Archivo de la etiqueta: unidas o desunidas

Que sí es factible la consulta

PAULINO CÁRDENAS

Aprobada y promulgada la reforma constitucional en materia energética, los que no están de acuerdo con que vengan de nueva cuenta los emporios petroleros a extraer y comercializar nuestro crudo, se aprestan a dar una nueva y definitoria lucha desde que comience el año, ya que ese amplio sector de mexicanos considera que es factible que a través de la consulta popular podría derogarse esa ley, en tanto otros que están a favor señalan que esa medida no procedería para echar abajo la histórica medida que vuelve a abrirle las puertas a las macro-compañías que se frotan las manos y se le cuecen las habas por venir cuanto antes a hacer suyo el petróleo nuestro, ya sin las restricciones que les impedía imponer sus condiciones en territorio nacional para medrar en la industria petrolera mexicana como se hacía en los tiempos de don Porfirio, por cuyos constantes abusos se gestó la expropiación decretada por Lázaro Cárdenas del Río en 1938. Ya con la reforma aprobada, las reservas de hidrocarburos que tiene México vuelven a ser codiciadas por las compañías extranjeras.

Para ello, los dirigentes de los partidos de izquierda gestionan la posibilidad de sumar esfuerzos para integrar un solo frente opositor anti-reforma, que incluye considerar al Movimiento Regeneración Nacional que creó Andrés Manuel López Obrador, aunque hasta ahora el tabasqueño se ha hecho el remolón para dar la señal que permita esa posibilidad. Por cierto que el problema del corazón que tuvo hace unas semanas, parece haberlo dejado mudo. De entonces para acá nada contundente ha dicho. Ha dado por sentado que el largo discurso que dio el pasado 1 de diciembre en el zócalo capitalino respecto a lo que piensa de la reforma petrolera, fue su testamento político sobe el tema. Aquel día, ante miles de simpatizantes, destacó punto por punto lo que a su juicio vendría después de que fuera aprobada esa iniciativa presidencial en el Congreso de la Unión, que es lo que comienza a darse en los hechos y se apega cada vez más a la realidad respecto de ese tema, que otras consideraciones que han sido expresadas por diferentes voces.

El propio tabasqueño dijo en esa ocasión que ‘no se trata de que me den la razón’ a toro pasado, sino de emprender una lucha conjunta de todos los mexicanos que están en contra esa medida que calificó de antipatriota, para derogar lo que daba por hecho que sería aprobado por el Legislativo. Ciertamente, la prisa que llevaban los senadores y diputados del PRI y del PAN para aprobar a todo vapor  esa reforma que fue corregida y aumentada por los panistas que propusieron –y así lo aceptó el PRI– abrir de par en par las puertas a la inversión privada en la industria petrolera y modificar los artículos 25, 27 y 28 de la Constitución, para darle certeza jurídica a los consorcios petroleros extranjeros, principalmente norteamericanos, para que vengan a explorar, extraer y comercializar la riqueza petrolera mexicana, con nuevas figuras como los contratos compartidos y permisos legales que incluirían eventuales pagos a las sociedades anónimas petroleras que integren los emporios petroleros, en especie, es decir que sus servicios los pagaría el gobierno con petróleo y gas, en lugar de hacerlo con dólares.

Tanto los que están a favor de esa reforma como los que están en contra, esperan que en la ronda legislativa de leyes secundarias que comenzarían una vez que se reinicien los trabajos en el Congreso, en la que se definirían los detalles de cómo habrán de operar esa compañías en México, será oportunidad para unos de defender lo que consideran un importante paso históricamente trascendente, mientras que para otros, los que están en contra de la reforma, de revertir esa medida a través de la consulta popular, que para  algunos constitucionalistas sí procede, mientras que otros especialistas señalan que ese tipo de leyes que son de interés y beneficio para las mayorías, no procede. Es obvio que al final habrá de ser la Suprema Corte de Justicia de la Nación la que resuelva si el caso corresponde ser decidido a través de la consulta popular.

Con la etapa legislativa que sigue sobre la legislación secundaria, se avecinan tiempos compulsivos de manifestaciones y protestas públicas, callejeras por decirlo mejor, por parte de quienes no aceptan que vengan a México nuevamente las compañías petroleras extranjeras a explotar nuestros recursos, aunque la propaganda oficial diga que el petróleo seguirá siendo nuestro y que la propiedad de los hidrocarburos no pasará a manos extranjeras como sucedió hace más de un siglo. Habrá que ver si en el terreno de los hechos nuestro potencial energético de veras sigue siendo nuestro o vuelven los tiempos de saqueo y depredación indiscriminada de nuestro petróleo y gas. Por supuesto que las principales empresas petroleras están de fiesta luego de decretarse la promulgación de la reforma como constitucional.

Por su parte el presidente Peña Nieto dijo que “a la brevedad” presentará las iniciativas a las leyes secundarais de la reforma energética. Sigue considerando que esta es “una reforma que iniciará una nueva etapa para el desarrollo del país”. El pasado 17 de diciembre la Secretaría de Energía dijo que este marco jurídico estará listo entre febrero y abril de 2014. Esa afirmación es la que estará en juego por parte de quienes se oponen a que México repita la historia pasada. El Congreso en la Unión será la área natural de esa disputa. Y la Suprema Corte habrá de ser el árbitro que determinará si la consulta popular procede para derogar la ley energética que ya alcanzó rango constitucional.

Los principales dirigentes y personajes de la izquierda mexicana como el líder moral del PRD, Cuauhtémoc Cárdenas, el disidente Andrés Manuel López Obrador, Porfirio Muñoz Ledo y Jesús Zambrano entre otros, consideraron que Peña Nieto no consultó al pueblo de México si respaldaba las reformas constitucionales que privaticen el petróleo. Por ello habrán de utilizar las facultades constitucionales como es el artículo 35 de la Constitución, para exhortar al Poder Legislativo a que tome en cuenta los resultados de esa consulta. Si bien es cierto que hay desconfianza de diversos sectores sociales sobre esa medida ‘histórica’, también lo es que si las izquierdas quisieran que se revocara esa determinación, desunidas, por supuesto que no lograrán su propósito. Unirse será una condición sine qua non.

 

Comentarios desactivados en Que sí es factible la consulta

Archivado bajo Que sí es factible la consulta