Archivo de la etiqueta: Primera Sala

Otro golpe a Calderón

PAULINO CÁRDENAS

La puesta en libertad de la francesa Florence Cassez, ordenada por la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación al resolver ayer por tres votos a favor el proyecto de la ministra Olga Sánchez Cordero, ha sido interpretado por muchos mexicanos como otro golpe seco al ex presidente Felipe Calderón y a su funcionario consentido Genaro García Luna, quien siendo director de la AFI en el sexenio de Vicente Fox, detuvo a la francesa como presunta secuestradora y ordenó un montaje para la televisión simulando su detención que había sido un día antes, violando sus derechos fundamentales. El caso fue decidido esta vez sin las presiones del Ejecutivo al Judicial.

En marzo de 2012 hubo un primer intento de que la francesa alcanzara su libertad; el proyecto fue del ministro Arturo Saldívar; aseguraba que los derechos de Florence habían sido violados. El proyecto fue desechado por tres votos en contra. Esta vez, el proyecto de la ministra Sánchez Cordero –quien retomó algunas de las consideraciones del ministro Saldívar–, fue aprobado por mayoría, ordenándose la libertad inmediata de la francesa, quien pagaba una condena de 60 años desde el 2005. La decisión de la Primera Sala ha provocado comentarios a favor y en contra.

Quien en el sexenio pasado llegó a ser secretario de Seguridad Pública, quedó muy mal parado, junto con su jefe, de cara a la opinión pública, ya que ambos estuvieron presionando para que la francesa, cuyos abogados habían apelado para que se le hiciera un juicio apegado a la verdad a su cliente, no prosperó. Ella ha sostenido que el asunto de su detención fue una venganza del ex socio de su hermano Sebastian, un ex agente del Mossad que había entablado relación con García Luna y la AFI. En su libro “En la sombra de mi vida”, la francesa hace algunos apuntes. Es una historia que hay que leer para saber el origen de su drama.

Como es sabido, el mandatario panista había criticado más de una vez a los jueces, lo que provocó un severo reclamo del ministro presidente de la SCJN, Juan Silva Meza, quien decidió ir a Los Pinos a pararle los tacos al hoy ex presidente diciéndole que si tenía pruebas que las presentara. De manera que la relación entre el Poder Ejecutivo y el Poder Judicial acabó descompuesta al final del sexenio. Por su parte el presidente Enrique Peña Nieto se declaró respetuoso de la decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en el caso de la francesa.

Con Felipe Calderón fue distinto. En el sexenio del panista Florence perdió la esperanza de que se revisara su caso con objetividad y sin presiones del Ejecutivo a los ministros de la Corte que tenían en sus manos su caso, aconsejado por su funcionario consentido. En  aquel primer intento de la Corte en marzo del año pasado, hubo trascendidos en el sentido de que más de un ministro había sido ‘invitado’ a no darle luz verde al proyecto: éste fue desechado por mayoría de tres votos en contra. La francesa ha venido pagando dede el sexenio pasado una sentencia de 60 años de prisión, por presuntos vínculos con una banda de secuestradores llamada Los Zodiaco. Tres de los cinco ministros determinaron esta vez que las pruebas que se utilizaron para desmostrar su culpabilidad, no se ajustaron a lo que dictan los cánones de ley.

En el fondo, lo que acabó cuestionándose, fue la deliberada puesta en escena para la televisión por el entonces director de la AFI, Genaro García Luna, quien ocupó ese cargo en el sexenio de Vicente Fox y que después llegó a ser secretario de Seguridad Pública con Felipe Calderón, sexenio en el que Florence perdió la esperanza de que se revisara su caso con objetividad y sin presiones del Ejecutivo, no obstante que las irregularidades cometidas por la Agencia Federal de Investigaciones habrían corrompido o distorsionado el proceso judicial, concretamente, en los testimonios de las víctimas.

Consideró el proyecto de la ministra Cordero que las violaciones a los derechos humanos y las irregularidades cometidas, sobre todo el montaje para mostrar la culpabilidad de Cassez ante las cámaras de Televisa y Televisión Azteca antes de ponerla en la manos de un juez, fueron graves. La detención real había sido un día antes. La serie de argumentos esta vez sí prosperaron. La deliberación de los ministros fue en secreto. La votación fue pública. Florence alcanzó su libertad. Un golpe contra las necedades de Felipe Calderón y de su funcionario consentido. Sus efebos han empezado a hacer alharaca mediática. Pero el caso está cerrado.

La ciudadana francesa viajaría anoche mismo a Francia en donde era esperada por su familia. La acompañaría en su viaje, Bernanrd Cassez su padre, que vino a México a esperar el resultado de la Corte. Hoy se reunirían con Charlotte, la madre de Florence y su hermano Sebastian. Se cree que en el curso del día podría visitarla el presidente francés François Hollande. Mientas tanto aquí en México, el titular de la PGR, Jesús Murillo Karam, afirmó que el fallo de Cassez es una llamada de atención y una crítica a los sistemas de justicia. Ni más ni menos.

