Archivo de la etiqueta: Violencia

Michoacán, a punto del estallido

PAULINO CÁRDENAS

Por la situación de inseguridad y el acoso de los cárteles en Michoacán podría darse un levantamiento armado en ese estado, aventuró el líder de autodefensas de La Ruana, Hipólito Mora. Cree que el apoyo que tiene del gobierno federal y estatal su rival, Luis Antonio Torres alias “El Americano”, podría provocar matanzas. Por lo pronto esas rivalidades ya cobraron otra vida ayer, la de Aurelio Gómez Barocio, ‘La Coquena’, un personaje afín a Torres.

La gente ya esta harta de tanto crimen y abusos contra la población. Todo esa descomposición podría motivar un alzamiento popular armado como lo está advirtiendo el líder de La Ruana y fundador de los grupos civiles de autodefensa que se han ido multiplicando por la ineficacia e ineficiencia de las fuerzas policiales del orden y las fuerzas armadas, por colusión con los cárteles que operan en la región.

De nada sirvió que el presidente Peña Nieto haya enviado a Michoacán a un comisionado plenipotenciario por un año, si las cosas en ese estado están tan convulsionadas como antes de que llegara Alfredo Castillo Cervantes dizque a velar por la seguridad e impulsar el desarrollo en ese estado, ya que ninguna de las dos misiones se cumplieron.

“Se le ha instruido no escatimar esfuerzo alguno a fin de recuperar la confianza de los michoacanos, a fin de entregarles resultados concretos”, dijo el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio, cuando dio a conocer el nombramiento el 16 de enero de 2014.

El comisionado tendría dentro de sus facultades promover la coordinación de las autoridades locales y municipales en el estado  de Michoacán con las autoridades federales, en los ámbitos político, social, económicos y de seguridad pública”, dijo el titular de la Segob.

Se supone que Castillo Cervantes iba por los criminales, por quienes transgreden la ley en esa entidad; tendría la tarea de garantizar la coordinación entre autoridades y con base en resultados se iría recuperando la confianza de la población. Nada de eso sucedió.

Al contrario. Salió por peteneras de Michoacán después del desastre que armó coludiéndose con las mafias asesinas y que hoy han vuelto a asolar a esa región del país. Por lo pronto se han recrudecido los odios entre el grupo de Luis Antonio Torres, “El Americano”, y el que encabeza Hipólito Mora.

El líder de La Ruana afirmó tener pruebas de que Luis Antonio Torres tiene apoyo de algunos funcionarios del gobierno, “creo que de los dos (estatal y federal)”, dijo en entrevista con Grupo Imagen Multimedia. Y aventuró que vislumbra un peligro latente de levantamiento armado en todo el estado.

Pero esa rivalidad no es el único factor. Están los ataques de Cártel Jalisco Nueva Generación, al que el gobierno acusa de protagonizar la masacre en el rancho El Sol, en donde hubo 42 muertos pese a que familiares de las víctima dicen que fueron alrededor de sesenta.

Ese ataque fue el 22 de mayo pasado. El masivo asesinato fue en Tanhuato, Michoacán, en un área limítrofe con Jalisco. Fue, según plantearon las autoridades federales, un enfrentamiento entre federales y un supuesto “grupo armado”.

El tiroteo se dio en el marco de la llamada “Operación Jalisco” luego de que, según la versión oficial, los propios pobladores de la zona denunciaron extorsiones, invasiones de predios, secuestros y asesinatos presuntamente realizados por miembros del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), describió la reportera Sanjuana Martínez.

Monte Alejandro Rubido García, titular de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), explicó entonces que el enfrentamiento se prolongó por tres horas, pues los presuntos delincuentes comenzaron a atacar “con intensidad” e incluso se pidió apoyo tanto terrestre como aéreo.

Sin embargo, cuando las familias de los muertos, la mayoría originarios de Ocotlán, Jalisco, comenzaron a recoger los cuerpos en el Semefo de Morelia, dieron cuenta de que los cadáveres presentaban huellas de tortura: estaban mutilados, destrozados, calcinados e incluso algunos tenían el tiro de gracia, dicen.

Algunos de ellos ni siquiera sabían portar armas, eran hijos y esposos de familias pobres que fueron a ese rancho a trabajar, según testimonios de sus familiares. Las madres y padres, hermanas y hermanos, que vieron las primeras fotografías de los muertos en redes sociales, corroboraron en los cuerpos de sus familiares muertos una violencia extrema.

Aseguran, responde no a un enfrentamiento, como dijeron las autoridades, sino a una masacre. Sin embargo, ninguna autoridad, ni siquiera la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), ha hecho caso a sus reclamos por esclarecer el hecho y “limpiar” el nombre de los muchachos.

Desde hace tiempo ha habido en ese estado mucho derramamiento de sangre. Pero en los últimos seis meses se ha enconado la violencia, ha habido al menos tres masacres de civiles en las que los familiares de las víctimas culpa a la Policía Federal, al Ejército Mexicano y Fuerza Rural en Michoacán de ser los autores con el pretexto de que van por delincuentes.

