y México. Las exageradas loas a nuestro país, sus menciones en español y las porras a su homólogo el anfitrión, sonaron a lisonja de conveniencia. ¿O fue para desvanecer lo dicho el pasado 17 de abril el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, de que América Latina sigue siendo  “nuestro patio trasero”? La lapidaria y desafortunada frase hizo recordar que, de siempre, para los gobiernos de Estados Unidos, México y los países latinoamericanos han sido plato de segunda mesa.

Un Obama distinto, porque en su primer periodo presidencial, cuando hablaba de México, era para justificar la guerra de Calderón que dejó miles de muertos, y a quien le endulzó el oído cuando le dijo que era el Eliot Ness mexicano, y el panista se la creyó. Y en medio de todo lo que se dijo y lo que se ocultó durante esa visita, en las redes sociales ha estado circulando la foto del saludo de mano al modo de la francmasonería que se dieron Peña Nieto y Obama a la llegada del mandatario norteamericano. Para muchos ese saludo ‘illuminati’ es señal de acuerdos secretos pactados después de hora y media de reunión privada, solo entre dos. Y pregunta al calce: ¿Que hace Pemex realizando inversiones de riesgo con España para la construcción de hoteles flotantes y salvar al astillero vigués Barreras e Hijos de la quiebra?

Twitter:@Paulinocomenta

Comentarios desactivados en Petróleo, el tema oculto

Archivado bajo Petróleo el tema oculto

Espaldarazo a Peña

PAULINO CÁRDENAS

En su editorial principal del pasado sábado The Washington Post exaltó la aprobación de las reformas estructurales en México que ya se dieron y de las que aún no se dan, y destacó la capacidad de negociación entre el gobierno de Enrique Peña Nieto y el Congreso mexicano, ‘el cual debería de servir de ejemplo para Washington’ dice el diario. Ese espaldarazo tiene que ver con el viaje que hará a nuestro país la primera semana de mayo el presidente norteamericano, Barack Obama, quien viene precisamente a apoyar a su homólogo mexicano en lo referente a la reforma energética que busca revivir a la decaída primera industria del país que sigue siendo bastión de la economía mexicana, lo mismo en lo referente a la producción de enegía eléctrica, ambos insumos vitales para la Unión Americana que nuestro país le surte desde hace décadas.

El influyente diario norteamericano da por hecho que las reformas que enviará en la segunda mitad del año el jefe del Ejecutivo mexicano al Congreso sobre energía y el rubro hacendario, correrían la misma suerte en el Legislativo, con el empuje de la bancada de su partido, el PRI y los aliados de la oposición, que permitió la aprobación de la reforma educativa, que en una cuantas semanas alcanzó rango constitucional, de igual manera que había sucedido con la reforma laboral. El diario parece estar asombrado de que el mandatario mexicano está atacando problemas que han atrasado al país por generaciones, y cuya economía de miseria empoderó a los cárteles de la droga. Aventuró el Washington Post que el destrabe de las reformas en México “debería servir como un ejemplo positivo para Washington”.

Señaló el rotatitvo en su editorial principal, que “durante más de una década, el Congreso de México estuvo sumido en una paralización (…) que hacía casi imposible aprobar necesarias reformas fiscales, económicas y sociales”, indicó el influyente diario en su editorial. Lo que  no dijo es que fue precisamente el PRI como oposición, el partido que impidió que las reformas en el sexenio de Fox y de Calderón no se dieran. Exalta que ahora, que con el nuevo presidente, los mexicanos están probando que las grandes negociaciones políticas pueden suceder, y que las democracias pueden abordar sus problemas más duros”. Destacó que “en cuestión de meses” los legisladores aprobaron las reformas laboral y educativa, así como la de telecomunicaciones en proceso.

Aparentemente impresionado por todo eso, el influyente diario sugiere en su editorial que Barack Obama debería hacer lo mismo y procurar que el Congreso norteamericano apruebe reformas que le son urgentes y necesarias a los estadounidenses. No repuesto de su impresión, señala el diario que Peña Nieto “le quitó al sindicato (Nacional de Trabajadores de la Educación) el control corrupto sobre los puestos en el magisterio”, y que “ahora se están moviendo hacia la aprobación de la legislación que rompería monopolios virtuales en telecomunicaciones”, remarcó el diario. Apuntó que “la reformas se lograron gracias al pacto político que Peña Nieto negoció con los dos partidos de oposición (…) si el Presidente lo hace a su manera, más iniciativas políticamente sensibles están en camino”, remarcó el rotativo.