Twitter:@Paulinocomenta

facebook.com/Paulinocomenta

Comentarios desactivados en Otro golpe a Calderón

Archivado bajo Otro golpe a Calderón

Evidente temor presidencial

PAULINO CÁRDENAS

Temeroso de que este día el fallo de la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación sobre el proyecto propuesto por el ministro Arturo Zaldívar sea a favor de otorgarle el amparo a Florence Cassez y quede en libertad, lo que sería un duro revés para el gobierno de Felipe Calderón, el mandatario panista no dudó en meterse en el tema este lunes pese a que se había dicho que el Gobierno no iba a opinar sobre el caso sino que se esperaría al pronunciamiento de la Corte. No fue así.

Durante una gira que realizó por Papantla, Veracruz, para supervisar el avance de obra de la que dijo será la cárcel ‘mas segura’ del país, acompañado del secretario de Seguridad Pública federal, Genaro García Luna, pieza clave del proyecto de sentencia en el caso de la francesa, en un tono beligerante, enérgico y hasta colérico declaró que primero había que defender a las víctimas de los delitos, al señalar que “nunca la interpretación de la ley sea la rendija por donde escape, nuevamente, la impunidad”, sino que sea un verdadero instrumento del juzgador para hacer justicia.

Ese comentario presidencial no fue bienvenido en la Suprema Corte ya que Calderón pretende darle nuevamente clases al sistema judicial, cuando en el caso del incendio de la guardería ABC de Hermosillo, Sonora, el mismo ministro Arturo Zaldívar proponía que hubiera justicia para las víctimas, pero por presiones emanadas de la principal sede del poder político, se evitó a toda costa que hubiera esa justicia que hoy tanto invoca y por la que clama el mandatario panista en el caso Cassez.

Todavía los papás de los 49 niños y niñas que fallecieron y de los otros 76 que resultaron heridos, muchos de ellos con problemas respiratorios irreversibles o con quemaduras que los marcaron de por vida, se preguntan: ¿Dónde quedó el reclamo de justicia a favor de las víctimas de ese delito? Otros cuestionan: ¿Se exige justicia sólo cuando le conviene al gobierno federal como es el caso de la ciuadadana francesas condenada a 60 años de prisión por suponer que estuvo vinculada con una banda de secuestradores?

El pasado 8 de marzo en Oaxaca, el secretario de Gobernación, Alejandro Poiré, dijo que el gobierno de Calderón no iba a opinar sobre el caso y que respetaría las decisiones del Poder Judicial. Sin embargo no fue así. Y el hecho de que se haya metido a opinar de última hora es prueba de que Calderón no está seguro de que el fallo de la Primera Sala en la Corte sea en sentido negativo y se deseche el proyecto, sino al contrario, es síntoma de temor de que los ministros pudieran votar por mayoría hoy mismo para que la ciudadana francesa pudiera obtener un amparo y su libertad absolutoria.

Sin embargo durante la gira que realizó por Papantla dijo que la justicia debe ponderar las garantías de los procesados “pero también, y por igual, se consideren y respeten los derechos de las víctimas, los derechos de quienes tienen hambre y sed de justicia, precisamente”. Y vino el regaño al Poder Judicial cuando dijo que le corresponde, además de cumplir la ley, proveer justicia, que como su nombre lo indica, “es dar a cada quien lo que le corresponde de acuerdo a su propio derecho. Cumplir la ley, desde luego, sí; pero también, y sobre todo, hacer justicia en México”.

Recalcó: “Justicia. Justicia para las víctimas de los delitos. Justicia para una sociedad agraviada y humillada por la impunidad que prevalece en el país, precisamente porque no se cumplen los fines del derecho”, reclamó Calderón, golpeando a su muy personal estilo varias veces el atril con el puño cerrado. ¿Ha habido justicia en el caso de los miles de desaparecidos por la guerra de Calderón, por no hablar de los más de 70 mil muertos que lleva esa inútil lucha? Que le pregunten a Javier Sicilia que anda en Roma queriendo que el Papa se pronuncie al respecto ahora que venga a Guanajuato.

Lo cierto es que Calderón, al opinar sobre lo que deben tomar en cuenta los juzgadores de la Primera Sala en el caso Cassez, sus palabras cayeron muy mal en el Poder Judicial y entre los miembros de la Suprema Corte de Justicia a quienes sigue tratando como menores de edad, al decirles que ‘nunca la interpretación de la ley’ deber ‘ser rendija por donde escape, nuevamente, la impunidad’, lo que es algo muy parecido a las críticas que había venido haciendo en el sentido de que, mientras la PGR ‘detiene y detiene’ a los criminales, los jueces ‘los sueltan y los sueltan’.

Por lo pronto, el fallo del caso Cassez podría darse este día. En Francia hay una gran expectación por saber si las presiones del titular del Poder Ejecutivo podrán más que las evidencias puestas al descubierto por el ministro Zaldívar en su proyecto, de los vicios y perversiones de los aparatos de seguridad y justicia mexicanos. Hoy miércoles podría saberse.

pcardenascruz@yahoo.com.mx

Comentarios desactivados en Evidente temor presidencial

Archivado bajo evidente temor presidencial