¿De que sirvió enviar al comisionado Castillo Cervantes a Michoacán? ¿De qué ha servido el supuesto despliegue de acciones federales en coordinación con el gobierno de ese estado? ¿Y tanto dinero del erario en medio? El hecho es que ese ensayo no sirvió para combatir a la delincuencia, al crimen organizado ni a los cárteles en esa entidad. Y puede haber un levantamiento armado en esa entidad federativa.

Anuncios

Comentarios desactivados en Michoacán, a punto del estallido

Archivado bajo Michoacán a punto del estallido

Comicios, en medio de turbulencias

PAULINO CÁRDENAS

Quizá como nunca antes, las elecciones intermedias del domingo próximo se llevarán a cabo en medio de muchas turbulencias, jornada que en semanas previas registró decenas de hechos violentos, algunos muy dramáticos, llevados a cabo por parte de grupos radicales anti-gobierno que pretenden evitar que se celebren los comicios en algunos poblados y comunidades en al menos ocho entidades de la República Mexicana; ese negro listado previo incluyó las ejecuciones de algunos aspirantes, otros que declinaron participar por amenazas de muerte, y hasta un supuesto suicidio, ayer, de un funcionario del PRD del DF.

Muchos son los sucesos que han convulsionado a varios estados del país a lo largo del proceso electoral de este año. Y en medio de ese ambiente es que se celebrará la jornada electoral en 17 entidades federativas, en nueve de las cuales habrá cambio de gobernadores. Los estados en donde más se han registrado hechos violentos son Guerrero, Oaxaca, Chiapas, Michoacán, Puebla, Jalisco, Veracruz, Yucatán, Guerrero, Morelos, Colima, Guanajuato, San Luis Potosí y el Distrito Federal.

Tamaulipas viene sufriendo hechos de sangre por parte de los cárteles de la droga, desde mucho antes del periodo electoral y hay amenazas de que evitarán que haya elecciones en los estados vecinos donde las habrá. Hay alerta también en estados como Quintana Roo, Hidalgo, Nayarit, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, donde se han registrado diversos hechos violentos por motivos diversos, no todos vinculados al proceso electoral, pero que no están exentos de que en algunas de esas entidades surjan la violencia el domingo como en Tabasco, Campeche y Yucatán.

Aunque el gobierno federal y las instancias electorales como el INE habían dicho hace unos días que existían zonas con ‘dificultades’ pero no de ‘alarmas’ de cara a los comicios, hoy, casi en la víspera de la jornada electoral, el panorama es otro. Sí hay ‘focos rojos’ preocupantes; tan los hay que el propio consejero presidente del Instituto Nacional Electoral, el racista Lorenzo Córdova, reconoció que no hay garantías para que se instalen casillas en algunos puntos de Oaxaca, en donde la CNTE es la dueña de la situación.

Lo mismo que sucede en Guerrero y Chiapas y otros estados en donde los maestros disidentes de la CNTE y de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación (Ceteg) y alumnos de las nueve Escuelas Normales públicas de Guerrero, entre ellas Ayotzinapa, -que protagonizaron hechos violentos en los municipios de Chilpancingo y Tixtla-, que rechazan la reforma electoral, se han convertido en auténticos vándalos de horca y cuchillo.

Profesores de la sección 22 de la CNTE en Oaxaca mantenían desde principios de semana tomada la planta de Pemex de Valles Centrales, lo que provocó el desabasto de combustible, sin que las autoridades intervinieran. Más un grupo de taxistas se animaron a sacarlos por la fuerza. Esos mismos actos vandálicos realizadas por normalistas, maestros disidentes y organizaciones radicales y extremistas, siguieron bloqueando carreteras, boicoteando actividades en aeropuertos como el de Oaxaca y atacando con furia instalaciones oficiales y destrozando y quemando edificios públicos y boletas electorales. Todo ello, sin que el gobierno local ni el federal hayan podido acotar la rebeldía y agresividad cada vez más radical de esos grupos.

Otro problema son los narcos. En Chihuahua por ejemplo, hay problemas para instalar casillas electorales, sobre todo en aquellos distritos que se encuentran ubicados en la zona serrana y el noroeste, donde el crimen organizado impone su ley a base de sangre y fuego. Es el caso de las comunidades indígenas que viven en Batopilas, Moris, Morelos, Maguarichi, Madera, Namiquipa, Nicolás Bravo, Uruachi, Urique, Guadalupe y Calvo y Bachíniva.

Y las agresiones de los violentos siguen. En Guerrero, maestros disidentes irrumpieron en las instalaciones del PRI en Chilpancingo, quemaron mobiliario y propaganda electoral de ese partido, confirman diversas agencias informativas. Los maestros-vándalos se enfrentaron con policías en las inmediaciones del Congreso estatal, mientras que otro grupo entró al edificio de finanzas del gobierno del estado a realizar estropicios hasta que la policía llegó a desalojarlos a golpes y lanzándoles gases lacrimógenos.