El Post destacó otras propuestas del presidente Peña, como la reforma fiscal y la inversión privada en la producción petrolera. Asimismo resaltó que la política del combate a las drogas del nuevo gobierno en México está dedicada a atacar sus raíces, como la pobreza y la falta de empleo. El objetivo del gobierno de Peña Nieto es “abordar los problemas que han sido un lastre para México durante una generación, ayudando a crear la miseria económica que fortalece a los carteles de la droga”, concluyó el editorial del diario estadunidense. Apunta que el pasado 2 de diciembre, Peña Nieto y los líderes de los tres principales partidos políticos del país firmaron el llamado “Pacto por México” con la mira puesta en buscar cambios de fondo en materia de telecomunicaciones, energía, fiscalidad y seguridad social.

Sin embargo, el influyente diario norteamericano sabe que los pactos son compromisos que atan, y cuando una de las partes se quiere abrir o pretende cambiar los términos de lo convenido, comienzan los problemas y lo pactado suele venirse abajo. Es cierto que por ahora el Pacto por México ha sido la clave del avance en materia de reformas. No obstante, bastará con que una de las partes firmantes se ‘raje’ o quiera hacer algún replanteamiento, para que la magia se acabe y comiencen los problemas. Hay partidos de la oposición que siente que le están hacienda el ‘caldo gordo’ al Presidente para que se luzca, y como que eso empieza a causarles escozor. Por lo pronto y sin desdoro de los méritos a la obra inicial de gobierno peñista, resulta obvio que ese espaldarazo del Washington Post, no es gratuito.

Tanto el petróleo como la energía eléctrica que le surte México a EU son asuntos de seguridad nacional para el vecino país del norte. El gobierno norteamericano tiene la responsabilidad constitucional de garantizarle a los estadounidenses servicios de electricidad residencial, comercial, agricultura e industria, y una de sus fuentes alternas de adquicisión de ese recurso proviene de México a través de diversas interconexiones fronterizas. Estados Unidos se prounciaría por un plan de expansión en la producción de energía eléctrica que pudiera concretarse en la próxima reforma. Y del petróleo ni se diga. De ahí que el espaldarazo y reconocimiento adelantado del influyente rotativo, está sin duda vinculado con la visita que hará en mayo Barack Obama a México. Atrás se halla la reforma energética que viene a apoyar el mandatario norteamericano.

Twitter:@Paulinocomenta

facebook.com/Paulinocomenta 

Comentarios desactivados en Espaldarazo a Peña

Archivado bajo Espaldarazo a Peña

Petróleo: Habrá inversión extranjera

PAULINO CÁRDENAS

La novedad para México en el Foro Económico Mundial de Davos, fue el anuncio hecho en aquella ciudad, de que el gobierno panista le abrirá las puertas a la inversión extranjera en materia petrolera y que ya se trabaja en ello, con miras a reactivar esa industria que ha registrado una drástica caída en los ingresos por exportaciones de crudo a causa de la declinación de Cantarell, el principal yacimiento de crudo mexicano.

Lo anterior fue dado a conocer en aquella ciudad suiza por el secretario de Economía, Gerardo Ruiz Mateos, después de una reunión privada que sostuvo el presidente Felipe Calderón con líderes de algunas de las principales empresas petroleras del mundo, en las que se planteó la posibilidad de que pudieran participar en México en materia de exploración, perforación y explotación petrolera, con inclusión de  tecnología de punta.

Dicha reforma “pone al sector petrolero mexicano en la ruta de la modernización, debido a que le permite a Pemex contratar servicios en la industria petrolera de manera más competitiva, con mejores costos y nueva tecnología, para incrementar la inversión y la eficiencia en la industria”, dijo Presidencia.

La noticia causó sorpresa en círculos políticos mexicanos, porque la reforma petrolera, que fue aprobada por el Senado en octubre de 2008 después de largas discusiones en un foro organizado por el Senado de la República, establece la garantía de que no habría privatización de Pemex, aunque ya se había dicho que para reactivar esa industria se buscaría financiamiento en mercados internacionales.

En Davos, Ruiz Mateos explicó que dichos contratos “se están terminando”, y añadió que de hecho hubo una participación activa de los representantes de las firmas petroleras interesadas “para lograr esos contratos marco”. Y adelantó: “Seguramente en las próximas semanas o meses, a través de la Secretaría de Energía, se estarán anunciando ya los primeros contratos con esas empresas y Pemex”.

Desde hace tiempo se han cuestionado los contratos de servicios múltiples con los que se ha venido desempeñado Pemex, por lo que extrañó ese anuncio de que ya se trabaja en un nuevo modelo para permitir la inversión extranjera en materia petrolera. Es cierto que México, como se ha dicho y reiterado, ya no tiene petróleo suficiente, lo que ha repercutido en la provisión de recursos al erario a través de la llamada renta petrolera.