En Silao, Guanajuato, un grupo de filiación desconocida lanzó ayer por la mañana dos granadas en el interior de un lote de automóviles ubicado en pleno centro de esa ciudad. Ninguno de los dos artefactos explosivos estalló. Una de las granadas rompió la ventanilla de un vehículo y quedó en el asiento del piloto; el otro cayó al suelo. Al lugar llegaron efectivos de la Policía Federal y Municipal, de la Procuraduría General de la República , Protección Civil y Bomberos. Acordonaron la zona para que peritos iniciaran el protocolo de inspección de los artefactos y comprobar su autenticidad.

Está también el caso de la muerte del secretario de Finanzas del PRD en el Distrito Federal, Julio del Caso González, cuyo cadáver fue hallado ayer en la madrugada en la azotea de las oficinas de ese partido, en la colonia Roma. El cadáver presentaba un disparo en la sien; el cuerpo estaba suspendido con un lazo en el cuello. El titular de la Procuraduría General de Justicia del PRD en el Distrito Federal, Rodolfo Ríos Garza señaló en entrevista con Primero Noticias, que el caso tiene las “características típicas de un suicidio”.

Es en medio de esas y otras turbulencias que pudieran surgir antes del domingo, e incluso el mismo día de los comicios, que se llevará a cabo este domingo en 17 entidades del país, la jornada electoral correspondiente a las llamadas elecciones intermedias 2015. En Los Pinos el presidente y su primer equipo estarán atentos a ese proceso que algunos consideran no estará exento de actos vandálicos, violencia y hasta hechos de sangre, porque los ánimos de mucha gente y grupos antagónicos al régimen están muy caldeados.

Comentarios desactivados en Comicios, en medio de turbulencias

Archivado bajo Comicios en medio de turbulencias

Michoacán, un reto para Peña

PAULINO CÁRDENAS

Los michoacanos se han cansado de denunciar las atrocidades que llevan a cabo –contra trabajadores, ancianos, mujeres, niños y niñas– la Familia Michoacana, los Zetas, Nueva Generación y principalmente los Caballeros Templarios, que se disputan ese estado de la República como si fuera un botín. Incluso la crisis de inseguridad en esa entidad llegó a ser tema en el Episcopado Mexicano, a raíz de que el obispo de Apatzingán, Miguel Patiño Velázquez, llamó la atención sobre el drama que vive el estado de Michoacán, envuelto desde hace tiempo en ola de violencia generada por el crimen organizado, por lo cual la alta jerarquía de la Iglesia católica decidió solidarse públicamente con lo que el prelado expuso en una hoja parroquial, quien por cierto está por retirarse, se supone que por haber cumplido 75 años, después de lo cual el Papa ordena el respectivo relevo.

A Michoacán desde hace tiempo lo condena la violencia, los crímenes y las colusiones que hay entre los cárteles de la droga que se pelean la plaza y que son el azote de muchas comunidades –por lo que sus habitantes ha tenido que organizarse, armarse de valor y hacerle frente a los abusos de la criminalidad– y las autoridades locales sobre las que pesan muchas quejas de los michoacanos de que en una gran mayoría están coludidos con las organizaciones criminales. A tal grado ha escalado el asunto de la inseguridad que ahora son los Obispos de la Iglesia católica los que de plano decidieron sacar sus temores del clóset y exponérselos al secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, para que apure sus buenos oficios ante de flagelo; la noticia de esa reunión de hecho se había mantenido en secreto.

Desde el 18 de mayo pasado, los prelados le habían hecho llegar al gobernador interino, Jesús Reyna, un informe detallado de la situación tan grave que prevalece en Michoacán contra la población e incluso contra algunos de los prelados de la Iglesia católica en esa entidad federativa. Le demandaban al funcionario –que en esos momentos suplía al gobernador constitucional Fausto Vallejo–, restablecer el orden y la paz; no obstante, la misiva fue ignorada, aseguró el obispo de Zamora, Javier Navarro Rodríguez. Luego fue que el obispo de Apatzingán expuso a finales de octubre, en una hoja parroquial, la situación por la atraviesan muchos michoacanos. Patiño Velázquez aseguró que Michoacán es un Estado fallido. Dijo que grupos criminales como la Familia Michoacana, los Zetas, Nueva Generación y principalmente los Caballeros Templarios, se disputan ese estado de la República ‘como si fuera un botín’.

Señaló que en la región de la Costa la entrada de la droga y los insumos para la producción de las drogas sintéticas los cárteles la habían hecho suya, lo mismo la Sierra Madre del Sur y la zona aguacatera en donde obligaban al cultivo de mariguana y amapola, y donde había laboratorios para la producción de drogas sintéticas y era refugio de los grupos criminales. Muchas comunidades han venido sufriendo las consecuencias del tráfico y trasiego de drogas por el territorio michoacano, en donde los capos han hecho  ley la venta de seguridad con el pago de cuotas, los secuestros, robos, y toda clase de extorsiones, siempre bajo amenazas de muerte. De ahí el surgimiento de los grupos de autodefensa que es signo y consecuencia del hartazgo de la población. Esa forma de organización civil ha estado sucediendo en La Ruana, Tepalcatepec, Buenavista Tomatlán, Coalcomán, Apatzingán y varios otros municipios principalmente de la región de Tierra Caliente en donde los ánimos de la población, que ya no quiere seguir siendo vejada, están incendiados.