Por ello resulta obvio que el gobierno panista que encabeza Felipe Calderón quiera abrirle las puertas a la inversión extranjera para localizar yacimientos, certificar reservas y extraer crudo, que se sabe existe en aguas profundas de nuestro mar territorial y aún bajo tierra firme, lo que fue el punto nodal de las discusiones del 2008. Es de suponerse que la fórmula de los nuevos ‘contratos marco’ observará estrictamente el compromiso de que la rectoría del petróleo mexicano seguirá siendo del Estado.

Después de aprobada la reforma petrolera quedó establecido que los esquemas futuros de contratación no permitirían por ningún motivo, a empresas privadas nacionales ni extranjeras, compartir producción, sino que serían esquemas de servicios ampliados, donde las firmas contratadas recibirían una retribución en efectivo por sus trabajos, en base a resultados, pero nunca en especie. Ese será ahora el ‘quid’ del asunto: la forma en que quedarían formulados esos ‘contratos marco’, si es que se concreta el anuncio hecho en Davos.

Seguramente el tema será motivo de nuevas discrepancias entre los partidos de oposición y el PAN-gobierno, y ocasión propicia para que el cuestionador número uno de las políticas de la actual adminsitración, Andrés Manuel López Obrador, con su olvidado Movimiento de Defensa del Petróleo, pudiera volver a remover las aguas y salir a la palestra a arremeter de nueva cuenta contra Felipe Calderón, quien ha reiterado que el petróleo es y será siempre de los mexicanos “porque así lo manda nuestra Constitución”.


Deja un comentario

Archivado bajo Calderón, Cantarell, crudo mexicano, Davos, inversión petrolera, López Obrador, PAN-gobierno, PEMEX, petróleo, Reforma Petrolera, Ruíz Mateos

Nuevo yacimiento en el Golfo

PAULINO CÁRDENAS

Apenas ayer, en este mismo espacio, señalábamos que sólo un milagro que pudiera ocurrir en nuestros veneros del diablo, podría revivir a la moribunda economía mexicana que por décadas había gozado de la llamada renta petrolera para el gasto del gobierno en turno, cuando Pemex era la ‘caja grande’ del sistema. Encontrar reservas probables y probadas de hidrocarburos sería la salvación de la Patria para decirlo rápido.

La paradoja es que ayer mismo, la empresa British Petroleum dio a conocer al mundo el descubrimiento de un ‘gigantesco’ yacimiento de petróleo en el Golfo de México, pero está localizado en el bloque estadounidense del Cañón Keathley en las profundidas del mar territorial norteamericano. El hallazgo fue producto de un intenso trabajo de prospección exploratoria por parte de esa empresa británica, que opera los trabajos en la zona marítima denominada Tiber.

El descubrimiento de ese  yacimiento en aguas profundas del Golfo de México de la British Petroleum, hará revivir necesariamente el tema de nuevas reformas petroleras. El tema de hecho lo abordó de pasada nuevamente hace dos días en Palacio Nacional el presidente Felipe Calderón, como parte de su decálogo propuesto para revivir la economía nacional y salir de la agobiante crisis a la que por fin le puso atención.  

En 2001 Pemex señalaba que la producción petrolera iba a la baja a consecuencia principalmente de la declinación de Cantarell. Desde entonces se advertía que la declinación, cada vez más preocupante de ese yacimiento, siendo el principal abastecedor de crudo para el país, vendría a repercutir en la producción petrolera global del país en el corto plazo. Así fue.

Pero nadie se ocupó con seriedad del asunto, en especial de las condiciones estructurales de la industria petrolera nacional que auguraban atender condiciones más complejas para que pudiera sostenerse un nivel aceptable por concepto de la renta petrolera. El año pasado, cuando vino la campaña gubernamental con vistas a que se aprobara la reforma petrolera en el Congreso, Canterell era punto de referencia obligado.

Se decía que ante el rápido agotamiento de ese importante yacimiento había que legislar en la materia, para que México pudiera explorar y explotar nuevas zonas marítimas cuyas cavernas contuvieran hidrocarburos en entornos más complejos, como en los ‘Hoyos de Dona’, zona ubicada  en lo profundo del Golfo de México, a unas 200 millas náuticas, desde las líneas de base correspondientes a México y a Estados Unidos.

La renta petrolera sólo se encuentra en exploración y explotación, no en las otras áreas, como son refinación o petroquímica. Estas últimas actividades no generan renta económica extraordinaria porque son actividades industriales, esgrimía el gobierno.

Señalaba que los contratos de desempeño que se proponían para Exploración y Producción no comprometían la renta petrolera de forma directa o indirecta, ni permitían la apropiación del crudo por parte de particulares y por lo tanto no vulneraban el artículo 27 constitucional. El tema necesariamente volverá a tocarse. ¿Por qué?