Lo que más llamó la atención de la denuncia hecha por el obispo de Apatzingán, fue su afirmación que “desde mayo tenemos la presencia de las fuerzas federales (Policía Federal, Ejército y Marina) con una estrategia para devolver la paz a Michoacán. Su presencia se constata por todas partes, pero hasta la fecha no hemos visto la efectividad de su estrategia, porque no se ha capturado a ninguno de los capos principales del crimen organizado, aun sabiendo dónde se encuentran; prácticamente en su presencia se extorsiona, se cobran cuotas, se secuestra y se levanta a personas. Nos llama la atención cómo no han sido capaces de descubrir las casas de seguridad del crimen organizado, y hasta la fecha no hayan liberado a nadie cuando se cuentan por decenas las personas levantadas. No obstante, les damos el voto de confianza y esperamos tengan el firme propósito de solucionar el problema”.

Lo mismo causó preocupación su afirmación de que “los gobiernos municipales y la policía están sometidos o coludidos con los criminales, y cada vez más crece el rumor que el Gobierno Estatal también está al servicio del crimen organizado, lo que provoca desesperanza y desilusión en la sociedad”. Eso, además de señalar que son ya seis municipios que, “al ver sus gobiernos municipales vendidos con el crimen organizado y la incapacidad del Gobierno Federal para restablecer el Estado de Derecho, han tomado la determinación de organizarse para autodefenderse”. Sus señalamientos preocuparon no solo al Episcopado Mexicano, sino al secretario de Gobernación. No cabe duda de que para el gobierno que encabeza Enrique Peña Nieto, Michoacán representa un gran reto a solucionar.

¿Quién ha fallado en Michoacán? ¿El gobierno local? ¿El actual gobierno de Peña Nieto? ¿El de Felipe Calderón que no pudo resolver el problema en su estado natal pese a que ahí le declaró la guerra al narcotráfico? ¿Quién debe restablecer el orden y la paz en esa entidad federativa? Los hechos que agobian a ese estado deberían ser causa para que todos los actores políticos y los sectores económicos y sociales, sin importar colores ni ideologías partidistas, participen en favor del bien y la paz de esa entrañable, bella y productiva entidad federativa, con miras a restablecerle en el menor tiempo posible, los valores que siempre había tenido y que eran parte del orgullo y esencia nacional.

http://www.paulinocardenas.wordpress.com

Comentarios desactivados en Michoacán, un reto para Peña

Archivado bajo Michoacán es un reto para Peña

Día de vandalismo y violencia

PAULINO CÁRDENAS

Este día, al recordarse el aniversario 45 de la matanza estudiantil de Tlatelolco por parte del Ejército en 1968 siendo presidente Gustavo Díaz Ordaz y secretario de Gobernación, Luis Echeverría Álvarez, los capitalinos esperan un día de vandalismo y violencia durante las manifestaciones que habrá en la ciudad de México y en otras del interior del país. Diversos grupos partirán de distintos puntos de la ciudad para concentrarse en la Plaza de las Tres Culturas donde habrá un mítin principal, al tiempo que estarán realizándose otras marchas por el Centro Histórico y las principales calles y avenidas del Distrito Federal. Se teme que a las diversas organizaciones estudiantiles y agrupaciones sindicales y otras de diferentes tendencias que suelen sumarse a esos actos, se filtren los autollamados ‘anarquistas’, grupos de los más radicales que suelen actuar bajo consigna de quienes les patrocinan sus atrocidades. Habrá una avalancha de protestas en contra de la reforma energética del presidente Peña Nieto, además del ya clásico alarido de “!2 de octubre no se olvida!”.

Por supuesto los principales protagonistas –si los ‘anarquistas’ no les ganan la partida–, serán los contingentes de la UNAM, del IPN, la UAM, la UACM y muchos otros  de diversos centros de estudios superiores públicos e incluso privados. La CNTE buscará atraer los reflectores con sus protestas, las cuales han venido manifestando desde hace varias semanas en contra de la promulgada reforma educativa  y contra sus leyes reglamentarias, con la intención de que el Gobierno federal les abra espacio para ‘dialogar’, no obstante que ya les largaron varios millones de pesos para que se regresen a sus lugares de origen a dar clases, a lo que se han negado en un simple y llano acto criminal porque se ha dejado a miles y miles de niños sin clases, lo cual deberá ser sancionado por la SEP por donde más les duele.

Los integrantes de la CNTE, que ayer volvieron a bloquear los accesos y la principal avenida que conduce al aeropuerto internacional de la ciudad de México, quedando heridos quince policías, querrán llegar hoy al Zócalo capitalino que está convertido en principal centro de acopio de víveres para los damnificados, plaza que estará custodiada por miembros del Ejército y de la Policía Federal. Se dejarán sentir por supuesto los niños héroes de López Obrador, del desangelado grupo YoSoy132. Se prevé para hoy un día de vandalismo y violencia, no obstante que la mayoría de quienes participarán en esos actos, ni siquiera tienen idea de cómo y por qué sucedieron los hechos aquella noche en Tlatelolco, ya que muchos ni siquiera habían nacido.

Habría que recordar que el origen de la matanza estudiantil de Tlatelolco fue  por la cerrazón e incapacidad de Díaz Ordaz para comprender que la juventud mexicana estaba pasando por un proceso de cambio verdadero y que se había contagiado de la revolución cultural que cundió en Occidente luego de años de estar adormilada,  y que los jóvenes de aquellos años, ese despertar lo celebraban con júbilo, muchas veces en las calles o lugares públicos. Hubo una movimiento hippie propio; había rocanroleros mexicanos que los adolecentes encumbraron: había mariguana que fumar y hongos alucinógenos que masticar. En su sexenio, desde el principio, el mandatario optó por utilizar la mano dura. Mandó a granaderos a echar de los hospitales del gobierno a médicos y enfermeras en huelga.

Más tarde mandó a paramilitares a acallar protestas de estudiantes universitarios de Michoacán, Sonora y Tabasco. Las protestas y el repudio a esa política comenzó a restarle popularidad. Tenía obsesión por el orden y la disciplina. A México se le había otorgado la sede de los Juegos Olímpicos del ’68. No quería disturbios ni desmanes juveniles porque estaba de por medio la imagen que había que dar al mundo, ya que México era el primer país en desarrollo al que se le otorgaba esa importante sede. En su obsesión por preservar la paz, un primer detonante fue una huelga en la Prepa 1. En la madrugada de 30 julio el ejército derribo de un bazucazo la puerta de esa escuela. Hubo como saldo alrededor de 400 personas heridas y cerca de mil detenidos.

Esa ofensiva causó conmoción. El entonces rector de la UNAM, el ingeniero Javier Barros Sierra, izó la bandera a media asta en la explanada de la rectoría y al día siguiente encabezó una marcha al sur de la ciudad a la que asistieron más de cincuenta mil estudiantes y profesores. La máxima casa de estudios se volvió en contra del gobierno. El IPN, que había sufrido lo propio y que estaba en pie de guerra por un enfrentamiento entre estudiantes y policías, se unió al movimiento. Esa es la génesis de la noche de un conflicto que se fue agrandando, hasta culminar el 2 de octubre de 1968 con la matanza estudiantil de Tlatelolco donde el ejército disparó contra decenas de estudiantes, masacre que culminó con un número aún indeterminado de muertos, de heridos y desaparecidos.

Ojalá que este día el jefe de gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, cumpla con su ofrecimiento de que habrá garantías para los capitalinos y que se respetarán los derechos de terceros, sin tener que usar la represión en contra de los manifestantes. Dijo que su gobierno va a seguir como lo ha venido planteando: “No vamos a entrar a ningún esquema represivo; hemos solicitado que haya por supuesto un comportamiento que no vulnere la seguridad de los capitalinos, ni de sus bienes ni de sus personas; a eso estaremos atentos”. A él le toca en primera instancia la principal responsabilidad de que las cosas no se salgan de madre. Si es necesario, tendrá que fajarse los pantalones y actuar con la ley en la mano, sin que le tiemble el pulso. Tendría que controlar a quienes cometan actos delictivos con la Policía capitalina y grupos de Granaderos. Es lo que esperan los capitalinos. Como sea se espera un ‘día negro’.

paulinocardenas.wordpress.com

Comentarios desactivados en Día de vandalismo y violencia

Archivado bajo Día de vandalismo y violencia

Inseguridad pega al turismo

PAULINO CÁRDENAS

Muchos son los destinos turísticos azotados por la violencia con brutales hechos de sangre –masacres y ejecutados o violaciones a mujeres extranjeras–, la mayoría de ellos a cargo de la delincuencia organizada, todo lo cual ha repercutido seriamente en la afluencia turística extranjera a nuestro país. El hecho es que la inseguridad le pega directo al turismo mexicano. Eso fue reconocido incluso en el Tianguis Turístico de Puebla por Claudia Ruiz-Massieu Salinas, secretaria de Turismo, quien dio a conocer que México dejará de figurar en el Top-Ten entre los principales destinos turísticos mundiales. El subsecretario de Operación Turística de Sectur, Carlos Joaquín González, lo atribuye a los problemas de inseguridad registrados en el sexenio pasado y que se han prolongado a la presente administración. Se estima que del décimo lugar que tenía, México podría caer uno o dos lugares, o más.