Porque  si de veras  el Poder Ejecutivo y Legisaltivo quisieran jalar juntos para sacar a México de la postración en que se encuentra, el camino es el petróleo. Sólo que hay que buscarlo en los ‘Hoyos de Dona’, en los litorales de Yucatán y los de las dos Baja Californias.  La nuestra es una Nación rodeada de petróleo. ¿Entonces?

Habría que preguntarle a Luiz Inacio ‘Lula’ da Silva y a su Congreso cómo le hicieron para homolgar criterios y ponerse de acuerdo en materia de exploración petrolera, y cómo lograron aliarse con empresas como la British Petroleum, descubridora del nuevo y ‘gigantesco’ yacimiento del Golfo de México. ¿Audacia? ¿Ganas de ser un país triunfador? ¿Son más inteligentes su mandatario y sus legisladores que los nuestros? .

 

pcardenascruz@yahoo.com.mx

Deja un comentario

Archivado bajo Crisis Económica, Estados Unidos, México, petróleo, yacimientos petroleros

Calderón aturde a México

PAULINO CÁRDENAS

El presidente Felipe Calderón quiso ser protagonista principal de una campaña de spots que se transmiten a toda hora por radio y televisión y que, por su frecuencia, aturden a México, en los cuales habla  de lo que considera que hizo bien el gobierno que encabeza en el útlimo año su administración, ocurriendo también a llamadas domiciliarias y a celulares a través de un ‘call center’, para escuchar y ver sobre temas que poco o nada le dicen a la mayoría de la gente.

Los canales de televisión y las estaciones de radio están saturados, día y noche, de mensajes sobre un México que dista mucho de estar ajustado a la realidad que viven en todo el país millones de mexicanos. Sin la menor autocrítica, el Presidente señala cifras y da datos, que a la gente no le explica los por qués de la crisis que padece cotidianamente en sus bolsillos y en la economía familiar. Ven al mandatario panista como a un locutor sin credibilidad, hablando de un México de ensueño.

Si bien la gente tiene la opción de bajarle el volumen o cambiarle de canal o de estación de radio, a muchos mexicanos molesta la intrusión a su privacidad familiar por el hecho de que el teléfono suene en sus domicilios para hacer preguntas sobre la actuación del mandatario panista, y plantear sugerencias sobre trámites de servicios que ofrece a través de diferentes dependencias e instancias gubernamentales. En teléfonos móviles sucede algo similar.

Y hoy, en Palacio Nacional, el presidente Felipe Calderón volverá a repasar los mismos guiones durante el desayuno programado a las 9 de la mañana, al cual espera la asistencia de alrededor de una mil personas de todos los sectores sociales, convivio al que, pese a todo, se supone irán también representantes de los poderes Legislativo y Judicial

El jueves pasado se había girado una ‘invitación’ vía internet a los integrantes del Congreso y al presidente de la Suprema Corte de Justicia con el mismo propósito, sólo que esa convocatoria la estaban programando para el 1 de septiembre, reunión en la que Calderón pretendía dar un mensaje a sus invitados, antes de entregar el informe por escrito al Congreso.

Esto no sólo irritó a los legisladores sino que los diputados del PRI le hicieron un severo extrañamiento por la forma de formular la invitación y por no respetar los tiempos constitucionales y de la ley reglamentaria que al respecto aduce que la entrega del documento debe ser a las 17 horas del 1 de septiembre, una vez instalada la nueva Legislatura, en este caso la 61.

A los ministros de la Suprema Corte de Justicia les fue peor que a los legisladores porque simple y llanamente fueron ninguneados, a excepción del ministro presidente, Guillermo Ortíz Mayagoitia, a quien sí le habrían enviado la invitación como es debido.  Al que sí le corrieron todos los honores e incluso le habría sido entregada la invitación en propia mano por parte del mandatario panista, fue al ex coordinador de la fracción del PRI en el Senado, Manlio Fabio Beltrones. Por algo será.

Por más spots y llamadas a través de un ‘call center’que se hagan para exaltar las acciones de gobierno del último año de gestión felipista, de todas formas el balance para millones de mexicanos es negativo en lo que se refiere a los temas de la economía familiar, desempleo y carestía de la vida, por sólo mencionar los más elementales.

Lo peor apenas viene. Se verá una vez que el próximo día 8 se planteen las tres medidas para enfrentar la crisis en 2010: endeudamiento externo, más impuestos y más alzas en el cobro de servicios. Esto provocará que se agrave la situación para los que menos tienen. Y ni hablar del petróleo. Al menos que algún milagro suceda, pronto, en los veneros del diablo.

pcardenascruz@yahoo.com.mx

Deja un comentario

Archivado bajo Crisis Económica, Economía, Legisladores, México, Politica, Presidencia