Aunque según la Organización Mundial del Turismo, México no va mal en crecimiento turístico, la inseguridad y la violencia en el país son las principales causas de que siete de cada 10 turistas extranjeros, en especial los estadounidenses –y más recientemente europeos y canadienses por los casos de los hechos de violencia sucedidos en Acapulco y Cancún, dos de los destinos más conocidos de México en el mundo–, piense dos veces venir a nuestro país o en definitiva busquen otros destinos. Agencias de viaje que realizan promociones fuera de México, reconocen que cada vez les cuesta más convencer a los turistas para que viajen a los destinos turísticos nacionales. El argumento es el mismo: hay mucha inseguridad. Incluso las advertencias de viaje para sus connacionales en países como EU, España, Canadá y otros, acaban de rematar la situación.

Aunque la violencia respecto de esas advertencias de viaje pueda estar focalizada en determinados destinos y regiones de México quen son clasificadas como pelirgosas, mucha gente se abstiene de compar boleto para nuestro país y acaba yéndose de paseo a turistear en playas del Caribe como Cuba, República Dominicana o Barbados, entre otros,  pero no del Caribe mexicano. Y no todo es tan dramático. Hay quienes gustan del turismo cultural y visitan nuestro país o toman camino a naciones centroamercianas que tienen culturas antiguas similares a las nuestras. Incluso los ‘spring breakers’ que suelen viajar en esta temporada a México, el número de ellos casi no ha disminuido, porque a los jóvenes les gusta, entre broma y risas, el ‘turismo de aventura’, refiriéndose a que estar en ciertas zonas de guerra esa toda una aventura.

Los ‘spring breakers’, en su mayoría procedentes de Estados Unidos, en la primavera es cuando arrasan los hoteles de Cancún, Acapulco y Puerto Vallarta principalmente. Cada año, miles de jóvenes norteamericanos, y europeos, de entre 16 y 23 años tienen una cita con el sexo y el alcohol en las playas mexicanas. El único objetivo de esos grupos es la fiesta y el divertimento. Qué bueno, porque finalmente ese tipo de vacacionistas eso busca y resulta una importante entrada de divisas para el país porque son entre 150 mil y 200 mil visitantes jóvenes que vienene a México en esta temporada. Pero está el otro turismo, el que busca el descanso, la placidez, la tranquilidad, y el relax sin contratiempos ni sobresaltos.

Pero el problema de la inseguridad ahuyenta al turismo. Acapulco (Guerrero) y Cancún (Quintana Roo), son dos ejemplos de lo que ocurre en el país ante la violencia de la delincuencia organizada.  En ambos destinos se han registrado ejecuciones y ataques de comandos en hoteles y restaurantes, como el que se registró la semana pasada en Cancún en donde siete personas resultaron muertas. En Puerto Vallarta, (Jalisco), también se han dado hechos de sangre que han motivado que el turismo extranjero jale para otros lados.

El crimen que acabó con la vida del secretario de Turismo de Jalisco, José de Jesús Gallegos Álvarez, quien tenía apenas 9 días en el cargo, puso en alerta roja al gobierno estatal y federal. Ha trascendido que esa ejecución del empresario pudiera atribuirse a vínculos con el crimen organizado, lo que lleva a muchos a discernir que la nueva administración podría también tener lazos no confesables con cárteles que operan en ese estado. Pero independientemnete de lo que haya causado ese asesinato, el asunto le pega de frente al turismo nacional y extranjero, que gusta de viajar a Guadalajara y otros interesantes lugares que tiene Jalisco como atractivos turísticos.

Y por ahí sigue la cosa. La lista de hechos de sangre vinculados con el crimen organizado ya es enorme en este sexenio. El solo hecho de la proliferación de organizaciones civiles de autodefensa, es prueba de cómo andan las cosas en México en materia de inseguridad criminal. ¿Y qué decir en aquellos estados en donde la corrupción gubernamental –policial y militar para ser extactos–, y el poder de la delincuencia organizada, van de la mano trabajando juntas para actuar impunemente queriendo someter a poblados completos y a autoridades locales? Son esos destinos turísticos que están señalados como focos rojos de muy alta peligrosidad para los connacionales que deciden viajar y que son señaladas en las Advertencias de Viaje de Estados Unidos (Travel Warnings) o Europa (Avertissements de Voyage).

Twitter:@Paulinocomenta

facebook.com/Paulinocomenta

Comentarios desactivados en Inseguridad pega al turismo

Archivado bajo Inseguridad pega al turismo

Violencia afecta al turismo

PAULINO CÁRDENAS

El pasado día 13, al presentar en la Riviera Nayarita las cuatro directrices de la política sexenal de turismo, el presidente Peña Nieto afirmó que México lo tiene todo para ser una potencia turística de clase mundial.

 Dijo en Bahía de Banderas que es momento de consolidar y aprovechar el capital turístico que tiene el país con una política de Estado que rompa inercias para que México se abra al mundo y el mundo venga a México. 

Destacó que para su gobierno el turismo es una actividad prioritaria y estratégica y que en la política nacional de turismo, la seguridad de los turistas es una pieza clave.

Unos días después, durante la celebración del XI Foro Nacional de Turismo que inauguró el pasado fin de semana en Cancún el mandatario priísta, se habló de que le serán inyectados a los corredores turísticos de la Riviera Maya-Cancún, Los Cabos y la Riviera Nayarita, alrededor de 3 mil 650 millones de pesos en infraestructura y promoción. Esas fueron las buenas noticias anunciadas con bombo y platillo para impulsar el desarrollo nacional, llevando como principal palanca la actividad turística. La mala noticia es que en ese mismo foro también se dijo que ese sector está bajo la amenaza de los cárteles de la droga y de la criminalidad organizada.

Alejandro Díaz de León, director de Seguridad Turística de la Organización de Estados Americanos, dijo que ‘urge’ implemantar planes de manejo de crisis para evitar que la ciminalidad ahuyente al turismo nacional, pero sobre el turismo internacional que anualmente llega a ese paraíso del Caribe mexicano y principal fuente de divisas para el país. Señaló que la preocupación creciente sobre la seguridad de los destinos turísticos y la seguridad de los viajeros, en consideración de la posibilidad de enfrentarse a desastres naturales, pandemias, “terrorismo y criminalidad”, ha ocasionado que los turistas potenciales piensen más de dos veces a dónde, cuándo y cómo van a viajar.

Agregó que los riesgos que enfrentan los viajeros de forma individual y colectivo, han cambiado la óptica y la manera de viajar de los turistas por el mundo, ya que ven con suspicacia y aun con escepticismo a esos lugares que parecen atractivos como resultado de la mercadotecnia, pues ahora los viajeros están mas informados sobre los lugares que desean visitar gracias a internet y redes sociales. “No cabe duda de que regiones y países experimentan altos niveles de violencia en la actualidad, los motivos varían por circunstancias políticas, económicas y sociales, pero un hilo conductor es el creciente tráfico de drogas, personas y armas a manos de organizaciones criminales nacionales e internacionales”, precisó.

Y es cierto. El incremento de hechos violentos en determinados destinos ha impedido que el turismo crezca y otros que en tiempos lejanos fueron paradigma y punto de referencia internacional, como Acapulco, han venido a menos por la presencia de grupos delictivos y hechos violentos, como fue el reciente caso de las turistas españolas violadas. Pero los hechos de sangre, secuestros, extorsiones, ejecutados y decapitados no es privativo de ese puerto. Tan solo hay que revisar los lugares que están señalados como de alta peligrosidad por las frecuentes advertencias de viaje que hace el Departamento de Estado a sus connacionales que piensan viajar a México. La lista la componen alrededor de 20  destinos prohibidos.

Desde hace tiempo, el Departamento de Estado norteamericano –cuando la titular era Hillary Clinton– y la jefa de Seguridad Interior del vecino país, Janet Napolitano, han venido insistiendo en que los cárteles mexicanos han diversificado sus actividades, y que informes de inteligencia norteamericana sospechan que podrían haber trabado vínculos con grupos terroristas islámicos que estarían entrando por la frontera sur y por el Caribe mexicano.  Doña Janet insiste en que eso podría haber pasado con Los Zetas.

Durante una visita realizada a Washington como parte del equipo de transición del entonces presidente electo, algunos integrantes del gabinete de seguridad escucharon de viva voz la preocupación de doña Hillary, señalándoles con preocupación que la cifra de ilegales que entraban a México provenientes del Medio Oriente –supuestamente para penetrar a EU como indocumentados–, había crecido en forma geométrica en los últimos años. La ruta usada por los criminales inicia en Quintana Roo o Yucatán, para seguir por vía terrestre hacia Campeche, Veracruz, y Tamaulipas, hasta alcanzar Texas. A veces lo hacen por vía marítima y esporádicamente por vía aérea.

¿Pero los que se quedan en México? Esa es la gran preocupación –la principal diríase– de los directivos de las agencias de inteligencia norteamericanas. Pero lo malo es que no es solo el turismo el que resulta afectado con la proliferación de cada vez nuevos grupos criminales. Son muchas otras actividades. Principalmente los comerciantes que sufren extorsiones en casi todo el país. Pero la gama de criminalidad es muy extensa. Por ello, el gobierno peñista apura replantear su estrategia de seguridad y ponerlo en marcha cuanto antes. Enhorabuena. Buena falta que hace. Por el bien del turismo y por el bien de México.

Twitter:@Paulinocomenta

Facebook.com/Paulinocomenta

Comentarios desactivados en Violencia afecta al turismo

Archivado bajo Violencia afecta al turismo

Se extiende la violencia

 PAULINO CÁRDENAS

La estrategia anticrimen de los ‘Estados Seguros’, heredada del régimen anterior, no funciona. Ahí está el ejemplo de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero, que tuvieron que hacerse cargo de la seguridad del municipio de Ayutla para frenar la ola de violencia de que eran víctimas, afirmando que su labor está fundamentada en el artículo 39 constitucional y cuyos grupos de autodefensa están proliferando en varios estados de la República. O el caso del médico de Ecatepec que al negarse a ser extorsionado, logró desarmar a sus dos agresores y presuntamente con la misma arma que lo amenazaban, les disparó, dándoles muerte. Ahí está el asunto del grupo de españolas que fueron violadas en Acapulco. Y ni qué decir del caso de los vándalos encapuchados del CCH que llegaron a protestar y hacer destrozos en las instalaciones de la CU dizque en apoyo de varios alumnos de ese centro de estudios en Naucalpan.

Los focos rojos se multiplican. Las autoridades están rebasadas. Eso es un hecho. El número de muertos sigue creciendo en el país y las atrocidades de los grupos delincuenciales, organizados o no, continúan dándose por doquier en prácticamente todo el territorio nacional. La delincuencia, la violencia, los disturbios, las ejecuciones y los crímenes más atroces  crimen, están en su apogeo. No hay estrategia gubernamental a la vista que evite esa peligrosa ola. Y para colmo está el trágico suceso del pasado jueves 31, hecho que ha sido una dura prueba para el gobierno entrante, a poco más de dos meses de haber iniciado actividades a tambor batiente. 1166 ejecuciones en diciembre y 1032 en enero. Monterrey la más violenta de México en enero, le sigue Acapulco. El Valle de México anda terciando. Y sin duda la mira de los cárteles está puesta en el DF.

Para colmo, la explosión del jueves 31 de enero en uno de los edificios administrativos de Petróleos Mexicanos, ha venido a descomponer más las cosas y a frenar la confianza que estaba comenzando a bordar el nuevo régimen priísta entre todos los sectores de la sociedad. Los rumores, a pesar de los esfuerzos del gobierno que está en vías de demostrar a cabalidad que la explosión no fue un acto deliberado y premeditado, siguen vigentes. Los mexicanos recuerdan que en septiembre pasado hubo una explosión que se suscitó en instalaciones de Petróleos Mexicanos; fue en el corredor Tamaulipas-Nuevo León –que incluye también Coahuila donde la paraestatal tiene instalaciones– que ha sido propiedad de facto de las mafias del narcotráfico.

La gente pensó que detrás de ese siniestro sucedido a la altura del kilómetro 19 de la carretera federal Monterrey-Reynosa –que dejó un saldo de 31 muertos,  46 lesionados, y más de una decena de desaparecidos– pudo haber estado la mano del narco. La explosión dejó serias dudas en el ánimo de la gente, porque el hecho sucedió justo cuando el gabinete de seguridad de México estaba en Washington. Incluso días después circuló en YouTube un video tomado desde el interior de las instalaciones de Pemex, que muestra el momento de la explosión en un ducto de la central de medición de gas. Le preocupó más a Pemex que se haya difundido el video, que la tragedia misma. ¿Fue un accidente? Es lo que se siguen preguntando muchos mexicanos sobre la explosión en el edificio B2 de Pemex. Viendo el entorno resulta inevitable.

Hasta ahora ni hay cambio de estrategia anticrimen ni hay freno al avance de la delincuencia organizada en México, a pesar de las promesas del presidente Enrique Peña Nieto ofrecidas en su toma de posesión, de que la prioridad principal de su gobierno sería devolverle la paz a los ciudadanos. El número de muertos sigue creciendo en el país y las atrocidades de los grupos delincuenciales, organizados o no, continúan dándose por doquier en prácticamente todo el territorio nacional. La delincuencia, los disturbios y el crimen, las ejecuciones, están en su apogeo. No hay visos de que esa ola trágica pueda evitarse por parte de las actuales autoridades.

Es cierto que enderezarle al país tantos entuertos que heredó el gobierno de Peña requiere de un proceso lento. Se entiende que no hay varitas mágicas para que, de la noche a la mañana, empiece a florecer lo que dejó marchito la administración anterior, en la que su titular, Felipe Calderón, se la pasó jugando al soldadito de plomo dizque combatiendo a los cárteles de la droga en un afán de quererse legitimar con los mexicanos –en especial con quienes no votaron por él–, descuidando rubros prioritarios que prefirió dejar pasar. Sin embargo, la gente empieza a preguntarse hasta cuándo empezará a ver señales de que el nuevo régimen se encamine a cumplir los cambios prometidos.

Y mientras la esperada nueva estrategia anticrimen llega, en México se sigue hablando como se hacía a finales del sexenio anterior, de que hay una guerra ‘de baja intensidad’. La estela de violencia y sangre se sigue extendiendo de manera alarmante en todo el país y las cifras de víctimas mortales continúa creciendo día a día. Las ejecuciones y los atroces crímenes entre las sicarios de las diferentes organizaciones criminales, y los combates cotidianos entre las fuerzas gubernamentales y los comandos armados de las mafias, siguen aconteciendo en casi todo el país. La violencia pues, se sigue extendiendo en los cuatro puntos cardinales.

Twitter:@Paulinocomenta

facebook.com/Paulinocomenta 

Comentarios desactivados en Se extiende la violencia

Archivado bajo Se extiende la violencia